Núm. 2, 29 de Octubre, 2010

Editorial

Damos gracias a Dios por el milagro realizado en tierras chilenas al ser rescatados, sanos,  los 33 mineros, evangélicos algunos de ellos, que durante semanas permanecieron a 700 metros bajo tierra. Gracias por la colaboración de tanta gente para lograr este histórico acontecimiento que ha hecho vibrar sensiblemente los corazones de los seres humanos de gran parte del mundo. Esta treintena de valientes ha demostrado que cuando se moviliza la voluntad solidaria y el empeño tenaz, se puede vencer a la adversidad. Tal es la lección moral para todos los que hemos asistido a tan impresionante gesta.

Por otro lado, hermosa experiencia ésta de la comunicación a través de nuestro periódico. Sin ser campesinos –que en algún aspecto lo somos- los periodistas no podemos hacer mucho más que planear lo que vamos a sembrar –publicar-, sin poder hacer nada por los resultados de la cosecha; solo Dios lo puede hacer.

A quince días de aparecer electrónicamente El Evangelista Mexicano, parece ser que, gracias a Dios, la cosecha será buena. Sentimos nuevamente los lazos de la conexionalidad en nuestra Iglesia, no solo nacional sino internacionalmente.

Nos comprometemos a seguir poniendo nuestro granito de arena para que la vida de la Iglesia Metodista, informada, siga adelante. Hay muchos planes que cada Gabinete, organización, institución, área, comisión e iglesia local, está preparando para llevar adelante el trabajo en este cuadrienio, con el objetivo esencial de evangelizar, adorar, educar, servir y convivir de acuerdo al mandato y enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo, con fundamento en Su Palabra.

Nuestra estructura, nuestros medios, no son sagrados en sí mismos, son sólo la vía para llevar a cabo la encomienda de su Señor.

Exhortamos a que en oración constante sembremos cada día lo que nos permitan los diversos dones que Dios nos ha dado. Ciertamente, la mies es mucha y los obreros pocos. Pero recordemos, agradablemente,  que fueron  pocos los escogidos inicialmente por Jesús para llevar adelante la tarea de evangelizar al mundo, nuestra parroquia.

A Dios sea la gloria.

Ahora y siempre.

Matrimonio gay.

El “matrimonio” gay, la adopción dentro del mismo y la Palabra de Dios.

(Esto es consenso en las religiones cristianas y el judaismo)

Pbro. David E. Almanza Villalobos (*)

Como muchos de ustedes ya saben, en nuestro amado país México, el partido político del PRD, lanzó y aprobó la propuesta en el D.F. para el “matrimonio” gay, y quieren extender el derecho de adopción dentro de este “matrimonio”. Yo no soy ni panista ni priista, de hecho me mantengo al margen de la política, aunque obviamente cumplo con mi deber de votar, y tengo que ser honesto, lo hago como un deber, no por convicción, pues ya estoy hastiado de tanta mentira y corrupción en nuestro gobierno. Como dice el dicho: “El pueblo se cansa de tanta (*) tranza”.

Quiero compartir con ustedes esta mi postura sobre este tema; se que quizá algunos no vayan a estar de acuerdo conmigo, pero sí deberían estar de acuerdo con la Palabra de Dios.
1.- La Palabra de Dios, dice que es abominación a Dios la homosexualidad. Es condenatoria. Total y absolutamente reprobada por Dios, hasta el grado del juicio destructivo. Esto lo pueden leer en Génesis 13; Levítico 18:22; Deuteronomio 23:17; 1 de Reyes 14:24; Romanos 1:26-32; 1 de Corintios 6:9-11, y demás citas que no solo la reprueban sino que la condenan.

2.- Dios instituyo el matrimonio con un hombre y una mujer. Dios creó a Adán y a Eva,
no Adan y Esteban. Entre los cristianos de los EUA hay una corriente muy fuerte que asegura que los homosexulaes no se hacen, sino que nacen. Aseguran que viene en la carga genética la disposición física y mental hacia la homosexualidad, del mismo modo que el Síndrome Down y otras deformaciones genéticas vienen en el registro personal de ciertas personas. Debido a eso insisten que es mejor no explicar teológicamente ese fenómeno pues de hacerlo así habría que culpar a Dios por esa herencia genetica.
Personalmente creo que la homosexualidad no es un herencia genética, sino una opción personal del individuo homosexual. Hasta hoy no existe una sola prueba de parte de ninguna ciencia genética que apoye la teoría de la herencia. Para mí son claros los pasajes bíblicos acerca de la prohibición de esa práctica, como también son claros los pasajes que se refieren al adulterio y a la fornicación. La homosexualidad es sólo una de las muchas aberraciones que existen sobre el uso de la sexualidad. Pero por otro lado, defendería un trato respetuoso y considerado hacia los homosexuales, ya que detrás de algunos de ellos hay historiales muy trágicos y dolorosos.

3.-    La Adopción. De por si la adopción es difícil en un matrimonio, más lo sería en una relación homosexual, sería un niño muy confundido. Hace algunos año conocí un caso así, donde una pareja de homosexuales consiguió un niño “regalado”, el creció en medio de mucha confusión, el homosexual que hacia el rol de “mamá”, termino suicidándose por la relación enfermiza que tenía con su pareja, y ahora ese hijo tendrá unos 30 años, también es homosexual, no dudo que fue violado por alguno de sus “padres”. Comentaban en la tele que así como se permite el divorcio o el que haya cada vez mas madres solteras; porque no permitir moralmente los “matrimonios” gay y la adopción dentro del mismo, pero a mí me gustaría que se les preguntara a cada niño de padres divorciados si no sufrieron las consecuencias de ese divorcio, o la madre soltera que se le preguntara si prefiere vivir así sola con toda la responsabilidad. Realmente no miden las consecuencias de cómo están derrumbando nuestra sociedad. Si no leemos la historia de la humanidad, terminaremos repitiendo las mismas atrocidades. Basta con leer sobre los musulmanes, que hace siglos, hombres de más de 30 años, compraban, adoptaban o pedía la mano de niñas de 3 o 4 años, para criarlas, alimentarlas, moldearlas en bailes y con toda clase de servicios para ellos, y cuando ya estaban “listas”, las poseían como mujeres, siendo penetradas sin piedad, donde muchas de ellas perdían la vida a causa de hemorragias o excesiva actividad sexual (a los 8 o 9 años). ¿Quién les asegura a estos  señores del PRD, que estos hombres y mujeres homosexuales, no harán lo mismo con los niños que adopten?
4.- Derechos humanos. Existen ya las sociedades de convivencia, para poder heredarles, pensionarlos, asegurarlos y otro tipo de derechos; puesto que han decidido vivir juntos, eso es todo lo que la sociedad debe brindarles; derecho al trabajo lo tienen, basta con ir a los centros comerciales y veremos muchos de ellos trabajando; asistencia médica la tienen; ahora pueden firmar sociedades de convivencia; es más de lo que yo les daría. Pero ¿abrirles la puerta para el matrimonio y la adopción? Esto no debe ser posible.

Cualquiera que apoye esta postura, recibirá la misma paga que recibirán quienes practican la homosexualidad. Yo hago un fuerte llamado a no apoyar esta postura. Cuidado con el PRD, que ya ha demostrado ser el peor partido político del país (y no quiero decir que los otros sean buenos, pero de los malos, es el peor).

La Biblia es clara, todas las demás opiniones, no interesan.

La Biblia es clara, todas las demás opiniones no interesan.

¿Quieres saber porque encierro la palabra “matrimonio” cuando tiene que ver con homosexuales? Por lo siguiente:

Dos leonas no hacen pareja. Dos gatos, tampoco. No pueden aparearse. Para ello tendrían que ser de distinto sexo y de la misma especie. Son cosas de la zoología.  No es producto de la cultura hitita, fenicia, maya, cristiana o musulmana. Por supuesto no es un invento de la Iglesia Católica. Muchos siglos antes de que Jesús naciera en Belén, el Derecho Romano reconocía el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer. Después ellos se divertían con efebos, que para eso estaban, para el disfrute. La esposa era para tener hijos.

La palabra matrimonio procede de dos palabras romanas: “matris” y “munio”. La primera significa “madre”, la segunda “defensa”. El matrimonio es la defensa, el amparo, la protección de la mujer que es madre, el mayor y más sublime oficio humano.

Cada palabra tiene su significado propio. Una compraventa gratuita no es una compraventa, sino una donación. Y una enfiteusis por cinco años no es una enfiteusis, sino un arriendo vulgar. ¿Acaso no deberían saber esto nuestros más LETRADOS JUECES?

Llamar matrimonio a la unión de dos personas del mismo sexo me parece como poco serio. Jurídicamente, un disparate. De carcajada. Que le llamen homomonio”, “chulimonio”, “seximonio”, lo que quieran, todo menos matrimonio, que ya está inventado hace tiempo. Nadie llama pastel de manzana al que está hecho de peras. Lo curioso es que cuando dices cosas como estas, algunos te miran como extrañados de que no reconozcas la libertad de las personas. Y por más que les dices que sí, que respeto la libertad de todos, que cada uno puede vivir con quien quiera, incluso con su perro, pero que eso no es un matrimonio, van y me llaman intolerante.

