Núm. 52, 14 de Noviembre, 2012

Editorial

Puebla, Pue., 14 de Noviembre de 2012

Número 52

 Reforma Protestante: reflexión del día después  

Los protestantes de habla hispana hemos de celebrar a nuestros abuelos de la reforma clásica como Lutero y Calvino; sin olvidar a nuestros padres: pietistas, metodistas y avivamientistas.

 Una vez más en este 31 de octubre de 2012 muchos evangélicos en varias partes del mundo nos hemos unido a la rememoración de aquel día de 1517 en que Lutero clavó sus 95 tesis en la puerta de la iglesia de Wittemberg. Pero es importante recordar que el Protestantismo que se ha extendido más en los países de habla hispana, y que sigue creciendo no es el que desciende directamente de Lutero y Calvino. Este Protestantismo fue mediado por el de los misioneros evangélicos que eran parte de una corriente misionera fuertemente influida por el Pietismo de Europa central, el Avivamiento Wesleyano en las islas británicas y el Gran Avivamiento en los Estados Unidos.

 Y la forma de Protestantismo que podríamos describir como “popular”, porque ha arraigado mayoritariamente entre las masas populares en América Latina es el movimiento Pentecostal.

 Aunque muchos evangélicos de habla hispana, y también muchos pentecostales, vean a Lutero y Calvino como figuras patriarcales de su historia espiritual, en realidad los antecesores inmediatos del Protestantismo latinoamericano fueron los pietistas, los moravos y los metodistas del siglo 18, precursores del gran movimiento misionero evangélico que iba a florecer en el siglo 19. Es importante recordar que en estos movimientos hay claros antecedentes del movimiento pentecostal que ha florecido durante el siglo veinte.

 Es por eso que cuando se trata de imaginar cómo ha de ser la misión cristiana en el siglo 21 cabe plantearse las preguntas

 - ¿Qué pueden aprender los evangélicos de habla hispana de sus antepasados en la fe?

 - y también ¿qué pueden aprender de ese Protestantismo popular que se ha multiplicado?

 La revisión de nuestra herencia puede ser un factor importante cuando, mirando al futuro, consideramos el desafío misionero específico que se nos plantea en pleno siglo veintiuno: la participación de los evangélicos de habla hispana en la misión cristiana a escala global. Este examen histórico clarifica una cuestión importante para la misión: la relación entre  creencia  sobre el contenido de la fe,  experiencia  de la fe y  estructura  para la propagación de la fe, tal como se ha dado en las diversas formas del Protestantismo.

 Este es precisamente el punto que cabe destacar, porque tanto el gran movimiento misionero protestante de los siglos dieciocho y diecinueve, como el dinamismo misionero de los evangélicos y pentecostales latinoamericanos en el siglo veinte  se relacionan directamente con el concepto y la práctica del sacerdocio universal de los creyentes.

 Los protestantes de habla hispana hemos de celebrar a nuestros abuelos de la reforma clásica como Lutero y Calvino. Pero no debemos olvidarnos de nuestros padres: pietistas, metodistas y avivamientistas. Porque en su herencia hay claves para la misión en el siglo 21.

Artículos

Carlos Martínez García

 Mis muertos vivos

  Dedico espacio para hacer memoria de mis muertos, cuyas vidas celebro y agradezco con un corazón enternecido.

 

03 DE NOVIEMBRE DE 2012.- Somos lo que hicimos, lo que otros hicieron por o contra nosotros, somos lo que recordamos. Y en estos días he recordado entrañablemente a tres de mis muertos que, para mí, viven porque sus buenas obras que me cobijaron siguen presentes en mi vida.

 Noviembre 1 y 2 son en México Días de Muertos, hay conmemoraciones y celebraciones populares que combinan creencias prehispánicas con una particular religiosidad católica. El resultado es un cúmulo de creencias y prácticas que desembocan en procesiones a los panteones, ofrendas a los familiares y amigos fallecidos.

 Los ofrendantes, en coloridas mesas, colocan alimentos y objetos gustados por los difuntos. De infante me impresionaron las ofrendas, pero más lo que me dijo mi abuela paterna, indígena apegada a sus tradiciones: en la noche llegan los muertitos a comerse lo que les hemos dejado servido, por esto hay que cocinar todo con mucho cariño.

 Yo no creo en muertos que deambulan hasta llegar a la mesa para disfrutar sus manjares preferidos en vida. Pero sí dedico espacio para hacer memoria de mis muertos, cuyas vidas celebro y agradezco con un corazón enternecido.

 Este año quise recordar a tres de ellos, coloqué algunas de sus fotografías en mi mesa y reviví momentos guardados para siempre en todo mi ser. Los cito por orden de desaparición (en este mundo).

 Paul Byer, mi suegro. Hombre vital e intenso en todo lo que hacía. Su delicia era enseñar Biblia a los estudiantes y profesionistas jóvenes. Visionario y emprendedor de sueños que a otros les parecían tareas imposibles de realizar. Contagiaba con su entusiasmo, animaba (inyectaba alma) a quienes le rodeaban. Un anglosajón generoso y de brazos abiertos, que me aceptó sin reservas cuando su hija me presentó a él.

 Estaba de visita en México y esa noche de nuestro primer encuentro fuimos a cenar en un sencillo restaurante. Departimos tacos y aguas de frutas, de insólitos sabores para él.

 Con Paul aprendí a celebrar la Navidad. En su casa de Pasadena, California, tuve varias oportunidades de festejar la bella noticia de que el Verbo se hizo carne, huesos y sangre. Su gozosa risa, una como la de Ebenezer Scrooge que reía al saberse vivo, la llevo como una instantánea permanente que me hace reír y agradecer al Señor de la vida por el regalo que me dio en la persona de Paul Byer.

 Carlos Monsiváis, tan entrañable y solidario con los proyectos de investigación sobre el protestantismo mexicano  sobre los que conversamos en muy numerosas ocasiones. Casi siempre sentados a la mesa de alguno de sus restaurantes favoritos.

 Me obsequió libros y revistas. En su casa escuché, por primera vez, discos de Mahalia Jackson.

 Todavía recuerdo con cierto sonrojo su sorpresa ante mi desconocimiento de la himnología protestante clásica. Con él aprendí himnos y supe por qué consideraba a  Firmes y adelante , “pieza de resistencia de los sentimientos épicos del protestantismo”.

 A Carlos le escuché decir muchos pasajes de la Biblia, que fijó en su memoria desde la niñez. Tengo ante mí la dedicatoria que escribió en el último libro de su autoría que me regaló ( Los mil y un velorios. Crónica de la nota roja en México ): “A Carlos Martínez García, que lo sabe todo, pidiéndolo por favor que ignore algo. Con el afecto y admiración de Carlos Monsiváis”. Éstas líneas fueron, me parece, fruto de una amista de 22 años, una exageración nacida del afecto.

 Mi padre, Carlos Martínez García. Tras su muerte escribí en un artículo periodístico que, como tantos otros en México, tuvo un progenitor pero no un padre. Fue criado por mujeres trabajadoras y al amparo de ellas se hizo hombre que gustaba de barrer y cocinar.

 En mi niñez un viaje familiar, para el que debió ahorrar mucho tiempo, fue un descubrimiento estremecedor. En unas memorables vacaciones nos llevó a mi madre, hermanos y primos a conocer el mar.

 Por muchos años fui totalmente incapaz de fijar en palabras justas aquel momento, hasta que un amigo poeta compartió conmigo lo que le sucedió en una experiencia similar a la mía.  Me dijo que cuando por primera vez estuvo ante la majestuosidad del mar se le llenaron los ojos de agua. Agua como la que parece salir de mis ojos en esta noche en que escribo en memoria de mis tres muertos vivos.

Autores: Carlos Martínez García            ©Protestante Digital 2012

Sucede al liberal Rowan Williams 

Justin Welby, un genuino evangélico como nuevo arzobispo de Canterbury  

 

Welby, actual obispo de Durham, fue un alto directivo de la industria del petróleo, que dejó «incapaz de huir de la llamada de Dios».

 

09 DE NOVIEMBRE DE 2012, LONDRES.- Un ex directivo de la industria del petróleo de 56 años se ha convertido este viernes en el nuevo líder de la iglesia anglicana  después de haber aceptado convertirse en el 105 Arzobispo de Canterbury. Comenzará a ejercer este nuevo cargo a partir de enero del próximo año 2013.

El primer ministro, David Cameron, anunció su nombramiento este viernes. Durante las últimas semanas, una Comisión de Nombramientos, formada por una veintena de clérigos y de laicos de esta confesión que agrupa a 77 millones de fieles en todo el mundo, se ha reunido varias veces en secreto para intentar encontrar un candidato. Esta comisión envió dos nombres al primer ministro, y la Reina de Inglaterra, en calidad de jefa de la Iglesia de Inglaterra, fue quien realizó el nombramiento formalmente.

Justin Welby lleva sólo un año como obispo de Durham, la cuarta autoridad en la jerarquía anglicana. Ingresó en las filas de la Iglesia de Inglaterra en 1987, dejando detrás una exitosa carrera en la industria petrolera. «Fui incapaz de huir de la sensación de recibir la llamada de Dios», explicó en su día.

Decidió atender la «llamada de Dios» en 1987, después de más de una década trabajando en proyectos energéticos en Nigeria y en el Mar del Norte . Pero el motivo de su abrupto abandono de la vida de ejecutivo de la industria energética se produjo, según «The Times», cuatro años antes, cuando su hija de siete meses, Johanna, murió en un accidente de tráfico en Francia. «Fue un tiempo muy oscuro para mi mujer Caroline y para mí, pero, curiosamente, nos acercó mucho más a Dios», explicó. La pareja tuvo otros cinco hijos.

El todavía obispo de Durham es hijo de una secretaria personal de Winston Churchill . Realizó sus estudios de secundaria en el prestigioso y elitista Eton, y fue lector de Historia y Derecho en el Trinity College, una de las escuelas más sólidas de la universidad de Cambridge.

Con ese bagaje, inició una carrera profesional en la industria del petróleo. Trabajó en la compañía Elf en París, y después en Enterprise Oil, una de las grandes petroleras británicas hasta su adquisición en 2002 por Royal Dutch Shell. Welby era el tesorero del grupo en el momento en que decidió ordenarse sacerdote.

UNA ÉTICA EVANGÉLICA Y SOCIALMENTE COMPROMETIDA

El meteórico ascenso de Welby y su peculiar perfil han abierto unas enormes expectativas entre los anglicanos, que atraviesan una era de fuertes discrepancias en torno a dos cuestiones que el saliente, Rowan Williams no ha logrado pacificar.

En estas dos grandes cuestiones Welby lo tiene claro. Apoya la ordenación de mujeres como obispos, pero es contrario al matrimonio homosexual y la ordenación de obispos abiertamente gays en la iglesia.

Tras atender la «llamada de Dios» para ser obispo anglicano en 1987,  su experiencia empresarial de Welby le llevó a ser elegido antes del verano como miembro de la comisión de investigación en la cámara de los Lores (los 26 obispos anglicanos son miembros de la cámara) del escándalo de la manipulación del índice interbancario Libor. «Antes de 2008, los bancos no eran útiles socialmente», aseguró entonces en una conferencia. «Eran exponentes de la anarquía», aseguró. No en vano, Welby abordó en su tesis doctoral la cuestión financiero-teológica de si las empresas son capaces de cometer pecados. Concluía que sí.

Este fuerte interés por las cuestiones de actualidad y la ética económica ha sido una de las constantes del mandato del actual arzobispo de Canterbury, que anunció en marzo que abandonaría el cargo en el otoño para dedicarse a la enseñanza en Cambridge. Welby comparte también con él una fuerte inclinación social y humanitaria. Su conocimiento de países africanos como Nigeria, gran productor de petróleo, le han llevado a participar en actividades de mediación en casos de secuestros de ciudadanos británicos en la zona.

Fuentes: ABC          Editado por: Protestante Digital 2012

Hija de un pastor protestante

Merkel agradece a Lutero el logro de una sociedad “madura y responsable” 

Ángela Merkel, durante su intervención en el Sínodo de la Iglesia Evangélica de Alemania (EKD) 

Defendió en el sínodo de la Iglesia Evangélica alemana la libertad religiosa como derecho humano básico, y pidió a los católicos reconocer la figura de Lutero en el 5º centenario de la Reforma en 2017.

06 DE NOVIEMBRE DE 2012, ALEMANIA.- El cristianismo es “la religión más perseguida” en el mundo. Así lo manifestó Ángela Merkel, hija de un pastor protestante, al hablar en el reciente sínodo de la Iglesia Evangélica de Alemania (EKD, por sus siglas en alemán) en la localidad costera de “Lübeck”, en el Mar Báltico.

La Canciller destacó que la protección de los cristianos perseguidos en el mundo es “una parte importante de la política exterior alemana”, porque la libertad religiosa es un “derecho humano básico”, que no se observa en todas partes.

“El fanatismo, la restricción de la libertad religiosa y el desprecio por la fe son parte del mundo moderno”, agregó Merkel, señalando en referencia al preámbulo de la Constitución alemana que “la República Federal, de manera expresa, no fue creada como sólo secular”. Y añadió “Creo que en un mundo secular, pero (también creo que) hay puntos en común con la religión cristiana que deben ser colocados en el primer plano” de la vida social.

CINCO SIGLOS DE LA REFORMA PROTESTANTE EN 2017

La Reforma protestante comenzó 31 de octubre de 1517, cuando Martín Lutero protestó públicamente contra la venta de indulgencias, clavando sus 95 tesis en la puerta de la iglesia de Wittenberg.

Merkel mencionó en su discurso, a continuación de lo dicho anteriormente, el quinto centenario de la Reforma protestante, que la Iglesia Evangélica conmemorará en 2017, expresando un profundo agradecimiento por la obra de Martín Lutero, quien con su trabajo ayudó a definir la imagen de un ser humano “maduro y responsable”.

Ángela Merkel ha expresado también la esperanza de que las celebraciones previstas para dentro de cinco años incluyan un “componente de misión” que puede alcanzar a las personas que viven lejos de la fe en Jesús.

EL ECUMENISMO ANTE LA REFORMA

Ante la conmemoración de los cinco siglos de la reforma protestante en 2017 la Canciller alemana invitó a celebrar esta efeméride de la Reforma en un espíritu ecuménico, a pesar de que católicos y protestantes no han logrado ponerse de acuerdo sobre un marco común de las celebraciones.

Una invitación que señala directamente las declaraciones del Cardenal Koch, Presidente del católico Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, que  ha tildado a la reforma protestante de “pecado” y “fracaso”, expresando además que le gustaría asistir -en lugar de a una celebración de la memoria de la Reforma protestante- a una reunión en la que las confesiones reformadas pidieran disculpas y reconociesen sus errores.

Fuentes: Buonanotizia           Editado por: Protestante Digital 2012

Nace la Comunión Mexicana de Iglesias Reformadas y Presbiterianas, y ordena primeras pastoras

02/11/2012, Leopoldo Cervantes-Ortiz

América Latina y el Caribe, Noticias

 

Gloria González y Amparo Lerín

Teniendo como marco la celebración del CDXCV aniversario de la Reforma Protestante, el domingo 28 de octubre en la Capilla de la Iglesia Anglicana adjunta a la Comunidad Teológica de México, se anunció el surgimiento de la Comunión Mexicana de Iglesias Reformadas y Presbiterianas (CMIRP), nombre inspirado en el de la Comunión Mundial de Iglesias Reformadas (CMIR), organizada a su vez en junio de 2010 como resultado de la fusión de la Alianza Reformada Mundial y el Concilio Mundial de Iglesias Reformadas.

Con la asistencia de más de 300 personas y la participación de invitados/as de diversas confesiones, el culto aglutinó a pastores y miembros de varias decenas de iglesias locales, incluyendo en primer término a los pastores excomulgados por la Iglesia Nacional Presbiteriana de México (INPM) y sus congregaciones, además de un grupo representativo proveniente de Chiapas que también se integrará al nuevo cuerpo eclesiástico. Un día antes, el sábado 27, en la Iglesia Esmirna de Cuernavaca, Morelos, se tomó el acuerdo que formalizó el nacimiento de la CMIRP, con la presencia de la representación chiapaneca también.

En esa línea celebratoria y como punto de partida para un nuevo caminar eclesiástico y ecuménico, este conjunto de comunidades de iglesias de tradición calvinista-presbiteriana, realizó la ordenación de las primeras pastoras en México, Gloria González Esquivel y Amparo Lerín Cruz.

González Esquivel, licenciada en Teología y originaria del estado de Morelos (sur del Distrito Federal), pero avecindada en Chiapas, adonde pastorea una comunidad y preside una ONG que trabaja con mujeres de escasos recursos, fue recibida por el grupo en cuestión.

Lerín Cruz, nacida en Oaxaca, con maestría en Divinidades y realizando trabajo pastoral en la Iglesia El-Shadday, luego de un largo proceso iniciado en el Presbiterio Juan Calvino (fundado en 1989) que desembocó en un fuerte conflicto con la asamblea general de la INPM, pues ella misma fue ponente en el Concilio Teológico llevado a cabo en agosto de 2011.

El acuerdo para ordenar a ambas en una fecha tan significativa marca el inicio de labores de la CMIRP y afirma una postura teológica que se coloca lado a lado con las iniciativas promovidas por los organismos reformados regional (Alianza de Iglesias Presbiterianas y Reformadas de América Latina, AIPRAL) y mundial (CMIR).

El acto litúrgico dio inicio con un procesional (los pastores presbiterianos ataviados con cuellos clericales hugonotes) y la oración de Dave Thomas ex representante de la Iglesia Presbiteriana de Estados Unidos (PCUSA, por sus siglas en inglés), con quien la INPM rompió relaciones en agosto de 2011. El llamado a la adoración fue un texto de Gerado Oberman, en la confesión de pecados se entonó el canto “Dios, manda la lluvia”, y en la intercesión comunitaria, “Kyrie eleison”, del brasileño Rodolfo Gaede Neto.

La reflexión bíblica, “El Espíritu de Dios reforma a su iglesia y confirma los ministerios”, basada en Joel 2, I Corintios 4 y Apocalipsis 5, estuvo a cargo de Leopoldo Cervantes-Ortiz, comenzó como sigue: “Cobijados/as en este día tan relevante para la vida y misión de las iglesias en el mundo por la palabra profética de quien anunció la venida renovadora y sorprendente del Espíritu, y también por la palabra apostólica que no dudó en afirmar la validez y vigencia de los ministerios eclesiásticos para hombres y mujeres en medio de la incomprensión que sigue hasta nuestros días, y por la palabra apocalíptica que vislumbró la victoria final de los proyectos divinos en el cosmos entero, a pesar de la oposición violenta de las fuerzas más oscuras y retardatarias, no podemos menos que alzar la mirada al cielo, tomar nuevas fuerzas y mirar hacia adelante, hacia los albores y los signos del reino de Dios que nos toca vivir hoy.

Además, y con base en la evidencia escritural, es posible afirmar que el esfuerzo divino por reformar a su Iglesia nunca ha cesado y que, en el fragor de los conflictos históricos y humanos que nos toque vivir, la gracia de Dios nunca la abandona y, por el contrario, sigue suscitando nuevas y refrescantes formas de experimentar el gozo de la salvación en Cristo Jesús, y de traducir todo ello en prácticas consecuentes con los valores de su Reino”. La homilía concluyó con el poema “Su bandera sobre mí es amor”, de la poeta presbiteriana guatemalteca Julia Esquivel.

Como corolario de la exposición bíblica se leyó el “Credo de la mujer”, de Judith van Osdol, ex responsable de los ministerios femeninos y justicia de género del Consejo Latinoamericano de Iglesias, que en una parte afirma: “Creo en Jesús, que habló de teología con una mujer junto al pozo, y le confió por primera vez que él era el Mesías, que la alentó a que fuera a la ciudad y contara las grandes nuevas —la primera predicadora de las buenas nuevas”. A continuación se procedió al acto solemne de ordenación presidido por el presbítero Rubén Montelongo, presidente de la CMIRP, acompañado por el resto de los pastores, a quienes se sumaron los demás ministros/as ordenados presentes. Se hizo la entrega de diversos símbolos y elementos para la práctica pastoral: Biblia, estolas (unas de ellas enviadas por Alison Young, del Presbiterio de New Brunswick, Estados Unidos), equipo eucarístico, cruces y cuellos clericales.

Se procedió entonces a la imposición de manos en la que participaron los ministros, hombres y mujeres, de las iglesias presentes. La oración la hizo el presbítero Hugo Gallardo Duarte y la declaración formal de ordenación, el presbítero Silfrido Gordillo Borralles, secretario de la naciente CMIRP, con la entrega del certificado correspondiente. Enseguida se entonó el canto “El profeta”, para lo cual, Lerín Cruz invitó a niñas y jóvenes a acompañarlas. Ellas mismas, aunque se había anunciado que la directiva de la CMIRP presidiría la celebración de la Eucaristía, oficiaron su administración, para lo cual invitaron a pastores/as y ancianos/as de iglesia presentes. En ese momento se entonó “Y andaremos por el mundo con fe”, del venezolano Eseario Sosa. Fue un momento conmovedor y solemne.

Inmediatamente después se hizo el anuncio de la organización de la nueva iglesia, para lo que se llamó al estrado a los pastores/as y representantes de las iglesias y congregaciones, incluida la representación de Chiapas, al final de lo cual se elevó una plegaria. Luego se leyeron o mencionaron varias cartas de saludo y apoyo provenientes, entre otras, de la AIPRAL, de las Iglesias Reformadas en Argentina y algunas comunicaciones personales. La carta de AIPRAL expresa lo siguiente: “Como ustedes saben, tanto la CMIR como AIPRAL, después de mucho estudio sobre la palabra de Dios ha llegado a la conclusión [de] que tanto mujeres como hombres son llamados a la misión de Dios y a los diferentes ministerios de la iglesia. Por lo tanto, animamos a nuestras iglesias a reflexionar sobre esto y sumarse a una inclusión completa de las mujeres en todos los ministerios pastorales”. Ese día, por la noche, llegaría el saludo de María Arroyo, a nombre de la PCUSA.

Antes de cantar el clásico himno de Martín Lutero, “Castillo fuerte es nuestro Dios”, varios pastores/as expresaron de viva voz su simpatía por la nueva iglesia y por lo realizado. Especialmente conmovedor fue el testimonio del obispo anfitrión Carlos Touché, quien no dejó de mencionar su trasfondo presbiteriano y el de Rebeca Montemayor, quien fue ordenada como pastora bautista hace 12 años en el mismo lugar. Finalmente, después del ofertorio (“Caminando hacia ti”, creación colectiva, Matanzas, Cuba, 2008) y del envío, las flamantes pastoras impartieron la bendición apostólica y con el recesional en el que se entonó otro himno clásico, “Firmes y adelante, huestes de la fe”, se dio por concluido el acto, inédito en la vida del presbiterianismo mexicano. A la celebración litúrgica le siguió un convivio en los jardines de la Comunidad Teológica.

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos

 

03/11/2012, Carmelo Alvarez

 

Opinión

 Por años he participado en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Cada vez me resulta más difícil votar aquí. Me resulta irrelevante e intrascendente. A veces hasta una tomadura de pelo. Sin embargo, sigo votando ya por muchos años. Primero fue en 1972 por George McGovern, candidato presidencial demócrata. Estudiaba el doctorado en teología histórica en la Universidad de Emory en Atlanta, Georgia. Allí nos motivaba la oposición a la guerra de Vietnam. Y veíamos a McGovern como el candidato presidencial de la paz.

 De hecho había un grupo de estudiantes de programas graduados en la Universidad de Emory que nos enlistamos en aquellas protestas y la promoción de nuevas propuestas por la paz. Aprendimos mucho. Pero nos decepcionamos mucho también. Sobre todo, los y las estudiantes norteamericanos blancos. Intentaban romper su esquema ingenuo e inocente. Los afro-americanos y los hispanos, aún en aquella época, no nos llamábamos a engaño. Pero afirmamos una opción por la paz y contra la guerra.

 Ahora nos enfrentamos a una nueva elección presidencial en Estados Unidos. El panorama no es nada impresionante. Más de lo mismo…o peor. Las propuestas solo tienen una diferencia de grado, y no sustancialmente de visiones divergentes o propuestas innovadoras. Entre Obama y Romney no hay mucha diferencia. Visto desde Latinoamérica y el Caribe la diferencia es mínima. De hecho la política de Obama y Hilary Clinton ha mantenido la posición de la administración Bush, y realmente de la administración Bill Clinton. Obama es una extensión de Bill Clinton. Esta cosa de ser centro o centro izquierda o derecha es un problema de tránsito, no sustancialmente de posturas ideológico-políticas. Disculpen mi sofisticación política para los y las que piensan que Obama y Romney son tan distintos.

 Así las cosas, hay una guerra mediática costosa, con espirales de sofisticación de expertos políticos que en mi opinión lo único que confirma es que en última instancia el gran capital es el gran partido político de estos tiempos. Disculpen el posible cinismo, pero aquí en Estados Unidos se decide poco. Hay que tener demasiado poder económico para influir en las “elecciones democráticas” que se definen en conciliábulos políticos con consorcios económicos y no en asambleas abiertas.

 Decía Noam Chomsky que la democracia norteamericana es “muy defectuosa”. ¡Y tiene todo la razón! Cuando se ve que las elecciones presidenciales en Estados Unidos son indirectas uno se rasca la cabeza. Sí, aquí hay 538 votos de un colegio electoral, basado en los distritos congresionales y que finalmente son los que determinan la votación presidencial. Se necesitan 290 votos electorales para ser electo presidente de Estados Unidos, después de una campaña tan costosa. Para decirlo con toda crudeza, aquí se puede ganar el voto popular y perder la presidencia, si no pregúntenle a Richard Nixon y su derrota en 1960 frente a John F. Kennedy o a Al Gore y su derrota frente a George W. Bush en 2000, cuando la Corte Suprema de Estados Unidos decidió por un voto la elección presidencial. El fraude electoral promovido descaradamente en el estado de la Florida en el año 2000 es lo máximo frente a cualquier otro fraude presidencial aún en las democracias más incipientes o manipuladas en cualquier parte de mundo.

 A principios de la independencia norteamericana, todavía bajo el control de los colonos en las 13 colonias, la élite económica era la que controlaba. Hoy el colegio electoral lo controla el gran capital que hasta puede contribuir directamente en la promoción y apoyo económico a candidatos al congreso y el senado. Ellos dominan el proceso con su poder económico.

 Entonces, he sido bombardeado por miles de correos electrónicos y propaganda escrita, sobre la contienda presidencial norteamericana en los últimos meses. Obama y su campaña no me deja quieto. Estoy sumamente deseoso de que esto termine. Voy a votar en el precinto 25 aquí en Chicago. Voy a votar por Obama sin ninguna vergüenza o necesidad de defender mi decisión. Dos grandes amigos, Fidel Castro y Hugo Chávez me han autorizado en persona a votar por Obama. Sólo espero que Obama le de mayor atención a las relaciones con Latinoamérica y el Caribe. ¡Y que evite seguir confrontando al resto del mundo como enemigo de los Estados Unidos!

 Mi utopía es bien limitada, pero la tengo. Sigo soñando, no lo puedo evitar. Afortunadamente me acompañan la memoria de Martin Luther King, Jr., y la vida generosa de Nelson Mandela, Desmond Tutu, Rigoberta Menchú, Adolfo Pérez Esquivel, a los finados Juan Vives Suriá, Exeario Sosa y José Míguez Bonino, a quienes considero amiga y amigos. ¡Y esa amistad me da aliento!

 Espero que nadie se llame a expectativas falsas. Lo que se juega aquí no es una alternativa a favor de un mundo distinto y posible. Ese lo vamos a tener que seguir luchando a pesar del próximo presidente de Estados Unidos. Ánimo, seguimos en nuestras luchas por la vida, pase lo que pase.

Carmelo Álvarez – Chicago, 2 de noviembre 2012.

Huracán en EEUU

La super tormenta Sandy mueve al país a la oración  

 

Aún está por ver las consecuencias de un huracán que ya ha dejado quince víctimas mortales.

 

30 DE OCTUBRE DE 2012, ESTADOS UNIDOS.- En un país que hasta ahora dedicaba toda su atención a las próximas elecciones, una tormenta “histórica”, difícil de prevenir y de consecuencias “devastadoras”, según han repetido varias voces políticas, ha provocado un cambio de actitud generalizada.

 Cambio que se ha reflejado en los dos candidatos a la presidencia. El actual dirigente  Barack Obama ha dejado sus actos de campaña para dirigir el comité de crisis  ante una tormenta que va entrando lentamente en el norte del país y que está afectando gravemente a la red eléctrica y de transporte, lo que dificulta gravemente las labores de rescate.

 El presidente Obama, junto a un comité de crisis, ha declarado el estado de emergencia en los Estados de Maryland, Virginia, Nueva Jersey y Nueva York.

 Por su parte,  Romney ha cambiado su agenda adecuadamente, planeando encabezar no ya una campaña para pedir el voto, sino actos de recogida de ayuda económica para los damnificados  por el paso del huracán.