No sé lo que harán los parlamentarios a la hora de votar, tal vez seguir el modelo argentino. Son políticos, no juristas. Votarán por razones políticas, no según Derecho. Las consecuencias son graves. Si un varón tiene derecho a casarse con otro varón y una mujer a hacerlo con otra mujer, ¿le vas a negar el derecho a un hermano a casarse con su propia hermana? ¿O a un padre a hacerlo con su hija?
¿No tienen el mismo derecho? La sociedad se quiebra. Huele a podrido.

(*) Presbítero de la CAO

 

Pastoral mensual Octubre (2)

A mis compañeros pastores,

A mis amigos y hermanos en la común fe…

Otra vez, les distraigo con la esperanza, de que estas líneas merezcan su lectura. Con inusitado gusto, comprobé en nuestra reunión de los miércoles en la iglesia de Iztacalco, D. F., algunos de mis contados lectores, desean que continúe con mis pastorales… Sin pretenderlo, esta pastoral se ha convertido en valioso foro de expresión, que espero siga en el marco de un irrestricto respeto a la opinión respetuosa y correcta. Hoy, hago motivo de mi reflexión, los acontecimientos de la Reforma del Siglo XVI. No dejen de celebrar su culto especial el 31 de Octubre, o celebrar una semana especial de la Reforma.

La Reforma Protestante Del Siglo XVI

 

Durante el siglo XVI, varios religiosos, pensadores y políticos intentaron provocar un cambio profundo y generalizado en los usos y costumbres de la Iglesia Católica en la Europa Occidental, especialmente con respecto a las pretensiones papales de dominio sobre toda la cristiandad. A este movimiento religioso se le llamará posteriormente Reforma Protestante, por ser un intento de reformar la Iglesia Cristiana buscando la revitalización del cristianismo primitivo y que fue apoyado políticamente por un importante grupo de príncipes y monarcas que “protestaron” contra una decisión de su emperador.

Este movimiento hundía sus raíces en elementos de la tradición católica medieval, como el movimiento de la Devoción moderna en Alemania y los Países Bajos, que era una piedad laica anti eclesiástica y centrada en Cristo. Además, la segunda generación del humanismo la siguió en gran medida. Comenzó con la predicación del sacerdote católico agustino Martín Lutero, que revisó las doctrinas medievales según el criterio de su conformidad a las Sagradas Escrituras.

En particular, rechazó el complejo sistema sacramental de la Iglesia Católica medieval, que permitía y justificaba exageraciones como la “venta de indulgencias”, según Lutero, un verdadero secuestro del Evangelio, el cual debía ser predicado libremente, y no vendido. La Reforma Protestante dependió del apoyo de algunas autoridades civiles para poder reformar iglesias cristianas de ámbito estatal (posteriormente iglesias nacionales). Los grandes exponentes de la Reforma Protestante fueron Martín Lutero y Juan Calvino. El Protestantismo ha llegado a constituir la tercera gran rama del cristianismo, con un grupo de fieles que actualmente supera los quinientos millones y que se expande rápidamente en América Latina, Asia y África.

Inicios de la Reforma Protestante

En el siglo XVI se produjo una gran crisis en la Iglesia Católica en Europa Occidental debido a los numerosos problemas de corrupción eclesiástica y falta de piedad religiosa. La gota que derramó el vaso fue la venta de indulgencias para financiar la construcción de la Basílica de San Pedro en Roma, que provocó finalmente que la cristiandad occidental se dividiese en dos, una liderada por la Iglesia Católica Romana, que tras el Concilio de Trento se reivindicó a sí misma como la única heredera válida de la cristiandad occidental, expulsando cualquier disidencia y sujetándose por completo al dominio del Papa, y otra mitad que fundó varias comunidades eclesiales propias, generalmente de carácter nacional para, en su mayoría, rechazar la herencia cristiana medieval y buscar la restauración de un cristianismo primitivo idealizado. Esto dio lugar a que Europa quedara dividida entre una serie de países que reconocían al Papa, como supremo y único jefe de la Iglesia Católica, y los países que rechazaban las pretensiones de Roma y que recibieron el nombre de protestantes. Dicha división provocó una serie de guerras religiosas en Europa. La Reforma Protestante se inició en Alemania y se explica en gran parte por las condiciones económicas y sociales que tenía el Sacro Imperio Romano Germánico.

Numerosas ciudades eran muy ricas gracias al comercio, además los burgueses eran partidarios del humanismo y de reformar la corrupción de la Iglesia Católica. Pero el grupo más importante en Alemania era la alta nobleza; los grandes nobles eran casi independientes y señores de numerosas tierras y vasallos campesinos, siempre estaban conspirando contra la autoridad del emperador germánico, que apenas tenía poder sobre ellos.

Pero junto a la alta nobleza existía una pequeña nobleza formada por los nobles más pobres y los segundones de las grandes casas nobiliarias. A principios del siglo XVI, esta pequeña nobleza estaba completamente arruinada y para recuperar sus ingresos, los pequeños nobles buscaban una oportunidad para apoderarse de los bienes y las improductivas tierras de la Iglesia Católica. La pequeña nobleza aprovechó las ideas de los humanistas, que criticaban las excesivas riquezas, pompas y boatos de la Iglesia Católica, para proclamar que ella no tenía necesidad de propiedades e intentar quedarse con sus cuantiosas riquezas.

Por esta razón, la pequeña nobleza será la primera en apoyar y aprovechar las convulsiones reformadoras. Además existía la figura del Emperador del Sacro Imperio, uno de los poderes universales forjados en mutua competencia durante la Edad Media (el otro era el Papa), cuyo poder efectivo dependía de su capacidad de hacerse obedecer en cada uno de los territorios, prácticamente independientes, y antes de eso, de ser elegido por los príncipes electores, unos laicos y otros eclesiásticos.

También disponía de unas funciones de dimensión religiosa indudable, que le permitía incluso convocar Dietas (Asambleas deliberantes) con contenido organizativo e incluso doctrinal, como Carlos V hizo de hecho durante todo el proceso de la Reforma Protestante. Para algunos autores, la postura recelosa de los pueblos germánicos desde la alta Edad Media (Concilio de Frankfurt, 794, frente al Concilio de Nicea II, 787) se había expresado también en esas luchas entre pontificado e imperio, de una forma incluso protonacionalista, en la que Roma era vista como “« … el último de los imperios paganos de la profecía y la representación del reino terrenal, en tanto que la monarquía franca –por ejemplo- poseía la superior dignidad de rector y guía del pueblo de Dios. ».”] 

El fundador de la Reforma Protestante fue el monje católico agustino alemán Martín Lutero, quien ingresa en 1507 en la orden religiosa de los agustinos. En el convento católico, Lutero prosiguió sus estudios y se convirtió en un experto en la Biblia y en los autores cristianos medievales; llegó a ser un doctor universitario y se le contrató para dar clases en la nueva universidad de Wittenberg, que entonces era la capital del ducado de Sajonia.

A partir de la revitalización que vivió el Sacro Imperio Romano Germánico desde que Otón I el Grande se convirtiera en emperador germánico en el 962, los papas y emperadores se vieron involucrados en una continua contienda por la supremacía en los asuntos temporales y terrenales. Este conflicto concluyó, a grandes rasgos, con la victoria del Papado, pero creó profundos antagonismos entre Roma y el Imperio Germánico, que aumentaron durante los siglos XIV y XV. La animosidad provocada por los impuestos papales y por la sumisión a los delegados pontificios se extendió a otras zonas de Europa. En Inglaterra, el principio del movimiento para lograr una independencia absoluta de la jurisdicción papal empezó con la promulgación de los estatutos de Mortmain (1279), Provisors (1351) y Praemunire (1393), que redujeron, en gran medida, el poder de la Iglesia Católica en el control del gobierno civil sobre las tierras, en el nombramiento de cargos eclesiásticos y en el ejercicio de la autoridad judicial.

Las indulgencias

En este tiempo estalló un gran escándalo en Alemania a causa de la cuestión de las indulgencias (documento que exime al alma del paso por el purgatorio). Muchos consideraron esta práctica como un abuso escandaloso y la culminación de una serie de prácticas anticristianas fomentadas por el clero católico, pero será Lutero el primero que expondrá públicamente su opinión contraria a la venta de indulgencias y a toda la doctrina que la sustentaba. Para Lutero, la venta de indulgencias era una estafa y un engaño a los creyentes con respecto a la salvación de sus almas. En 1517, Lutero clavó en la puerta de la iglesia de Wittenberg sus 95 tesis, en las que atacaba la venta de indulgencias y esbozaba lo que sería su doctrina sobre la salvación solo por la fe. Este documento es conocido como Las 95 tesis de Wittenberg y se consideró el comienzo de la Reforma Protestante.

Las 95 tesis se difundieron rápidamente por toda Alemania gracias a la imprenta, y Lutero se convirtió en un héroe para todos los que deseaban una reforma de la Iglesia Católica. En algunos lugares hasta se iniciaron asaltos a edificios y propiedades de la misma Iglesia Católica. Por sus 95 tesis, Lutero se había convertido en el símbolo de la rebelión de Alemania contra lo que ellos consideraban prepotencia de la Iglesia Católica. Lutero arriesgaba además su vida, ya que podía ser declarado hereje por la jerarquía eclesiástica y ser condenado a la hoguera.

La Reforma Luterana

Al principio, la Iglesia Católica no dio demasiada importancia a las ideas de Lutero, ni a sus ataques contra la doctrina de salvación por las obras, pero muy pronto tuvo que reaccionar ante las noticias que llegaban de Alemania, de que gran parte de la gente estaba desafiando el dominio de la Roma papal. Lutero continuó atacando la venta de indulgencias y la doctrina que sustentaba tal práctica mediante escritos que la imprenta difundía por toda Alemania. Lutero hacía un llamamiento a la nobleza alemana para que negase obediencia al Papa y apoyase una reforma de la Iglesia Católica alemana; afirmaba también, de acuerdo a su interpretación de la Biblia, que todos los cristianos eran sacerdotes sin necesidad de ninguna ordenación especial y negaba la autoridad suprema del Papa sobre la cristiandad universal.

Lutero criticaba así mismo los numerosos sacramentos de la Iglesia Católica, reduciéndolos a solo dos, que él pensaba eran bíblicamente fundamentados y afirmaba también que los poderes civiles debían tener plena autoridad política sobre la Iglesia Católica. Esto iba más allá de la doctrina de la salvación por la fe y suponía una auténtica amenaza para la Roma papal. Martín Lutero, proclamó el mensaje de la promesa divina y denunció los méritos humanos con los cuales según temía, la mayoría de los católicos creía que ganaban el favor de Dios. Muy pronto el luteranismo llego a ser más que la experiencia de Lutero, pero nunca se desvió de su tema de que la gente se justifica con la sola gratia de Dios y con la sola fide –es decir, solo por la iniciativa divina de la gracia recibida a través del don divino de la fe. Puesto que Lutero llegó a su descubrimiento leyendo la Biblia, quiso añadir también a su lema la exhortación sola scriptura, que significa que los luteranos deben recurrir solo a la Biblia como fuente y norma de sus enseñanzas.

Martín Lutero inició su Reforma Protestante basado en los conceptos de esas tres frases latinas. Sola gratia, significa “solo por la gracia divina”, lo que quiere decir que las personas no pueden “ganar” su entrada al cielo mediante las buenas obras, sino que para ello dependen enteramente de la generosidad y gracia de Dios. Esto eliminó el valor de los “méritos humanos” y estableció que solo Dios puede lograr tal resultado.

Sola fides, significa “solo por la fe”, lo que se refiere al lado humano del concepto anterior. Puesto que la gente no puede “ganar” activamente su entrada al cielo, fue necesaria esta afirmación para describir exactamente el requerimiento que se hace de nosotros. Esencialmente dice que cada uno de nosotros debe aceptar totalmente que el Señor es Dios, el único Dios, y que reconocemos Su Expiación como liberadora de la humanidad para que pudiera aceptarlo a Él. Cuando alguien cree esto profundamente, cumple la responsabilidad humana, lo que induce al Señor a proporcionar su gracia.

Habitualmente, con esas dos frases se asocia una tercera expresión latina, Sola Scriptura, que quiere decir “solo por la Biblia”. Más que confiar en que ningún ser humano de información sobre importantes asuntos religiosos, esa afirmación significa confiar SOLO en lo que dice la Sagrada Escritura. Martín Lutero había descubierto todo esto en la Biblia, y por eso es que añadió esta última frase. Antes de eso se había desarrollado el proceso de “indulgencias”, por el que los ricos podían dar grandes sumas de dinero a la Iglesia (supuestamente una “buena obra”) a cambio de que se les garantizara su entrada al cielo. Lutero indicó que tal procedimiento no tenía valor a los ojos de Dios y, más generalmente, que en realidad no tenemos injerencia alguna en lo que Dios elija hacer con cada uno de nosotros.

Sola fideísmo (del latín sola fides-sólo la fe)

Es la doctrina de que la salvación es solo por la fe. El término emergió a consecuencia de la traducción que Lutero hizo de Romanos 3.28, en la que agrego la palabra “solamente” a la frase “el hombre se justifica (solo) por la fe, aparte de las obras de la ley. Fue severamente castigado por esto, pero  Erasmo lo defendió; la traducción es justificable en vista de la única alternativa, a saber, la justificación por las obras, que Pablo expresamente rechazó. El Concilio de Trento (1545-63), por otra parte, se opuso vigorosamente a la traducción de Lutero y todo lo que ella implicaba, declarando:” si alguno dijera que la justificación por la fe no es más que confianza en la misericordia divina que por obra de Cristo remite los pecados, o que esta sola confianza es aquello por lo que se nos justifica, sea anatema (Sesión 6 Canon 12).

Implícita en el sola fideísmo está la doctrina del monergismo divino, según la cual la salvación del hombre depende totalmente de la actividad de Dios y no está en modo alguna condicionada por la acción del hombre. La opción de éste por el pecado lo ha hecho incapaz de la acción espiritual; está espiritualmente muerto. Como no sea rescatado por una fuente externa a él, perecerá eternamente en ese estado. Dios ha tomado la iniciativa restableciendo para `si a la humanidad con la muerte de Cristo (obediencia pasiva de Cristo a la ley), que quita la culpabilidad del hombre, e imputando la justificación de Cristo (que Él logró en la tierra a través de su obediencia activa de la ley) a los que creen. La fe salvadora no es una cualidad innata del hombre caído sino que es don de Dios (Efesios 2.8: Filipenses 1.29). Comunicado al escuchar el evangelio (Romanos 10.17) El ordo salutis (“orden de la salvación”) es la actividad de Dios en la gracia desde el inicio de la consumación. Comprensiblemente, el sola fideísmo se opone al pelagianismo, el semipelagianismo y el sinergismo, todos los cuales atribuyen, de una u otra forma, la justificación, o su aprehensión, a la acción del hombre. Finalmente, el Papa declaró a Lutero un hereje y lo excomulgó, es decir, lo dejó separado de la comunidad de la Iglesia Católica.

En 1521, el recién elegido emperador Carlos V convocó una Dieta (asamblea de todas las autoridades del imperio) en la ciudad de Worms e invitó a Lutero a que asistiera a la Dieta para explicar su postura. Muchos advirtieron a Lutero que se trataría de una trampa, pero Lutero estaba decidido a acudir pese a todos los peligros. La Dieta se celebró y Lutero expuso su doctrina ante el mismo Carlos V, pero este no quedó convencido por Lutero y, en cambio, hizo una declaración de lealtad y fidelidad a los principios de la Iglesia Católica.

A partir de entonces, la dinastía de los Habsburgo se convertirá en la primera defensora de la Iglesia Católica contra los protestantes. Como los Habsburgo eran también reyes de España, la defensa del catolicismo se convertiría en una de las bases de la identidad española, durante siglos. La Dieta terminó y Lutero se dispuso a regresar a Wittenberg, pero en el camino de vuelta, fue secuestrado por agentes de Federico III de Sajonia, que quería protegerle y que lo escondió con nombre falso en el castillo de Wartburg.

El duque quería salvar a Lutero de posibles maniobras de la Iglesia Católica, por lo que Lutero tuvo que quedarse en el castillo y aprovechó ese tiempo para realizar su primera traducción al alemán de la Biblia. Mientras Lutero estaba escondido, sus partidarios empezaron a interpretar sus doctrinas, en un sentido que Lutero no había previsto, como producto de la doctrina de Lutero de la interpretación libre de las Escrituras. Varios seguidores de Lutero (pronto serían rechazados por el propio Lutero y denominados “reformadores radicales”) comenzaron a decir que se debían destruir todas las pinturas, estatuas e imágenes religiosas, que los sacerdotes tenían el deber de casarse, y no sólo afirmaban que la iglesia cristiana no debía tener propiedades, sino, según sus interpretaciones de la Biblia, que todos los cristianos debían tener las mismas propiedades y que, por lo tanto, se debía abolir la propiedad privada y repartir todos los bienes entre los integrantes de la comunidad cristiana.

La alta nobleza reunió un gran ejército que derrotó brutalmente a estos protestantes sublevados en una sola batalla. La represión fue durísima y miles de protestantes fueron ejecutados con extrema crueldad; entre los ejecutados se encontraba el dirigente más importante de esta reforma radical, Thomas Müntzer. Lutero apoyó desde un primer momento a la nobleza, ya que pensaba que su autoridad era legítima y que su apoyo era indispensable para el triunfo de la reforma de la iglesia cristiana. Durante estos años, Carlos V no pudo intervenir en Alemania, pues prosiguió sus guerras contra Francia y sus campañas contra los turcos, pero en 1529 consiguió un periodo de paz con Francia que le permitió ocuparse de la situación religiosa en Alemania. En 1529, Carlos V convoca una Dieta en la ciudad de Spira y en ella intenta convencer a los nobles que se han convertido al luteranismo, para que se sometan a la autoridad del Papa, pero los príncipes y señores luteranos se niegan y protestan en la convocatoria de la Dieta, y a causa de esta protesta los católicos comenzarán a llamarlos con el nombre de Protestantes. En 1530, Carlos V convocó otra Dieta en la ciudad de Augsburgo y en ella intentó conseguir que los luteranos y los católicos se pusieran de acuerdo para aceptar una doctrina cristiana común que superase la división religiosa. Lutero fue invitado de nuevo a asistir, pero se negó y envió en su lugar a su discípulo Philip Melanchthon.