 IGLESIAS CLAMAN

 “Estamos en medio del huracán”, dice en su perfil la Iglesia del Tabernáculo de Brooklyn, pastoreada por Jim Cymbala.  “Esto nos recuerda cómo tenemos que construir nuestra casa espiritual (Mateo 7:24-27).  Jesús es nuestra Roca”, expresan desde la iglesia.

 Su última información, compartida en su Twitter, cuenta que “parece que Sandy se está debilitando. Muchos en nuestro entorno siguen sin energía eléctrica. Estamos orando por seguridad y calma para ellos en medio de la tormenta”. A este clamor de oración se han unido congregaciones en todo el país.

 ORACIÓN INTERNACIONAL

En su perfil de Facebook, el líder de alabanza  Marcos Barrientos  cuenta que “hay millones de personas en Latinoamérica orando por Estados Unidos”. “Nos llega información de que los hermanos de Colombia, Venezuela, Costa Rica, México, Perú, Chile, Ecuador, República Dominicana, Cuba y otros países, Estados e iglesias están haciendo cadenas de oración. ¡Dios los bendiga!”,  dice Marcos en su perfil.

 AYUDA EN MARCHA

“Los desastres naturales proporcionan una oportunidad para que las iglesias sirvan a sus comunidades”, dice el cooperante Brian Fikkert  en un artículo publicado en The Gospel Coalition. “La ayuda es necesaria sobre todo en la semana siguiendo una estrategia que permita a la gente ayudarles a avanzar juntos en lugar de limitarse a solucionar sólo sus daños propios”, explica.

 Organizaciones como el  Ejército de Salvación  está preparada para suplir necesidades primarias. “Nuestros equipos de respuesta de emergencia vigila la trayectoria de la tormenta y podremos usar nuestros recursos”, dijo George Hood, Nacional de Relaciones Comunitarias y Secretario de Desarrollo, en un comunicado.

 El ministerio evangélico dijo que sus activos están alerta desde las Carolinas hasta Maine, listo para ayudar en cualquier área. Cuenta con más de 300 vehículos de respuesta de emergencia en el este y el sur de los Estados Unidos y más de 600 unidades en todo el país, lo que puede servir para dar miles de comidas y bebidas al día.

 Además de la comida, la hidratación y el cuidado emocional y espiritual, El Ejército de Salvación también está dispuesto a proporcionar los kits de limpieza que contienen escobas, trapeadores, cubetas y material de limpieza; kits de higiene, unidades de ducha; suministros de primeros auxilios y de apoyo a las comunicaciones.

Editado por: Protestante Digital 2012

¿Sabías que…?

HNO. GAMALIEL HERNANDEZ LOERA

Sabías que… en la Biblia?

34.- Que antes de que hubiera biblias Reina-Valera, hubo un Nuevo Testamento traducido del griego al español, por el hermano Juan Pérez de Pineda, de España, en 1557.

 35.- Que Casiodoro de Reina, el que hizo la primera traducción  de nuestrasbiblias, había sido sacerdote católico romano, pero se convirtió al Evangelio, y publicó la primera  Biblia en Basilea, Suiza, en 1569. Que a esta biblia se le llamó la Biblia del Oso, porque en la pasta aparecía un oso comiendo miel.

 36.- Que un amigo de Casiodoro, llamado Cipriano de Valera, hizo la primera revisión de la biblia de Casiodoro, en 1602, y desde entonces se conocen nuestras biblias como Reina-Valera.

 37.- Que los cristianos afirmamos que toda la Biblia es la palabra de Dios, pero admitimos que en ella habla Dios, habla Satanás. Hablan los   ángeles enviados por Dios, hablan los demonios, habla el hombre inspirado por Dios, y habla el hombre no inspirado por Dios.

 38.- Que los hebreos tenían todo el Antiguo Testamento, pero no lo dividían como nosotros, sino en 22 rollos, y a veces en 24.

39.- Que la Biblia menciona siete templos de Dios, puedes constatarlo:

  a.- El tabernáculo es llamado templo en I Samuel 1:9.

  b.- El templo construido por Salomón, en Jerusalén. I Reyes 6.

   c.- El templo construido por Zorobabel, en Jerusalén. Esdras 3.

    d.- El templo construido por Herodes, en Jerusalén. Juan 2:20.

            e.- El templo del cuerpo del cristiano. I Corintios 6:19.

   f.- El templo del cielo. Apocalipsis 16:1-2.

    g.- El templo del milenio, profetizado en Ezequiel 43 y 44.

 40.- Que de Nazaret a Belén hay aproximadamente 110 kilómetros, y que de Jerusalén a Belén hay sólo unos 8 kilómetros.

CIEMAL 

Homenaje a Pagura celebra sus 90 años con libro 

Un homenaje al Obispo Federico Pagura, quien está próximo a cumplir sus 90 años de vida, ha sido realizado con la presentación del libro “Federico Pagura. Alborada de esperanza – vida y testimonio de un profeta latinoamericano”, escrito por los pastores  Carlos Sintado y Manuel Quintero Pérez, con el prólogo de Emilio Castro.

 La obra ha sido auspiciada por el CLAI, y está organizada con una reseña histórica del Obispo Pagura y una segunda parte que incluye la colección de más de cincuenta poesías comentadas, además de dos sesiones de fotos biográficas.

 

 Primera Iglesia Metodista de Buenos Aires, Argentina

 La celebración fue realizada en el día 26 de octubre, en el templo de la Primera Iglesia Metodista de Buenos Aires, Argentina, con la participación de autoridades de diferentes instituciones cristianas y gubernamentales, a nivel nacional, continental y mundial.

El Obispo Frank de Nully Brown, la Obispa Emérita Nelly Ritchie, el Obispo Emérito Aldo Etchegoyen – de la Iglesia Evangélica Metodista de Argentina; el Arq. Adolfo Pérez Esquivel – Premio Nobel de la Paz; el Rev. Nilton Giese – Secretario General del CLAI; Marcelo Schneider – Secretario de Comunicaciones del Consejo Mundial de Iglesias; y el Embajador Juan Landaburu, del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Argentina, fueron algunos de los oradores.

 “Como pastor, profeta, músico y poeta, el pensamiento y la vida del obispo Pagura han dejado profundas huellas en toda América Latina y el Caribe por su compromiso con la verdad. (…) Cuando el CLAI estaba en formación, el obispo Pagura fue electo Presidente en 1978, y su primer comunicado estaba dirigido al dictador Anastacio Somoza, de Nicaragua. Decía así: ‘En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, le exhortamos a detener la sangrienta represión del pueblo nicaraguense y a ofrecer su renuncia como contribución a la reconciliación nacional. Pedimos a Dios que le guíe en su decisión’.” – palabras del Rev. Nilton Giese en homenaje al obispo Pagura.

 “En los momentos más difíciles de este continente, cuando los poderes de la muerte han sembrado la semilla del miedo que fructifica en el silencio cómplice y el disimulo frente al dolor, el obispo Pagura y muchos otros líderes eclesiales de aquél entonces, hicieron de la verdad el motivo de su predicación y sus canciones, defendiendo la vida y denunciando la muerte, acompañando a las familias quebrantadas y consolando con la esperanza de un nuevo porvenir a los enlutados.” – escribe el obispo Aldo Etchegoyen.

 El embajador Juan Landaburu, del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, ha señalado al Obispo Pagura como un “héroe latinoamericano”, e hizo llegar los saludos de la Presidenta Cristina Kirchner, de la Nación Argentina.

 Pagura ha firmado y dedicado sus libros a los solicitantes, y cerró la noche con una despedida de esperanza: “Que dentro de 90 años podamos volver a encontrarnos para poder ver convertida en realidad las esperanzas que hoy se abren de ver una América Latina unida, con justicia y libertad”.

 ALC realiza Asamblea General en Argentina 

La Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación – ALC, ha realizado su Asamblea General Ordinaria, incluyendo diferentes reuniones y talleres, en los días 23 al 26 de Octubre, en la ciudad de Buenos Aires, Argentina.

 La comunicación cristiana de impacto y los elementos para una estrategia de participación horizontal han sido los principales temas desarrollados con fines de reformar la estructura y funcionamiento de ALC, a partir de la cual los asociados podrán contribuir más directamente y la agencia de noticias pasará a ser una “distribuidora de historias”, ampliando los niveles de comunicación en el continente.

 La nueva Junta Directiva elegida será responsable por readecuar la estructura, el personal y los roles para una nueva ALC, incluyendo la posibilidad de un nuevo significado para la sigla, ahora más cerca de algo como “América Latina Comunica”.

 Junta Directiva elegida para 2012-2014:

 

(desde la izquierda) Daniel Favaro – Secretario, Darío Barolín – Vocal;

Marcela Gabioud – Presidenta, Nilton Giese – Vicepresidente, Rony Marquardt – Tesorero

 Los integrantes de la Junta Directiva de ALC elegida para el 2012-2014 son los siguientes: Marcela Gabioud – Presidente; Nilton Giese – Vicepresidente; Daniel Favaro – Secretario; Rony Marquardt – Tesorero; Darío Barolín y Hideíde Brito – Vocales. La función de Dirección está en transición, siendo que Enrique Zerbin sigue como Director hasta la próxima reunión de la Junta Directiva.

 ALC inició sus actividades periodísticas en el año 1995 y tiene cerca de 50 corresponsales voluntarios, además de editores en portugués – Edelberto Behs, en español – Claudia Florentín, y en inglés – Geoffrey Reeson. Las organizaciones asociadas activas y que la sustentan son CLAI, CIEMAL, AIPRAL, WACC-AL, CREAS y FLC – siglas abajo explicadas.

 Entre los participantes estaban presentes el Obispo Julio Murray y el Rev. Nilton Giese – Presidente y Secretario General del Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI) respectivamente; la Sra. Gabriela Mulder y el Rev. Darío Barolín – Presidenta y Secretario General de la Alianza de Iglesias Presbiterianas y Reformadas de América Latina (AIPRAL) respectivamente; Dr. Dennis Smith – Presidente Mundial de la WACC, Lic. Marcela Gabioud y Eloy Teckemeier – Secretaria y Tesorero de la Asociación Mundial de Comunicadores Cristianos para América Latina (WACC-AL) respectivamente; Sr. Humberto Shikiya y Rev. Daniel Favaro – Director y Encargado de Comunicación del  Centro Regional Ecuménico de Asesoría y Servicio (CREAS) respectivamente; Rev. Rony Marquardt y Prof. Micael Behs del Foro Luterano de Comunicadores (FLC); Dr. Marcelo Schneider, responsable de las comunicaciones para América Latina y el Caribe del Consejo Mundial de Iglesias (CMI); y la Revda. Joyce Torres, Secretaria General del Consejo de Iglesias Evangélicas Metodistas de América Latina y el Caribe (CIEMAL).

 Una importante reunión ha sido realizada en la Cancillería del Gobierno de Argentina, con el Sub-Secretario del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, el Embajador Juan Laureano Landaburu y la Directora General, Dra. Andrea P. De Vita. La editora Claudia Florentin ha enviado la siguiente noticia que se encuentra abajo.

 Haga click para acceder a los materiales de los seminários-talleres:

 Declaración de Comunicación – Iglesia Presbiteriana Busán

Leitura dos Campos Sociais e os Fenômenos de Midiatização – Micael Behs

Reconfigurações do Campo Religioso e a Incursão Midiática – Micael Behs

Presentación – Marcela Gabioud

Metodologia para el diseño de estrategia – Nestor Cardenas Soto

Experiencias Colombianas – Nestor Cardenas Soto

Experiencias Colombianas, Ejemplo 1 – Nestor Cardenas Soto

Liturgia Devocional – CLAI

Referentes ecuménicos presentaron al Estado argentino sus próximas asambleas y la reciente Declaración de economía y teología

 [Texto:Claudia Florentin]

[Fuente: ALC Noticias]

 El Subsecretario de Culto de la Nación, Embajador Juan Landaburu, y la Directora del Registro Nacional de Cultos, Dra. Andrea De Vita, recibieron el pasado viernes 26 a representantes del mundo ecuménico, quienes presentaron las asambleas del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) y el Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI) que se realizarán en el 2013, así como los desafíos que las organizaciones ecuménicas tienen ante las necesidades de paz y justicia en nuestras sociedades.

 De la reunión participaron: Marcelo Schneider, del CMI; el obispo Julio Murray, presidente del CLAI; Joyce Torres por el Consejo de Iglesias Metodistas de América Latina (CIEMAL); Humberto Shikiya por el Centro Regional Ecuménico de Asesoría y Servicio (CREAS); Marcela Gabioud por La Asociación Mundial de Comunicación Cristiana (WACC); Gabriela Mulder y Dario Barolin, presidenta y secretario de la Alianza de Iglesias Presbiterianas y Reformadas de América Latina (AIPRAL); Daniel Favaro y Claudia Florentin por la Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC).

 Murray informó a las autoridades nacionales del análisis sobre Derechos Sexuales y Reproductivos que se está dando en once países del continente de cara a la Asamblea que se realizará en Cuba, valorando el acuerdo con el Fondo de Población de Naciones Unidas y el material de trabajo y reflexión que saldrá de este proceso; material que las comunidades de fe tendrán a disposición para el trabajo en cada zona. “Trabajamos para que la gente misma, con rostro concreto, llegue a la mesa donde se debaten las políticas que les afectan. Ya no somos voz de los que no tienen voz, sino que afirmamos la participación con gestos concretos”, subrayó.

 Schneider valoró la tarea y los debates que se vienen realizando en cada región del mundo, y la necesidad de que estas sean incluidas en el debate global. Comentó que la ayuda humanitaria que se prestó y presta desde el movimiento ecuménico ha sido muy influenciada por el pensamiento y la acción latinoamericana. También el lema de la Asamblea que se llevará a cabo en Corea del Sur, que habla de la Justicia y la Paz, termina siendo una realidad fuertemente tratada desde este continente. La Asamblea mundial manifestará su pedido de reconciliación y justicia, en el contexto coreano, contó. “Queremos visibilizar las historias de la gente, sus vivencias y experiencias”, dijo el coordinador de comunicaciones del CMI.

 La Declaración final de la Conferencia Ecuménica Global sobre una Nueva Arquitectura Económica que se llevó a cabo recientemente en San Pablo, Brasil, fue entregada oficialmente al Estado argentino en esta reunión. Destacaron desde CREAS y AIPRAL, la importancia estratégica del encuentro que reunió a teólogos y economistas. La Declaración menciona el consumo excesivo y la codicia como factores claves a considerar en la búsqueda de una distribución más justa de los recursos mundiales. En medio de la crisis global, el mundo mira a Latinoamérica, dijeron. Barolin remarcó la necesidad de una transformación del sistema financiero global, para que esté al servicio de una economía para la vida.

 Desde el gobierno nacional, se recalcó la libertad de cultos que existe en el país. “Esto es, más allá de la política de estado al respecto, mérito principalmente de la gente, de la comunidad, de los líderes religiosos”, expresó el embajador Landaburu.

 “Escuchar lo que ustedes hacen, lo que trabajan para el desarrollo, nos reconforta”, afirmó el subsecretario, quien marcó la disposición de este gobierno al diálogo y el respeto, en una sociedad diversa y plural.

 De Vita marcó que aun no existe igualdad religiosa (tema que es debate en el país en este tiempo) pero se va avanzando. “Hay que celebrar la diversidad”, destacó.

 ALAIME promueve Congreso Pedagógico y Asamblea 

 

 A LAS INSTITUCIONES METODISTAS DE EDUCACIÓN EN AMÉRICA LATINA

 A LAS IGLESIAS METODISTAS Y EL PUEBLO LATINOAMERICANO

 [Texto: Marcos Rocchietti]

[Fotos: Joyce Torres]

 Carta de São Paulo, 2012

 MENSAJE DEL VII CONGRESO PEDAGOGICO DE ALAIME

 Reunidos en la ciudad de São Bernardo do Campo, São Paulo, Brasil, del 4 al 6 de octubre del 2012, representantes de las escuelas y universidades nucleadas en la Asociación Latinoamericana de Instituciones Metodistas de Educación (ALAIME), reflexionamos acerca de las “NUEVAS POSIBILIDADES Y DESAFÍOS: LA EDUCACION METODISTA EN TIEMPOS DE UNA CULTURA CONVERGENTE.”

 Asamblea de ALAIME

 El Congreso contó con la participación de educadores provenientes de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, México, Panamá, Perú, Uruguay e invitados fraternales de EEUU, en representación del General Board of Higher Education and Ministries of The United Methodist Church (GBHEM).

 Intercambiamos ideas y debatimos sobre la convergencia cultural e innovaciones tecnológicas a partir de las opiniones y aportes de reconocidos investigadore s y expertos en diferentes campos del saber (Educación, Comunicación, Teología, Tecnología), y de las experiencias y proyectos educativos que se desarrollan en nuestras instituciones.

 Elección de nuevas autoridades

 Entendemos que vivimos en la era de la comunicación. Una era revolucionaria marcada por realizaciones tecnológicas que hasta hace poco tiempo eran inimaginables.

 Estos cambios inciden fuertemente en la dinámica social, y por ende en la educación, generando por lo tanto escenarios nuevos, quebrando a la vez los tradicionales roles de productores y consumidores de información y de conocimiento.

 Desde nuestra perspectiva de fe cristiana, entendemos que Dios creó al ser humano con la vocación de vivir en comunidad, en medio de múltiples diferencias. Para que sea posible la comunidad humana es imprescindible convivir, disfrutar de compañía, de comunión de los/as unos/as con los/as otros /as y para esto, comunicarnos con toda la diversidad específica de la creación. Podríamos por lo tanto afirmar que el ser humano no hace comunicación, sino que es comunicación, porque esta es inherente a la condición humana y a la posibilidad de vivir en sociedad.

 RECONOCEMOS Y VALORAMOS intrínsecamente el significativo avance en el campo de la comunicación y la educación que vivimos; a la vez, reafirmamos también la urgente necesidad de que la utilización de esas herramientas sea analizada críticamente, en tanto que deben estar al servicio de un proyecto educativo que las resignifique y dé sentido.

 RATIFICAMOS una vez más lo expresado en la Carta de Panamá -VI Congreso Pedagógico de ALAIME – donde afirmamos “que la ambigüedad inherente a la tecnología y su uso produce, a la vez, mejores posibilidades de vida y también efectos destructivos en los valores” y “que las instituciones educativas metodistas de América Latina tienen la responsabilidad de diseñar procesos educativos y estrategias didácticas de dimensión crítico – reflexivas requeridas por una sociedad democrática e inclusiva, que ayuden a discernir entre los usos adecuados e inadecuados de la producción científica y tecnológ ica.”

 La convergencia cultural conlleva asimismo prácticas participativas, cuyo valor reconocemos y apreciamos; sin embargo, creemos ineludible implementar procesos de enseñanza que orienten hacia aprendizajes que permitan a nuestros alumnos y estudiantes aprender a diferenciar entre prácticas de participación ciudadana real, de aquellas otras en las que se promueven solamente una pseudoparticipación.

 Al celebrar el XV aniversario de la la creación de ALAIME y mirar hacia el camino recorrido pensamos, con gratitud, tanto en las Iglesias Metodistas de las cuales formamos parte, como en las comunidades educativas con las que caminamos juntos y, sobre todo,en la presencia, inspiración y permanente sostén del Señor, que nos ha nutrido con incertidumbres y también con búsquedas de nuevos caminos en esperanza.

 Al mismo tiempo, aceptamos el desafío de seguir trabajando en la perspectiva de los objetivos fundantes de ALAIME, motivándonos y animándonos a emprender rumbos renovados en consonancia con las exigencias de los tiempos a los que somos confrontados, persuadidos de que:

 “El que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;” Fl. 1.6

 QUE ASÍ SEA!

 São Bernardo do Campo, SP, 6 de octubre del 2012

 Vea la presentación en PowerPoint de la historia de ALAIME: haga click AQUI!

 —————————————–

 MESA EJECUTIVA

 Presidente: Luis de Souza Cardoso (Brasil)

 Vicepresidenta: Lupita Salmon de Smith (Panamá)

 Tesorero: Job César Romero Reyes (México)

 Secretaria de actas: (Eliana Rodríguez (Perú)

 Secretario Ejecutivo: Marcos Rocchietti (Uruguay)

 VOCALES TITULARES

 Stella Requena (Argentina)

 Juan Arévalo Oñate (Chile)

 Rubén Terán (Bolivia)

 Walter Challegre (Brasil)

 Guillermo Yoshikawa (Perú)

 Mercio Meneghetti (Uruguay)

 María Luisa Cuachayo (México)

  VOCALES SUPLENTES

 Adriana Murriello (Argentina)

 Richard Millán (Uruguay)

 Marcelo Aramayo (Bolivia)

 Los ex Presidentes y ex Presidenta de fueron designados asesores de la labor que realiza ALAIME: Marcos Rocchietti, Almir de Souza Maia (Brasil) y Claudia Lombardo (Argentina)

 “DIOS ES NUESTRO AMPARO Y FORTALEZA…” Salmo 46:1

 POR ESO SEGUIMOS “ADELANTE CON ESPERANZA” Colosenses 1: 23.

 Sao Paulo – Montevideo, 10 de octubre del 2012.

 ————————————————

 Ecos del VII Congreso Pedagógico de ALAIME

 “Nuevos Tiempos, Nuevas Posibilidades y Desafíos:

 La Educación Metodista en Tiempos de Una Cultura Convergente”

 4 al 6 de octubre del 2012

 Universidad Metodista de São Paulo (UMESP)

 São Bernardo do Campo – SP – Brasil

 Para volver a vivir y recordar con alegría y gratitud a Dios la realización del VII Congreso Pedagógico de ALAIME, les invitamos a ver y disfrutar las fotos de dicho evento, a las que podrán acceder en el este link

 Información, reportajes y artículos sobre diferentes aspectos del VII Congreso Pedagógico están disponibles en estos links:

 LINK 01

 LINK 02

 Culto de Acción de Graça por los 19 años de la creación del ALAIME

homenaje a los ex presidentes y ex presidenta de ALAIME:

Mgter. Marcos Rocchietti (Uruguay)

Dr, Almir de Souza Maia (Brasil)

Mgter Claudia Lombardo (Argentina)

Consagración del nuevo Consejo Directivo de ALAIME y Toma de posesión del nuevo presidente de ALAIME, Rev. Luis de Souza Cardoso (Brasil).

Homenaje al profesor Dr. Rui de Souza Josgrilberg – Docente y ex decano de la Facultad de Teología.

  Son Un Testimonio Vivo de las Experiencias Compartidas y Vividas en las Actividades del VII Congreso Pedagógico

 Montevideo, 19 de octubre de 2012.

 Misionero crea proyecto para construcción en Panamá 

“Una vivienda digna no es sólo un deseo, es un derecho humano”. Jimmy Carter

 

 El Rev. Rhett Thompson frente a la Iglesia Metodista en Panamá

 Entre las necesidades humanas más básicas es la de un refugio para protegerse de los elementos y de seguridad durante el sueño. Al igual que en otras medidas de bienestar, el pueblo Ngäbe sufren de una extrema falta casas adecuadas. La gran mayoría de los Ngäbe viven en casas con pisos de tierra y techos con goteras hechas de hojas de palma o una colección desordenada de los materiales del techo de estaño.

 Cuando uno de los habitantes de Potrero Palma, Andrés Moreno, pidió ayuda para hacer algunas mejoras a su casa, le pregunté si él estaría dispuesto para que nosotros construyésemos una casa modelo que combinara elementos tradicionales y no tradicionales. Él aceptó y ese fue el comienzo del Proyecto Ngäbe Hábitat.

 El Departamento de Vivienda del gobierno generosamente nos proporcionó los planos completos de arquitectura para casas construidas con bambú que habían construido en algunas comunidades Ngäbe. Después de hacer algunas investigaciones sobre el tema, hemos decidido sustituir los elementos estructurales (columnas y vigas) con acero para mejorar en gran medida la durabilidad de la casa. Miembro de la Iglesia Fidel Vega, un ingeniero civil, nos proporcionó con planes modificados para que pudiéramos hacer esta sustitución.

 Con la ayuda de tres equipos del Voluntarios en Misión de Metodista Unida (Auburn, Trinity-Homewood y Birmingham First), así como a los miembros de la familia Moreno y nuestro equipo local de trabajadores (Jaime, Carlos, Chalino), cavamos y vertimos lo cimiento y el piso de concreto, levantamos y soldamos las columnas y las vigas de acero y adjunto las láminas de techado de hojalata. Hemos establecido cuatro hileras de bloques de hormigón de la parte inferior de las paredes exteriores y se utiliza el bambú para las paredes exteriores superiores, así como las divisiones interiores. El bambú crece en la zona y a pesar de que se deteriore con el tiempo, que no afectará a la integridad estructural de la casa y se puede sustituir fácilmente. Las dos puertas de madera y seis ventanas de vidrio con persianas  añadieron un toque de clase, además de proporcionar una buena ventilación e iluminación durante el día.

 El mayor obstáculo imprevisto fue la logística del transporte de cada saco de arena, piedra y cemento, varillas y cada viga, cada bloque de cemento y lámina de material para techos de nuestro centro comunitario hasta el río, al otro lado del puente y hasta el sitio de construcción. Se encontró que el equipo de soldadura portátil que no era portátil!

 En consulta con nuestro propio McGiver, Alejandro Pérez (Chalino), hemos ideado una manera de hacer toda la soldadura fuera de sitio y luego montar la estructura mediante pernos juntos los elementos de acero. De esta manera seremos capaces de reducir el tiempo de construcción y aumentar la contribución de nuestra fuerza de trabajo voluntario.

 A pesar de que el producto final es una casa muy modesta, similar en tamaño y diseño a su antigua vivienda, la familia Moreno se siente como que se han trasladado a un palacio. Están muy orgullosos de su nuevo hogar. La casa está abierta para los miembros de la comunidad para revisar y dar sus opiniones que serán tomadas en cuenta en la construcción de viviendas en el futuro.

 Actualmente estamos diseñando un proceso por el que la comunidad participará en la selección de los beneficiarios del proyecto, así como contribuir con su “ayuda mutua”. Nuestro objetivo no es sólo ofrecer una vivienda digna, sino también contribuir al fortalecimiento de la propia comunidad.

 La visión del profeta Isaías continúa guiando nuestro ministerio entre el pueblo Ngäbe al desarrollar este nuevo emprendimiento:

 “Y edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas y comerán el fruto de ellas. No edificarán, y otro morará; no plantarán, y otro comerá: porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos.”

 Isaías 65:21-22

 Rev. Rhett Thompson es un  de la Junta de Ministerios Globales Metodista Unida asignado a la República de Panamá, sirviendo como pastor de una Iglesia Evangélica Metodista en la ciudad de Panamá.

 Además de sus deberes pastorales, Rev. Thompson coordina los esfuerzos de la Iglesia para reforzar sus actividades de divulgación en los alrededores del barrio de bajos ingresos. Rhett también sirve como el Coordinador Nacional del Programa de Voluntarios en Misión en Panamá, ayudando a los equipos de misión con proyectos de construcción y servicios médicos.

 Obtenga más información en http://rhettthompson.weebly.com o entre en contacto con Rhett en panamamissionRJT@gmail.comEsta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .

 Bolivia firma convenio con el Estado 

 FIRMA DE CONVENIO MARCO DE COOPERACIÓN INTERINSTITUCIONAL

ENTRE LA IGLESIA EVANGELICA METODISTA EN BOLIVIA

Y EL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA

 El día viernes 28 de septiembre de 2012, a horas 08:00 a.m. en el Coliseo del Instituto Americano de la ciudad de La Paz, Bolivia, se realizó la firma del Convenio Marco de Cooperación Interinstitucional entre la Iglesia Evangélica Metodista en Bolivia y el Estado Plurinacional de Bolivia.

 La firma del Convenio estuvo a cargo del canciller David Choquehuanca y el Obispo de la Iglesia Evangélica Metodista en Bolivia, Rev. Javier Rojas  y contó con la presencia del Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Don Evo Morales Aima.

 El Obispo Javier Rojas, de la Iglesia Evangélica Metodista de Bolivia

 El objeto del Convenio Marco de Cooperación Interinstitucional consiste en generar sinergias que posibiliten desarrollar estrategias concertadas y complementarias en materia de Educación, Salud y Servicio Social en el marco de la misión de la Iglesia Evangélica Metodista en Bolivia y del Estado Plurinacional de Bolivia.  Con prioridad poder mejorar la calidad de vida de los más marginados.

 En este sentido la Iglesia Evangélica Metodista en Bolivia ha dado el primer paso hacia la transformación social, promoviendo la unidad con todos aquellos que creen en la fraternidad, el esfuerzo y la aceptación mutua entendiendo que el Reino de Dios es vivir en igualdad y complementariedad. En toda la historia de Bolivia, este es el primer Convenio firmado entre el Estado boliviano y una Iglesia Evangélica al amparo de la Nueva Constitución Política del Estado, dejando de lado tradiciones de monopolio y dominación. Ahora el estado es laico y en la práctica de las confesiones religiosas todos los bolivianos y bolivianas gozan de pluralidad y respeto, eventos inéditos en la historia.