Los esfuerzos de Carlos V en la Dieta fueron inútiles, Melanchthon se negó a cualquier acuerdo y en su lugar los protestantes redactaron la llamada Confesión de Augsburgo, en la que exponían sistemáticamente todos los principios de su doctrina. Los partidarios del Papa seguirían pronto su ejemplo, redactando también su compendio doctrinal, de modo que la cristiandad occidental se había dividido irremediablemente.

Lutero muere en 1546 mientras Carlos V preparaba en Alemania una campaña contra la liga de Esmalcalda, defensora del protestantismo. Carlos V presentó su campaña no como una guerra contra los protestantes, sino como un castigo contra los nobles que se habían rebelado contra su emperador; en su ejército había sobre todo tropas españolas, pero también nobles protestantes que no se habían unido a la liga y que permanecían fieles a Carlos V. El ejército de Carlos V derrotó a la liga de Esmalcalda en 1547 en la gran batalla de Mühlberg. Parecía que el triunfo de Carlos V era total y toda Sajonia fue ocupada por las tropas del emperador germánico.

Carlos V se proponía ahora encontrar una solución a la división religiosa de Alemania, pero su triunfo había asustado a todos los nobles de Alemania, tanto a los católicos como a los protestantes, que temían que el emperador se volviera demasiado poderoso. Todos estos nobles van a formar posteriormente en secreto una alianza contra Carlos V, anulando las ventajas conseguidas por la victoria de Mühlberg. En un momento en que Carlos V se encontraba en Alemania sin tropas españolas, los nobles alemanes se rebelan contra él y el emperador tuvo que escapar hacia Italia, mientras su poder y autoridad se derrumbaban en Alemania.

Carlos V se vio obligado a aceptar las condiciones de los nobles rebeldes y en 1555 firmó la paz de Augsburgo. Según esa paz, cada príncipe alemán podía profesar la religión que quisiera sin que el emperador lo pudiese impedir (eius regio cuius religio), sin embargo, todos los vasallos de un noble tenían que tener la misma religión. Finalizaba así el sueño de Carlos V de mantener la unidad religiosa en sus dominios.

La Contrarreforma Católica

Durante casi 20 años, la Iglesia Católica había visto cómo gran parte de los católicos se peleaban entre ellos en Europa y sus obispos, dejaban de reconocer al Papa como Primus inter pares o como máxima autoridad de la Iglesia Católica, y se separaban de Roma incluso algunos cardenales, en consecuencia, hubo muchos partidarios de Roma que requerían una reacción de su Iglesia Católica, que mejorase sus costumbres y corrigiera los errores que habían alimentado la Reforma Protestante. A esta reacción de la Iglesia Católica contra el protestantismo se le conoce generalmente con el nombre de Contrarreforma Católica (algunos escritores católicos prefieren el término “Reforma Católica”). Aunque muchos creían que era necesario reformarse, no sabían el modo de hacerlo. Pronto, se llegó a la idea de que la mejor solución era convocar a un Concilio donde se pudiesen discutir las posibles reformas.

Carlos V presionaba también a los Papas para que se convocase ese concilio con la esperanza de que la Iglesia Católica volviese a existir unificada, pero los Papas desconfiaban de las pretensiones políticas de Carlos V en Italia y no convocaron este concilio sino hasta 1545, reunión que será conocida como Concilio de Trento. Las sesiones del Concilio de Trento van a durar casi 17 años, ya que fueron interrumpidas muchas veces, varios Papas se sucedieron en Roma y cuando dicho concilio finalizó, en 1562, ya había muerto Carlos V.

El Concilio de Trento se desarrolló sin la participación de los católicos adherentes al emergente protestantismo (aunque fue Lutero quien primero propuso la necesidad de un concilio, en 1518), en muchos casos ellos mismos se negaron a participar, creando así una nueva Iglesia Católica, e intentándose librar de los errores anteriores: se cuidó la formación de los obispos, se establecieron medidas de disciplina para los sacerdotes y se crearon seminarios para que los nuevos sacerdotes tuvieran una preparación religiosa adecuada para poder enseñar una fe católica.

Se reafirmaron todos los puntos de la doctrina milenaria católica frente a las protestantes:

  • Rechazo a la idea de la Biblia como fuente única de doctrina (son de igual importancia la Sagrada Tradición Apostólica y el Magisterio de la Iglesia Católica que junto con la Biblia hacen parte del único depósito de la fe).
  • La salvación es por gracia de Dios mediante la fe y las obras juntas (Decreto de la Justificación).
  • La Eucaristía se definió dogmáticamente como la consagración del pan en el Cuerpo de Cristo y del vino en su Sangre que renueva mística y sacramentalmente el sacrificio de Jesucristo en la Cruz.
  • La veneración a las imágenes iconográficas y a las Reliquias, muchas de ellas vinculadas al culto cristiano de María (madre de Jesús) como virgen y a los Santos fueron confirmadas como práctica cristiana, junto a la existencia del Purgatorio. Esto tendría una enorme importancia en el desarrollo del arte en las iglesias católicas europeas, el llamado arte barroco será la expresión artística de la Contrarreforma Católica, con gran abundancia de imágenes para atraer al hombre común a la fe católica.
  • Se unificaron los ritos de la Iglesia Católica Occidental en uno solo, la Misa tridentina.

La Contrarreforma Católica alimentó un renacer en la Roma papal, impulso que se manifestó en el reavivamiento de antiguas órdenes religiosas, como la Orden de los carmelitas descalzos, reformada en España por Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, los dos grandes escritores místicos de la Península Ibérica. Pero la orden religiosa que más ayuda prestó a la Contrarreforma Católica fue la Compañía de Jesús, fundada por San Ignacio de Loyola, de la que se distinguieron varios teólogos participantes en el Concilio de Trento.

La Reforma Protestante en Inglaterra

Comenzó con la difusión en la isla, de los primeros escritos de Martín Lutero, Ulrico Zwinglio y otros reformadores continentales. Además, la tradición de John Wyclif, reformador medieval, probablemente aún ejercía influjo en ciertos sectores de la Iglesia de Inglaterra. Enrique VIII ascendió al trono de Inglaterra siendo muy joven y al principio no se interesó por los problemas de gobierno, que dejó en manos de su favorito, el cardenal Thomas Wolsey, a quién nombró canciller de Inglaterra.

Enrique VIII siempre fue un católico convencido, y un ardiente partidario de la primacía de Roma sobre la cristiandad, por ello fue declarado “Defensor de la Fe” (Fidei Defensor) por el Papa León X tras publicar “La Defensa de los Siete Sacramentos” (1521), donde argumentaba con vehemencia a favor de las prerrogativas del papado. Por ello resulta curioso el hecho de que la Iglesia de Inglaterra se haya separado de la Iglesia Católica a mediados del siglo XVI, no por aceptar o compartir las ideas reformadoras de Lutero u otros protestantes, sino por iniciativa del rey Enrique VIII.

Enrique VIII se opuso sin embargo a la reforma de la Iglesia de Inglaterra tras decretar el Acta de supremacía en 1534, por la que el mismo rey se convertía en jefe de la Iglesia de Inglaterra, no se realizó ninguna modificación doctrinal o litúrgica sustantiva bajo su gobierno, solo se prohibió a obispos y sacerdotes ingleses tener relación con la Curia Romana y se expropiaron los bienes excedentes de la Iglesia Católica en beneficio de la Corona Real.

Al sucederle su hijo Eduardo con el nombre de Eduardo VI, con apenas 9 años de edad, se produjeron los primeros avances efectivos de la reforma de la Iglesia de Inglaterra, pues se redactó el primer Libro de Oración Común, que introdujo, gracias al trabajo del Arzobispo de Canterbury Thomas Cranmer, ciertos cambios menores en la doctrina y sobre todo en la forma de celebrar la misa. Este libro fue la primera expresión concreta de la reforma de la Iglesia de Inglaterra.

En 1553, Eduardo VI muere a la edad de 15 años, dejando como sucesora a Jane Grey (coronada el 10 de julio de 1553), quien gobernó solo unos días. Se produjo una breve guerra de sucesión hasta que se impuso como reina (con el apoyo de la mayoría) María I de Inglaterra, quien rápidamente abrogó las reformas religiosas introducidas durante el reinado de Eduardo VI y sometió nuevamente a obediencia papal a la Iglesia de Inglaterra, en noviembre de 1554.