 Obispo Javier Rojas Terán

 Iglesia Evangélica Metodista en Bolivia – Av. 16 de Julio (El Prado) Nº 1636 -Casillas 356 y 8347?Fax 591 2 2900726Tel 591 2 2120409 / 2900710/11-Email:  iemb-obispado@cotas.com.boEsta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

 ———————————————-

 Estimados y estimadas

 Hermanos y hermanas de la Iglesia Evangélica Metodista en Bolivia.

 Una alegría recibir tan importante noticia! Sin duda es y será una gran oportunidad para iniciar un proceso de cooperación y fortalecimiento de la misión al servicio de su pueblo.

 Este paso que ustedes están dando es base para desarrollar el trabajo en Gestión de Riesgo y Respuesta Humanitaria. Como EMAH Chile expresamos nuestros deseos de continuar con el compromiso de intercambio de experiencias y capacitaciones para llegar a concretar lo que hemos iniciado desde agosto de 2011, formar EMAH Bolivia.

 Un gran abrazo!

 Juan Salazar

 Ecuador y Perú firman pacto de mutualidad 

Pacto de Mutualidad entre la IMP y la IEMUE

 El día 23 de setiembre del año 2012 se firmó un Pacto de Mutualidad entre las iglesias metodistas de Perú y Ecuador a cargo de los obispos Rev. Jorge Bravo de la Iglesia Metodista del Perú (IMP) y Rev. Silvio Cevallos de la Iglesia Evangélica Metodista Unida del Ecuador (IEMUE), en Nuevo Progreso-Tumbes.

 Obispo Jorge Bravo, de Perú (izquierda) y Obispo Silvio Ceballos, de Ecuador

 Este Pacto se ha firmado con el propósito de estrechar lazos de amistad y cooperación entre ambas iglesias. Se espera consolidar el Discipulado y la Evangelización en ambas iglesias.

 Este hecho fortalece la unidad entre ambas iglesias metodistas y consolida la relación sur-sur en nuestra Región Andina.

 Una señal de esta relación se ha dado con la venida de la delegación de la Iglesia Evangélica Metodista Unida del Ecuador (IEMUE) al Encuentro con Dios en nuestro país. Próximamente se estará realizando un Encuentro con Dios en Ecuador con el apoyo de los hermanos de la Iglesia Metodista de Brasil-6ta. Región y de la Iglesia Metodista del Perú.

 Del 21 al 23 de setiembre en la Iglesia Metodista ubicada en el Caserío Nuevo Progreso, Distrito de Matapalos, Provincia de Zarumilla, Departamento de Tumbes, se realizó el Primer Encuentro con Dios a nivel internacional, con la participación de los hermanos/as del Distrito Costa Norte (156), Ecuador (19), Brasil (22) y Lima (03), siendo 200 personas las asistentes.

 En el Encuentro con Dios estuvieron presentes el Director Nacional del Discipulado, Rev. Luciano Pereira y familia, el Ps. Hugo Pereira y esposa (misioneros en Tarapoto), el Supdte. Rev. Carlos Gastelú y la delegación brasilera de la Iglesia Metodista Central de Londrina-6ta. Región.

 Durante los tres días se tuvo momentos de devocional personal, reflexiones y cantos a cargo de los hermanos y hermanas de Brasil. Fueron momentos de profunda reflexión y tiempos de confesión. En cada reflexión hubieron expresiones de arrepentimiento y conversión. Muchos/as necesitaban estar a solas con Dios para orar y alabarle.

 Las mujeres y los hombres estuvieron separados en ambientes para poder atender asuntos propios de sus géneros. Los hermanos de Brasil estuvieron con los varones y la hermanas brasileñas con las hermanas.

 En todo este tiempo la delegación brasileña estuvo sirviendo a los asistentes del Encuentro, lavando platos, sirviendo los alimentos y limpiando los baños. ¡Discipulado para el servicio!

 Al final del Encuentro cada uno de los participantes se comprometió en ser un dscípulo/a del Señor. Hubo un momento de reencuentro y camadería.

 Damos gracias al Señor por la presencia de nuestros hermanos y hermanas de las iglesias metodistas de Piura, Trujillo y Chimbote. También a la delegación de Ecuador y Brasil. Un agradecimiento especial al Pastor Wilmer Córdova por acogernos gentilmente y hacer posible este Encuentro.

 Cuba realiza diferentes eventos 

89 Asamblea de la Fraternidad de Mujeres Metodistas en Cuba

 By imecu – Posted on 19 September 2012

 [Fuente: http://www.imecu.org/noticia/89-asamblea-de-la-fraternidad-de-mujeres-metodistas-en-cuba%5D

 Las Mujeres Metodistas en Cuba como cada año se dieron cita en el Campamento Canaán para celebrar con júbilo su 89 asamblea  entre los dias del 11 al 14 de este mes de septiembre, bajo el lema “Victorias en manos de mujeres”.

 La cálida mañana del 11 de septiembre se llenó de colorido en  majestuosa entrada con la Pastora Marítza Proenza al frente, quien representa a todas las mujeres metodistas en Cuba y  mujeres abanderadas que desfilaron hacia el escenario donde simbólicamente representaron la batalla y la victoria que recoge el pasaje en Jueces 4 donde por medio de una mujer Dios le dió la victoria a los hijos  de Israel, fue algo muy emotivo. Para terminar este tiempo el Señor nos dio palabra a través de la hermana Dayimi Pimentel, enfatizándonos que para estos tiempos  se necesitan mujeres como Débora, mediadoras de conflictos y con palabras de sabiduria  para aconsejar a su pueblo, mujeres que estén listas y preparadas llenas de su  presencia para cuando otros no respondan a su llamado poder contar con ellas.

 Nuevamente y para nuestra alegría, tuvimos con nosotros a la Pastora Metodista puertorriqueña Awilda Noya quien por dos ocasiones nos ministró la palabra, recordándonos que hay un plan de Dios para aquellas mujeres que determinan vivir en victoria, que se aferran a su palabra y dependen El para recibir la recompensa que nos tiene asegurada, en cada ministración se derramó una poderosa presencia del Señor, ocurrriendo muchas sanidades.

 Todos los Distritos fueron representados por los talentos que las mujeres desarrollan en  diferentes talleres,  todas fueron destacadas por el gozo y la originalidad de sus presentaciones, pero los distritos de Cienfuegos y Matanzas  fueron especialmente reconocidos por su excelente labor. ?Pudimos escuchar la lectura de los infomes de la directiva, siendo significativo el infome  de estadística, revelándonos que nuestra fraternidad arriba a las 20 222 miembros ¡Gloria a Dios por el trabajo de las promotoras y presidentas!

 Gracias al Señor por la vida de las hermanas Xiomara  y Dayimi  que desde bien temprano en los matutinos nos ministraban la palabra, enfatizando que el propósito de Dios es que su pueblo viva en victoria, que se obtiene primero en lo secreto de su presencia, donde nos lleva a dimensiones espirituales no visibes porque son sobrenaturales.

 Otro momento especial fueron  los talleres impartidos por las hermanas Yoelkis, de Camaguey y la pastora Ania de la Iglesia  Metodista Mariel, con ellas apendimos a través de personajes bíblicos como Jocaed, Ana, María Magdalena y Dorcas; que podemos obtener victoria sobre nuestro destino; sobre lo imposble, sobre nuestro pasado y sobre la muerte, no conformándonos con la situación que nos rodea sino buscando estrategias y confiando en Dios para obtener la victoria, ademas  reconocer que como padres  no criamos hijos sino que construímos templos y que  tenemos que tener visión maestra de los que estamos construyendo ya que Dios nos ha provisto de enseñazas sabias y saludables  a través de su palabra.

 Tuvimos la oportunidad de acercarnos a la mesa del Señor, otro banquete preparado por El, oficiandonos en la comunión la Pastora Noemí de Manajanabo, distrito Central, aconsejándonos que cada día busquemos un encuentro con Jesús, acercándonos a la fuente, y  levantemos manos santas porque el triunfo y la victoria está en la Salvación de Jesucristo.

 En la recta final de este magno evento el Obispo Ricardo Pereira comienza este tiempo ministrándonos a través del himno “Cuán grande es El” dando paso a una poderosa pesencia de Dios, que como un “Manto de Gloria” cubrió nuestras cabezas, tomando el control de nuestras vidas, quebrantando, sanando y dando profecías a muchas hermanas. Luego de este fluir de su Espiritu, con corazones listos para recibir la palabra en Génesis 12:1,  17: 1 y II Corintios 1:20 el Señor nos recueda que El es fiel y que cuando nos promete algo, hace lo que tenga que hacer para cumplir sus promesas;  en el Sí y en el Amén. Si le damos el  primer lugar  El se encargará de nuestras familias poque  ellas están bajo  el cuidado de Dios.

 Las Mujeres Metodistas han entendido lo que dijo el Obispo, que para llegar a Canaán sólo hay que salir contra viento y marea y contra toda dificultad. Esto nos hace victoriosas en Dios;  la determinación de levantarnos sobre todo  obstáculo, convencidas de que  Dios pelea por nosotras y ya nos ha dado la Victoria.

 Los meses vacacionales en Cuba se convierten en la opción perfecta para que jóvenes y adolescentes visiten el campamento Canaán. De extremo a extremo de la Isla se dan cita, jóvenes que solamente son movidos por el hambre de la presencia de Dios.??Cada campamento fue una experiencia extraordinaria. Más de 800 secundarios dejaron a un lado las diversiones del verano para juntos como Samuel responder a Dios: Henos aquí Señor, habla que tus siervos escuchan! Una noche de vigilia al calor de la fogata conquisto el mismo corazón de Dios. Niños tirados de rodillas, gimiendo en el Espíritu por un toque del cielo arrancaron del mismo trono el Soplo del Omnipresente. El último día el Obispo acudió al campamento acompañado por un grupo de pastores para ministrar la Palabra de Dios.

 Era impactante como la presencia trataba con sus vidas; rendidos caían sobre sus rodillas, hablando en nuevas lenguas y haciendo un compromiso de santidad, lloraban abrazados los unos a los otros. Al final, sobre los 50 secundarios hicieron un compromiso con el Señor de servirle y prepararse para ser los futuros pastores.??De igual forma más de 1600 jóvenes acudieron en la forma sucesiva de dos eventos, agrupando así los distintos distritos de la Isla. Indistintamente las experiencias fueron incontables. El presidente nacional de los jóvenes contaba: “Había un grupo de jóvenes el otro día reunidos en un albergue, estaban orando y adoraban a Dios. La gloria se derramo sorprendentemente, de pronto el mismo viento de pentecostés penetro el lugar. Todos cayeron, unos estaban llorando, otros hablaban en lenguas; y otros que acudían al albergue al escuchar que algo estaba sucediendo, eran tocados y contagiados por la misma experiencia de gloria”. Muchos hicieron compromiso de prepararse para servir al Señor en su Viña en las áreas de pastorado y misiones.

 Talleres y ministraciones se sucedieron en ambos campamentos, sazonando las mañanas y tardes con el conocimiento de la Palabra. “Tiempo Nuevo”, el grupo de jóvenes que dirige la noche de juegos bíblicos de karaokes, de participaciones y celebración esta vez sorprendió a ambos campamentos con una noche de júbilo que unió a muchos para reír y alegrarse en el Señor.??A cargo del Obispo estuvo la clausura de ambos campamentos, tiempos inolvidables para cada joven; estampidas de gloria asaltaban el templo, jóvenes abrazados o regados por todo el suelo gemían por más de su presencia. La nueva generación de la Iglesia Metodista Cubana se levanta con más hambre y sed de su presencia, retados por el compromiso de ser los herederos de una grey que arde en las llamas del Espíritu.

 Arisbel Luna

 Conferencia General se convierte en auditorio de milagros

 By imecu – Posted on 06 July 2012

[Fuente: http://www.imecu.org/noticia/conferencia-general-se-convierte-en-auditorio-de-milagros%5D

 Este miércoles 27 de junio  pastores y laicos de la Iglesia Metodista en Cuba hacían el acostumbrado peregrinar de cada año hacia el conocido Campamento de Canaán para tener así, durante los próximos tres días, su 89 Conferencia Anual.

 El miércoles y jueves fueron jornadas de arduo trabajo para cada pastor y delegado de las 347 iglesias que integran dicha Denominación. Días donde el gabinete compuesto por los 15 superintendentes de cada uno de los respectivos distritos y dirigidos por el Obispo, sesionaban bajo la dirección del Espíritu Santo para proveer a cada iglesia del “ángel” que las habrá de guiar en este próximo año conferencial.

 El Obispo Ricardo Pereira, de la Iglesia Metodista de Cuba

 El viernes los líderes eclesiásticos rompieron el alba con el sacramento conmemorativo al sacrificio del Señor, La Santa Cena. Momento que fue propicio al compromiso de guiar Su mies a los “buenos pastos”, la sana doctrina de nuestro Señor Jesucristo. Luego de un desayuno tuvo lugar el culto de nombramientos  conferenciales y asignaciones de las respectivas iglesia.

 La ministración  a la que no solo asistieron los pastores y líderes, sino iglesias de los distritos circundantes que vinieron a esperar a sus pastores, se convirtió en una campaña de milagros, muletas eran devueltas al rincón, pues su dueña que antes necesitaba a ambas ahora podía correr y danzar, un niño que fue traído desde Italia con posesión demoniaca recibió liberación  para salir con una sonrisa en sus tiernos labios. La gloria era visible en el rostro de los que gemían y temblaban en el piso porque no tenían fuerzas para sostenerse en pie por el peso de la unción. Así fue como el Espíritu Santo puede convertir una Conferencia General en un auditorio de milagros.

 Arisbel Luna

Conoce tu Biblia 

HNO. GAMALIEL HERNANDEZ LOERA

Noemí, la hija pródiga

 

RUT 1:1-22

 

Noemí, y su esposo Elimelec, tuvieron su romance durante el tiempo en que gobernaban los jueces en Israel, o sea durante un tiempo muy difícil. Y es muy posible que haya sido durante uno de los castigos que Dios envió al pueblo de Israel, por haberse apartado de El, que Noemí y su esposo decidieron ir a otra parte para mejorar su vida económica y socialmente, y criar a sus dos hijos. Ellos vivían en la aldea de Belén.

 En la Biblia se mencionan a dos lugares con el nombre de Belén, y a la Belén de Noemí, se le conoce como Belén de Judá, o Belén Efrata. La otra Belén estaba en la parte norte, y se conoció como Belén de la tribu de Zabulón.  La palabra Belén significa casa del pan. Noemí y su esposo, debido a las circunstancias inestables en que se encontraba Israel, creyeron que la solución para ellos, era dejar la casa del pan, e ir a un lugar, a donde Dios no les indicaba, sino que lo hicieron por su propia  voluntad. Dice  la Biblia: Hay camino que al hombre parece derecho…

 La palabra Noemí significa: placentera, o  la que produce gozo. Y es muy posible que ella, y su esposo, hayan salido de Belén con mucha alegría, y creyendo que iban a gozar mucho, pero estaban dejando la tierra que Dios les había dado por posesión, e iban buscando la comodidad. Ellos no se daban cuenta que Dios les podría proveer de lo necesario, aun dentro de las calamidades en las que se encontraba el país.

 Esta aventura dura diez años para Noemí, quien principió con esposo y dos hijos. Pero al poco tiempo de estar en Los Campos de Moab, a donde habían ido, su esposo murió, lo cual fue un golpe terrible para esta hija de Dios. Sus dos hijos crecen y se enamoran de dos muchachas moabitas. Esto sin duda que trajo otra desilusión para la placentera, para la que producía gozo. Sin duda que tenía que soportar las costumbres y la religión de sus nueras, y pensar que a lo mejor podían, con el tiempo, conducir a sus hijos a adorar a Quemos, ídolo principal de Moab.

 Pero vino otra desgracia más, y es que sus dos hijos murieron. No nos dice la Biblia si Mahlón fue el primero en morir, o fue Quelión, pero llegó un momento en que la viuda Noemí tuvo que sepultar a sus dos hijos varones. Dicen los médicos que el perder a un hijo, es terrible para una madre, pues perder dos, es doblemente terrible.

 Un buen día Noemí se pone a reflexionar en su vida, diez años atrás, cuando aunque pobre, pero gozaba del amor y del calor de su familia, además tenía el cariño y respeto de su esposo que se esforzaba porque su familia tuviera lo necesario, dentro de sus posibilidades. Pero ahora estaba mucho más pobre, pues no tenía ni esposo, ni hijos, y estaba en un país fuera de Israel. Es cierto que entre Belén y los Campos de Moab hay aproximadamente unos 50 kms., pero hacer el viaje a pie, o en algún asno, era toda una aventura para algunas personas, pues la gente no viajaba tanto como en nuestros días, que corremos de aquí para allá, (Daniel 12:4).

 Prepara su camino de regreso, y lo comunica a sus nueras Rut y Orfa, las cuales al principio se ofrecen a irse con ella a Belén de Judá. Pero ella las desanima, y les dice que se regresen a sus familiares y a su religión, pues ellas eran jóvenes, y podían conseguir un buen esposo. Orfa le hace caso, pero Rut no acepta la sugestión de su suegra, y sin conocer a Israel, y sin saber que podría enfrentar problemas de discriminación, decide irse con su suegra, pase lo que pase.

 Cuando Noemí regresa a Belén muchos de sus antiguos amigos y conocidos la recuerdan, y le dan la bienvenida. Pero las palabras de Noemí, en donde confiesa su fracaso, son muy importantes para todos nosotros; ella les dice a sus amigos: No me llaméis Noemí (placentera), sino llamadme Mara (amargura); porque en grande amargura me ha puesto el Todopoderoso. Yo me fui llena, pero Jehová me ha vuelto con las manos vacías.

 Noemí reconoció que su aventura de alejarse de Belén no le trajo riqueza ni bienestar, sino que le trajo más pobreza y desgracias. Pero una cosa en la que no podemos estar de acuerdo, es que  a simple vista Noemí está culpando a Dios de sus desgracias. Y esa es la forma de pensar de muchos cristianos, piensan que Dios los está castigando, cuando en verdad, por nuestra desobediencia o malas decisiones, sufrimos las consecuencias adversas a nuestra vida.

 Noemí es llamada por muchos: La Hija Pródiga del Antiguo Testamento. Regresó defraudada al lugar en donde Dios la había puesto al principio. Pero al menos reconoció que vivir la vida buscando las comodidades temporales, y alejándonos de la casa del pan espiritual, no deja muchos beneficios a nuestra vida. La vida y experiencia de Noemí es una lección muy grande para los hijos de Dios que se alejan de la casa del pan espiritual, por el deseo de mejorar eco-nómica o socialmente. Y cuando pensamos mejorar por nuestros medios, nos encontramos con las manos vacías. Hay unas palabras que leemos en el libro de Proverbios 10:22 que dicen; la bendición de Jehová es la que enriquece, y no añade tristeza con ella.  Con el tiempo Noemí pudo asesorar a su nuera Rut, a quien ella quería mucho, como a una verdadera hija, para que se casara con uno de los hombres más importantes de la aldea de Belén, llamado Booz.

 El hogar de Noemí y Rut, que formaron en Belén, se convirtió  en un lugar de luz y esperanza, pues la joven   Rut estuvo en boca de muchas vecinas y vecinos. Vieron cómo esta mujer amaba mucho a su suegra, y no sólo eso sino que también la respetaba, y nada hacía que no lo consultara con Noemí; que aunque Mahlón, primer esposo de Rut ya había muerto, ésta seguía respetando y recibiendo consejos de Noemí.

 Noemí, después de haber perdido a sus dos hijos, y creyendo que Dios la había olvidado,  recibió una alegría que nunca se imaginaba. Después de haberse arrepentido, y vuelto a su hogar, Dios le permite vivir con  Rut como si ella fuera la hija que no tuvo; y cuando ella se casa con Booz, y tienen un hijo, dice la Biblia: y tomando Noemí el hijo (de Rut) lo puso en su regazo, y fue su aya, Cuando nos hemos extraviado del camino del Señor, pero tenemos el valor de reconocerlo y regresar, pidiendo perdón, hay un caudal de bendiciones esperándonos.

 Cuestionario:

1.- Toda la historia del libro de Rut sucedió durante el tiempo que en Israel _________________________________________________________________

2.- Hay en la Biblia dos lugares con el nombre de Belén, uno es de Judá, y el otro _______________________________. Belén quiere decir __________________

3.- El nombre de Noemí quiere decir __________________ o ________________ y su esposo fue ____________________.

4.- Pensando mejorar sus vidas, Noemí y su esposo con sus dos hijos Mahlón y Quelión se fueron  __________________________________________________

5.- En los diez años que estuvieron en los campos de Moab murió _______________________ y también murieron sus ____________________

6.- Noemí planeó volver a Belén, y lo comunicó a sus dos nueras. Viudas de sus hijos _______  y _____________. De pronto las nueras ____________________

7.- Noemí desanimó a sus nueras de irse con ella, y _____________________ la escuchó, pero para ________________ no hubo razón alguna que la separara de ________________

8.- Cuando Noemí regresa a Belén los vecinos le dan la bienvenida, pero ella les dice que no la llamen _______________, sino que la llamen Mara, que quiere decir ______________

9.- Noemí reconoció que el alejarse del lugar en donde Dios la tenía, no le trajo riqueza sino ______________________________________________________

10.- Noemí tuvo todo el cariño de su ex nuera ____________ a quien todos en el pueblo admiraban, y ésta se casó con un pariente de Noemí llamado _________

11.- Rut tuvo un hijo llamado _______________ y Noemí fue su _____________

Disciplina de la IMMAR

Continuamos con la publicación, en seis partes, de la Disciplina de nuestra Iglesia.

Es nuestro deseo que la Disciplina tenga una más amplia difusión entre el pueblo metodista. Usted puede leerla, imprimirla, o recordar que en la Sección de “Números anteriores”, a partir del número 49, y hasta el número 56 de El Evangelista Mexicano, puede consultarla en cualquier tiempo, vía internet.

disc. 2a parte,legislac.

Himnología 

Himno de la Reforma

Castillo fuerte es nuestro Dios,

el canto de Lutero 

La copia más antigua impresa del himno compuesto por Martín Lutero. (Museo de Wittenberg) 

 

En cada conmemoración del Día de la Reforma se entona este himno, el más conocido de los 37 compuestos por el reformador alemán.

 

31 DE OCTUBRE DE 2012, ESPAÑA.- En las conmemoraciones del Día de la Reforma que se realizan por todo el mundo suele ser habitual que la congregación cante uno de los himnos compuestos por Martín Lutero. Se trata de Castillo Fuerte es Nuestro Dios, una melodiosa marcha de cuatro estrofas que se hizo muy popular entre la gente del siglo XVI.

 Lutero, desde niño, fue un apasionado de la música.  Tocaba el laúd y solía apartar tiempo cada día para interpretar melodías con este instrumento de cuerda y cantar.

 Ya como monje franciscano, Lutero no abandona su gusto por la música.  Se declara admirador de los textos de los salmos, algo que luego se verá reflejado en sus composiciones.  El dijo que la música era un “don y una gracia de Dios y esto podía hacer huir a Satanás y hacer que el hombre olvidara todo enojo”.

 En los primeros pasos de la Reforma, sus canciones fueron más populares que sus escritos. La intención de Lutero era que los himnos sirvieran para que las personas pudiesen alabar juntas a Dios en su propia lengua, ya que en aquella época la parte del canto se reservaba a los clérigos y solía interpretarse en latín.

 PRIMER HIMNARIO POPULAR

 Tan sólo ocho años después de la redacción de las 95 Tesis, Lutero daría forma al primer himnario evangélico o protestante, que fue publicado en su ciudad, Wittenberg, en 1524. Constaba de 8 himnos, 4 de ellos escritos por Lutero.

 Las personas no tuvieron demasiadas dificultades para aprender las canciones de Lutero, que utilizaba variaciones de melodías populares para sus himnos. Eso facilitó que muchas personas fueran capaces de cantar los himnos compuestos por Lutero en poco tiempo. De alguna forma, el reformador también  fue de los primeros en fomentar el canto congregacional, tan habitual hoy en las iglesias evangélicas.

 Lutero dijo una vez:  “Me he convencido tan plenamente del valor del canto en el ministerio cristiano que ahora no permitiría que nadie predicara ni enseñara al pueblo de Dios si no reconoce y practica el poder de los cantos sagrados.  Creo que el Diablo, el autor de ansiedades pesarosas y turbulentas desgracias, huye ante el sonido de la música sagrada casi tanto como ante la misma Palabra de Dios”.

 Sus numerosos enemigos muchas veces se lamentaban: “Estos pobres alemanes se están introduciendo, con sus cánticos, en las terribles doctrinas de Lutero, y  sus himnos están destruyendo más almas que todos sus sermones y escritos juntos”.

 DIOS, AMPARO Y FORTALEZA

 En su vida , Lutero compuso 37 himnos, de los cuales el más conocido es “Castillo Fuerte es Nuestro Dios”. El himno está basado inicialmente en el Salmo 46.  Su mensaje de seguridad en Dios ante el acoso del enemigo hizo que fuese muy utilizado en las guerras de religión que sucedieron a la Reforma.

 Cuando más lo inquietaban las luchas espirituales, Martín Lutero acudía a este salmo, una de sus porciones favoritas de las Escrituras.  Estas palabras se convirtieron en su fuente de ayuda y aliento diario: “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto no temeremos, aunque la tierra sea removida, y se traspasen los montes al corazón del mar, aunque bramen y se turben sus aguas, y tiemblen los montes a causa de su braveza. Jehová de los ejércitos está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob” (Salmo 46:1-3, 11).

 Lutero fue tan alentado por estas palabras que escribió un himno basado en ese texto. También adaptó para esas líneas una melodía conocida y estas verdades musicales se convirtieron en el gran lema del pueblo alemán.

 En español, la traducción más popular es la que realizó en el siglo XIX  Juan B. Cabrera.  El himno dice así:

     Castillo fuerte es nuestro Dios;

Defensa y buen escudo.

Con su poder nos librará

En este trance agudo.

Con furia y con afán

Acósanos Satán

Por armas deja ver

Astucia y gran poder;

Cual él no hay en la tierra.

    Luchar aquí sin el Señor,

cuán vano hubiera sido.

Mas por nosotros pugnará

de Dios el Escogido.

¿Sabéis quién es? Jesús,

el que venció en la cruz;

Señor de Sabaoth,

omnipotente Dios,

él triunfa en la batalla.

    Aun cuando estén demonios mil

prontos a devorarnos,

no temeremos, porque Dios

vendrá a defendernos.

Que muestre su vigor

Satán, y su furor;

dañamos no podrá,

pues condenado está

por la Palabra santa.

    Sin destruir la dejará,

aunque mal de su grado:

es la Palabra del Señor

que lucha a nuestro lado.

Que lleven con furor

los bienes, vida, honor,

los hijos, la mujer,

todo ha de perecer;

de Dios el reino queda.

 Editado por: Protestante Digital 2012

Intolerancia religiosa 

Encuesta nacional de Conapred

La discriminación religiosa en México persiste y puede crecer  

 

Los mexicanos aceptan la creciente pluralidad religiosa, pero la ven un peligro, sin reconocer a los “no católicos” como “iguales en derechos y dignidad”.

 

31 DE OCTUBRE DE 2012, MÉXICO.- En México hay cada vez mayor diversidad religiosa, pero también más resistencia a aceptar a quienes no profesan la creencia de la mayoría, según los resultados de la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México 2010 realizada por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

 La presentación se desarrolló este pasado martes, y el estudio fue realizado del 14 de octubre al 23 de noviembre de 2010. En el acto se explicó como cambio reseñable que actualmente  en México una de cada 5 personas ya no profesa la religión predominante, el catolicismo. Y un 5% de la población no profesa ningún tipo de religión.

El presidente de Conapred, Ricardo Bucio, refirió que, basándose en el estudio, existe un proceso de reconocimiento cada vez mayor del país de la realidad de su diversidad religiosa, y ya no se percibe como el México de los años 50. Pero según los datos del estudio en México aún hay intolerancia religiosa y tiende a crecer, aunque la relación de la sociedad con las creencias ha ido modificándose, aseguró Ricardo Bucio.

  La terrible conclusión de la encuesta es que se reconocen la diversidad religiosa y los derechos de los demás, pero “no nos reconocemos iguales en derechos ni en dignidad”.  México, expuso, no tiene incentivos para la igualdad, “cree que le conviene superar atrasos, disminuir la pobreza, la inseguridad pública, pero no caminar hacia la igualdad”.

 Lo positivo es que este reconocimiento de los derechos propios y ajenos aún “no estaba instalado hace una década”  en circunstancias, “como condiciones de identidad, edad y fe religiosa”. Pero en la actualidad pese a que se reconocen esos derechos, “asumimos que la diversidad es una amenaza para la cuestión social, y no es una riqueza social”.

  Por ello, explicó, aunque existe un marco legal para las asociaciones religiosas, no se ha combatido la discriminación sobre todo al seno de las asociaciones sociales y comunitarias.

 Ya no se desconoce el marco jurídico, pero hay dificultad de vecinos y escuelas para aceptar a quienes no tienen la creencia religiosa de la mayoría”, dijo, algo que se ve en las decisiones que toman incluso los funcionarios.

 INTOLERANCIA CON LOS “NO CATÓLICOS”

 Las minorías religiosas son las que debido a la intolerancia en sus comunidades enfrentan más dificultades para integrarse con sus vecinos, asociaciones y en sus escuelas, denunció Bucio.

 Una de cada cuatro personas pertenecientes a alguna religión distinta a la católica ha sentido que sus derechos no han sido respetados por sus creencias religiosas . “Mientras 78% de la población del país dice nunca haber sido objeto de discriminación por motivos religiosos, el porcentaje desciende a 68% entre quienes profesan una religión diferente a la católica”, según la encuesta cuyo margen máximo de error de ± 1.1 puntos porcentuales.

 UN MÉXICO LEGALMENTE LAICO

 Sin embargo, México tiene ventaja respecto a la mayoría de los países de América Latina, al existir desde hace 150 años la división de Estado-Iglesia, “donde el laicismo es un valor de la democracia y el sistema político mexicano”.

 Empero, consideró que aún se piensa que laicismo implica la negación de lo religioso, cuando en realidad es que a partir de esto último se tomen decisiones políticas, “el laicismo es para garantizar que las personas puedan tener sus propias creencias” .

 Una de las conclusiones de la encuesta, realizada cara a cara a 52,095 personas, es que “si México se afirma como pluralmente religioso, se tiene una responsabilidad compartida entre los profesantes de cualquier credo, Iglesia, espiritualidad y aun entre los no creyentes, en tanto que todas las personas, como ciudadanos y ciudadanas, compartimos los mismos derechos y las responsabilidades en la construcción de una sociedad más justa y fraterna”.

 LA ENCUESTA REALIZADA

 Respecto a la encuesta nacional 2010, refirió que es la segunda que se realiza en el país; la primera se llevó a cabo en 2005, y ayudó “a darnos cuenta que sí existía la discriminación, dicha por la ciudadanía, no sólo vista en los hechos”.

 Refirió que la encuesta 2010 amplió 10 veces el tamaño de la primera, con 4 percepciones generales y conclusivas: Existe un proceso de reconocimiento cada vez mayor en México de su diversidad.

 Ello se nota en el reconocimiento de su pluralidad lingüística y cultural, de las diferentes confesiones y asociaciones religiosas, preferencias sexuales, lenguas indígenas, derechos de las mujeres, con los cambios legales registrados en los 90.

 Fuentes: Notimex            Editado por: Protestante Digital 2012

Noticias internacionales 

Cumbre en Panamá, 16-20 de octubre

Alianzas Evangélicas de Iberoamérica acuerdan agenda común  

 

Las Alianzas Evangélicas de dieciséis países se proponen fortalecer la representación evangélica en el continente y defender los valores del evangelio y la centralidad de la Biblia.

 

29 DE OCTUBRE DE 2012, PANAMÁ.- La Ciudad de Panamá albergó un histórico encuentro entre las Alianzas Evangélicas de Iberoamérica. Presidentes y Directivos representando a diecisiete entidades nacionales acudieron, convocados por el Foro Iberoamericano de Diálogo Evangélico (FIDE), a fin de desarrollar una agenda trascendente relacionada con la iglesia evangélica y las Alianzas nacionales en los países participantes.

 Desde FIDE informan a través de un comunicado que “en todo momento prevaleció un clima de acuerdo y consenso en medio de una representatividad evangélica latina de orden histórico”.

 Durante las jornadas,  se alcanzaron acuerdos entre los representantes de las entidades, con base en el “fortalecimiento de la Voz del pueblo evangélico en la Región”, y el ejercicio de la “representación de la Iglesia Evangélica Latina Iberoamericana con sustento en los valores del evangelio de Jesucristo y la centralidad de la Palabra de Dios, la Biblia”.

 Para el alcance de dichos acuerdos, los participantes determinaron la creación de un  Comité de Facilitación , con la coordinación de  Jorge Taberna  de Uruguay, e integrado por los pastores  Rubén Proietti  de Argentina, Estuardo López de Ecuador,  Juan Luis Calvo Calderón  de Costa Rica y  Agustín Aguilera  de Bolivia.

 Asimismo, se creó una  Coordinadora de Comunicaciones  bajo la responsabilidad de  Gastón Bruno  de Argentina y  Jorge Cervantes  de El Salvador.

 Por último, en torno a los institutos creados para coordinar las acciones, se conformó un  Consejo de Investigación y Posicionamiento  integrado por  Samuel Olson  de Venezuela,  Alfred Neufeld  de Paraguay,  Alfredo Mora  de Costa Rica,  Wilson Costa  de Brasil,  Cirilo Cruz  de México y  Rubén Proietti  de Argentina.

 COOPERACIÓN CON ALIANZA EVANGÉLICA MUNDIAL

 Por su parte, con los Delegados de la Alianza Evangélica Mundial, encabezados por su Secretario General Adjunto  Gordon Showell-Rogers  se trataron temas relativos al Desarrollo, Participación y Fortalecimiento de las relaciones y cooperación entre ambas Organizaciones, WEA y FIDE. Se trabajó también en función del análisis de temas relevantes y estratégicos de la Región sugeridos para su inclusión en el diseño de la Agenda de la próxima Asamblea Mundial de la WEA en el 2014.

 Con los representantes Latinos en EEUU, y con la finalidad de construir un espacio de cooperación y enriquecimiento entre dicha Red y FIDE se programó una jornada completa para hacer un inventario de realidades y potencialidades que en ambos contextos mantienen.

 Finalmente,  la cumbre de Panamá finalizo con una Declaración consensuada por todos los representantes.  En ella destaca el compromiso de los firmantes de reconocer su lugar en la sociedad e involucrarse en su problemática, con la perspectiva de aportar soluciones y no sólo posicionarse de forma reactiva. Asuntos como el empleo digno, la pobreza o la libertad religiosa entran en la agenda que las Alianzas quieren afrontar unidas a partir de la declaración.

 DECLARACIÓN DE PANAMÁ

(Se reproduce la declaración en su totalidad:)

 Las Alianzas Evangélicas de América Latina, con la presencia de la Alianza Evangélica Mundial, WEA (por sus siglas en inglés), representadas por los presidentes o delegados enviados a tal efecto, reunidos en la Ciudad de Panamá, durante la Asamblea del Foro Iberoamericano de Diálogo Evangélico (FIDE) del 17 al 20 de octubre del 2012, declaramos:

 Considerando:

 1. La situación de violencia regional y los grandes retos que enfrentan la sociedad y la Iglesia, que nos demandan una presencia orientadora y acciones transformadoras;

2. La suplantación de los valores del Evangelio por valores contrarios al Reino de Dios, que han puesto en peligro la institución de la familia y la Iglesia de Cristo;

3. Los grandes desafíos que nos plantea la relación entre la Iglesia, el Estado y la sociedad y la participación activa del pueblo de Dios en temas sociales, políticos y económicos;

4. La necesidad de reforzar y dar a conocer la identidad cristiana evangélica que poseemos y revisando críticamente cuál ha sido el impacto y pertinencia de nuestra Iglesia Evangélica en la región;

5. El crecimiento, pero también la capacidad de impactar que tenemos como Iglesia de Cristo, y convencidos de querer ser una Iglesia propositiva y no reactiva ante el contexto regional y nacional;

6. La necesidad de buscar y sembrar siempre señales de unidad que nos permita seguir con el dialogo, el conocimiento mutuo, el acompañamiento fraterno y la solidaridad determinante;

7. Que vemos con dolor cómo la sociedad de la región sufre la pobreza y la privación de oportunidades de educación, acceso a la salud, el pan de todos los días y la oportunidad de empleo digno;

8. La necesidad de una capacidad operativa y estratégica que nos permita cumplir con nuestra razón de ser, con la visión que Dios nos ha dado para la región y con los anhelos de los miembros de las Alianzas Evangélicas de los países;

 Declaramos que:

 1. Nos comprometemos a continuar trabajando en pro de una unidad que nos potencie hacia una mayor pertinencia y un mejoramiento del impacto de la Iglesia Evangélica en la región;

2. Hemos acordado reunirnos, para la próxima Asamblea, en noviembre del 2013, Dios mediante, en la ciudad de Asunción del Paraguay para aprobar la direccionalidad estratégica, y las líneas de trabajo del futuro de nuestra organización.

3. Prepararemos con responsabilidad una agenda regional de trabajo que nos guíe e inspire a estar cada vez más cerca unos de otros, y además nos permita ser cada día más pertinentes a las necesidades de la Iglesia Evangélica en los diferentes países.

4. Comunicaremos y compartiremos nuestra visión de trabajo, nuestras actividades, y nuestras reflexiones para la Gloria de Dios.

5. Queremos estar preparados para elevar y manifestar nuestras propuestas y demandas para la Asamblea de la Alianza Evangélica Mundial que se efectuará en octubre del 2014 en la ciudad de Seúl, Corea.

6. Reafirmamos nuestro espíritu común por la unidad, el diálogo, la solidaridad y la acción efectiva evangélica en la región, y nos proponemos madurar nuestra capacidad operativa buscando reforzar profundamente estos valores para el desarrollo de la Iglesia.

7. Además, manifestamos nuestro apoyo irrestricto al trabajo tesonero y que con amor y dedicación ofrecen las Alianzas Evangélicas Nacionales para sus miembros y sus países en la proclamación del Evangelio de Jesucristo, por lo que exigimos el respeto de los Estados y la sociedad a la integridad, la libertad e igualdad religiosa que por derecho les corresponde a nuestras representadas.

8. No permitiremos que nuestras Alianzas, Consejos y Confraternidades, ni sus miembros sean amenazados o atacados de ninguna forma porque esto se considerará una ofensa al Evangelio y a todas las alianzas y miembros de la iglesia evangélica de la región.

 Firman en la Ciudad de Panamá, el día viernes 19 de octubre del 2012, los Representantes de las Alianzas Evangélicas de los siguientes países:Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela.

 El encuentro tuvo la participación de representantes de la Alianza Mundial Evangélica (WEA, por sus siglas en ingles), y las siguientes alianzas de Iberoamérica: ACIERA (Argentina) – ANDEB (Bolivia) – Alianza Evangélica de Brasil – Mesa Ampliada de Chile – CEDECOL (Colombia) – Alianza Evangélica de Costa Rica – Confraternidad Evangélica de Ecuador – Alianza Evangélica de Guatemala – Confraternidad Evangélica de Honduras – Alianza Evangélica de Panamá – ACIEP (Paraguay) – CONEP (Perú) – Alianza Evangélica de El Salvador – CONEMEX (México) – CREU (Uruguay) – Alianza Evangélica de Venezuela – NaLEC y Esperanza (de Redes de Hispanos en EE.UU.).

Fuentes: FIDE          Editado por: Protestante Digital 2012

 

Camellos, caballos y bicicletas para llevar el evangelio  

 

Para los misioneros, tener el medio de transporte adecuado es una de las herramientas más valiosas para cumplir con la misión.

 

27 DE OCTUBRE DE 2012, ESPAÑA.- “¿Podéis ayudarme a comprar un camello?”  La petición de Alim, un misionero que vive en una nación árabe donde la distribución de la Biblia es extremadamente difícil, hasta el punto de poner la vida en peligro, podría parecer extraña.

 Pero para Alim entrar  en algunas zonas del territorio es casi imposible debido al paisaje extremo,  en muchos casos sin caminos adecuados para un vehículo motorizado. Alim expresó a la agencia misionera La Voz de los Mártires su plan. “Si puedo viajar a través del desierto, puedo compartir de Cristo con las personas que nunca han oído hablar de él. Sería difícil sobrevivir un viaje a pie o en un vehículo motorizado.  Pero con un camello, puedo hacer el viaje”, explicó.

 Ahora, Alim tiene un camello gracias a las donaciones realizadas.

 No es novedad que  los cristianos perseguidos encuentren formas singulares para difundir Biblias y predicar en contextos difíciles, en muchos casos poniendo en riesgo sus vidas.  La mejor forma para llegar a algunos de estos lugares puede ser un caballo. Dice la organización La Voz de los Mártires que en Colombia “usan caballos capaces de moverse a gran altitud para llegar a pueblos remotos en la cima de las montañas”.

 Otras veces, el mejor medio de transporte puede ser  una bicicleta. Los pastores de Asia y la India utilizan a menudo unas bicicletas equipadas con sistemas de sonido, lo que les permite compartir no sólo la Biblia sino también llamar la atención con música con mensaje y así compartir el evangelio entre sus vecinos.

 El fundador de la organización que apoya la obra pionera explica que “los misioneros están dispuestos a dar su vida, pero su voluntad sirve de poco si no tienen las herramientas adecuadas para trabajar”. Así, el medio de transporte adecuado puede ser de gran impulso en la labor de la misión. Es por eso que esta organización desarrolla una campaña de recogida de fondos para poder financiar la compra de vehículos adaptados a las necesidades de cada lugar.

 Fuentes: La Voz de los Mártires           Editado por: Protestante Digital 2012

Noticias nacionales 

Día de Gracias

Hoy, 22 de Noviembre de 2012, Día de Gracias para muchos pueblos del mundo, El Evangelista Mexicano se une a las gratitudes a Dios, especialmente por habernos permitido llegar a los primeros CIEN MIL LECTORES ACUMULADOS. Siendo las 14 hrs del día, hora de México, la estadística del blog:  evangelistamexicano.wordpress. com, señaló dicha cifra. Alabado sea el Señor, y nuestro agradecimiento a todos los lectores que eventual o diariamente entran a este portal metodista mexicano. No se diga el reconocimiento a todos nuestros colaboradores que hacen posible la publicación.

Estudios de Teología reconocidos oficialmente.

digno regalo de aniversario

Sandra Salazar, de la UMAD, nos comparte, vía Facebook, la noticia de que ha comenzado una nueva historia para la iglesia evangélica latinoamericana y en especial la mexicana, por la gran noticia del reconocimiento de validez oficial  por parte de la Secretaría de Educación Pública Federal, a estudios teológicos de la UMAD, la nota dice así:

 Estimados Consiervos (as):

 Me es grato informar a ustedes que el día de ayer (13 de noviembre) nos fue entregado el oficio en donde se nos informa que la Licenciatura en Teología, de la UMAD ha sido reconocida e incorporada al Sistema Educativo Nacional por la SEP Federal con el acuerdo sobre el registro de validez oficial de estudios número 20121972.

 Damos gracias a Dios porque ahora contamos con un programa de Teología con reconocimiento de validez oficial de estudios para nuestra institución.

 La UMAD  continúa invitando a seminarios evangélicos que deseen integrarse al proyecto, a fin de hacer extensiva esta bendición.

Con gratitud y alabanza a nuestro Dios por este logro alcanzado.

 (Hasta aquí el mensaje de Sandra Salazar, a quien agradecemos la nota).

 Entrevistamos al Dr. David Enrique Pérez Cisneros, responsable de la Coordinación de Teología de la Universidad Madero (Camino Real a Cholula 4212

Puebla, México. Correo-e: david@umad.mx  Tel. (01222) 141-5959 ext. 152) a fin de conocer más detalles acerca del programa.

 Nos participa que ésta es, en Puebla, la primera carrera oficial, de corte evangélico que es reconocida por autoridades educativas de la Federación y que la UMAD celebrará convenios con Seminarios evangélicos a fin de iniciar la inscripción de los primeros alumnos, inclusive, si se desea, a partir de este ciclo escolar 2012-2013, ya que la vigencia del acuerdo es a partir del 13 de Abril de 2011, fecha en que fue solicitada la incorporación de estudios.

 Hay cerca de once seminarios interesados en participar en este plan de estos estudios cuya elaboración llevó más de un año.

 Las personas que trabajaron durante este período han sido los pastores Luis y Soraya de Rodríguez, de la Iglesia Torre Fuerte, el Dr. Sergio Díaz y el propio Dr. David E. Pérez, actual coordinador del programa.

La IMMAR, Templo” La Santísima Trinidad”

En San Felipe Teotlalcingo Puebla, CASE,  invita a pastores y sus familias a que asistan a el convivio navideño que las Sociedades Misioneras Femeniles organizan como reconocimiento a su labor y el ministerio que Dios ha puesto en sus vidas. La cita es el día 1 de Diciembre

 Patrulla Salvacionista

  75 años sirviendo

 El movimiento internacional que actualmente se conoce bajo el nombre de “Ejército de Salvación” fue comenzado en 1865 por William Booth y su esposa Catherine en el Este de Londres, Inglaterra.  Movidos por su  compasión por las multitudes que estaban fuera del círculo de la sociedad pudiente y honorable de ese entonces, William Booth se propuso descubrir  – para citar una frase que él mismo utilizaba a menudo – “cómo llegar a las masas más necesitadas”.

En el año 1878, con una repentina inspiración, William Booth expresó que la “Misión Cristiana” es un “Ejército de Salvación”. Este nombre cautivó la imaginación de sus colaboradores y, consecuentemente, en la estructura de la organización comenzó a adoptarse una serie de pautas de tipo militar “al estilo, aunque no es imitación de una fuerza militar”, según explicación dada por William Booth en un Congreso de 1904.

Su primera extensión desde la capital inglesa fue hacia la región de Gales y luego hacia Escocia e Irlanda en 1880. Al fin de esa década ya se había establecido en casi toda Europa.

¡EN MEXICO ESTAN CUMPLIENDO 75 AÑOS!

En México inició en 1937 de una manera semejante; ya que fue un joven mexicano llamado Alejandro Guzmán, quien queriendo poner en práctica el amor cristiano buscó la forma de ayudar a la gente en mayor desgracia; así que organizando una “Patrulla Salvacionista” -como inicialmente se llamó- se dio a la tarea de ayudar en la Colonia Morelos y otras aledañas del Distrito Federal, a borrachitos, madres desamparadas y niños pobres que vivían ahí mismo, brindó alimentos a los hambrientos y abrió servicio de baños públicos, todo enfocado a las necesidades del momento.

De entonces a la fecha, no se ha dejado de ayudar a quienes se encuentran en situaciones menos favorables;  ahora, a lo largo y ancho de la República Mexicana cuentan con:

  • 20 Hogares de Niños
  • 19 Comedores Infantiles
  • 13 Guarderías
  • 4 Dormitorios para Hombres
  • 2 Asilos de Ancianos
  • 1 Clínica de Salud Mental

Visitan a enfermos en los Hospitales, a presos en las Cárceles, ancianitos en los Asilos, ayudan a niños de la Calle, brindan ayuda de Emergencia por los desastres naturales y cuentan con bastos Programas de Desarrollo en cada uno de sus Centros de Ayuda.

Hoy en día los miembros del Ejército de Salvación pertenecen  a todos los niveles de la sociedad y constituyen una parte integral de esta fraternidad universal de amor y protección hacia las clases mas necesitadas en los 117 países donde actualmente tenemos presencia.

Su membresía está compuesta por Oficiales (Clérigos), Soldados y Adherentes (Laicos), miembros de variedad y voluntarios, que sirven como consejeros, asociados o participantes comprometidos en sus funciones de servicio a OTROS

Programa Anual de actividades

En este número encontrará usted el programa de la IMMAR para el año 2013, en la sección que lleva el mismo nombre,  que nos fue enviado por el responsable nacional de Programa, Dr. Rafael Murillo, el cual agradecemos.

Pastoral 

Estimado compañero del camino.

No dudo que más de una vez, hayas tenido que discutir acerca del cuerpo y del alma. Que algún laico, con su clásica terquedad te haya acorralado, a grado de tener que decirle. “si quiere, eso lo vemos después”. Pues bien, te envío este interesante documento que puede servir para tu personal reflexión. Hago votos, para que te resulte de utilidad. Monseñor Arrupe, tiene un interesante libro, en donde desnuda a la Iglesia Católica Apostólica y Romana, en donde, en mi personal criterio se convierte en un moderno Lutero.

La problemática cuerpo-alma en teología

 

Es evidente que la fe cristiana entraña la fe en la vida eterna. Así lo profesamos en el último artículo del credo. Y lo proclamamos repetidamente en la lectura del Evangelio: «No es Dios de muertos, sino de vivos, pues para él todos viven» (Lc 20,38). No hay duda de que la concepción del ser humano como compuesto de cuerpo y alma, además de explicar por qué hay algunas operaciones suyas que se atribuyen al cuerpo y, otras que, al no poderse atribuir al cuerpo -pensamiento, conciencia, libertad- se asignan al alma, se ajusta a los datos de la fe. Pero ¿es ésta la única teoría capaz de dar razón de lo que profesamos en nuestra fe? El autor del presente artículo recuerda que la concepción del ser humano como compuesto de cuerpo y alma no encaja en la antropología bíblica y hunde sus raíces en la filosofía griega.

 El dualismo platónico -cuerpo y alma como substancias completas y enfrentadas- y el hilemorfismo aristotélico -cuerpo y alma como substancias incompletas formando una unidad- tuvieron su continuidad en el pensamiento cristiano con el agustinismo y el tomismo respectivamente. Y es así como se hizo tradicional y penetró en la liturgia y en la vida de piedad del pueblo cristiano. El presente artículo afirma que la teoría cuerpo-alma no es la única que da razón de los datos de la fe. La antropología bíblica nos abriría el camino a una comprensión más profunda y satisfactoria de nuestra fe en la vida eterna.

 Die Leib-Seele-Problematik in der Theologie, Stimmen der Zeit 218 (2000) 673-687 El problema cuerpo-alma es sincrónico con la hominización. Más concretamente: con la experiencia original de la muerte y del más allá, que, si para los etnólogos constituye uno de los primeros datos de la hominización, también lo son de la religión -sepelio y culto de los muertos- Antes de la muerte se da un cuerpo + X; en la muerte se separan de algún modo cuerpo y X, quedando únicamente cuerpo – X. Si se da un más allá, sólo puede darse para este X que nosotros llamamos alma, en alemán se denomina Seele o “perteneciente al mar ” ( See: morada de los difuntos) y en latín anima.

 En el año 45 a.C., Marco Tulio Cicerón concluía así la discusión sobre este término: “acerca de qué es en realidad el alma, dónde está y de dónde viene, no se está en absoluto de acuerdo”. Unos veinte siglos más tarde podría volver a formular esta frase con más razón aún, ya que bajo este concepto subyace toda la antropología. El problema cuerpo-alma será asimismo un tema fundamental de la teología cristiana, la religión del Verbo humanado y de la divinización del ser humano, pero no ciertamente desde sus comienzos y a partir de las fuentes primitivas. De hecho, lo que le da impulso a la temática cuerpo-alma es el dualismo antropológico que se basa en el análisis de la evidencia de la muerte: “el ser humano = cuerpo + alma”. Por el contrario, el pensamiento hebreo, formulado en el Primer Testamento, considera al hombre de modo sintético, reconociéndolo así antropológicamente como un ser múltiple en la unidad. La Biblia distingue entre nefes (aliento, vida, sujeto de la vida corporal y de los deseos), ruach (la realidad espiritual del hombre), basar (transitoriedad de la creatura) y leb (libertad personal de decisión). Pero estas realidades son simples aspectos del ser humano, grandiosa unidad global basada en ser imagen de Dios, realizada en el varón y la mujer, y que no es nefes + ruach + basar + leb, sino imagen de su creador como nefes, ruach, basar y leb. El Segundo Testamento radicaliza esta concepción por el hecho de que Jesucristo es la imagen original de Dios. El ser humano es, pues, la imagen de esta imagen de Dios.

 El acuerdo entre la teología cristiana y el antiguo pensamiento griego fue relegando al olvido la antropología inicial. La espiritualidad y el dualismo antropológico del pensamiento platónico y neoplatónico fascinó la devoción de los Padres. Cuerpo y alma ya no eran componentes equivalentes; se comportaban más bien como el carcelero respecto al encarcelado. La única aspiración de éste es la libertad: liberarse del cuerpo se convirtió en la gran aspiración del individuo. La antropología se escatologizó y la escatología se convirtió en patrimonio exclusivo del alma.

 Gracias a la cristología, la teología cristiana no aceptó este segundo aserto, incluyendo en su fórmula de fe la resurrección de la carne. En cambio, el primer aserto se impuso sin dificultad hasta fines del siglo XX, cuando la dogmática desglosó un tratado específico de Antropología teológica. Hasta entonces se lo estudiaba en la teología de la creación o en la escatología, en un esquema bipartito: 1. Después de la muerte el alma sobrevive, ya que es inmortal, mientras el cuerpo se descompone. 2. En el juicio final el cuerpo resucita y se une al alma. Esto llevó a establecer un estado intermedio para el alma sin cuerpo, en espera del destino definitivo. Pero, no obstante esta corrección, Platón había triunfado. La revisión de Tomás de Aquino, que ve en el alma y el cuerpo dos principios de la realidad “hombre”, pasó sin pena ni gloria y lo mismo ocurrió al secularizarse la antropología a principios del modernismo. Descartes dividió el ser humano en res cogitans (realidad pensante) y res extensa (realidad extensa) y esta visión perduró hasta el monismo materialista, para el que únicamente existe el cuerpo, mera materia, mientras el alma es un epifenómeno suyo. La discusión reciente sigue a este nivel. No se preocupa de cuestiones metafísicas, sino psico-fisiológicas, es decir de la relación entre psique y physis.

 ¿Y la teología cristiana? Sigue anclada en su esquema mental. La pregunta por el hombre se concentra en qué ocurre después de su muerte. Desde mediados del siglo XX, los ataques de la crítica llevaron a un nuevo lema: resurrección en la muerte. Al morir, el ser humano fallece totalmente -alma y cuerpo-, superando así el platonismo. Pero es resucitado por Dios en su integridad -con cuerpo y alma- en un nuevo modo de ser. Veamos las consecuencias que esto implica.

 Competencia de la teología

 El nuevo esquema interpretativo suscita un sinfín de interrogantes. Sin embargo, el principal objetivo de la labor teológica no puede ser “asegurar la fe de la gente”, como recordaba J.Ratzinger en el contexto de la escatología. Pero en 1977 él rechazó la tesis de la resurrección del hombre integral en la muerte (con la consiguiente vuelta al dualismo) para acabar con una mentalidad que deja la predicación sin palabra. La misma preocupación muestra el documento Recentiores episcoporum synodi que en 1979 insiste en la existencia de un estado intermedio así como en el término alma, consagrado por el uso en las Sagradas Escrituras y la tradición; y, aunque la Congregación de la Fe reconoce la amplia polisemia bíblica de este vocablo, declara que no existe razón convincente para desecharlo, ya que, para la conservación de la fe, es indispensable un verbale instrumentum, un instrumento terminológico adecuado. También el Catecismo de la Iglesia Católica de 1992, nº 362 al 368, sigue la antropología griega.

 Es de alabar el deseo de regular el lenguaje. La Iglesia lo necesita como toda sociedad. Pero el lenguaje cambia. Términos usuales entendidos por todos de modo más o menos unívoco, se van haciendo disonantes, inexpresivos, de doble sentido y por fin ininteligibles. Puede que en su destino histórico tomen un “matiz” característico y exclusivo. Esto es precisamente lo que ha ocurrido con los términos cuerpo y alma, que hoy se entienden de modo totalmente distinto en las ciencias humanas. Aunque consciente de ello, la teología científica debe insistir en que su competencia peculiar es la valoración de la Palabra de Dios conforme a las fuentes de la fe, también en puntos problemáticos de la antropología. Esto traza nuestro esquema: preguntar qué contienen o no las fuentes (tarea de comprobación), cuál es la intención de las expresiones bíblicas (tarea de validación) y cómo puede expresarse racionalmente esta intención (tarea de penetración intelectual) respecto a las discusiones antropológicas que impregnan la sociedad de lenguaje -sincrónica y diacrónica- que es la Iglesia.

 El tema antropológico en la fe cristiana

 Ante todo se trata de comprobar la antropología en la norma normans non normata, o sea en la Sagrada Escritura. En ella no se plantea aún nuestro problema, pero sí la discusión de una perspectiva antropológica, en la que aparecen términos propios de la antropología griega, mientras lo característico de la visión bíblica del hombre no es el ensamblaje de cuerpo y alma, sino la imagen de Dios. ¿Qué significa esta expresión? El texto más antiguo de la creación del hombre (Gn 2,7) la describe así: Entonces Yahvé Dios formó al hombre con polvo del suelo, sopló en su nariz aliento de vida y el hombre se convirtió en ser vivo. El autor no piensa según el esquema griego, que no conocía; constata que el hombre, como creatura, es como todas las demás y convive con ellas, pero también es más que todas en cuanto sólo a él le ha sido otorgada la vida divina. El aliento de vida es peculiar de Dios, quien hace partícipe de él al hombre. Objetivamente coincide esto con la expresión de ser imagen fiel del creador de Gn 1,27. Al igual que imagen no denota un espejismo momentáneo sino una cualidad inmanente del hombre, la inspiración del aliento de vida no debe entenderse como un acontecimiento fugaz, sino como la obra permanente de Dios. La teología cristiana asumirá la creación progresiva bajo el concepto creatio continua. En el momento en que Dios no confiriera ya su aliento vital los seres humanos fallecerían: “Si escondes tu rostro, desaparecen; les retiras tu soplo y expiran, y retornan al polvo que son” (Sal 104, 29; véase Jb 34, 14s). La muerte no es la desintegración platónica de soma y psique, sino el fin de la comunicación divina. Para los israelitas, la vida significa “estar con Dios”, “participar inmediatamente de la vida que Dios otorga” como nefesh, ruach, basar, leb, o como se quiera llamar al ser humano; lo cual ponía más que difícil a los hombres del Primer Testamento creer en una vida después de la muerte. Si no se goza del aliento de Dios, todo se acabó. Únicamente si se une la idea de la fidelidad divina al concepto de la vida, puede dibujarse también la resurrección de los muertos en el horizonte mental de los judíos.