Restablecido el catolicismo, el Acta de Supremacía y el Libro de Oración Común fueron suprimidos y se nombraron nuevos obispos, se persiguió a los partidarios de la independencia de la Iglesia de Inglaterra (ya conocidos como anglicanos) y algunos de ellos acabaron en la hoguera (no todos eran favorables a la reforma religiosa).

María murió en 1558 a los 42 años de edad y sin hijos, por lo que su media hermana, Isabel I de Inglaterra fue proclamada reina. Isabel asumió el trono de Inglaterra tratando de mantener la unidad nacional por sobre las diferencias religiosas, por lo que no mostró inicial apoyo a ninguno de los bandos en disputa (protestantes y católicos), sin embargo, la política internacional y especialmente las conspiraciones y rebeliones, la hicieron dar cada vez más apoyo al bando protestante.

Isabel restauró el Acta de Supremacía, por lo que los obispos partidarios de la supremacía católica fueron depuestos y sustituidos, proclamó luego el Acta de Uniformidad que obligaba a todas las parroquias de la Iglesia de Inglaterra a utilizar el Libro de Oración Común (con aquellos pequeños cambios introducidos por Cranmer) con su texto en inglés y no en latín. Todo ello dio espacio para la difusión de las ideas de la Reforma Protestante en Inglaterra, no obstante la moderación que en general siguió teniendo la Iglesia de Inglaterra al conservar casi intacta su tradición medieval. Isabel I persiguió cruelmente a los católicos durante su reinado.

La Reforma Protestante en Suiza

En Suiza también se van a separar algunos territorios de la Iglesia Católica; las ideas de Lutero llegaron muy pronto a Suiza y pronto aparecieron una serie de predicadores que criticaban la corrupción de la Iglesia Católica y defendían la creación de una “iglesia” distinta. Uno de los primeros fue Zwinglio. Aunque compartía muchas de las ideas de Lutero, Zwinglio quería dar una mayor libertad a su nueva “iglesia” cristiana y rechazaba el sometimiento de los cristianos a la nobleza como defendía Lutero. Al final el mismo Lutero criticó a Zwinglio y se alegró públicamente de su muerte cuando Zwinglio muere en un combate contra los suizos católicos.

Pero el principal foco de la Reforma Protestante en Suiza va a ser la ciudad de Ginebra, gracias a la actuación de Juan Calvino que con Lutero es la mayor figura de la Reforma Protestante. En Ginebra una serie de reformadores habían asaltado las iglesias y conventos expulsando a los sacerdotes católicos pero estos reformadores no sabían cómo organizar la nueva “iglesia” que pretendían crear ni tampoco tenían claro que nueva doctrina querían establecer, por lo que llamaron a una figura de prestigio dentro del campo protestante, que supiera cómo organizar la nueva iglesia y diera un contenido religioso claro, llamaron a la ciudad a Juan Calvino.

Este era un francés que había estudiado teología en varias universidades entre ellas la de París; aunque al principio acepta algunas de las ideas luteranas,  muy pronto piensa que Lutero ha conservado demasiadas cosas de la Iglesia Católica que debían ser destruidas. Calvino también piensa que el hombre debe acceder a la fe por medio de la lectura de la Biblia, pero considera que se debían de eliminar todos los sacramentos de la Iglesia Católica, incluyendo los tres que había conservado Lutero.

Para él todas las imágenes debían ser eliminadas de los templos religiosos. Calvino también pensaba que no debían existir ni sacerdotes ni obispos y que los jefes religiosos debían ser pastores elegidos por la consagración; pero la teoría religiosa más importante que Calvino predicó como producto de su libre interpretación de la Biblia es la Predestinación: según esta teoría el hombre por sí mismo no puede hacer nada para alcanzar la salvación, ni por la fe ni por las obras, sino que antes de nacer Dios ya ha elegido a un hombre para la condenación o la salvación y el hombre no pude hacer nada para cambiar el designio divino. En la sociedad humana se puede distinguir a los hombres elegidos para su salvación en los que llevan una vida virtuosa y sin pecado y en los que tiene riquezas y éxito material en la vida, pues eso es signo de la protección de Dios.

Calvino empezó a exponer sus ideas en París, pero como Francia era católica tuvo que huir del Reino y refugiarse en el extranjero, ya empezaba a ser conocido entre los protestantes europeos como un hombre firme y enérgico, un gran teólogo y un buen organizador que sabía dirigir a los hombres, y por esta razón fue llamado por los protestantes de Ginebra.

Cuando Calvino llega a Ginebra, pronto toma la decisión de que si quiere imponer una nueva “iglesia” que adopte sus puntos de vista religiosos tiene que controlar el gobierno de la ciudad; intenta dar órdenes al consejo municipal que termina por expulsarle de Ginebra.

Sin embargo, la situación en Ginebra seguía sin aclararse, las autoridades de la ciudad eran incapaces de organizar una “iglesia” nueva y Calvino seguía teniendo partidarios en la ciudad; estos partidarios convencen a las autoridades de Ginebra para que permita el regreso de Calvino a Ginebra con la promesa de que no se entrometerá en el gobierno político de la ciudad. Y las autoridades cometen el error de autorizar el regreso de Calvino a Ginebra. En 1541.

Calvino ha aprendido la lección y ha comprendido que no puede manifestar abiertamente su deseo de controlar políticamente la ciudad; sin embargo, no renuncia, a hacerse con el poder de Ginebra que para él era indispensable para fundar su nueva iglesia. Durante doce años Calvino va a llevar a cabo una paciente labor para ganarse partidarios en el gobierno de la ciudad, aumentar su influencia en Ginebra hasta que llegase el día en que el gobierno y todas sus instituciones estuvieran bajo su control. Cuando ya Calvino está a punto de controlar el gobierno se produce la ejecución en la hoguera del español Miguel Servet.

Miguel Servet era un humanista español típico de la época del Renacimiento, tenía curiosidad por todas las materias desde la ciencia a la medicina pasando por la filosofía y la religión; como muchos hombres de su tiempo estaba descontento con la Iglesia Católica y rechaza la doctrina católica milenaria. Servet desarrolló sus propias ideas religiosas y llegó a creer que Jesucristo no había sido hijo de Dios, que sólo tenía naturaleza humana y no divina; esto era adoptar una corriente de los primeros siglos del cristianismo, que la Iglesia Católica había condenado por herética en el S.IV y que todos los protestantes rechazaban con escándalo. Servet fue a estudiar a las universidades francesas y llegó también a estudiar en la de Paris donde conoció a Calvino. Allí Calvino comenzó a tener un profundo odio hacia aquel español al que consideraba un peligroso hereje.

A causa de sus opiniones, Servet tuvo que escapar de París, cambió de nombre y se instaló como médico en una localidad cerca de la frontera con Suiza; tuvo éxito como médico y llegó a adquirir una respetable situación económica y fue en esos años cuando descubrió la circulación de la sangre.

Pero Servet seguía con sus inquietudes religiosas y escribió un libro sobre sus doctrinas acerca de Jesucristo que hizo imprimir clandestinamente en una imprenta secreta. Pero Servet cometió el error de escribir a Calvino en Ginebra enviándole ejemplares de su libro y Calvino en una carta lo denuncia a la inquisición francesa católica. Sin embargo, Servet tenía amigos que le protegieron y que le ayudaron a ocultar su imprenta y la inquisición católica renunció a investigar, pero Calvino envió las cartas que el propio Servet había escrito; las cartas eran una prueba irrefutable de que aquel médico era el español Miguel Servet.

La inquisición católica condena a Servet a la hoguera pero la noche antes de la ejecución sus amigos ayudan a Servet a escapar. Pero Servet no sabe la influencia política que Calvino tiene en Ginebra y comete el tremendo error de intentar refugiarse en esa ciudad creyendo que allí estaría seguro; en Ginebra, Calvino lo reconoce y consigue que las autoridades de la ciudad lo detengan como hereje. Calvino quiere que se juzgue a Servet y se le queme en la hoguera, pero todavía no controla del todo el gobierno de la ciudad y el juicio de Servet se va a convertir en un pulso entre Calvino y los gobernantes de la ciudad que se oponen a él, pero finalmente Calvino se impone y Servet es condenado a la muerte en la hoguera, un ejemplo claro de la “inquisición protestante”, que perseguía y ejecutaba a los que consideraba “herejes”.

La muerte de Servet, alejó de Calvino a una serie de protestantes europeos que se habían refugiado en Ginebra. Estos protestantes también tenían sus propias ideas religiosas, sintieron sus vidas amenazadas y escaparon de la ciudad; el más famoso de estos refugiados fue Sebastián Castalión que desde el extranjero denunció a Calvino por la muerte de Servet defendiendo la tolerancia religiosa y el derecho del hombre a tener sus propias opiniones; Castalión es considerado el padre de la libertad de pensamiento en Europa.

Pero la muerte y el juicio de Servet le sirvieron a Calvino para hacerse definitivamente con el gobierno de la ciudad, los adversarios de Calvino fueron expulsados del gobierno municipal y algunos de ellos ejecutados. Ahora toda Ginebra obedecía las órdenes de Calvino.