 Siendo la comunicación de fuerza vital una suerte de comunicación, lo que define el  aliento de vida como esencia del hombre puede describirse con conceptos de la teoría de la comunicación. En la tradición derivada de Gn 1, la creación se describe como un acontecimiento de comunicación oral, traduciendo sus órdenes por dice Dios; también en la creación del ser humano, cuya diferencia de esencia y función proclama solemnemente. El ser humano es la única creatura hecha a imagen y semejanza de Dios. Ésta es la primera diferencia. La segunda consiste en que Dios, inmediatamente después de completar su obra, entra en comunicación con él: “y les bendijo Dios y les dijo: creced, multiplicaos, llenad la tierra y sometedla” (Gn 1, 28). Ser imagen de Dios conlleva la responsabilidad y su condición previa -la libertad-como característica del nuevo ser. El cuidado señorial sobre el resto de la creación por encargo divino requiere sopesar, decidir, proponerse un fin, operaciones que suponen y exigen procesos conscientes de valoración.

 Los seres humanos devienen así mandatarios y fieles administradores de Dios en el mundo. El autor usa bien el plural ya que al principio no existía el hombre en singular, sino que Dios lo creó como hombre y mujer (Gn 1, 27). “Hombre”, como “fruta” o “flora “, es un abstracto que como tal no existe. Lo que se da son ambos géneros y este ser doble género es tan originario como el devenir ser humano. Ni por un instante ha existido sólo un hombre. La valoración de Gn 2 es aparentemente distinta. Si allí existe primero el hombre, no debe atribuirse a la preeminencia de ser varón, sino a la insuficiencia de ser singulare tantum, inherente a la incomunicación del hombre solitario: “estar solo” no es bueno para una creatura esencialmente relacionada con Dios. Del cuerpo del hombre, es decir de lo más noble de la creación, forma Dios la ischa para el isch, la varona para el varón, en buena traducción literal. El varón entabla enseguida un diálogo, cuya primera frase reconoce su igual valor y dignidad : esta vez sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Ésta será llamada varona, porque del varón ha sido tomada (Gn 2,23).

 Ha sido una auténtica fatalidad el que se haya interpretado en referencia plenamente patriarcal una narración que ciertamente contiene elementos patriarcales, haciéndole decir lo que no contiene, con los infaustos resultados que por fin hemos advertido. ¿Qué se saca de la comprobación de los datos de la Escritura para la imagen bíblica del ser humano? Responder a esta pregunta es responder a la vez a la cuestión sobre qué es lo que, en el cristianismo y en la teología cristiana, tiene un valor incondicional y ex negativo qué no es de fe. Resumámoslo en las siguientes tesis:

 1. El principio básico de toda antropología es idéntico al de la Sagrada Escritura: en la diferencia entre Dios y mundo, eternidad o temporalidad, creador y creatura, trascendencia e inmanencia, el ser humano pertenece siempre a la segunda categoría: en todas sus dimensiones, relaciones, componentes, en todos los niveles de su ser, es dependiente de Dios, orientado hacia Dios, vinculado a Dios.

 2. La distinción fundamental incluye una coincidencia radical. Por distintos que sean Dios y el mundo, siempre están en relación mutua por la creación. Dios se origina de su plenitud de ser y por libre voluntad llama a ser, a lo no divino. De ahí que sea reconocible por y a través de las creaturas, presupuesto básico de toda teología, y que la obra de Dios acuse también cierto parecido entre creador y creatura.

 3. En el hombre, llamado a la comunicación directa con Dios, en cuanto creado como mandatario y a imagen suya, se realiza por esencia y en sumo grado la relación básica del mundo con Dios: ya en su bisexualidad y por encima de ella, está en diálogo con Dios. Morir equivaldrá, por tanto, a pérdida de comunicación y a la entrega del ser. Por el contrario, vida será un sinónimo de unión con Dios y obra de su amor. Esto supone recíprocamente que también el hombre ama a Dios y su vida discurre en su amor.

 4. En todas las proposiciones de valencia antropológica, el sujeto es el ser humano, es decir, un todo integral. Esto no excluye los análisis que la Escritura hace del ser humano y que la han convertido en un libro de vida y consuelo de infinito valor para millones de seres humanos. Pero todos estos estratos son niveles de funciones en que el ser humano se realiza. De modo certero lo expresa el salmo 84, 3, que en un solo verso equipara tres de los cuatro estratos usuales: “Mi ser [alma] languidece anhelando los atrios de Yahvé; mi mente [corazón] y mi cuerpo se alegran por el Dios vivo”.

 5. Los adoradores de Yahvé irán comprendiendo que, si Dios dialoga con los hombres y los ama divinamente, este diálogo amoroso no podrá interrumpirse jamás, ni por la muerte. Esto resplandece en la figura de Jesús de Nazaret, cuya humanidad, en perfecta unión con la divinidad, no puede conocer la corrupción -como decía Pedro remitiéndose al salmo 16, 8-11 (Hch 2, 27)-. En consecuencia, el creyente experimenta a Jesús como el Resucitado de entre los muertos, como “primicia de los que murieron” (cf. 1 Co 15, 20-22), como el primero de una serie de generaciones que le han de seguir. En estas consideraciones nunca se alude a ninguna suerte de dualismo que de algún modo articule alma y cuerpo. El ser humano vive, el ser humano muere, el ser humano resucita del sueño de la muerte. Todo cuanto va más allá de esta antropología, que penetra toda la Biblia, es interpretación, pura teorización teológica: la teoría de cuerpo alma, las teorías escatológicas sobre lo que ocurre en la muerte, sobre el estado intermedio, etc. Su valor no depende ya de las fuentes de la fe, sino de la congruencia de la argumentación. No afirmamos, pues, que sean nulas o que carezcan de sentido. Nos limitamos a constatar que no representan parte alguna de la Revelación ni son de fe.

 La imagen cristiana del hombre

 Esto no significa que el teólogo pueda desentenderse del debate alma-cuerpo, ni poner en duda que es un debate justificado y aun indispensable. En el ser humano se dan características que manifiestan su extensión, su realidad objetiva y perceptible por los sentidos, y que consideramos atributos del cuerpo; y existen asimismo características que le abstraen del espacio, haciéndole subjetivamente incomunicable, sólo alcanzable por la interpretación, atributos que designamos con el término alma. Carecería de sentido negar la existencia de fenómenos que transcurren exclusivamente a nivel orgánico y corporal, como el metabolismo y todo el ámbito de manifestaciones inconscientes, y de otros fenómenos que debemos referir a la conciencia, al espíritu, a la libertad. Finalmente resulta banal recordar que se dan interferencias entre los dos ámbitos, que no sólo permiten sino aun exigen hablar del ser humano como totalidad. Analizar estas relaciones es la tarea de la antropología -biológica, médica y filosófica -.El teólogo se tomará todo esto muy en serio, pero como teólogo apenas si puede entrar en la discusión. En tiempos pasados lo ha intentado a menudo con muy mala fortuna. Basta recordar las discusiones sobre la evolución en el siglo XIX o sobre monogenismo o poligenismo hace unos 50 años. Su intervención en la antropología hay que buscarla en otro ámbito. Ha de dejar claro que sólo habrá posibilidad de comprender al ser humano si se lo entiende radicalmente como el ser que gracias a su relación de tú, mediante su comunicabilidad óntica y gratuita con Dios, ocupa un lugar prominente en la creación.

 El lema de la antropología bíblica -el ser humano imagen de Dios-lo expresa claramente. En la exégesis contemporánea interconfesional se está de acuerdo en que esto no denota un vector parcial del hombre o en el hombre (figura exterior, espiritualidad, transmisión de poder, libertad) sino a él mismo en su esencia específica. Karl Rahner escribió breve y concisamente: “Se da en cuanto el mismo hombre existe y en consecuencia como creatura de Dios. No sería hombre si no fuera imagen de Dios”. La antropología, y en especial el debate cuerpo-alma, ha vivido siempre de la idea de que lo específico del hombre es una originalidad primigenia vivida por y en él mismo. En una concepción dualista resultaba fácil identificarla con el alma. En cambio, una especulación enraizada en la antigüedad y bien consolidada en la dogmática cristiana la define como personalidad del ser humano. Precisamente el trasfondo de la teología cristiana permitió ver esta originalidad primigenia como condicionada creacionalmente y donación gratuita del Dios tripersonal, el único que ha hecho así al ser humano. Aquí estriba y se funda su dignidad, libertad y responsabilidad, su autonomía e indisponibilidad, en una palabra: su humanidad. El ser humano existe o deja de existir con su ser persona. Mientras la teología lo valore sin concesiones, prestará a la disputa antropológica una profundidad y una seriedad que trasciende la antigua problemática cuerpo-alma. Así escribe Eberhard Schockenhoff:

 “La categoría de persona designa al ser humano llamado por Dios a su propio ser, que no puede ser poseído por ninguna instancia humana. No contesta a la pregunta ¿qué soy yo?, por la que el ser humano intenta compren- derse en comparación con los demás vivientes, sino a la pregunta ¿quién soy yo?, la única capaz de destacar la incomparabilidad de cada ser humano”. En el fondo subyace aquí la antropología de Romano Guardini, que describe así los rasgos de la personalidad: ” Persona es la esencia creacional- espiritual, interior y dotada de figura, en cuanto existe en sí misma y dispone de sí misma.

 Persona significa que yo en mi propio ser no puedo ser en último término poseído por ninguna otra instancia, sino que yo mismo me pertenezco; persona significa que no puedo ser utilizado por otro, sino que soy mi propio objetivo; persona significa que yo no puedo ser inhabitado por ningún otro, sino que únicamente estoy en relación hacia mí; que no puedo ser representado por otro, sino que soy único”. Es obvia la actualidad de esta definición. El pensamiento tradicional de occidente ha inspirado en ella su comprensión del derecho y, en especial, de los derechos del hombre.

 Pero por importancia que pueda tener este concepto de persona, no es parte esencial de la dogmática ni de la predicación cristiana. La consideración personal del ser humano explica mejor la esencia humana, en cuanto ilumina mejor realidades antropológicas que trascienden la simple pregunta por lo material y lo inmaterial del hombre. Sea el alma producto de la evolución y su función sea o no capaz de explicarse a nivel meramente neuronal, sigue en pie la pregunta por la libertad, la subjetividad, la distancia respecto al mundo objetivo, la dignidad, y esta pregunta sigue reclamando que se aclare el misterio. La teología cristiana, al mostrarlo, da vigencia al mensaje que la revelación le ha confiado y, partiendo de sus principios, podrá opinar sobre los problemas del debate antropológico que plantea la expresión cuerpo-alma.

 El debate teológico cuerpo alma Los problemas que pretende resolver la reflexión teológica cuerpo-alma son principalmente cuatro:

 1. ¿De dónde procede el alma del individuo?

2. ¿Hasta qué punto individualiza el alma a cada hombre concreto?

3. ¿Qué ocurre en su muerte?

4. ¿Qué significa resurrección de los muertos? Intentemos esbozar cómo podría ser una respuesta:

 ¿El alma individual creada por Dios? En la dogmática se contraponen dos puntos de vista: generacionismo y creacionismo. El generacionismo sostiene que el alma y el cuerpo de cada feto los proporcionan los padres al engendrarlo; según el creacionismo, los padres no engendran más que el cuerpo, mientras el alma del embrión es creada actu por Dios. La Iglesia oficial está claramente a favor del creacionismo. El Catecismo de la Iglesia Católica enseña aún que “cada alma espiritual es directamente creada por Dios – no es producida por los padres- y que es inmortal: no perece cuando se separa del cuerpo en la muerte y se unirá de nuevo al cuerpo en la resurrección final” (nº 366).

 La fundamentación teológica incide en que de otra manera no podría darse la personalidad individual del hombre, ya que este principio formal propio de cada individuo no puede atribuirse al poder generativo de los padres. Esto supone la tesis de que en todo caso sólo la formación del cuerpo ha seguido el proceso evolutivo, no la hominización en conjunto. Como observó Karl Rahner hace unos cuarenta años, el creacionismo implica que Dios no es verdaderamente creador, sino a lo más actúa como demiurgo en concurrencia con la causa segunda, degenerando así él mismo en causa segunda. Si se pretende evitar esto, se debe situar totalmente el acto de la generación del individuo en el proceso generativo. En él los padres vienen facultados por Dios como causa primera, para reproducirse de tal modo que no solamente nazca un ejemplar más de la misma especie, sino uno nuevo, es decir, un hombre único, individual, personal.

 Se repite el proceso de la primera hominización. En un punto determinado del proceso de la evolución, ocurrió la constitución iniciada por Dios de una creatura como su tú personal, que el Génesis designa como imagen de Dios. Al ocurrir esto, surgió el primer ser humano. Cuándo, dónde, cómo se diferenció, sobrepasa los actuales conocimientos históricos. Además, teológicamente, resulta de poco interés. Lo que hemos descrito es un acontecimiento transempírico y, a la vez, sumamente real, que puede pensarse independientemente de todo modelo antropológico, dado que lo específicamente humano no es el alma, sino el ser persona del ser humano entero.

 2. ¿Alma asexual? Agustín y otros Padres de la Iglesia pretendían zanjar el dilema entre el patriarcalismo cultural y la equivalencia bíblica de los sexos atribuyendo el primero a la diversidad corporal y la otra al alma indiferenciada. En la misma línea, R. Schulte cita las palabras de Franz Ebner, fundador del personalismo: “En la espiritualidad de su existencia, el hombre no es varón ni mujer”. Esta perspectiva es inaceptable. Pues, aun entendiendo al ser humano primariamente como unidad de alma y cuerpo, no responde a la vivencia originaria del yo individual, que, como sexual, se experimenta determinado sólo por su anatomía. Hoy sabemos además que la sexualidad biológica no se agota en la conservación y propagación de la especie, sino que es y ha de ser expresión de la inclinación y amor humano en todas sus dimensiones. Lo contrario es como si se definiera el apretón de manos en un encuentro por un simple movimiento de brazos. Con mayor razón la tesis del alma asexual no se sostiene, si ser persona constituye la esencia del ser humano y le caracteriza como un todo. Teológicamente en esto consiste la comunicación con Dios, ampliada a la comunicación corpóreo-anímica con el mundo y con los demás hombres, igualmente seres comunicativos y con parecidas relaciones.

 Claro que en tal comunicación interviene el cuerpo, desde la insinuación por un simple gesto o el apretón de manos hasta la compenetración sexual, pero si es realmente comunicación humana, es un actus humanus y no un mero actus hominis y, en consecuencia, su sujeto es propiamente el yo apostrofado. Éste es -hablando de nuevo en lenguaje teológico- creatura de Dios, quien nunca ha creado un ser humano asexual. No existe jamás el hombre, sino siempre únicamente un varón o una mujer. Lo que puede afirmarse de un varón o de una mujer se enraíza en su respectiva humanidad individual, también su sexualidad. El aspecto anatómico y biológico no es más que una manifestación de su realidad antropológica.

 3.¿Alma inmortal – cuerpo mortal? Desde fines de la edad antigua, el principal ámbito en el que se desarrolló la antropología teológica y, por consiguiente, el debate cuerpo alma fue la escatología. Esto no puede sorprendernos. Pues, ante el hecho frecuente de la muerte, se palpaba que el ser humano constaba de dos piezas, una de las cuales seguía allí, ni que fuera por poco tiempo, mientras que la otra -en opinión común- continuaba existiendo, ya que era de naturaleza espiritual y, por tanto, indestructible: no moría el ser humano, sino el cuerpo humano.

 Cierto que la doctrina cristiana desplazó los acentos: la inmortalidad del alma se consideraba un don gratuito de Dios. La ausencia del cuerpo se entendía como carencia y no como ansiada liberación. Únicamente al unirse con el cuerpo el último día volvería el alma plenamente a sí misma. La resurrección del cuerpo, idéntico al cuerpo terrenal era, pues, un correctivo esencial. Sin embargo, la doctrina cristiana no cambió nada del dualismo tan fundamental como problemático de esta concepción: ¿cómo puede ser feliz o infeliz el alma incorpórea en ausencia del cuerpo, que le pertenece esencialmente? Estos problemas desaparecen al considerar -con la Biblia- la personalidad como expresión esencial de la antropología cristiana. Quien entra en la existencia como creatura, es este ser humano; luego, quien se va de este mundo debido a su mortalidad, no puede ser más que este ser humano. La muerte es, en consecuencia, la muerte de este ser humano en todas sus dimensiones, ya que el ser humano es mortal. Esto plantea inmediatamente la pregunta sobre el significado del artículo de fe “resurrección de los muertos”.

 Pero antes conviene llamar la atención sobre la aplicación médica de la temática cuerpo alma.

Pensemos en el problema de la certificación de la muerte, de suma importancia en el transplante de órganos. En casi todos los países se acepta legalmente como decisiva la muerte cerebral. Se considera que ha llegado la muerte cuando todas las funciones cerebrales se extinguen irreversiblemente, y esto es constatado al menos durante media hora por la línea cero del EEG y la paralización de la circulación sanguínea cerebral. En el esquema cuerpo-alma ¿puede hablarse realmente de muerte cuando todavía se dan procesos biológicos corporales (circulación sanguínea mantenida artificialmente, funciones respiratorias) referibles posiblemente a una acción anímica? En tal caso el hombre conservaría su unidad de cuerpo y alma, estaría todavía vivo y no se le podrían extraer los órganos. Pero, si el hombre se define como persona, el fin de la vida no es ya simplemente equiparable al cese de las funciones biológicas. La muerte se da cuando resulta imposible realizar actos personales debido a la irreversible y total desintegración de las funciones integrativas: el muerto cerebral está muerto.

 4.¿Quién vive cabe Dios? En la antropología cuerpo-alma la respuesta es simple: inmediatamente después del fin de la vida de cada individuo su alma y, a partir del juicio final, el cuerpo resucitado junto con el alma restituido en la prístina unidad (= ser humano). Si se renuncia a esta posición, se requerirán nuevas consideraciones. Las variantes tomistas de la teoría cuerpo-alma y la antropología personal concuerdan en que la muerte debe entenderse como muerte total del ser humano en cuanto tal. Si la fe afirma una vida más allá de la línea de la muerte, el motivo sólo puede ser la misma acción de Dios. Pero ¿cuál es el objeto de esta acción? Aquí divergen las opiniones. Si el hombre está compuesto de alma y cuerpo, se podría pensar en una sucesiva intervención de Dios, aunque en la concepción tomista resulte ésta apenas convincente. Primero intervendría Dios en el alma, luego en el cuerpo. Pero esto no resolvería las dificultades. En cambio, en la perspectiva personal, debemos afirmar: si la muerte es la aniquilación del hombre integral en su forma actual de existencia, la resurrección es un don gratuito de Dios a todo el hombre, que no consiste única y exclusivamente -como sostiene la teoría evangélico- luterana de la muerte total en permanecer en el fiel recuerdo de la memoria de Dios, quien realizaría luego una nueva creación del hombre. Resulta difícil ver cómo se puede seguir hablando de este ser humano antes de la resurrección, supuesto que no existe ya un portador humano de identidad. A nuestro modo de ver, la mismidad del individuo se funda en su personalidad, que significa la autonomía por la llamada del amor de Dios. Dado que esta llamada es la voz del amor de Dios y que el amor tiende, por naturaleza, a la eternidad (fidelidad), la constitución de esta persona significa siempre la llamada a la eternidad, y esto en cualquier hipótesis, también en la hipótesis de la mortalidad del ser humano.

 Muy distinta es la situación si lo que se aduce como motivo no es la acción de Dios, sino la mortalidad del ser humano, ya sea por condiciones meramente naturales, como se sostiene normalmente hoy día, ya por el pecado del [primer] hombre, conforme a la doctrina clásica del pecado original: la resurrección del individuo, según la antropología bíblica, debe entenderse en la muerte. Esto era una idea habitual en el cristianismo primitivo: ya las cartas de S. Ignacio, pero también testimonios posteriores en la línea de las actas de los mártires, manifiestan su fe en que, al menos en el testimonio de sangre, la resurrección corporal tiene lugar inmediatamente después del suplicio. Este modo de ver está de acuerdo con la doctrina de la resurrección expuesta por Pablo en 1 Co 15, donde el tránsito de la existencia mortal a la inmortal viene descrita como una transformación. Es propio de ésta designar un proceso en el que lo mismo (identidad y continuidad) se vuelve otro (diferencia y novedad). Cuando a un individuo le alcanza la muerte, muere total y plenamente; en el mismo instante (no pensado cronológicamente, ya que la categoría de espacio y tiempo está ligada a la vida en este mundo), en el punto lógico de la muerte, triunfa la fidelidad divina, levantando la comunicación al nivel superior que siempre ha constituido ya la creación de este ser humano.

 Apertura del misterio

 Con esto cerramos el esbozo que debía describir la aportación actual de la teología cristiana a la problemática cuerpo-alma. Aunque fragmentario y a grandes trazos, el punto de vista expuesto pretende evitar el estancamiento en la estrechez tradicional, apuntando a algo que es y actúa, en una dolorosa limitación, como feliz apertura al infinito. A fin de cuentas, si la antropología es un pan tan duro de roer es porque nos introduce en el misterio de Dios, cuyo reflejo es el ser humano creado a su imagen. Por esta razón sigue siendo un profundo misterio, pero un misterio que, acompañado por el gozo del amor comunicativo y dialogal de Dios, ya ahora, al intentar responder fatigosamente a la pregunta “¿qué es el ser humano?” recibe como respuesta :¡Es de Dios! Ésta es la última y suprema respuesta de la teología que -en definitiva- el ser humano puede esperar. No olvidemos que, aunque la raíz del reino de la injusticia está en nosotros mismos (y por ello dedicamos nuestros mejores esfuerzos a nuestra propia reeducación y reforma), esa injusticia está asentada estructuralmente en el mundo, con independencia objetiva de cada uno de los hombres. Más aún, que no podemos cambiarnos hasta las últimas consecuencias, si no cambiamos nuestro mundo. Educar para la justicia es por lo tanto educar para el cambio, formar hombres que sean agentes eficaces de transformación y de cambio.

WOLFGANG BEINERT

Pedro Arrupe. Congreso de Antiguos Alumnos. Valencia (1973)

Tradujo y condensó: RAMÓN PUIG MASSANA

Investigación documental

Con mi afecto y respeto

Pastor alaniz

Programa 

Plan Operativo Nacional de la IMMAR para el año 2013

Elaborado por la Comisión Coordinadora Nacional de Programa, integrada por:

el presidente nacional de Programa,

los presidentes conferenciales de Programa,

los presidentes nacionales de áreas (Desarrollo Cristiano, Testimonio Cristiano, Administración y Finanzas),

y los presidentes nacionales de organizaciones de la Iglesia Metodista de México, A. R.

De un click:

progr. 2013 TERMINADO

Testimonio Cristiano

“Y la zarza sigue ardiendo”, fue el tema del taller que impartió el Pastor Emanuel Adriano Siqueira Da Silva, originario de Curitiba.PR, Brasil.

El es pastor de la Iglesia Metodista en Mandaguari.PR, Brasil, cuya congregación, en los últimos diez años se ha multiplicado por diez. En esta sección del Área de Testimonio Cristiano, de este número de El Evangelista Mexicano, continuamos publicando material de dicho evento, ahora con el tema: El equipo de Evangelización permanente.

 


Vanguardia Juvenil

 Apasionado por la juventud

 

Más que vencedores

 18 DE OCTUBRE DE 2012.- Tú, Señor, mantienes mi lámpara encendida; tú, Dios mío, iluminas mis tinieblas. Con tu apoyo me lanzaré contra un ejército; contigo, Dios mío, podré asaltar murallas. Salmo 18:28-29 (NVI)

 En el Salmo 18, vemos a David su autor, ante todo, un pastor de ovejas y poeta que componía sus canciones a su Dios, que un buen día, de repente, Dios lo escoge como soldado para enfrentar a Goliat, y desde ese momento, los gigantes se le multiplican en su andar en la vida; con la ayuda de Dios sale victorioso en las batallas y en la guerra. Al final de la vida, David mira retrospectivamente con gratitud a Dios, y escribe este Salmo y muchos otros, con el fin de recordar las grandes cosas que Dios había hecho en él, por él, para él y con él. Gracias a su Dios, David se considera más que vencedor en todas aquellas difíciles pruebas: “Con tu apoyo me lanzaré contra un ejército; contigo, Dios mío, podré asaltar murallas…”.

 En efecto, Dios da poder sobrenatural para vivir la vida cristiana, en la cual como seres humanos imperfectos, nos enfrentamos tantas veces a fortalezas y murallas espirituales, más allá de lo que podemos imaginar. La imagen que tenemos originalmente de David es la de un muchacho buen mozo, que con su lira compone y canta sus poemas al SEÑOR.

 Estos versículos – por esa fibra de poeta que todavía corre por las venas de David- nos dan la imagen del guerrero, de un ser humano que lleva la luz para iluminar la densa oscuridad en la cual su enemigo, el rey Saúl, y sus acólitos han caído, a pesar de que David es anciano que no ha perdido su vivacidad; es una imagen de fortaleza, belleza, valor cívico, valor militar, proezas físicas admirables y un valor indomable. El alma del guerrero no tiene miedo, y unida a Dios se siente fuerte y audaz. Si está en Dios, en la victoria final él será más que vencedor, porque será Dios mismo peleando por él.

 David está consciente de que las tropas enemigas se amotinan a su alrededor. Sus armamentos son fuertes; sus consignas rompen el silencio en donde se va a librar la batalla; las espadas y las lanzas brillan a la luz del sol. Cada soldado enemigo está equipado con dardos de fuego y lanzas filosas. Palabras de burlas, ¡ah, cómo se burlan los poderosos de los que ellos creen débiles!, igualmente blasfeman; el ruido del ejército del enemigo al avanzar, congela la sangre al más valiente; el ejército marcha confiado en sus armas, sus caballos, sus carros y sus tropas bien entrenadas para la guerra… Enfrente del enemigo se ve a David, su voz se oye en medio del campo cuando dice otra vez, su consigna estrenada el día en que venció a Goliat: “Tú vienes contra mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del Señor Todopoderoso, el Dios de los ejércitos de Israel, a los que has desafiado” (1 Samuel 17:45 NVI). Fortalecidos por Dios se llega a ese momento en que uno puede decir como la reina Esther, “y si perezco, que perezca” (Esther 4:16). Así, el rostro de David y el de su ejército están llenos de calma y seguridad; su victoria es un hecho consumado porque saben que son más que vencedores y triunfarán.

 Este mundo en el cual vivimos ya no es el mismo al cual llegamos; hemos dado un salto atrás en dimensiones que nunca imaginábamos, aun en las mentes más negativas y pesimistas. ¿Qué haremos? Tenemos que pasar por en medio de tropas enemigas, no podemos eludirlas; de todos modos, ellos vendrán por nosotros; somos incómodos. En el momento en el cual estamos, tenemos que ver la fidelidad de Dios con su pueblo a través de los tiempos, en sus luchas, pruebas y tentaciones; será como el tamiz para refinar la fe.

 Nadie sabe el futuro en este mundo, pero nosotros sabemos que, nuestra lucha es más que contra sangre y cuerpo es en realidad, una lucha espiritual, “Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas” (2 Corintios 10:4 RV60). Habrá fortalezas que derribar; una dificultad tras otra en nuestro transitar por la fe; muchas cosas se pueden agigantar como murallas para frenar nuestro avance, sin embargo, muchos de nosotros, tal y como como David, debemos recordar que nuestro amado JESÚS, quien nos dio victorias en el pasado, está con nosotros.

 ¡Debemos guiar a los guerreros más jóvenes, a los nuevos, a los distraídos, a los indiferentes y sobre todo, a los que Dios ya tiene en medio nuestro! Esos muros, pueden ser gigantes para nosotros, ¡pero vistos con los ojos de JESÚS son pequeños y fáciles de vencer! ¡Guerrero, prepárate, enfílate, corre porque ellos confían en sus ejércitos, pero nosotros vamos con JESÚS, nada ni nadie nos podrá detener! “¡Somos más que vencedores!” ¡Upernikáo! es la palabra griega que Pablo utiliza para designar tal afirmación (Romanos 8:37 RV60).

Autores: José Antonio Hurtado               ©Protestante Digital 2012

Vida y obra de Lutero 

De Servo Arbitrio

El libre albedrío es una nada

 

La Voluntad Determinada – 1525 2

 

Edición digital

 La Iglesia Evangélica Luterana Unida, de Argentina y Uruguay tiene el agrado de poner al alcance del lector latinoamericano esta versión digital de las Obras de Martín Lutero, que El Evangelista Mexicano ha venido publicando, presentando ahora el capítulo 8.

“La Voluntad Determinada” (De Servo Arbitrio) es parte del núcleo central de la teología de la reforma. Entender Martín Lutero es un gran desafío para nuestros días, podríamos decir que esta obra es la “puerta de entrada” a su teología. El marco teórico que propone Lutero es lo que nos ayuda a vislumbrar las posibilidades de la teología en los albores del Siglo XXI, así como nos llama al desafío de contextualizarla en la realidad latinoamericana.

 Hacer de la herramienta digital un espacio más de propagación de los documentos de la reforma es seguir la misma línea de trabajo propuesta en sus principios. Si bien es cierto que muchos, en aquél entonces, vieron en esto un gran negocio y no desperdiciaron la oportunidad; hoy podemos hacer llegar de forma inmediata a un sin número de hogares y lugares de estudio estos textos. Está en cada uno/a de los que hacemos parte de esta propuesta (ser luteranos/as) la responsabilidad de la divulgación de esta posibilidad.

 Este trabajo se hizo posible aunando esfuerzos entre la Iglesia Evangélica Luterana Unida (IELU) y la Federación Luterana Mundial (FLM).

VIII – El Albedrío Humano

(Véase también pág. 258:14 y sigs.; WA 18, 750, 5 y sigs.)

En pocas páginas Lutero desarrolla aquí un análisis de lo que es el albedrío; lo importante en este análisis es que Lutero entiende el albedrío a partir del hombre, y no al hombre a partir del concepto “albedrío”. Por esto, su definición y el resultado a que llega contrastan fundamentalmente con el método filosófico. Por cuanto “el libre albedrío es propio de Dios y de nadie más”281 (pág. 114:2; WA 18, 662, 5; comp. pág. 77:11; WA 18, 636, 28), la libertad es la característica de aquella voluntad con que Dios actúa, gobierna y decide; y la  no-libertad, en clara diferenciación y limitación respecto de la libertad divina, es la característica del albedrío que le es propio al hombre como ser creado que es. La falta de libertad del albedrío es en sí –y en este punto, Lutero efectivamente va más allá que Agustín– no sólo el distintivo del hombre caído en el pecado, sino del hombre como creatura. El hombre caído es un ser no-libre en el sentido de que por un imperativo interior tiene que hacer lo malo (“estamos obligados a servir al pecado”,

282 pág. 124:18; WA 18, 670, 9). Pero tampoco la buena voluntad es libre, según Lutero, puesto que Dios actúa en ella y la impulsa (“…bajo la absoluta autoridad de Dios”,283 pág. 114:7; WA 18, 662, 11). Esto se les escapó a la mayoría de los intérpretes de Lutero.

 El albedrío no libre es, pues, lo mismo que el albedrío “finito”: una voluntad no  autónoma, sino gobernada por una fuerza superior. Precisamente en su controversia con Erasmo es donde Lutero elabora esta tesis con claridad convincente: pone allí al descubierto la hipótesis de Erasmo, a saber: “que entre estos dos, el poder querer lo bueno (posse velle bonum) y el no poder querer lo bueno (non posse velle bonum), existe algo neutral (medium quod), a saber el Querer en sí (absolutum velle),” que por la gracia puede ser vertido hacia arriba a lo bueno, y por el pecado puede ser vertido hacia abajo a lo malo, como escribe  Lutero (pág. 123:21-29; WA 18, 669, 20-26). Contra este “purum et merum velle” se dirige el ataque de Lutero, contra la absolutización de la voluntad y el ideario teológico que constituye su fondo, es decir, el sistema doctrinal de gracia, pecado y mérito cuyo eje es la doctrina de la libertad humana. Con aquel Querer en sí  Lutero se refiere al “albedrío inconstante” o “albedrío mutable”284 (pág. 114:13; WA 18, 662, 14), una facultad que presuntamente lo capacita al hombre a tomar una libre decisión en las cosas supremas, en lo concerniente al bien y al mal, salud y perdición, fe e incredulidad (comp. la figura de Hércules en la encrucijada).

 Mas si esta voluntad absoluta no existe, si la voluntad ya es desde siempre una voluntad buena o una voluntad mala, entonces forzosamente tendrá que perder también su sentido una predicación y conducción de almas que se dirige al hombre ante todo con miras a esta decisión, y que intenta llevarlo al buen camino mediante recompensas y castigos. Es más: entonces no existe posibilidad alguna de cambiar al hombre con tales procedimientos, y todos sus cambios aparentes permanecen en la superficie, afectan sólo sus obras, pero no su corazón.

 El cambio del hombre puede producirse entonces sólo en forma tal que Dios se decide por él, que Dios lo “conquista, de todos los pecados, de la muerte y de la potestad del diablo” (Catec. Menor, explicación del segundo artículo del Credo, véase nuestra edición del tomo V&, pág. 21 de esta misma colección). Por consiguiente, la decisión viene de lo exterior, no de lo interior; la toma Dios, no el hombre; es una declaración, no una exigencia; se la cree, no se la efectúa.

Así, pues, Lutero considera una monstruosa ficción esta capacidad, atribuida al hombre, de decidirse libre y absolutamente. La voluntad así entendida estaría, de hecho y de principio, “más allá del bien y del mal”; sería el puente hacia aquel “Seréis como Dios” con el cual queda circunscrita toda apostasía de Dios en que el hombre incurre. Es por esto también que dicha idea de “libertad” es para  Lutero “algo satánico” (pág. 191:6; WA, 18, 747, 10); y contra esta ideología se dirige su lucha; pues él cree en la decisión de Dios que cae y ha caído sobre el hombre sin intervención de éste y que es la única motivadora de la salvación y alteración del hombre. El Sí y el No que el hombre dirige a Dios es, en opinión de  Lutero, la respuesta, el eco, no lo primario. En el querer y anhelar del hombre, aquella decisión divina adquiere forma temporal y le es aplicada al hombre como su destino.

 Es de notar especialmente esto último: que esta decisión adquiere forma en la voluntad del hombre, de modo que su efecto es teleológico, no causal. Pues con ello queda dicho que en lo que quiere y anhela, en sí mismo y en su propio querer, el hombre llega a ser el que ya desde siempre ha sido ante Dios. Esta es la relación escatológica de la existencia humana, y en este sentido debe interpretarse también el conocido ejemplo del caballo y el jinete (pág. 75:27; WA 18, 635, 17). El que es dueño del hombre, sea Dios o Satanás, imprime a su voluntad (la del hombre) la orientación y el impulso. En su querer, el hombre es el órgano de otra voluntad que gobierna sobre él: en su querer, se expresa quién lo “posee”. Y por ser esto así, no existe tal cosa como una voluntad “absoluta” o “neutral”, pues entre las dos potencias que se disputan la posesión del hombre, no hay tregua ni armisticio (pág. 124:15; WA 18, 670, 8). Por consiguiente, la carencia de libertad del albedrío muestra tres aspectos:

 1. Ella es peculiar a la voluntad humana o “finita”, a diferencia de la voluntad divina, que es libre.

 2. Señala la determinación de esta voluntad en el sentido de “buena” y “mala”, en contraste con el concepto utópico del querer neutral.

 3. Expresa el carácter escatológico de la existencia humana en cuanto que en la voluntad del hombre cobra forma la decisión que sobre el hombre ha sido tomada.

 Consecuentemente, partiremos de aquella misma definición en la que tú determinas el libre albedrío: “Además, por libre albedrío entendemos en este lugar la fuerza de la voluntad humana por la cual el hombre  se puede aplicar a aquello que conduce a la salvación eterna, o apartarse de ello.”285

 Por cierto, tuviste buen cuidado en poner esta definición así en esta forma desnuda, sin aclarar ni una sola partícula de ella (como acostumbran hacerlo otros), en el temor de sufrir un naufragio, y posiblemente no  uno solo. Así, pues, me veo ante la obligación de analizar estas partículas una por una.

 Evidentemente, un examen riguroso revela que la cosa misma que tú tratas de definir, va más allá de los términos de tu definición. A una definición tal, los sofistas la llamarían viciosa, toda vez que la definición no abarca la cosa definida. Pues anteriormente hemos demostrado que el libre albedrío es propio de Dios  y de nadie más. Quizá puedas atribuirle al hombre con alguna razón un albedrío.  Pero atribuirle un libre albedrío en cosas divinas, esto es demasiado; porque según el juicio de todos los que oyen la expresión “libre albedrío”, con ella se designa en sentido propio un albedrío que frente a Dios puede hacer y hace todo cuanto le place, sin estar trabado por ninguna ley ni por autoridad [imperio] alguna. En efecto: a un siervo, que vive bajo la autoridad de un amo, no lo habrías llamado libre; ¡con cuánta menos razón llamamos libre a un hombre o a un ángel que bajo la absoluta autoridad de Dios (para no hablar del pecado y de la muerte), llevan su vida de manera tal que ni por un momento  pueden subsistir con sus propias fuerzas! Por lo tanto, ya aquí en el comienzo mismo están en pugna la definición de la palabra y la definición de la cosa, puesto que la palabra significa algo distinto de lo que se entiende con la cosa misma.

 Más correcto empero sería hablar de un “albedrío inconstante” o “albedrío mutable” [Vertibile arbitrium vel mutabile arbitrium]. Pues en esta forma  Agustín y después de él los sofistas menguan la gloria y la fuerza de aquella palabra “libre” agregándole ese calificativo diminutivo y hablando de la inconstancia del libre albedrío. Y así debiéramos hablar también nosotros para no engañar los corazones de los hombres con palabras infladas y fastuosas pero vacías de contenido, como opina también  Agustín al decir que, siguiendo una línea clara, nos corresponde hablar en términos sobrios y adecuados. Pues del que enseña se requiere que se exprese con simplicidad y de un modo apropiado para la discusión, y no con ampulosidad y figuras retóricas tendientes sólo a persuadir. Pero para no crear la impresión de que nos deleitamos en lides de terminología, hagamos por ahora al abuso –si bien es un abuso grande y peligroso– esa concesión de que el libre albedrío sea lo mismo que el albedrío inconstante. Concedamos también a  Erasmo que presente la fuerza del libre albedrío como fuerza de la voluntad del hombre, como si lo de los ángeles no fuera libre albedrío, ya que en este libro él se propuso hablar solamente del libre albedrío de los hombres; de no ser así, también en este punto la definición sería más estrecha que el asunto definido.

 Vayamos a aquellos puntos 286 en torno de los cuales gira lo verdaderamente esencial del problema. Algunos de estos puntos son  lo suficientemente claros, otros rehúyen la luz, como si se sintieran culpables y tuvieran miedo de todo, cuando en realidad nada debe publicarse en forma más manifiesta y precisa que una definición; pues dar una definición oscura es lo mismo que no dar ninguna. Puntos claros son éstos: “la fuerza de la voluntad humana”; además: “por la cual el hombre se puede”, y “a la salvación eterna”. En cambio, estocadas a ciegas287 son éstas: “aplicar”; “a aquello que conduce”, y “apartarse”. ¿Qué cosa, pues, habremos de adivinar tras aquello de “aplicar” y “apartarse”? ¿Y qué es “aquello que conduce a la  salvación eterna”? ¿A dónde se quiere llegar con todo esto? Ya veo que tengo que habérmelas con un verdadero Escoto o Heráclito,288 de modo que no puedo menos que fatigarme con una doble labor: primero, buscar afanosamente a mi adversario, palpando y a tientas, en fosos y tinieblas (lo cual es empresa llena de riesgos y peligros), y si no lo encuentro, luchar en vano y con fantasmas, golpeando el aire en la oscuridad.289

 Y luego, habiéndolo sacado una vez a la luz, y exhausto ya de tanto buscar, sólo entonces puedo trabarme en lucha con él en igualdad de condiciones. Pues bien: “la fuerza de la voluntad humana” creo que es la expresión con que designas la potencia o facultad o habilidad o aptitud de querer, no querer, elegir, despreciar, aprobar y rechazar, y otras acciones volitivas que hubiere.

 Pero, qué quieres decir con que esta fuerza “se aplica” y “se aparta”, no lo veo, a no ser que sea el mismo querer y no querer, elegir, despreciar, aprobar, rechazar, a saber, precisamente la acción volitiva, de modo que habríamos de imaginarnos que aquella fuerza es cierta cosa intermedia entre la voluntad misma y su acción, de manera que por ella, la voluntad misma produce la acción de querer y no querer, y por ella es producida la misma acción de querer y no querer. Otra cosa no es posible imaginar ni pensar aquí. Si me equivoco, échese la culpa al autor que dio la definición, y no a mí que la examino.

 Pues bien se dice entre los juristas: las palabras del que habla oscuramente a pesar de que podría haber hablado con mayor claridad, deben  ser interpretadas en contra de él mismo. Y no quiero acordarme aquí, por el momento, de mis teólogos modernos290 con sus sutilezas; pues para que el enseñar y el entender sean efectivos, hay que hablar sin artificio.291 “Aquello empero que conduce a la salvación eterna”, estimo que son las palabras y obras de Dios que son ofrecidas a la voluntad humana para que se aplique a ellas o se aparte de ellas. Mas con ‘palabras de Dios’ yo entiendo tanto la ley como el evangelio. Por la ley se exigen obras, por el evangelio se exige fe. Pues no hay otra cosa que conduzca a la gracia de Dios a la salvación eterna sino únicamente la palabra y la obra de Dios, por cuanto la gracia o el espíritu es la vida misma a la cual somos conducidos por la palabra y obra de Dios.292

 Esta vida empero o salvación eterna es algo que la comprensión humana no puede captar, como afirma Pablo en 1 Corintios 2 citando un pasaje de Isaías: “Cosas que ojo no vio ni oído oyó ni han subido en corazón de hombre, las cuales Dios ha preparado para los que le aman”.293

 Pues entre los artículos supremos de nuestra fe se cuenta también aquel donde decimos: “Y la vida eterna”.294 Pero lo que en este artículo es capaz de hacer el libre albedrío, lo atestigua Pablo en 1 Corintios 2. “Dios –dice– nos las reveló a nosotros por su Espíritu”, esto es, si el Espíritu no lo hubiese revelado, ningún corazón humano sabría algo de estas cosas ni pensaría en ellas, tan lejos está el libre albedrío de poder aplicarse a ellas o de poder desearlas. Fíjate en la experiencia: ¿qué opinión respecto de la vida futura y la resurrección tuvieron los más destacados ingenios de entre los gentiles?

 ¿Acaso no es así que cuanto más destacados fueron por su ingenio, tanto más ridícula fue para ellos la resurrección y la vida eterna? Filósofos ingeniosos, y nada menos que griegos, fueron también aquellos hombres que llamaron “siembra-palabras” y “predicador de nuevos espíritus” a Pablo cuando les habló de estas cosas.295 Poncio Festo, según Hechos 24,296 llamó loco a  Pablo por su predicación acerca de la vida eterna. ¿Qué sandeces profiere Plinio respecto de estas cosas en su Libro Séptimo?,297 ¿y Luciano, un tan grande ingenio? ¿Acaso todos éstos fueron unos estúpidos? En una palabra: hasta hoy día la mayoría de los hombres se ríen de este artículo y lo consideran una fábula, tanto más cuanto mayor es su ingenio y erudición, y eso públicamente. Pues en lo oculto de su corazón ningún hombre, a menos que esté lleno del Espíritu Santo, conoce, cree o desea la salvación eterna, aunque en palabras y escritos la mencionen y ponderen a menudo. ¡Y quiera Dios,  Erasmo mío, que tú y yo estuviésemos libres de esta levadura!,298 tan escasos son los corazones creyentes en cuanto  a este artículo.

 ¿He acertado ahora el sentido de tu definición?  Así que según  Erasmo, el libre albedrío es una fuerza de la voluntad la cual (fuerza) puede por sí misma querer y no querer la palabra y la obra de Dios por las cuales el libre albedrío es llevado a aquello que está más allá de su capacidad de comprensión e imaginación. Pero si puede querer y no querer, puede también amar y odiar. Y si puede amar y odiar, puede también en cierta modesta medida [aliquantulum] cumplir la ley y creer el evangelio; porque si quieres algo, o no lo quieres, forzosamente puedes, con esta voluntad, hacer siquiera parte de la obra intentada, aun cuando por impedimento de otro no lo puedas llevar a cabo. Y bien: ya que entre las obras de Dios que conducen a la salvación figuran la muerte, la cruz y todos los males de este mundo, la voluntad humana podrá querer también la muerte y su propia perdición.

 Más aún: si puede querer la palabra y la obra de Dios, puede quererlo todo; pues ¿qué puede haber debajo, encima, dentro o fuera de la palabra y obra de Dios en lugar alguno, sino Dios mismo? Pero ¿qué queda aquí para la gracia y el Espíritu Santo? Esto significa directamente atribuirle carácter divino [divinitatem] al libre albedrío; porque querer la ley y el evangelio; no querer el pecado, y querer la muerte, es cosa del poder divino solamente, como Pablo afirma en más de un pasaje.299

 Resulta pues que después de los pelagianos, nadie escribió acerca del libre albedrío cosas más acertadas que  Erasmo. En efecto: en párrafos anteriores dijimos que el libre albedrío es un título divino y significa un poder divino. Sin embargo, hasta ahora nadie le atribuyó este poder excepto los pelagianos; porque los sofistas, sea cual fuere su opinión, se expresan en forma muy distinta. Y hasta a los mismos pelagianos,  Erasmo los supera ampliamente: éstos atribuyen esa divinidad al libre albedrío entero; Erasmo en cambio al medio, por cuanto los pelagianos establecen dos partes del libre albedrío, la fuerza de discernir y la fuerza de elegir, y atribuyen la una a la razón, la otra a la voluntad, cosa que hacen también los sofistas; pero Erasmo, poniendo a un lado la fuerza de discernir destaca la fuerza de elegir sola, y así convierte en dios a un albedrío cojo y semilibre. ¿Qué crees que habría hecho si su propósito hubiese sido describir el libre albedrío entero?

 Pero no contento con esto, Erasmo sobrepuja también a los filósofos. Entre ellos, en efecto; aún no se llegó a definir si una cosa puede moverse a sí misma. Sobre este punto hay una discusión entre platónicos y peripatéticos que se evidencia en todo el campo de la filosofía: Pero para Erasmo, el libre albedrío no sólo se mueve a sí mismo con su propia fuerza, sino que también se aplica a  lo que es eterno, vale decir, incomprensible para él; en verdad, un definidor enteramente novedoso e inaudito del libre albedrío, que deja muy lejos tras sí a los filósofos, pelagianos, sofistas y demás. Y como si esto fuera poco, no para ni ante sí mismo sino que disiente y lucha consigo mismo mucho más que con todos los otros: antes había dicho que la voluntad humana sin la gracia divina es totalmente ineficaz (a no ser que lo haya dicho en broma), aquí, empero, donde da una definición en serio, dice que la voluntad humana posee esa fuerza por la cual es capaz de aplicarse a lo que es pertinente a la salvación eterna, esto es, a lo que supera incomparablemente aquella fuerza. Así que en este punto Erasmo se sobrepuja aun a sí mismo. ¿Viste, Erasmo querido, que con esta definición te delataste a ti mismo (creo que por imprudencia) evidenciando que no tienes el más remoto conocimiento de estas cosas, o que escribes acerca de ellas en forma totalmente irreflexiva y despreocupada, sin noción de lo que dices o afirmas? Y como ya dije antes, dices menos del libre albedrío y sin embargo le atribuyes más que todos los otros, puesto que no describes el libre albedrío entero, y no obstante le atribuyes todo. Mucho más tolerable es lo que enseñan los sofistas, o al menos el padre de ellos, Pedro Lombardo:300 ellos dicen que el libre albedrío, es la facultad de discernir, y además también de elegir, a saber, de elegir el bien si está presente la gracia (divina), el mal empero si la gracia falta. Y expresamente observa Pedro Lombardo, en coincidencia con Agustín, que por su propia fuerza, el libre albedrío sólo puede caer y no es capaz sino de pecar.301

 De ahí que en su libro II contra  Juliano,  Agustín llama al albedrío “esclavizado” [servum] más bien que libre.302 Tú en cambio estableces por ambas partes una fuerza igual del libre albedrío, de modo que ese albedrío, sin la gracia, por su sola fuerza, puede aplicarse a sí mismo al bien como que puede también apartarse a sí mismo del bien. Pues no piensas cuánto le atribuyes al libre albedrío con ese pronombre SE o A SÍ MISMO; no piensas que al decir que SE puede aplicar, excluyes por entero al Espíritu Santo con todo su poder, como si fuera superfluo y no necesario. Por ende, tu definición es condenable hasta entre los sofistas, quienes si no rabiasen de tal manera contra mí cegados por la envidia, más bien se lanzarían con furia contra el libro tuyo. Ahora, por cuanto atacas a Lutero, a pesar de estar hablando contra ti mismo y contra ellos, sólo dices cosas santas y católicas. Tan grande es la paciencia de esos santos varones.

No digo esto porque la opinión de los sofistas respecto del libre albedrío cuente con mi aprobación, sino porque la considero más tolerable que la de Erasmo, puesto que se acercan más a la verdad. En efecto: no dicen, como lo digo yo, que el libre albedrío es una nada; sin embargo, por el hecho de que ellos, ante todo el Maestro de las Sentencias,303 afirman que el libre albedrío sin la gracia no es capaz de nada, están en desacuerdo con Erasmo; y más aún, parece que están en desacuerdo también entre ellos mismos, y que corren en círculo empeñados sólo en controversia verbal, más ávidos de disputa que de la verdad, como cuadra a sofistas.

 Pues imagínate que me sea presentado un sofista, y no precisamente uno de los malos, con quien yo pudiera discutir estas cosas confidencialmente, en diálogo amistoso, y al que pudiera pedir un juicio sincero y libre, en esta forma: Si alguien te dijese: libre es aquello que por su propio poder sólo es capaz de obrar en una dirección, a saber, en dirección a lo malo, mientras que en la otra dirección, a saber, en dirección a lo bueno, por cierto puede obrar, pero no por su propio poder, sino únicamente con la ayuda de otro, ¿podrías contener  la risa, amigo mío? Pues de esta manera me será fácil demostrar que hasta una piedra o un tronco posee un libre albedrío, ya que puede dirigirse hacia arriba y hacia abajo, por su propia fuerza sin embargo sólo hacia abajo, hacia arriba en cambio únicamente con  la ayuda de otro.

 Y como ya dije antes, al fin y al cabo podríamos invertir el uso de todas las lenguas y palabras y afirmar: “Ninguno es todos, nada es todo”, refiriendo lo uno a la cosa misma, lo otro a una cosa ajena que podría pertenecerle, o agregársele accidentalmente. Así, por discutir en exceso, finalmente convierten también el libre albedrío accidentalmente en libre, ya que de vez en cuando puede ser hecho libre por otro. Pero la pregunta es: qué puede el libre albedrío “por sí mismo”, cuál es la esencia de la libertad del albedrío. Si esta pregunta se ha de resolver, del libre albedrío no quedará más que la palabra vacía, quieran o no. También en esto fracasan los sofistas: en que atribuyen al libre albedrío la fuerza de discernir lo bueno, y desdeñan [premunt] la regeneración y renovación en el Espíritu,304 asignándole, como algo externo, aquella ayuda ajena; de esto hablaré más tarde. En cuanto a la definición, basta lo que se acaba de exponer. Veamos ahora los argumentos con que se ha querido inflar a aquella vana palabrita.305

 En primer lugar está aquel pasaje de Eclesiástico 15: “Dios desde el principio creó al hombre y le dejó en mano de su decisión. Añadió sus mandamientos y preceptos. Si quieres guardar sus mandamientos, y conservar perpetuamente una fe grata, ellos te guardarán. Ante ti he colocado el fuego y el agua; a lo que quieras, extiende tu mano. Ante el hombre está la vida y la muerte, lo  bueno y lo malo; lo que le plugiere, le será dado”.306

 Aunque pudiera rechazar este libro con buenas razones, sin embargo por ahora lo acepto para no envolverme, con pérdida de tiempo, en una disputa acerca de los libros que fueron recibidos en el canon hebreo al que tú críticas con bastante mordacidad y sorna, comparando los Proverbios de Salomón y el Cántico amatorio (como tú lo llamas con ambigua ironía) con los dos libros de Esdras, con Judith, con la Historia de Susana y el Dragón y con Ester –este último, por más que lo tengan en el canon, es a juicio mío de todos los nombrados el más digno de no figurar entre los libros canónicos. Podría, sin embargo, responder brevemente con sus propias palabras: En este lugar, la Escritura es oscura y ambigua, por eso no prueba nada concreto.

 Mas como nosotros estamos en el bando que niega el libre albedrío, exigimos de vosotros que nos indiquéis un pasaje que compruebe con claras palabras qué es el libre albedrío y qué poder tiene. Esto lo haréis quizás para las calendas griegas, a pesar de que tú, para eludir esta necesidad, derrochas muchas buenas palabras y entre tanto andas como pisando huevos recitando tantas opiniones sobre el libre albedrío que por poco lo conviertes a Pelagio en evangélico. Asimismo inventas una cuádruple gracia para poder atribuir incluso a los filósofos una especie de fe y amor, e igualmente esa triple ley, a saber, ley de la naturaleza, de las obras y de la fe –una nueva fábula, por supuesto, para poder afirmar que los preceptos de los filósofos concuerdan estrechamente con los preceptos evangélicos. Después está aquel pasaje del Salmo 4: “Perceptiblemente está sobre nosotros, oh Señor, la luz de tu rostro”.307

 Allí se habla de conocimiento del propio rostro de Dios, esto es, de la fe. Y tú lo aplicas a la razón enceguecida. Si un cristiano colacionase todo esto, no podría menos que sospechar que tú te burlas y te ríes de los dogmas y de la religión de los cristianos. Porque atribuir semejante ignorancia a un hombre que con tanta diligencia analizó todo lo que nosotros presentamos y lo conservó en la memoria, esto me resulta sumamente difícil. Pero por el momento no proseguiré con esto y me conformaré con haberlo indicado, hasta que se ofrezca una oportunidad mejor.

Te ruego sin embargo, Erasmo mío, que no nos pongas a prueba de esta manera como si fueses uno de aquellos que dicen: “¿Quién nos ve?”.308

 Además, en una cuestión de tanta importancia es peligroso bromear continuamente ante cualquiera con palabras versátiles. Pero vayamos al caso.

De una opinión sola en cuanto al libre albedrío, tú construyes una opinión triple.309 Dura, sin embargo bastante aceptable, te parece la opinión de aquellos que dicen que sin una gracia peculiar, el hombre no puede querer lo bueno, no puede hacer el comienzo, no puede avanzar; no puede terminar, etc.; esta opinión la apruebas porque le reconoce al hombre la capacidad para la aspiración y el esfuerzo, pero no le reconoce nada que él pueda atribuir a sus propias fuerzas. Más dura te parece la opinión de los que sostienen que el libre albedrío no es capaz de nada sino de pecar, y que solamente la gracia obra en nosotros lo bueno, etc. Pero la más dura de todas es para ti la opinión de aquellos que dicen que el libre albedrío es una palabra vacía, y que antes bien, Dios obra en nosotros tanto lo bueno como lo malo, y todo lo que es hecho, es hecho por pura necesidad.310

 Contra esta última opinión confiesas dirigirte con tu escrito. ¿Sabes también lo que dices, Erasmo? Tú presentas aquí tres opiniones como si fuesen las de otras tantas escuelas, por qué no entiendes que la misma cuestión ha sido discutida de varias maneras, ya con estas palabras, ya con aquellas, por nosotros que todos profesamos públicamente la convicción de una y la misma “escuela”. Pero queremos llamar tu atención a este hecho y demostrarte cuán superficial o embotado es tu juicio. Te pregunto: aquella definición del libre albedrío que diste en un párrafo anterior, ¿cómo cuadra con esa primera y bastante aceptable opinión? Dijiste, en efecto, que el libre albedrío es la fuerza de la voluntad humana por la cual el hombre se puede aplicar a lo  bueno.

 Aquí en cambio dices, y aceptas que se diga, que sin la gracia el hombre no puede querer lo bueno. La definición afirma lo que su ejemplificación niega; y en tu libre albedrío se halla simultáneamente un Sí y un No, de modo que al mismo tiempo nos apruebas y condenas, y te condenas y apruebas también a ti mismo, en uno y el mismo dogma y artículo. ¿O crees acaso que no es algo bueno el aplicarse a lo que es pertinente a la salvación eterna –acción ésta que tu definición atribuye al libre albedrío–, dado que ni habría necesidad de gracia si en el libre albedrío hubiera tanto de bueno que él se puede aplicar a sí mismo a lo bueno? Así que una cosa es el libre albedrío que tú defines, y otra el que defiendes. Y resulta así que Erasmo tiene sobre los demás hombres la ventaja de poseer dos libres albedríos, que están en franca oposición el uno al otro.

 Pero dejemos a un lado lo que inventó la definición, y veamos lo que la opinión misma propone como lo contrario. Admites que sin una gracia peculiar el hombre no puede querer lo bueno (pues no está en discusión ahora lo que puede la gracia de Dios, sino lo que puede el hombre sin la gracia). Admites por lo tanto que el libre albedrío no puede querer lo bueno, y esto no es otra cosa que: el libre albedrío no se puede aplicar a sí mismo a lo que es pertinente a la salvación eterna, como rezaba tu definición.