Calvino quiso hacer de Ginebra, la capital religiosa de un nuevo cristianismo y quiso obligar a sus habitantes a la fuerza a llevar una vida virtuosa y cristiana: se suprimieron todos los bailes, se prohibieron todas las canciones, se prohibieron todos los espectáculos y representaciones teatrales, se cerraron las tabernas y se prohibieron las bebidas y las borracheras, todos debían ser buenos cristianos a la fuerza.

Toda Ginebra se convirtió en una ciudad calvinista dedicada sólo al trabajo y a la oración. Calvino quería extender toda su comunidad cristiana por toda Europa y en Ginebra se fundaron escuelas calvinistas para todos los protestantes extranjeros que visitaban la ciudad; estos extranjeros debían regresar a sus países de origen y enseñar allí la doctrina calvinista. El más importante de estos extranjeros fue el escocés John Knox que consiguió que toda Escocia se convirtiera al calvinismo; en Escocia los calvinistas recibieron el nombre de presbiterianos.

Escocia fue el único país donde el calvinismo se convirtió en religión oficial, pero también llegó a ser mayoritario en Holanda y hubo importantes minorías calvinistas en Inglaterra y en Francia; en Inglaterra los calvinistas recibieron el nombre de puritanos y en Francia se les dio el nombre de hugonotes.

==============================================================

BIBLIOGRAFÌA.

Historia de la Reforma, Jorge P. Fisher, Casa de Publicaciones “El Faro”, México, D. F. / Historia de la Iglesia Cristiana, Williston Walker Trad. Adam F. Sosa, Edit. “La Aurora” / Historia del Cristianismo, Kenneth Scott Latourette, Trad. Jaime C. Quarles y Lemuel C. Quarles, Casa Bautista de Publicaciones / L. Berkhof, Teología Sistemática; Dogmática Cristiana, A. H. Strong, Teología Sistemática H. C. Thiessen. / A la Nobleza Cristiana de la Nación Alemana, Por Martín Lutero, Ediciones de la UNAM.

Pastoral mensual Octubre. 

Algunas notas sobre el Hallowen.

Pbro. Abner Alaniz

 

HISTORIA Y ORIGEN

El día de Halloween se remonta a tiempos antiguos. Trescientos años antes del nacimiento de Jesucristo, vivió una civilización llamada celtas por la Gran Bretaña, Escandinavia y Europa Occidental. Fueron un grupo común, como muchos segmentos de la sociedad de hoy, pero eran controlados por una sociedad misteriosa de sacerdotes llamados DRUIDAS.

LOS SACERDOTES DRUIDAS

Algunas características de los sacerdotes DRUIDAS eran las siguientes:

DEFINICIÓN: DRUIDAS (Lat. Druida, derivado del Celta, “Derva”: Roble).- El Gran Diccionario Enciclopédico, tomo IV, página 1180, define a los Druidas como una secta de sacerdotes de los antiguos galos.

PRÁCTICAS: Según algunos historiadores antiguos como Estrabón, Diodoro y Tácito, afirman que los Druidas practicaban la adivinación por el vuelo de las aves y los movimientos convulsivos de los prisioneros que mataban para tal fin. Los sacrificios humanos dedicados a sus dioses, constituían uno de los principales rasgos de sus fiestas que celebraban cada quince días. Las víctimas eran prisioneros de guerra, los cuales eran algunas veces empalados, asaeteados y otros quemados vivos en grandes jaulas de mimbre. Las costumbres y ritos de los Druidas fueron seriamente reprimidos por los emperadores Romanos, cuando conquistaron Galia.

SU PARTICIPACIÓN EN LA SOCIEDAD ANTIGUA:            Según la opinión del César; “los Druidas influían en la sociedad de tal modo que eran jueces y sacerdotes.  Su preparación duraba 20 años. Todos comparecían ante ellos, quienes fijaban los premios y castigos; si un individuo desobedecía sus decretos, era excluido de los sacrificios, máximo castigo para ellos”.

Eran juristas (derecho civil y penal), además del poder de arbitraje tenían autoridad para hacer veto político y religioso.  A esto se añadían conocimientos de metafísica, astrología, ciencias naturales, medicina y además eran los depositarios de las tradiciones mitológicas e históricas de la nación.

JERARQUÍAS:        Estaban divididos en: 

Saronidas (Educadores)

Bardos (Músicos y poetas de los guerreros)

Vates (Sacerdotes rituales y Teólogos)

Adivinos (Que presagiaban el futuro)

Causídicos (Jueces de los asuntos civiles y criminales)

PRIVILEGIOS:         El motivo por el cual muchas personas se unían a esta secta era porque poseían privilegios que los distinguían de los demás ciudadanos. Tales como estar exentos del servicio militar y de toda carga pública.

DOCTRINAS: Inculcaban la trasmigración (del gr. Metempsicosis) de las almas, después de la muerte de un individuo a otro; estimulando con ello el valor de las gentes, ya que le restan valor a la muerte. Afirmaban la existencia de otro mundo semejante a este en el cual la felicidad era eterna y el alma conservaba su identidad, sus pasiones y sus hábitos. Ciertos historiadores afirman que cuando moría un personaje importante, sacrificaban algunos de sus esclavos favoritos y los enterraban junto a él, y lo mismo hacía con su corcel de guerra, armas, vestidos, etc., aunque otros investigadores dicen que es arriesgado afirmar que los sacrificios humanos era una práctica druídica.

Además estudiaban las estrellas y sus movimientos (Astrólogos), de cómo influían sobre el poder de los dioses inmortales (idolatría) y eran considerados como interpretes de los dioses.

Los Druidas tenían por sagrados el roble (gr. Drus) y el muérdago, este lo cortaba el oficiante con Hoz de Oro revestido de blanco y coronado con hojas de roble. Contaban el tiempo por noches en lugar de hacerlo por días. Había también sacerdotisas, que ayudaban en las ceremonias religiosas con los cuerpos teñidos de negro.

TRASCENDENCIA DE LAS PRÁCTICAS DRUIDICAS.

SU RELACIÓN CON EL OCULTISMO.            Los hechiceros y magos eran identificados como Druidas. Las narraciones de los galos presentan a estas gentes como maestros en nigromancia y ciencias ocultas. Practicaban la adivinación por la observación del estornudo y los sueños habidos tras los festines rituales y por el graznido de los cuervos. Y usaban palabras mágicas en sus invocaciones, además del hipnotismo.

SINCRETISMO RELIGIOSO (MEZCLA DE CORRIENTES RELIGIOSAS). La teoría del Neodruismo asegura que existió durante siglos una especie de religión mixta cristiano-Druida, formada por la mezcla de ambas creencias, y sostenida después de la caída del imperio romano, por una casta de “sacerdotes cristianos” y en cierto sentido druidas. El monacato irlandés al que la nobleza confiaba sus hijos, es en muchos aspectos la continuación de la antigua corporación druídica. 

SU INFLUENCIA.

1. ANTIGUA: Sea cual fuere la forma en que cada pueblo organizó su clase sacerdotal la institución druídica parece haber tenido un carácter internacional, conservando rasgos arcaicos de un pasado prehistórico común.

2. ACTUAL: “En nuestros días cuando se celebra esta fiesta, en México se ven desfilar por las calles las calabazas, los fantasmas, las brujas, pero acompañados de momias, de Batman y Robin, el Hombre Araña; de un sin número de personajes ajenos al “gremio de los brujos y fantasmas”. En el sentido patriótico literario ha renacido últimamente entre los pueblos anglosajones, y cuentan con la orden de los Bardos (poetas), la de los Ovatos (músicos) y la de los Druidas conocedores de las ciencias. Están esparcidos por Gran Bretaña, Estados Unidos, Francia y Alemania y disponen de múltiples logias y órganos oficiales en la prensa. Existen dos tendencias fundamentales: La americana-filantrópica y la alemana, dedicada a la educación y dignificación humanas. 

  1. A.           LOS DRUIDAS Y EL HALLOWEN. Algunas prácticas del Halloween tienen su origen en una antigua fiesta Celta en honor de Samhain, dios de la muerte y una fiesta romana en honor de Pamona, diosa de jardines y muertos. Los colores usados en Halloween, naranja y negro, ambos sugieren ideas de tiempo de cosecha y muerte. Los Druidas adoraban al dios de la muerte llamado Samhain (Sha-man). Cada año, el 31 de octubre, los Druidas celebran la víspera del año nuevo Céltico en honor a su dios Samhain, que coincidía con la terminación del verano. El “festival a Samhain” mejor llamado el “festival de la muerte” era conocido oficialmente como la víspera del año nuevo. Y aún hoy en día es reconocido por los ocultistas, por los brujos y los adoradores de Satanás, como la víspera del año nuevo para la brujería. 
  1. FIESTAS IMPORTANTES PARA LOS OCULTISTAS.        Anton Lavey, autor de la “Biblia Satánica” y sumo sacerdote de la iglesia de Satanás, dice que hay tres días importantes para sus seguidores.  1. Su cumpleaños.            2. El 30 de Abril (¿tendrá alguna relación con la fiesta del día del niño que se celebra en muchos lugares?)      y 3. 31 de Octubre.  Llamado el Sabbath de Halloween. 

¡EL DIA MÁS IMPORTANTE!

Según varios autores, dicen que es en esta noche que los poderes de las tinieblas, ocultos y de brujería están en su nivel de potencial más alto. Y que cualquier brujo u ocultista que ha tenido dificultad con un hechizo o maldición normalmente, puede tener éxito el 31 de octubre, porque Satanás y sus poderes están en su punto fuerte esta noche. El 31 de octubre, Halloween, es la víspera del año nuevo para la brujería. La enciclopedia World Book dice que es principio de todo lo “frío, oscuro y muerto”.

EL HALLOWEN Y SU RELACION ACTUAL

NOCHE DE BRUJAS. Los sacerdotes Druidas iban de casa en casa pidiendo todo tipo de comida para su propio consumo y para ofrecer después al “Señor Samhaín” en el “festival de la muerte”. Si la gente del pueblo no satisfacía sus demandas eran maldecidos. Los Druidas llevaban con ellos un nabo grande al cual habían ahuecado y grabado una cara en el frente, y era iluminado por dentro con una vela. Fue usado por los Druidas como linterna cuando iban de casa en casa por las noches. Cuando llegó esta práctica a los Estados Unidos en los siglos XVIII y XIX no había muchos nabos, pero en su lugar usaron la calabaza.

SU ACEPTACION COMO FIESTA POPULAR.          En el año 313 D. C. cuando Constantino llegó a ser emperador de Roma promulgo su edicto de tolerancia declarando al cristianismo como religión oficial del estado. Esto provocó “la conversión” en masa, trayendo consigo la adopción de prácticas ajenas a la iglesia, incluyendo el festival de Samhain.  Como la iglesia popular no tuvo éxito en quitar las tradiciones paganas de la gente, decidió santificar algunas de ellas, especialmente ese rito del 31 de octubre.  Fue declarado un nuevo día para ser celebrado por la iglesia, el 1º. de Noviembre, llamado “el día de todos los santos”.  Ese día es en honor de todos los santos mártires de la iglesia, y el 31 de Octubre se hizo víspera de todos los santos.  La iglesia popular dedujo que la gente aún podría tener su festival en el 31 de Octubre porque el 1 de Noviembre sería un día santo.

UN SACERDOTE OPINA. El sacerdote José Luís Guzmán entrevistado, por un diario regiomontano el 27 de Octubre de 1985 opina: “Todos estos datos históricos muestran que también es erróneo creer que Halloween y la fiesta cristiana de todos los santos están relacionadas en su origen”.  Son dos cosas completamente separadas, una es celebración de origen pagano y la otra es una fiesta completamente cristiana”, expresó.  “En el día de todos los santos que se celebra el 1 de Noviembre, al día siguiente de Halloween, no sólo se festeja a los santos propiamente dichos que ya han sido canonizados, sino también a todos los fieles que han vivido en gracia y ahora están unidos a la glorificación definitiva en el paraíso”.  “La fiesta de todos los santos se originó a principios del siglo VII D.C. entre los años 610 y 611, cuando el Papa Bonifacio IV dedicó el panteón romano a la virgen y todos los mártires.

LA CONSTRUCCION DE LA PALABRA HALLOWEEN

La misa dada en el “día de todos los santos” es el All hallowmass (significa en español “misa de todos los santos”).  A través de todos los años la noche anterior llegó a ser conocida como:    1º. All Hallow´s Eve.   2º. All Hallowed Eve.   3º. All Hallow E´.   4º. Halloween (que significa víspera de todos los santos). 

¿Por qué si el 31 de Octubre se celebra la víspera de todos los santos, se va a la tienda a comprar disfraces relacionados con personajes que nada tienen que ver con los mártires cristianos?  Halloween no tiene raíces en la iglesia sino que está firmemente arraigado en la brujería y ocultismo antiguos.

RIESGOS O PELIGROS DE ESTA CELEBRACION.

¿Qué peligros morales, culturales, físicos y espirituales pudiera provocar esta celebración en la vida de nuestros niños?

EN LA CONDUCTA MORAL. Provoca la rebeldía en los infantes por permitirles que ese día hagan travesuras tales como rayar paredes, quebrar vidrios, lanzar piedras, etc. si no reciben alguna dádiva.  Usualmente gritan “HALLOWEEN O TRAVESURAS”.  Del inglés “trick or treat”.  Algunos sociólogos, han afirmado que:  “potencialmente, los niños que se disfrazan de brujos, pueden llegar a ser ladrones”. ¿Por qué los niños exigen algo sin justificar y bajo amenaza?  ¿Porqué los padres aceptan que sus hijos hagan daños en propiedad ajena?

CULTURALMENTE. Halloween no es una fiesta mexicana sino es una celebración anglosajona, que como otras muchas prácticas han influenciado al pueblo mexicano.  Al adoptar esta tradición que no nos aporta nada positivo ni constructivo, los mexicanos demostramos la falta de espíritu crítico y creativo. “Preferimos seguir una fiesta ajena, porque no sabemos cómo darle una representación que vaya de acuerdo con nuestra cultura”.  El gobierno ha hecho campañas para cuidar nuestro lenguaje y recatar las tradiciones mexicanas.  Pero no nos extrañe que algunas dependencias gubernamentales sean las encargadas de promover una fiesta de disfraces en este día.  En las escuelas se hacen bailes, fiestas, etc.  Aún en el jardín de niños se pide que los niños vayan disfrazados de pequeños brujos o cualquier otro disfraz alusivo.

FISICOS. Hace años, la conocida periodista Blanca Álvarez escribió en conocido diario norteño, haciendo referencia a la opinión  de la Pediatra Marisela Zárate Gómez: “que los pequeños pueden ser sorprendidos por enfermedades tales como desequilibrios estomacales, dolores, diarrea o vómitos por comer en exceso frutas y golosinas.  Como los niños no están habituados a comer tanto, vienen los problemas gastrointestinales.  El niño de por sí es muy goloso y aunque no quiera las cosas o no tenga hambre, sigue comiendo.  Y sobre todo cuando comen fritangas con exceso de grasa.  La misma pediatra hace referencia a que en otros países se atenta contra la salud de los niños de una forma criminal, tales como recibir alimentos con lejía u objetos cortantes y droga.

ESPIRITUALES. En este día, en muchas partes se realizan misas negras, cultos espiritistas, aquelarres (reunión de brujos), aprovechando que infinidad de espíritus malignos son invocados y deambulan libremente en todo el mundo.

Conocido pastor de una iglesia evangélica cristiana afirma: “El hecho de vestir a los niños como brujos, diablos y hechiceros y aprobarlos, es equivalente a decirles “tu puedes consultar a una bruja cuando quieras, porque no tiene nada de malo”.

Los niños que participan en esta celebración que tiene raíces ocultistas.  ¿Recibirán alguna influencia nociva en su conducta?,  ¿Provocarán consecuencias que lamentemos posteriormente?, ¿Estarán participando en una adoración peligrosa inconscientemente?, ¿Porqué los disfraces están relacionados con el mal como los ritos de los Druidas?, ¿Porqué la celebración es el 31 de Octubre tal como en los ritos Celtas?

COMERCIALIZACION.

La comercialización de esta fiesta fue iniciada principalmente por los publicistas estadounidenses, buscando la ganancia económica por la venta de dulces, disfraces, tarjetas, posters, etc.  Pero utilizando en forma velada e inocente el día, ritos y costumbres derivadas de los cultos Druídicos.

“Halloween… vino a crear una fiesta ajena que sólo incrementó el consumismo… lo único que impera es el comercio y la publicidad… a la que los mexicanos están muy expuestos”.

¿POR QUÉ LOS CRISTIANOS NO DEBEN PARTICIPAR EN HALLOWEEN?

Por las siguientes razones:

Es una fiesta no cristiana.

  1. La Biblia no aprueba este tipo de celebración.
  2. Sus raíces son ocultistas.
  3. Promueve una rebeldía en los niños.
  4. Promueve prácticas anticristianas.
  5. Amenaza la integridad física, mental y espiritual de nuestros hijos.
  6. No promueve valores culturales autóctonos.
  7. No honra al Señor Jesucristo, sino al adversario.

CITAS BIBLICAS

“Pero la fornicación y toda inmundicia, o avaricia, NI AUN SE NOMBRE entre vosotros como conviene a santos; No obscenidades, ni necedades, ni truhanerías inconvenientes, sino antes bien, acciones de gracias.  Porque tened bien entendido, que ningún fornicario o inmundo o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el Reino de Cristo y de Dios”.

“Nadie os engañe con palabras vanas, porque por causa de estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia.  NO SEAIS, PUES, PARTICIPES con ellos.  Porque en otro tiempo erais tinieblas, más ahora sois luz en el Señor; ANDAD COMO HIJOS DE LUZ.  Comprobando qué es lo agradable al Señor.  Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas, porque es vergonzoso aún el hablar lo que ellos hacen en secreto”.

“Mirad, pues, con diligencia como andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.  Por tanto, no seáis insensatos, sino comprendiendo bien cuál es la voluntad del Señor”.  Efesios 5:3-17.