 Más aún: poco antes dices que la voluntad humana después de  la caída [post peccatum] es tan depravada que el hombre, perdida ya su libertad, está obligado a servir al pecado y no tiene la capacidad de volver a mejorarse. Y si no me equivoco, sostienes que ésta fue la opinión de los  pelagianos. Creo que aquí  Proteo ya no tiene ninguna escapatoria. Lo tienen aprisionado claras palabras, a saber, que “perdida ya la libertad, la voluntad está bajo coacción [cogit] y es retenida en la esclavitud del pecado”. ¡Oh excelso libre albedrío, del cual el mismo Erasmo dice que perdió la libertad y es esclavo del pecado! Si esto lo dijera  Lutero, nunca se habría oído nada más absurdo, ni se podría poner en conocimiento del pueblo nada más inútil que esta paradoja, de modo que sería imprescindible escribir también unas Disquisiciones contra él.

 Pero quizás nadie me crea que estas cosas son afirmaciones de Erasmo. Bien, léanse el párrafo correspondiente en su Disquisición, y quedarán asombrados. Sin embargo, yo ya no me asombro mayormente. Pues el que no toma en serio esta cuestión ni es afectado por lo menos en algo por ella, sino que siente en su corazón una verdadera aversión contra ella, un tedio o una frialdad, o si le produce náuseas, ¿cómo un hombre tal no habría de decir por doquier cosas absurdas, improcedentes y contradictorias mientras discute el problema como un ebrio o dormido y eructa entre ronquido y ronquido  “Sí ”y ”No” al son de las distintas palabras que llegan a sus oídos? Por eso los maestros de retórica requieren afecto de parte del que defiende una causa; con mucha más razón, la teología requiere un afecto tal que haga al defensor de su causa vigilante, perspicaz, activa, prudente y decidido.

 Por lo tanto, si el libre albedrío sin la gracia, perdida ya la libertad, está obligado a servir al pecado y no puede querer lo bueno, yo quisiera saber qué es esa aspiración, y qué ese esfuerzo para los cuales aquella primera y  aceptable opinión le reconoce al hombre la capacidad.311

 No puede ser una aspiración buena ni un esfuerzo bueno, puesto que el libre albedrío no puede querer lo bueno, como dice la opinión aquella y como también se admite. Lo que queda, por lo tanto, es aspiración mala y esfuerzo malo, que tras la pérdida de la libertad están obligados a servir al pecado. ¿Y qué –te pregunto– se quiere decir a su vez con esto? ¿Esta opinión reconoce al hombre la aspiración y el esfuerzo, y no obstante no le reconoce nada que él pueda atribuir a sus propias fuerzas?

 ¿En qué mente cabe esto? Si a las fuerzas del libre albedrío les quedan la aspiración y el esfuerzo, ¿por qué no se las habría de atribuir? Si no se las debe atribuir, ¿cómo pueden quedar con ellas? ¿O será que esa aspiración y ese  esfuerzo previos a la gracia son dejados también a la futura gracia misma y no al libre albedrío, de modo que a un tiempo se los deja con el libre albedrío, y no se los deja? Si esto no son paradojas o mejor dicho monstruosidades, ¿qué son entonces monstruosidades?

 Pero quizás la Disquisición sueñe con la idea de que entre estos dos, el poder querer lo bueno y el no poder querer lo bueno, exista algo neutral , a saber, el Querer en sí [absolutum Velle], que de por sí no tiende hacia lo bueno ni hacia lo malo, de modo que con cierta argucia dialéctica podamos sortear los escollos y decir: En la voluntad del hombre hay cierto querer que sin la gracia por cierto no es capaz de obrar nada en dirección a lo bueno; sin embargo, tampoco es el caso que sin la gracia inmediatamente quiera sólo lo malo, sino que es un puro y mero querer, que por la gracia puede ser vertido hacia arriba a lo bueno, y por el pecado puede ser vertido hacia abajo a lo malo. Pero ¿dónde queda entonces la afirmación de que el libre albedrío, perdida la libertad, está obligado a servir al pecado? ¿Dónde queda aquella aspiración que aún permanece, y el esfuerzo?, ¿dónde la fuerza de aplicarse a aquello que es pertinente a la salvación eterna? Pues esa fuerza de aplicarse a la salvación no puede ser un puro querer, a menos que se quiera decir que la salvación misma es una nada. Además, tampoco el aspirar y esforzarse puede ser un puro querer, ya que puede extenderse hacia algo (por ejemplo hacia lo bueno) y hacer esfuerzos por alcanzarlo, y no puede arrojarse al vacío o sofrenar el empeño. En resumen: por más que la Disquisición se haya dirigido ya en esta dirección, ya en aquella, no puede eludir las contradicciones y afirmaciones reñidas una con la otra, de modo que el propio libre albedrío que ella defiende, no es tan cautivo como lo es ella. Pues tanto se enreda en su intento de liberar el albedrío, que es atada juntamente con el libre albedrío con lazos indisolubles.

Además, que en el hombre haya un querer neutral y puro, no es más que una invención dialéctica; y quienes lo aseveran, no lo pueden probar. Esa invención nació del desconocimiento de las cosas y del respeto ante los vocablos, como si la realidad siempre fuese así como se la dispone en palabras; casos de estos los hay en cantidades ilimitadas entre los sofistas. La realidad en cambio es la que queda expresada en las palabras de Cristo: “El que no es conmigo, contra mí es”.312

 No dice: “El que no es conmigo, tampoco es contra mí, sino que es neutral”. Pues si Dios está en nosotros, Satanás está lejos, y sólo está presente el querer lo bueno. Si Dios está lejos, Satanás está presente, y en nosotros no hay sino un querer lo malo. Ni Dios ni Satanás permiten que haya en nosotros un mero y puro querer; antes bien, como dijiste correctamente, tras haber perdido la libertad estamos obligados a servir al pecado; esto es, nosotros queremos el pecado y lo malo, decimos el pecado y lo malo, y hacemos el pecado y lo malo.

 Ves: a este punto fue llevada la irreflexiva Disquisición por la invencible y poderosísima verdad, y su sabiduría fue convertida en locuras:313 queriendo hablar contra nosotros, es obligada a hablar a nuestro favor y en contra de sí misma, así como también el libre albedrío hace algo de bueno, a saber: cuando obra contra lo malo, obra mal en grado máximo contra lo bueno, de modo que la Disquisición es en el decir igual que el libre albedrío en el hacer –aunque también la misma Disquisición entera no es otra cosa que una obra sublime del libre albedrío que al defender condena y al condenar defiende, esto es, quiere ser tenida por sabia, y es doblemente estúpida.

 Tal es el caso de la primera opinión confrontada consigo misma: niega que el hombre pueda querer un ápice de lo bueno [quicquam boni posse velle hominem], y no obstante sostiene que al hombre le queda la aspiración, que sin embargo tampoco se la reconoce como suya. Comparemos ahora esta opinión con las otras dos. La segunda, como ya sabemos, es aquella más dura que sostiene que el libre albedrío no es capaz de nada sino de pecar. Esta, empero, es la opinión de Agustín que él expresa en muchos otros lugares, y especialmente en su libro Del espíritu y la letra; en el capítulo cuarto o quinto,314 si no me equivoco; donde usa precisamente estos términos. La tercera, la más dura de todas, es la del propio Wiclef y de Lutero,315 y dice que el libre albedrío es una palabra vacía, y que todo lo que es hecho, es hecho por pura necesidad. Contra estas dos opiniones lucha la Disquisición. A ese respecto digo: Quizá no tengamos el suficiente dominio del latín o del alemán, y por eso no pudimos exponer cabalmente la cuestión misma. Pero Dios me es testigo de que con las últimas dos opiniones no quise decir, ni quise que se entendiera, otra cosa que lo que se expresa en la primera opinión.

 Tampoco creo que Agustín haya disentido de la opinión primera, ni puedo extraer de sus propias palabras algo que esté en discrepancia con ella, de modo que las tres opiniones mencionadas por la Disquisición son para mí nada más que una sola, a saber, lo que expuse yo. Pues una vez que se ha admitido y determinado que tras la pérdida de la libertad, el libre albedrío está bajo coacción en la servidumbre del pecado y no puede querer un ápice de lo bueno, yo puedo sacar de estas palabras esa única conclusión: que el libre albedrío es una palabra vacía cuyo contenido real [res] se ha perdido. A una libertad perdida, mi gramática la llama ninguna libertad; mas otorgar el título de ‘libertad’ a aquello que no posee ninguna libertad, es otorgárselo a una palabra vacía. Si aquí estoy errado, corríjame quien pueda; si lo que digo es oscuro y ambiguo, ilumínelo y precíselo quien pueda. A una salud perdida yo no la puedo llamar salud; y si se la hubiera de atribuir a un enfermo, me parece que no se le habría atribuido más que un título vacío.

 Pero ¡afuera con estas monstruosidades de palabras! Pues ¿quién puede soportar este abuso en el hablar, que por una parte digamos  que el hombre posee un libre albedrío, y al mismo tiempo afirmemos que tras la pérdida de la libertad está bajo coacción en la servidumbre del pecado y no puede querer un ápice de lo bueno?

 Esto es contrario al sentido común y anula por completo el  uso idiomático. Antes bien, a la Disquisición debe hacérsele el reproche de que sus propias palabras las deja correr como dormida, y las palabras de los demás no las toma en cuenta. No considera, digo, qué significa y cuánto implica decir: El hombre perdió  la libertad, está obligado a servir al pecado, y no puede querer un ápice de lo bueno. En efecto: si la Disquisición estuviese despierta y pusiera la debida atención, vería claramente que el sentido de las tres opiniones que ella presenta como diversas y discrepantes, es en realidad uno y el mismo.

 Pues si alguien perdió la libertad y está obligado a servir al pecado y no puede querer lo bueno, ¿qué conclusión más exacta se puede hacer respecto de él que ésta: ese hombre peca, o quiere lo malo, porque así tiene que ser [necessario]? Así concluirían los mismos sofistas con sus silogismos. Por esto, la Disquisición arremete completamente en vano contra las últimas dos opiniones mientras aprueba la primera, porque las tres dicen lo 126 mismo: y una vez más cae en su costumbre de condenarse a sí misma y aprobar lo nuestro, y eso en uno y el mismo artículo.

 Referencias

 281Lib. arb. nemini nisi soli Deo convenire.

282 Cogimur servire peccato.

283 Sub imperio plenissimo Dei.

284 Vertibile arbitrium vel mutabile arbitrium.

285 Párr. 8 en la Disquisición, que en el original reza como sigue: “Porro liberum

            arbitrium hoc loco sentimus vim humanae voluntatis, qua se possit homo

            aplicare ad ea, quae perducunt ad aeternam salutem, aut ab iisdem

            avertere”.

286 Se trata de los puntos de la definición de Erasmo con que comienza este

            capítulo.

287 Orig. “Andabatae”, plural de andabata. El andabata era un gladiador que

            combatía a caballo y con los ojos vendados.

288 Duns Escoto (1274-1308), adversario de Tomás de Aquino y uno de los

            paladines de la filosofía escolástica, llevaba el sobrenombre “Doctor

            subtilis”. El filósofo griego Heráclito (576-480 a.Cr.) fue apodado “ho

            skoteinós”, el oscuro.

289 1 Co. 9:26.

290 Los teólogos modernos (“Modernos meos”) = la escuela modernista,

            nominalista, de la cual procedía el propio Lutero.

291 Orig. “crasse”: groseramente.

292 Comp. Jn. 6:63.

293 1Co. 2:9, comp. Is. 64:4.

294 III. Artículo del Credo Apostólico.

295 Hch. 17:18. Lutero cita según la Vulgata, donde se lee “novorum

            daemoniorum”. Las versiones modernas tienen “nuevos dioses”,

            “divinidades extranjeras”, etcétera.

296 Hch. 26(no 24):24.

297 Plino el Viejo, naturalista romano, nacido en Como en el año 23 ó 24 después

            de Cr., muerto en 79 durante la erupción del Vesubio. Es autor, entre

            muchos otros escritos perdidos en su casi totalidad, de una historia natural

            (Naturalis historia), obra enciclopédica en 37 libros que describe en forma

            clara y bien ordenada todos los fenómenos de la naturaleza.

298 Mt. 16:6.

299 1Co. 2:14; 2Co. 3:5.

300 Pedro Lombardo (1100-1164), teólogo escolástico, autor de 4 libros de

            sentencias, “Sententiarum libri quattuor”, un compendio teológico que por su

            claridad sistemática y concisión llegó a ser el más importante manual

            teológico de la Edad Media. En el Libro II dist. 25:5, el autor afirma que la

            voluntad es libre porque es capaz de apetecer o elegir, sin coacción y

            necesidad, lo que discernió mediante la razón. (“Sine coactione et

            necessitate valet appetere vel eligere, quod ex ratione decreverit”.)

301Lutero piensa en un pasaje de Agustín en “De spiritu et littera” III, 5 (Migne 44,

            203):Nam neque liberum arbitrium quidquam nisi ad peccandum valet, si

            lateat veritatis vía: “Pues el libre albedrío no es capaz de nada sino de

            pecar si le está oculto el camino de la verdad”.

302 Lib. II, 8, 23 (Migne, ser. lat. 44 pág. 689).

303 Magister Sententiarum: título honorífico de Pedro Lombardo (veáse nota 300)

304 Tít. 3:5.

305 Lo que sigue se basa en la respuesta de Erasmo contenida en Hyperaspistes

            II.

306 Eclesiástico (“Sabiduría de Jesús Sirac”) 15:14 y sigs.

307 Sal. 4:6 b. En la Vulgata, de donde procede la cita, 4:7: Signatum est super

            nos lumen vultus tul, Domine.

308 Sal. 64:5.

309 Lo que sigue son citas de la Disquisición, párr. 9, parte final.

310 Véase lo expuesto en el cap. IV.

311 Véase pág. 132, párr. 2.

312 Lc. 11:23.

313 1Co. 1:20.

314 3, 5 (Migue, ser. Iat. 44, pág. 203).

315 Comp. Disputación de Heidelberg (año 1518), conclusión 13 (véase nuestra

            edición del tomo I, pág. 30 de esta misma colección).

Vida y obra de Wesley

 Sermón 52

La reforma de las costumbres

 

Diario del Concilio de Trento, donde surgieron, por ejemplo, muchas de las costumbres y tradiciones de la iglesia romana

Salmos 94:16

«¿Quién se levantará por mí contra los malignos?»

1. En todas las edades, quienes no temieron a Dios ni tuvieron respeto a hombre1 se unieron y formaron confederaciones para llevar adelante las obras de las tinieblas.2 Y en esto se han mostrado sagaces con sus semejantes,3 porque por este medio promovieron con más efectividad el reino de su padre el diablo,4 de lo que de otra manera no hubieran podido hacer. Por otro lado, quienes temen a Dios y desean la felicidad de sus semejantes han descubierto, en cada era, la necesidad de unirse para oponerse a las obras de las tinieblas, para diseminar el conocimiento de Dios, su Salvador, y promover su reino sobre la tierra. En verdad, él mismo los instruyó a hacerlo así. Desde el tiempo en que el ser humano fue puesto sobre la tierra, Dios le enseñó a unirse en su servicio, y lo ha unido en un cuerpo por un espíritu.5 Y él los ha unido para este mero fin, para deshacer las obras del diablo,6 primero los que están ya unidos y, por medio de ellos, en todo su alrededor.

2. Este es el diseño original de la iglesia de Cristo. Es un cuerpo de personas unidas para, primero, salvar cada uno su propia alma; luego, ayudarse mutuamente para trabajar en su salvación; después, tanto como esté en sus posibilidades, salvar a todas las personas de su miseria presente y futura, para vencer el reino de Satanás y establecer el reino de Cristo.7 Este debe ser el interés continuo y la tarea de cada miembro de su iglesia. De lo contrario, no merece ser llamado miembro de ella, como tampoco es miembro viviente de Cristo.

3. De acuerdo con esto, éste debe ser el interés y el empeño de todos aquellos que están unidos en estos reinos, que comúnmente son llamados «la Iglesia de Inglaterra». Están unidos para este propósito, para oponerse al diablo y todas sus obras, y hacer guerra contra el mundo y la carne, sus fieles y constantes aliados. Pero, ¿en realidad responden ellos al propósito de su unidad? ¿Están todos los que se llaman a sí mismos «miembros de la Iglesia de Inglaterra» involucrados de corazón en la oposición a las obras del diablo y en luchar contra el mundo y la carne? ¡Qué desventura! No podemos decir esto. Lejos de ello, una gran parte de ellos –temo que sea la gran mayoría de ellos– son ellos mismos el «mundo», gente que no conoce a Dios para su salvación; que de día en día, en lugar de crucificar la carne con sus pasiones y deseos,8 se dejan llevar por ella. Hacen por ellos mismos las obras del diablo,9 cuando debieran estarlas destruyendo

4. Por lo tanto, aún hay necesidad, inclusive en este «país cristiano» (como cortésmente llamamos a la Gran Bretaña), sí, en esta «iglesia cristiana» (si pudiéramos darle este título a la mayoría de nuestra nación), de que algunos se alcen contra el mal y se unan «contra los malignos».10 No sólo eso, sino que nunca hubo más necesidad de la que hay este día, de que quienes temen a Jehová hablen cada uno a su compañero11 de este asunto –cómo pudieran ellos levantar bandera contra12 la iniquidad que inunda la tierra. Hay razones abundantes para que todos los siervos de Dios se unan contra las obras del diablo con corazón, propósito y empeño unánimes, para declarar su fe en Dios y para reprimir, tanto como esté en sus fuerzas, estos torrentes de perversidad.13

5. Para este fin, algunas personas en Londres, hacia finales del siglo pasado, se reunieron, y después de un tiempo se llamaron «La Sociedad para Reformar las Costumbres». Durante cerca de cuarenta años, hicieron un bien increíble. Pero muchos de los miembros originales partieron para recibir su recompensa, y quienes les sucedieron flaquearon en sus mentes y se apartaron de la labor. Por lo que hace unos pocos años desapareció la sociedad, y ya no existe nada parecido en todo el reino.

6. Últimamente se acaba de formar una sociedad de la misma naturaleza. Me propongo mostrar: (1) la naturaleza del propósito y los pasos que hasta ahora han tomado; (2) la excelencia de esta sociedad, y las varias objeciones que se han levantado contra ella; (3) qué calidad de personas deben ser quienes participen en tal empresa; y, (4) con qué espíritu y de qué manera deben proceder en la consecución de este diseño. Concluiré con una aplicación tanto para ellos como para todos los que temen a Dios.

I. 1. Mostraré, primero, la naturaleza de su propósito, y los pasos que hasta ahora han tomado. Fue un Día del Señor en agosto de 1757, cuando un grupo pequeño se reunía para orar y tener conversaciones religiosas. Allí se mencionó la profanación amplia y descarada de personas que compraban y vendían, que mantenían las puertas de sus negocios abiertas, que tomaban en tabernas, y permanecían sentadas o paradas en las calles, caminos o caminos, o vendiendo sus mercancías como en un día ordinario; especialmente en Moorfields,14 que estaba lleno de gente cada domingo, de un extremo al otro. Se consideró qué método debía usarse para rectificar estos males. Acordaron que seis de ellos visitarían a sir John Fielding por la mañana para que él les diera instrucciones. Así lo hicieron. El aprobó el plan y les instruyó en cómo ejecutarlo.

2. Primero, entregaron peticiones al honorable señor alcalde y al ayuntamiento, y a los jueces de los tribunales de Hicks y de Westminster. De todos ellos recibieron mucho ánimo para continuar adelante.

3. Seguidamente se les comunicó su propósito a muchas personas de rango eminente, y al cuerpo de clérigos, así como a los ministros de otras denominaciones, pertenecientes a las varias iglesias y grupos en Londres, Westminster, y sus alrededores. Tuvieron la satisfacción de recibir una aprobación entusiasta y una aprobación universal por parte de esas personas.

4. Luego, imprimieron y distribuyeron, pagando por su propia cuenta, varios miles de libros de instrucciones a los comisarios de policía y a otros oficiales de las parroquias, explicándoles y exhortándoles en sus varias obligaciones. Y para advertirles, tanto como fuera posible, sobre la necesidad de proceder a la ejecución de la ley; de la misma manera imprimieron y distribuyeron, por todas partes del pueblo, extractos de las Actas del Parlamento y notas para los ofensores, para disuadirlos a que no faltaran al día del Señor.

5. Una vez preparado el camino con estas precauciones, fue a principios de 1758 que, después que muchas notificaciones fueron entregadas una y otra vez, sin lograr nada, los magistrados recibieron información contra quienes profanaban el día del Señor. Por estos medios comenzaron a limpiar las calles y los sitios de aquellos ofensores notorios que sin ningún respeto hacia Dios ni al rey, vendían sus mercancías desde la mañana hasta la noche. Procedieron entonces a un propósito más difícil: prevenir la bebida de licores en el día del Señor, malgastando en las tabernas el tiempo que debía gastarse adorando a Dios. Al hacer esto, quienes distribuyeron las notas, fueron expuestos abundantemente a reproche, insultos y abusos de toda clase. No sólo tenían que contender con los borrachos y quienes les servían, los guardianes de las tabernas; sino también con los ricos y hombres honorable; en parte, contra dueños de las tierras donde estaban establecidas las ventas; en parte, contra quienes les abastecían de la bebida; en general, todos los que ganaban por sus pecados. Algunos de estos no eran sólo hombres de dinero, sino hombres en autoridad; y no sólo eso, en más de una ocasión estas fueron las mismas personas ante quienes se traía a los delincuentes. Y el tratamiento que les daban a quienes proveían la información, despertó naturalmente la bestia en la gente,15 quienes siguieron el ejemplo de los magistrados y los trataron como personas que no merecían vivir en este mundo. No usaron escrúpulos, ni los trataron con la más elemental decencia, no sólo les tiraron lodo o piedras o cualquier cosa que tenían a la mano, sino que muchos los golpearon sin misericordia y los arrastraron sobre piedras o los tiraron a la cuneta. Y no los mataron, no porque no lo hubieran deseado, sino porque un freno estaba entre sus dientes.

6. Ellos habiendo recibido, por lo tanto, ayuda de Dios, prosiguieron a restringir de la misma manera a los panaderos para que no gastaran gran parte del día del Señor ejerciendo el trabajo al que habían sido llamados. Pero muchos de éstos fueron más benevolentes en su trato que los vendedores de bebidas alcohólicas. Estuvieron lejos de resentir esta actitud o mirarla como afrenta; y muchos que por la costumbre habían sido presionados a trabajar contra sus conciencias, les agradecieron sinceramente por su labor, y la consideraron verdadera bondad.

7. Al limpiar las calles, sitios, y tabernas de quienes faltaban al sábado, encontraron otra clase de ofensores, tan perjudiciales a la sociedad como cualesquiera otros, específicamente, los viciosos de varias clases de juegos. Algunos de estos son de la clase más baja y vil, comúnmente llamados jugadores, quienes hacen una profesión de aprovecharse de personas jóvenes e inexpertas, sacándoles todo su dinero con trucos. Y después de que las han arruinado, con frecuencia les enseñan los mismos misterios de su iniquidad.16 Varias de estas guaridas han sido descubiertas, y no pocos han sido obligados a ganarse el pan honestamente con el sudor de su frente y el trabajo de sus manos.

8. Aumentando en número y fuerza, extendieron su visión, y principiaron, no sólo a reprimir juramentos blasfemos, sino a remover de las calles otra molestia pública y escándalo al nombre cristiano, las prostitutas comunes. A muchas de ellas se les rescató a la mitad de su carrera de audaz maldad. Y para llegar a la raíz de la enfermedad, muchas de esas casas que las albergaban se han detectado, llevado a juicio de acuerdo con la ley y suprimido completamente. Y algunas de las más pobres y desoladas mujeres caídas en «el más bajo nivel de la infamia humana»,17 han reconocido la providencia y gracia de Dios, y han rectificado sus pecados mediante el arrepentimiento que perdura. A varias de éstas se les ha provisto de trabajo y varias han sido recibidas en el Hospital Magdalena.18

9. Si se me permite una digresión, ¿quién podría admirar suficientemente la sabiduría de la providencia divina en la disposición de los tiempos y los momentos para coordinar un acontecimiento con el otro? Por ejemplo, al tiempo en que muchas de estas pobres criaturas fueron desviadas a medio curso de su pecado, sintieron el deseo de tener mejor vida, como en respuesta a la pregunta, «pero, ¿si abandonara la forma de vida que llevo ahora, qué puedo hacer para sobrevivir? Porque yo no tengo ninguna habilidad, ni tengo amigos que me puedan recibir». Yo digo, «para este tiempo, Dios ha preparado el Hospital Magdalena». Aquí, todas las que no tienen oficio, ni amigos quienes las reciban, son recibidas con toda ternura. Aquí pueden vivir con comodidad, y provistas de todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad.19

10. Volviendo al tema. El número de personas traídas a justicia de agosto de 1757 a agosto de 1762 fue 9,596. Y desde ese tiempo al presente: por juegos vedados por la ley y juramentos blasfemos, 40; por faltar al día del Señor, 400; mujeres impúdicas y negociantes de prostíbulos, 550; por ofrecer material impreso obsceno, 2; total, 10,588.

11. En la admisión de miembros a la sociedad, no hay preferencia por ninguna secta o partido en particular. Cualquiera que después de ser investigado resulte ser un buen hombre, es admitido inmediatamente. Y nadie que tenga puntos de vista egoístas o intereses pecuniarios continuará allí por mucho tiempo; no sólo porque no podrá adquirir ganancia alguna, sino porque pronto perderá, puesto que debe principiar como contribuyente tan pronto como principia a ser miembro. En verdad, la queja vulgar dice, «estos son todos Whitfelitas»,20 pero este es un gran error. Cerca de veinte de los miembros constantes y contribuyentes tienen conexión con el señor Whitefield. Cerca de cincuenta están en conexión con el señor Wesley. Cerca de veinte, quienes están en la iglesia establecida, no tienen conexión con ninguno de los dos. Y cerca de setenta son disidentes. Lo que hace un total de ciento sesenta. A decir verdad, son muchos más los que colaboran en la obra por donaciones ocasionales.

 II. 1. Estos son los pasos que se han tomado hasta ahora en la consecución de este propósito. En segundo lugar, mostraré la excelencia del mismo, no obstante las objeciones que se han levantado en su contra. Tal excelencia puede verse en diferentes consideraciones. La primera es que protestar abiertamente contra toda impiedad e injusticia que se han extendido abundantemente como inundación sobre nuestro país es una de las formas más nobles de confesar a Cristo frente a sus enemigos. Esto es dar la gloria a Dios y mostrar a la humanidad que, aun estos tiempos tan bajos, aunque pocos, hay quienes prefieren la fe y la piedad que a Dios alaben.21 Y, ¿qué puede ser más excelente, que rendirle a Dios el honor debido a su nombre? Declarar por medio de una prueba más sonora que las palabras, incluyendo el sufrimiento y correr todo azar, que en verdad hay un premio para el justo; sin duda hay un Dios que juzgará la tierra.22

2. ¡Qué excelente es este propósito de prevenir, en cualquier grado, la deshonra a su glorioso nombre, el desprecio que se hace a su autoridad, y el escándalo hecho a nuestra santa religión por la maldad descarada y flagrante de aquellos quienes aún se llaman cristianos! ¡Cuán excelente es refrenar en cualquier grado el torrente de vicio, reprimir la inundación de impiedad, remover en cualquier monto las ocasiones de blasfemar el buen nombre por el cual somos llamados!23 Es uno de los propósitos más nobles que posiblemente puede subir en corazón de hombre.24

3. Este propósito, por tanto, evidentemente tiende a darle la gloria a Dios en las alturas, por lo que no menos manifiestamente conduce al establecimiento de la paz en la tierra.25 Porque todo pecado tiende directamente a destruir nuestra paz con Dios, desafiándole abiertamente, desvaneciendo la paz de nuestro propio corazón, y a poner la espada de cada uno contra su prójimo. Por lo que cualquier cosa que prevenga o remueva el pecado, promueve paz en la misma proporción; paz en nuestra propia alma, paz con Dios, y paz el uno con el otro. Tales son frutos genuinos de este plan, aun en este mundo presente. Pero, ¿por qué debemos confinar nuestros puntos de vista a angostos límites de tiempo y espacio? Por el contrario, traspasemos estos a la eternidad. Y, ¿qué fruto de esto encontraremos allí? Permitamos que hable el Apóstol: «Hermanos, si alguno de entre vosotros se ha extraviado de la verdad, y alguno le hace volver» (no a esta u otra opinión, sino a Dios), «sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados».26

4. Pero el beneficio de este plan no redunda sólo en individuos, ya sea los que llevan a otros al pecado o ya quienes estén propensos a ser guiados y destruidos por aquellos, sino que redunda también en toda la comunidad de la que somos miembros. ¿No es correcta la observación, «la justicia engrandece a la nación»?, y por otro lado, ¿no es verdad que «el pecado es afrenta de las naciones»?27 Sí, ¿y no provoca maldición de Dios sobre ellas? Por lo tanto, en cualquiera de las áreas de la sociedad donde se promueve la justicia, se ha avanzado el interés nacional. En cuanto se reprime el pecado se refiere, especialmente el pecado declarado, el azote y el reproche han sido quitados de nosotros. Quienesquiera que sean, por lo tanto, quienes laboran en esto, son benefactores generales. Ellos son los amigos más genuinos de su rey y de su país. En la misma proporción en que el propósito de ellos se cumple, no puede haber duda que la voluntad de Dios dará prosperidad a la nación, cumpliendo su palabra fehaciente, «yo honraré a los que me honran».28

5. Pero se objeta: «Aunque sea este un plan excelente, no le concierne a usted. Porque, ¿no hay personas a quienes propiamente corresponde la represión de estas ofensas y el castigo de los ofensores? ¿No hay policías y otros oficiales que bajo juramento están obligados a esta función?» Los hay. Policías y guardianes de la iglesia en particular están obligados mediante juramento solemne a proveer información contra pecadores escandalosos y otros profanadores del día del Señor. Pero si ellos no hacen lo debido, si no obstante su juramento no se ocupan del asunto, entonces concierne a todos los que temen a Dios, a quienes aman a la humanidad y a quienes desean bien al rey y al país, perseguir este propósito con el mismo vigor como si no hubiera tales oficiales. Si ellos no sirven para nada, es como si no existieran.

6. «Pero esto es sólo una pretensión. El verdadero deseo de ellos es obtener dinero a cambio de información». Así se ha afirmado rotundamente y con frecuencia, pero sin la más mínima sombra de verdad. Lo contrario puede probarse con mil ejemplos: ningún miembro de la sociedad toma parte alguna del dinero que la ley designa para el informante. Nunca lo hicieron desde el principio. Y ninguno de ellos recibe nada por suprimir información o retirarla. Este es otro error, si no una calumnia intencional, para el cual no hay ni la menor base.

7. «Pero este plan es imposible de realizar. El vicio ha llegado a tal nivel que es imposible suprimirlo, especialmente por esos medios. Porque, ¿qué puede hacer un puñado de gente pobre ante la oposición de todo el mundo?» Para el hombre esto es imposible, más no con Dios.29 Ellos confían, pero no en ellos mismos, sino en él. Por muy fuertes que sean estos patrocinadores de vicios, para Dios no son más que langostas.30 Y todos los medios son iguales para él. Para Dios es lo mismo salvar con muchos o con pocos.31 Por lo que el pequeño número que está del lado del Señor, no importa; como tampoco importa el gran número que está contra él. El hace lo que le place. No hay consejo ni fuerza contra el Señor.32

8. «Pero si el fin al que usted apunta es realmente reformar pecadores, escogió el medio equivocado. La Palabra de Dios es la que debe efectuar esto, y no las leyes humanas; y es trabajo de ministros, y no de magistrados. Por lo que la aplicación de estas leyes sólo pueden producir una reforma externa de actitudes; no un cambio en el corazón». Es verdad que la Palabra de Dios es ordinariamente el medio más eficaz por el que él cambia ambos, el corazón y la vida de los pecadores; y él hace esto mayormente por medio de ministros del evangelio. Pero es igualmente verdad que el magistrado es «ministro de Dios», y servidor de Dios «para castigar al que hace lo malo»33 al ejecutar las leyes humanas sobre ellos. Si esto no cambia el corazón, el que se haya prevenido el pecado externo es ya de valor. Hay mucho menos deshonra para Dios, menos escándalo para nuestra santa religión, menos calamidades y reproches sobre nuestra nación y menos tentación dispuesta en el camino de otros. Sí, y menos ira amontonándose contra el pecador mismo para el día de la ira.34

9. «No sino que hace hipócritas de muchos de ellos, pretendiendo lo que no son. Otros, al exponerlos a vergüenza, y al ponerlos en gastos, se vuelven descarados y desesperados en la maldad; por lo que en realidad, ninguno de ellos está mejor, si no es que están peor que antes». Este es un rotundo error. Porque (1) ¿dónde están estos hipócritas? Nosotros no conocemos a nadie que haya pretendido ser lo que no es. (2) El exponer a ofensores obstinados a vergüenza y ponerlos en gastos, no los hace desesperados por ofender, sino les da temor de ofender. (3) Algunos de ellos, lejos de estar peor, están sustancialmente mejor; el tenor integral de sus vidas ha cambiado. Sí, (4) algunos han cambiado interiormente, de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios.35

10. «Pero muchos no están convencidos de que comprar o vender en el día del Señor sea pecado». Si ellos no están convencidos, debían estarlo; ya es tiempo de sobra para que lo estuvieran. El caso es tan sencillo como puede ser. Porque si no es pecado una violación declarada y voluntaria contra la ley de Dios y la ley de la tierra, dígame, ¿qué es? Y, si tal violación tanto contra la ley divina como contra la humana no se castiga, porque alguien no está convencido de que es pecado, es el fin de toda ejecución de justicia, y cada persona puede vivir como le plazca.

11. «Pero, primero deben probarse métodos más leves.» Se debe. Y se usan. A cada ofensor se le exhorta antes de poner la ley en ejecución contra él; ni se demanda a ninguna persona que no haya recibido notificación expresa de que tal será el caso a menos que prevenga la acusación quitando la causa. En cada caso se usa el método más leve, según lo dicte la naturaleza del caso; tampoco se aplican medios severos, sino cuando es absolutamente necesario para el fin perseguido.

12. «Bueno, pero después de toda esta conmoción acerca de una reforma, ¿qué bien real se ha hecho?» Un bien indecible; y más abundante de lo que nadie podría haber esperado en tan corto tiempo, considerando el pequeño número de instrumentos y las dificultades que han afrontado. Mucho mal se ha prevenido ya, y mucho ha sido destruido. Muchos pecadores han sido reformados exteriormente; algunos han sido cambiados interiormente. El honor de aquel cuyo nombre llevamos y que es tan abiertamente afrontado, ha sido abiertamente defendido. Y no es fácil determinar cuántas y qué tan grandes bendiciones pudieran ya haberse obtenido sobre toda nuestra nación, aun por esta pequeña ofensiva hecha para Dios y su causa contra sus enemigos atrevidos. En general, pues, después de todas las objeciones que se pueden hacer, una persona razonable debería concluir que un propósito más excelente podría escasamente entrar al corazón humano.

III. 1. Pero, ¿qué suerte de persona debería participar en tal empresa? Algunos podrían pensar que cualquiera que tenga voluntad de servir en esa sociedad debería ser admitido inmediatamente; y que mientras mayor sea el número de miembros, mayor será su influencia. Sin embargo, esto no es cierto. De hecho, es todo lo contrario. Mientras que la mencionada Sociedad para Reformar las Costumbres consistió sólo de miembros selectos, aunque no fueron ni muchos, ni ricos como tampoco poderosos, se sobrepusieron a toda oposición y fueron eminentemente exitosos en cada actividad que emprendieron. Pero, entonces, cuando un número escogido con menos cuidado fue recibido en la sociedad, ésta decreció imperceptiblemente en efectividad, paso a paso, hasta llegar a ser nada.

2. Por lo tanto, el número de miembros no debe causar más preocupación más que el dinero o la eminencia. Este trabajo es de Dios. Se hace en el nombre de Dios y por él. Por consiguiente, quien no ama ni teme a Dios, no tiene parte ni suerte en este asunto.36 «¿Qué tienes tú que hablar de mis leyes», podría decir Dios a cualquiera de éstos, «pues tú» mismo «aborreces la corrección, y echas a tu espalda mis palabras».37 Quienquiera, pues, que viva en un pecado conocido, no es apto para ocuparse de reformar pecadores. Más específicamente, si esta persona es culpable en cualquier instancia, o en ínfimo grado, de profanar el nombre de Dios comprando, vendiendo o haciendo cualquier labor innecesaria en el día del Señor u ofendiendo en cualquier otra manera de las que esta sociedad está particularmente dedicada a combatir. No, no se le permita a nadie que esté él mismo necesitado de reforma, presumir entrometerse con una tarea como ésta; que saque primero la viga de su propio ojo.38 Debe ser intachable en todas las cosas.

3. No es que esto sea suficiente. Cada persona que participa debe ser más que inofensivo. Debe ser persona de fe; tener por lo menos tal grado de convicción de lo que no se ve,39 que viva no mirando a las cosas que se ven, sino las que no se ven;40 una fe que produzca un firme temor de Dios con una resolución perdurable, por su gracia, de abstenerse de lo que él prohíbe y hacer todo lo que él ha ordenado. Necesitará más especialmente esa clase particular de la fe que es la confianza en Dios.41 Esta es la fe que traslada los montes,42 apaga fuegos impetuosos,43 quebranta toda oposición y lo capacita para permanecer de pie contra ella, y perseguirá a mil,44 sabiendo en quién está su confianza, y aun cuando tenga en él mismo la sentencia de muerte, confía en Dios que resucita a los muertos.45

4. La persona que tiene fe y confianza en Dios será, como consecuencia, una persona valiente. Tal ha de ser sea cada persona que se inscriba en esta obra. Porque muchas cosas sucederán en el cumplimiento del deber que son terribles para la naturaleza. Serán tan terribles que todo el que consulta con carne y sangre,46 tendrá temor de encontrarse con ellas. El verdadero coraje tiene aquí, por tanto, su propio lugar, y es necesario en su máximo grado. Y esto, sólo lo puede suplir la fe. Un creyente puede decir, Peligro y rechazo no debo temer; Con Cristo a mi lado, lograré vencer.47

5. Para el coraje, la paciencia es aliado cercano: el uno se relaciona con lo futuro; la otra confronta males presentes. Y cualquiera que se une en llevar adelante un propósito de esta naturaleza, tendrá muchas ocasiones para usar paciencia. Porque no obstante todo lo intachable que sea, se encontrará justamente en la situación de Ismael, su mano será contra todos, y la mano de todos contra él.48 Con razón, si es verdad que todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución,49 ha de cumplirse esto en quienes, no contentos con vivir piadosamente ellos mismos, instigan al impío a hacer lo mismo o, por lo menos, tratan de refrenarlo de las más notorias acciones impías! ¿No es esto declarar guerra contra todo el mundo? ¿Desafiar a todos los hijos del diablo? Y, Satanás mismo, «el príncipe de este mundo»50 el gobernador de las tinieblas,51 ¿no ejercerá toda su sutileza y toda su fuerza en apoyar su tambaleante reino? ¿Quién puede esperar que el león rugiente52 se someta mansamente y deje que le quiten la presa de entre las fauces? Ustedes tienen, por tanto, necesidad de paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengan la promesa.53

6. Y tienen necesidad de firmeza, para que puedan mantenerse firmes en esta profesión de fe, sin fluctuar.54 Esto también debe encontrarse en quien se una a esta sociedad, que no es tarea para el hombre de doble ánimo, para quien es inconstante en todos sus caminos.55 La persona que es como una caña sacudida por el viento56 no califica para esta guerra que demanda un propósito firme del alma, una resolución constante y determinada. A quien le falta esta resolución, puede poner su mano en el arado, pero, ¿qué tan pronto mirará hacia atrás?57 En verdad, esta persona podría permanecer firme por un tiempo, pero cuando la tribulación o la persecución, o los problemas públicos o privados, arrecie por causa de la obra, pronto se ofenderá.58

7. Verdaderamente es difícil para cualquier persona perseverar en esta tan desagradable tarea, a menos que el amor venza tanto al dolor como al temor. Por lo que es altamente conveniente que todos los que participan en esta batalla, tengan el amor de Dios derramado en sus corazones;59 que todos estén dispuestos a declarar que nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.60 La presencia de aquél que ama nuestra alma61 hará, pues, sus tareas livianas. Entonces pueden ellos decir, no con el frenesí de una loca imaginación, sino con la más alta verdad y sobriedad, Cuando estoy en comunión con mi Padre cada día, olvido los trabajos y toda la aflicción; El es mi descanso, mi paz y mi guía.62

8. Lo que agrega aun una dulzura mayor a la labor y al dolor, es el amor cristiano hacia nuestros prójimos; cuando ellos aman a su prójimo, esto es, a cada alma de la humanidad, como a ellos mismos,63 como a sus propias almas; cuando el amor de Cristo los constriñe a amarse uno a otro, como también Cristo nos amó;64 cuando, como él, gustan la muerte por todos65 para que ellos estuvieran listos a poner sus vidas por los hermanos66 (incluyendo entre ellos a cada persona, cada alma por la que murió Cristo), ¿qué peligro de daño, entonces, los ahuyentará de su obra de amor? ¡Qué sufrimiento no estarían ellos listos a pasar para salvar un alma del fuego consumidor!67 ¿Qué prolongación de dificultades, decepción, dolor, eliminará su firme resolución? ¿No dirían ellos De día y de noche la lucha prosigo, sabiendo que Cristo va siempre conmigo?68 Así el amor todo lo espera, todo lo soporta. Así el amor nunca deja de ser.

9. El amor es necesario para todos los miembros de esta sociedad en otra área: puesto que el amor no es jactancioso,69 produce no sólo coraje y paciencia, sino humildad. ¡Oh!, cómo es de necesaria ésta para todo aquel que se dedica a esta tarea! ¿Qué puede ser de mayor importancia que el que sean pequeños, malos, bajos y viles ante sus propios ojos? De otra manera, si pensaran mejor de sí mismos, si se adjudicaran ellos mismos algún crédito, si admitieran algo del espíritu farisaico, confiando en sí mismos como justos y menospreciando a los otros,70 nada tendería a destruir más directamente todo el programa. Porque, entonces, ellos no sólo tendrían a todo el mundo, sino a Dios mismo contra ellos; sabiendo que Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes, sólo a los humildes.71 Por lo tanto, cada miembro de esta sociedad debe estar profundamente consciente de su locura, debilidad, invalidez; continuamente dependiendo con toda su alma en aquél quien solo da sabiduría y fortaleza, con convicción indecible de que la ayuda que se recibe en la tierra, la provee Dios mismo;72 y que Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.73

10. Un punto más debe tener profundamente impreso en su corazón quienquiera que se enlista en este trabajo: que la ira del hombre no obra la justicia de Dios.74 Debe, por tanto, aprender de él que fue manso y humilde.75 Debe habitar en mansedumbre y en humildad: con toda humildad y mansedumbre debe andar como es digno de la vocación con que fue llamado.76 Por amor a sí mismo, por amor a ellos, por amor a Cristo, debe ser amable con toda persona,77 buena o mala. ¿Hay ignorantes y extraviados entre ellos? Muéstrese paciente con ellos.78 ¿Se oponen a la palabra y a la obra de Dios, se disponen ellos en orden de batalla en su contra? Por tanto, más se necesita de mansedumbre para corregir a quienes se oponen, a ver si por casualidad podrían escapar del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.79

IV. 1. De las características de quienes son aptos para participar en una tarea como ésta, procedo a mostrar, cuarto, con qué espíritu y con qué carácter debe ser hecha. Primero, con qué espíritu. Esto primero señala el motivo que se debe conservar en cada paso que se toma. Porque si en cualquier momento, la luz que hay en ti es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?, pero si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz.80 Por lo tanto, esto debe recordarse y aplicarse en cada palabra y acción. Nada debe decirse o hacerse, pequeño o grande, con la intención de sacar ventaja temporal; nada, con el interés de ganar el favor o la estima, el amor o la alabanza humana. Sino que la intención, el ojo de la mente, siempre debe estar fija en la gloria de Dios y en el bien del ser humano.

2. Pero el espíritu con que se debe hacer cada cosa tiene que ver con la disposición tanto como con el motivo. Y esto no es otra cosa que lo que se ha descrito arriba. Porque el mismo coraje, paciencia, serenidad que hacen competente a una persona para esta obra, han de ejercerse en ella. Sobre todo, tiene que tomar el escudo de la fe para apagar todos los dardos del fuego del maligno.81 Tiene que usar en cada hora de prueba de toda la fe que Dios le dio. Y que todas sus cosas sean hechas con amor;82 no permitiendo que esto le sea arrebatado. Que ni las muchas aguas apaguen su amor, ni la inundación de la ingratitud lo hagan menguar.83 Haya, de la misma manera este humilde sentir que hubo también en Cristo Jesús.84 Aún más, que esté revestido de humildad,85 llenando su corazón y adornando toda su conducta. A la vez, velando que se vista de entrañable misericordia, mansedumbre, de paciencia;86 evitando la menor apariencia de maldad, amargura, enojo o resentimiento; sabiendo que nuestro llamado no es para ser vencidos de lo malo, sino vencer con el bien el mal.87 Para preservar este humilde y manso amor, se necesita que se hagan todas las cosas con espiritualidad, velando contra toda ligereza o superficialidad, así como orgullo, ira o irritabilidad. Pero esto no puede guardarse de otra manera, sino por medio de la oración constante,88 tanto antes como después de iniciarse en la tarea, y durante toda la acción. Y haciéndolo todo con espíritu de sacrificio, ofreciendo todo a Dios, por medio del Hijo de su amor.

3. En cuanto a su forma externa de actuar, una regla general es que exprese estas disposiciones internas. Para ser más específico: Que cada cual esté consciente de no hacer males para que vengan bienes.89 Por lo tanto, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo.90 No se use fraude o astucia para identificar ni para castigar a ninguna persona, sino que con sencillez y sinceridad de Dios,91 recomendémonos a toda conciencia humana delante de Dios.92 Es probable que al guardar estas reglas, se condenará a menos ofensores. Pero la bendición de Dios acompañará toda la operación otro tanto más.

4. Pero la inocencia debe ir unida a la prudencia, propiamente llamada. No esa hija del infierno que el mundo llama prudencia, la cual es mera destreza, disimulo astuto, sino la sabiduría que es de lo alto,93 la que el Señor recomienda de manera especial a todos los que promuevan su reino en la tierra. Sed, pues, prudentes como serpientes, al mismo tiempo que sencillos como palomas.94 Esta clase de sabiduría los instruirá en cómo adaptar su habla y toda su conducta a la persona, el tiempo, lugar y cualquier otra circunstancia. Les enseñará a evitar ocasiones de ofensa, aun de aquellos que la buscan, y transformar las situaciones de carácter más ofensivo en lo menos ofensivas que sea posible.

5. Su forma de hablar, especialmente con los ofensores, debe ser siempre profundamente seria (para que no les parezca insultadora o dominante), preferiblemente inclinada a hablar con tono de tristeza. Demuestren que sienten lástima por lo que hacen, y que simpatizan con ellos por lo que sufren. Sus expresiones y sus tonos de voz, tanto como sus palabras, deben ser desapasionadas, calmadas, suaves. Mejor aún, cuando tal forma de hablar no parezca disimulo, debe ser piadosa y amigable. En algunos casos, cuando probablemente se le reciba como ustedes lo desean, pueden expresar la buena voluntad que tienen hacia ellos. Pero al mismo tiempo (para que no parezca que proceden con o por cualquier interés equivocado), profesando su intrepidez e inflexible resolución de oponerse y castigar el vicio hasta lo último.

V. 1. Sólo resta hacer algunas aplicaciones de lo que se ha dicho, en parte para aquellos de ustedes que ya participan en este trabajo, en parte para todos los que temen a Dios, y más especialmente para quienes tanto le aman como le temen. En cuanto a ti que ya participas en este trabajo, el primer consejo que te daría es que, calmada y profundamente considera la naturaleza de tu tarea. Conoce lo que haces. Dedícate a conocer perfectamente lo que tienes entre manos. Considera las objeciones que se hacen a la totalidad de tu trabajo y, antes de proceder, está seguro que esas objeciones no tienen ningún valor. Entonces, que cada uno actúe con la plena convicción de su propia mente.95

2. Les aconsejo, segundo, no estén apurados en aumentar números. Y cuando lo aumenten, no se interesen por el dinero, rango u otra cosa externa. Sólo busquen las cualidades anteriormente descritas. Investiguen con diligencia si una persona se propuso ser de conducta intachable, y si es persona de fe, valor, paciencia, estable; y si es una persona que ame a Dios y al ser humano. Si es así, agregará tanto a las fuerzas de ustedes como a su número. Si no, ustedes perderán más en él de lo que ganaron, porque entristecerán a Dios. Y no tengan temor de expulsar a nadie que no tenga las cualidades descritas, porque de ese modo, al disminuir el número, aumentarán su fuerza. Serán instrumentos para honra de su Señor.96

3. Te aconsejaría, tercero, que observe estrictamente con qué motivo actúas y hablas en cualquier momento. Está seguros que tus intenciones no estén manchadas con ningún interés ya sea de ganancia o alabanza. Cualquier cosa que hagas, hazlo como para el Señor,97 como siervos de Cristo.98 No busques complacerte a ti mismo en ningún aspecto, sino complacer a él de quien eres y a quien sirves.99 Que tus ojos no tengan atención dividida100 desde el principio hasta el fin. Está atento sólo a Dios en cada palabra y labor.

4. Yo te aconsejo, en cuarto lugar, que te ocupes de hacerlo todo con la actitud correcta, con humildad y mansedumbre, con paciencia y amabilidad dignas del evangelio de Cristo. Toma cada paso confiando en Dios y con el más tierno, amoroso espíritu de que seas capaz. Mientras tanto, vela siempre contra toda ligereza y superficialidad espiritual, y ora siempre con toda dedicación y perseverancia para que tu fe no falte. Y, que nada interrumpa ese espíritu de sacrificio que hace de todo lo que tienes y lo que eres, de todo lo que sufres y haces, una ofrenda de olor fragante a Dios101 a través de Jesucristo.

5. En cuanto a la manera de actuar y hablar, te aconsejo que lo hagas con toda inocencia y sencillez, prudencia y seriedad. Agrega a éstas serenidad y suavidad; y no sólo esto, sino también toda la ternura que el caso permita. No debes conducirte como carnicero o verdugo, sino como cirujano que no permite que el paciente sufra más dolor del necesario para su cura. Para este propósito, cada uno de ustedes de la misma manera tiene necesidad de «mano de dama» con «corazón de león»,102 para que muchos, aun de los que ustedes tienen que castigar, glorifiquen a Dios en el día de la visitación.103

6. Exhorto a aquellos de que temen a Dios, por la esperanza que tienen de encontrar misericordia en su mano, por el temor de ser hallados (aunque no sabían que lo estaban haciendo) luchando contra Dios,104 a no ser oponerse u obstruir de ninguna manera, razón o pretensión en absoluto, ya sea directa o indirectamente un proyecto tan compasivo como éste, y tan conducente a la gloria de Dios. Pero esto no es todo. Si ustedes aman a la humanidad, si ustedes añoran aminorar los pecados y las miserias de sus hermanos humanos, ¿pueden estar satisfechos con ustedes mismos, pueden estar limpios delante de Dios con solamente no oponerse a este proyecto? ¿No están ustedes también comprometidos por el compromiso más sagrado, según tengan oportunidad de hacer bien a todos?105 ¿No tenemos aquí oportunidad de hacer bien a muchos, incluso el bien del más alto grado? Entonces, en el nombre de Dios, acepten la oportunidad. Colaboren con ellos en hacer este bien, si no de otra manera, orando seriamente por quienes trabajan en el proyecto. Ayúdenlos de acuerdo a sus capacidades, sufragando los gastos que necesariamente acompañan al proyecto, los cuales, sin ayuda de personas caritativas, serían una carga que ellos no podrían llevar. Asístanlos, si pueden sin inconvenientes, con una cuota trimestral o anual. Por lo menos ayúdenlos ahora: usen la hora presente para hacer lo que Dios puso en sus corazones. Que no se diga que ustedes vieron a sus hermanos trabajando para Dios y no los ayudaron ni con un dedo.106 De esta manera, por tanto, vengan al socorro de Jehová, al socorro de Jehová contra los fuertes.107

7. Y tengo un reclamo mayor para aquellos de ustedes que aman y temen a Dios. El Dios a quien ustedes temen, a quien aman, les ha hecho competentes para promover su obra en una manera más excelente. Puesto que ustedes aman a Dios, aman a su hermano también.108 Ustedes aman no sólo a sus amigos, sino a sus enemigos;109 y no sólo a los amigos de Dios, sino inclusive a los enemigos de Dios. Ustedes se han vestido, como escogidos de Dios,110 de humildad, mansedumbre y paciencia.111 Ustedes tienen fe en Dios y en Jesucristo a quien él ha enviado,112 fe que vence al mundo. Y por ello ustedes conquistan esa vergüenza maligna y ese temor al que pone lazo,113 para que ustedes, entonces, puedan estar en pie con gran confianza en presencia de los que le afligieron y despreciaron sus trabajos.114 Aptos como ustedes lo son, y armados para la batalla, ¿serán como los hijos de Efraín, quienes siendo soldados y llevando arcos con ellos, se devolvieron el día de la batalla? ¿Dejarán ustedes a algunos de sus hermanos quedarse de pie solos contra el sinnúmero de enemigos? No digan que «esta cruz es muy pesada para llevar: no tengo fuerza o valor para cargarla». Es verdad; por ustedes mismos no pueden. Pero ustedes que creen lo pueden hacer todo en Cristo que los fortalece.115 Si ustedes pueden creer esto, al que cree todo le es posible.116 Ninguna cruz es tan pesada que él no pueda llevarla por nosotros, sabiendo que si sufrimos, también reinaremos con él.117 No digan, «yo no puedo tolerar el ser diferente». De ser así no pueden entrar al reino de los cielos. Nadie entra a él, sino por la puerta estrecha.118 Y todos los que entran por ella son diferentes. No digan «yo no puedo sobrellevar el reproche, el odioso nombre de informador». Ninguna persona, nunca, ha salvado su propia alma que no haya recibido burla y comentarios y oprobios.119 Tampoco ustedes podrán salvar su propia alma, a menos que estén dispuestos a que las personas digan toda clase de mal contra vosotros.120 No digan, «si yo soy activo en este trabajo, perderé no sólo mi reputación, sino mis amigos, mis clientes, mi negocio, mi sustento al punto que llegaré a ser pobre». Ustedes no podrán, ustedes no pueden, les es absolutamente imposible a menos que Dios mismo lo escoja así, ya que su reino domina sobre todos,121 pues aun vuestros cabellos están todos contados.122 Pero si el Dios de gracia y sabio lo escoge para ustedes, ¿murmurarán o se quejarán? Acaso no dirán, la copa que el Padre me ha dado, ¿no la he de beber?123 Si ustedes son vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros.124 No digan: «yo sufriría cualquier cosa, pero mi esposa no lo consentiría». Porque ciertamente «dejará el hombre a su padre y a su madre y a todos, y se unirá a su mujer.125 Es verdad, se debe dejar a todos, menos a Dios; a todos, menos a Cristo. El hombre no debe dejarlo a él por su esposa. Ni siquiera por el familiar más amado ha de dejar de hacer su deber. Nuestro Señor mismo ha dicho en este mismo sentido, «el que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí.»126 Ustedes no digan: «bueno, dejaré todo por Cristo, pero una responsabilidad no debe afectar a otra. Y esta afectaría frecuentemente mi asistencia a la adoración pública». Probablemente a veces lo hará. Id, entonces, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio.127 Sin importar lo que se pierda al mostrar esta misericordia, Dios devolverá en su seno siete tantos.128 No digan: «Lastimaría mi propia alma. Yo soy un hombre joven; y al relacionarme con mujeres de vida fácil, yo mismo me expondré a tentación». Sí, si lo haces con tus propias fuerzas o por tu propio placer; pero tal no es el caso. Confía en Dios: y desea complacerle a él sólo. Y si él te llamara a entrar en medio de un horno de fuego ardiendo,129 aunque pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.130 «Es verdad, pero yo no veo que él me esté llamando a esto». Quizá no estés dispuesto a verlo. Sin embargo, si no fuiste llamado antes, yo te llamo ahora, en el nombre de Cristo, toma tu cruz y síguele.131 No razones más con carne ni sangre, mas resuelve ahora echar tu suerte con los más despreciados, los más infames de sus seguidores, la escoria del mundo, el desecho de todos.132 Te llamo en particular a ti, quien una vez esforzaste tus manos, pero que te han vuelto atrás. ¡Cobra ánimo! ¡Sé fuerte! Cumple el gozo de ellos retornando con manos y corazón. Permita Dios que quizá para esto te apartaron de ellos por algún tiempo, para que te reciban para siempre.133 Oh, no sean rebelde al llamamiento celestial.134 Y todos ustedes los que saben a qué han sido llamados, estimen todo como pérdida,135 para que puedan salvar un alma por la cual Cristo murió. Y, ocupados en ello, no os afanéis por el día de mañana,136 sino echen toda su ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de ustedes.137 Encomienden sus almas al fiel Creador, y hagan el bien.138

[Nota del Editor: La edición original de este sermón incluía al final un formulario para quienes desearan hacer testamento a favor de la Sociedad para la Reforma de las Costumbres. En su Diario del 2 de febrero de 1766, Wesley anota que la Sociedad ha sido objeto de una demanda judicial y que, aunque el pleito no tenía fundamento, sus costos han detenido la obra de la Sociedad. La edición de este sermón del año 1771 incluye una nota al respecto, pero ahora indicando que la Sociedad ha tenido que pagar 300 libras en daños y perjuicios, y que esto la ha deshecho. Pero en la edición de 1778 se incluye de nuevo el formulario para hacer testamento a favor de la Sociedad. En 1787, William Wilberforce comenzó una nueva sociedad con el mismo propósito, y ésta floreció hasta bien avanzado el siglo 19.]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s