“Y manifiestas son las obras de la carne, que son: … idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones,… y cosas semejantes a éstas; de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el Reino de Dios”.  Gálatas 5:19-21.

“No sea hallado en ti quién haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, no agorero, ni sortilegio, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos.  Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas …”  Deut. 18:10-12.

“No os unáis con yugo desigual con los incrédulos; porque ¿Qué asociación tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué armonía Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué concordia entre el santuario de Dios y los ídolos?… Por lo cual dice: salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo: y yo os recibiré.  Así que, amados, puesto que tenemos estas promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios”.  2ª. de Corintios 6:14-7:1.

“Pero los cobardes e incrédulos, los abominables, y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda”.  Apoc. 21:8.

“En los cuales el dios de este mundo, cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios”. 2ª. de Cor. 4:4.

Con mi afecto y respeto

Pastor Alaniz

Pelagianismo: Pelagio. Monje de Bretaña, predicador popular en Roma en los años 401-9 d. C. Los pelagianos negaban la necesidad de la gracia interna para guardar los mandamientos de Dios. La naturaleza humana fue creada buena; y fue dotada por su creador con poder para vivir rectamente la vida si el hombre quería hacerlo. “Por su libre albedrío el hombre se emancipa de Dios. El hombre creado con libre albedrío no tiene ya nada que ver con Dios, sino consigo mismo. Dios hace su re entrada solamente en el juicio final.

Semipelagianismo. Reacción que se experimento en el siglo quinto contra la enseñanza estricta de Agustín en contra del pelagianismo. Los puntos principales como objetables fueron la rígida predestinación, la prioridad e irascibilidad de la gracia, y la perseverancia infalible.

Sinergismo: literalmente significa “·trabajar con” y se asocia con el punto de vista que en la obra de la salvación personal Dios y el hombre cooperan juntos.

CON MI AFECTO Y RESPETO

PASTOR ALANIZ

 

Vocación pastoral

comprometida con Dios

 
 
 

 

 

Pbro. Cruz Hernández Vargas

 Pbro Cruz Hernández Vargas

Éstos son días de selectividad universal y nosotros los pastores metodistas no debemos estar al margen.

No es necesario apelar a visiones místicas o religiosas para darse cuenta de que solo eligiendo en función de nuestros gustos, habilidades y capacidades     -ese «sentirse llamado a…», que implica el término vocación-  podremos realizarnos y ser felices en nuestro trabajo pastoral, si es que en verdad hemos sido llamados y tenemos vocación para ser pastores.

Debo compartir aquí, que al auténtico Cuidado Pastoral  brota del gozo de sentirse «escogido, alcanzado y ganado por el Señor Jesús» (Fil 3,8-12); es exigencia del encuentro personal con el Señor (Juan 1,40.45; 4,39; 12,22).

Y añado  en mi consideración, la vocación vivida con gozo es siempre noticia, historia fascinante de la cual se hace partícipes a los demás. La vocación acogida con estupor y vivida con entusiasmo se torna necesariamente invitación a muchos: «Venid y veréis» (Juan 1,39).

Y como tenemos “una gran nube de testigos” de lo que es la vocación, los primeros son los congregantes quienes nos desafían a hablar de lo que «sabemos por experiencia». No les molesta oír hablar de Dios, siempre y cuando les hablemos de quién es Dios para nosotros, de cómo vivimos y experimentamos nuestra relación con El. Tampoco les molesta que les hablemos de la vida cristiana wesleyana, siempre y cuando hablemos de cómo vivimos los valores de esa vida por la que hemos optado. Lo que no soportan es que les «hablemos de memoria», como quien cumple con una función que le ha sido encomendada, “el obispo, el superintendente me enviaron o me han pedido que les diga esto”.

El Cuidado Pastoral  tiene que partir de la experiencia: «Lo que sucedió desde el principio, lo que hemos oído, lo que han visto nuestros ojos, lo que contemplamos y nuestras manos tocaron… eso que hemos visto y oído, eso es lo que os anunciamos» (1 Juan 1,1.3).

Si se cumple este requisito en alguno de nosotros, entonces hay vocación pastoral y se convierte en un compromiso. Este compromiso en mejorar nuestra calidad de vida no puede ser solamente individual, sino que ha de ser comunitario. La vocación es un don que hemos recibido cada uno de nosotros, para ser vivido en la congregación asignada y ser manifestado en sociedad.

Y si asumimos el compromiso de aceptar la vocación de ser pastores, su  fruto llamado el cuidado pastoral, se realizará, cargado de exigencia y deberes.

“Aquellos que han sido llamados saben que se basan no en sus propias fuerzas, sino en la fidelidad incondicional de Dios que llama “que llama a servir, dar, amar, visitar, acompañar”.

En consideración de lo compartido anteriormente,  el Art. 307 dice: “para probar a los que se creen movidos por el Espíritu Santo y llamados de Dios a predicar, se hará la siguiente indagación:

a.    ¿Saben en quién han creído?, ¿Conocen a Dios como perdonador?, ¿Mora el amor de Dios en su corazón?, ¿Nada desean sino sólo a Dios?, ¿Son santos en toda su manera de vivir?

b. ¿Tienen no sólo gracia, sino también dones adecuados para la obra?, ¿Tienen, en grado aceptable, entendimiento claro y sano?, ¿Tienen juicio correcto en cuanto a las cosas de Dios?, ¿Tienen justa comprensión de la salvación por la fe?, ¿Les ha dado Dios, en algún grado, el don de la palabra?, ¿Hablan con propiedad, facilidad y claridad?

c. ¿Tienen fruto?, ¿Por la predicación de ellos, algunas personas han sido verdaderamente redargüidas de pecado y se han convertido a Dios, y son edificados los creyentes?

Si en alguno se reúnen estas señales, lo creemos llamado de Dios a predicar, pues las aceptamos como prueba suficiente de que es movido por el Espíritu Santo”.

Hermanos pastores, es tiempo de reflexión si consideras ser llamado por Dios, aquí está la exhortación para seguir en el trabajo metodista.

Si tenemos vocación de pastor ¡asumamos los compromisos de ministro metodista, en obediencia y sujeción a quien nos ha llamado a predicar a  Jesucristo, visitar a los congregantes, actualizarnos en la doctrina wesleyana, que es bíblica, y administrar y administrarnos con responsabilidad!

El consejo pastoral, la psiquiatría y el psicoanálisis*

Dr. Eduardo Dallal y Castillo

Quiero ir por la vida siempre observando,

ya los saltos del ágil segundero,

ya el pausado avanzar del minutero,

de ese reloj que está siempre avanzando;

el continuo moverse de la vida,

el trágico reposo de la muerte,

la alegría del mortal de buena suerte,

al realizar su ambición más querida.

Quiero saber por qué todo sucede,

en esta vida de ilusiones vanas;

no sabré por qué Dios todo lo puede

más tal vez, cuando ya peine canas,

sabré cómo mi corazón procede

y se usan de la ciencia, las ventanas.

1949

*Conferencia en ocasión de la dedicatoria de la Biblioteca “Dr. Ulises Hernández”  en el Seminario Metodista “Dr. Gonzalo Báez – Camargo”, México, diciembre 10 de 1999.

Hemos sido convocados hoy a la dedicación de la biblioteca del Seminario Metodista Dr. Gonzalo Báez – Camargo; esta dedicación es a la memoria del Dr. Ulises Hernández Bautista.

Se me ha distinguido con el privilegio de dirigirme a ustedes, para reflexionar, definir e integrar dos ministerios: por una parte, el del Consejo Pastoral y por la otra, el que abarca la Psiquiatría, las psicoterapias y el psicoanálisis. Agradezco el privilegio, y les propongo que me acompañen en una comparación que se concreta en las vidas de Ulises Hernández y de este servidor. Acaso un  testimonio así aclare los conceptos y ponga de manifiesto por qué Ulises y yo marchamos durante muchos años de la mano, como amigos, como colegas y en el ejercicio de nuestros respectivos ministerios, complementando nuestras acciones para bien, espero que de muchos.

Ulises y yo, junto con toda una generación, somos producto de una época distinguida y particular en la historia de la Iglesia Metodista de México. A mí me tocó crecer en la congregación de Gante, desde los tiempos en que se incluía en la vida congregacional la presencia, por una parte, del Centro Evangélico Unido, seminario interdenominacional que nos enriquecía a todos, y por otra, la de la sociedad Bíblica de México. A Ulises le tocó vivir sus primeros años en Pachuca, cuando el vigor del testimonio metodista se hacia sentir por todo el país a través de instituciones que realizaban proyectos progresistas, concretados principalmente en obras medicas y educativas. Desde el principio, nuestra percepción de la vida metodista incluyó el testimonio comunitario, el estudio serio y el dialogo informado como continuidad, en la experiencia cotidiana, del fuego interno de la fe.

Así era la vida congregacional con los pastores Vicente Mendoza. Epigmenio Velasco, J.T. Ramírez, José O. Velasco, Maurilio Olivera, Daniel González, y muchos otros, que compartían la titularidad del público, como Apolinar Zambrano, Aristomeno Porras, y algún laico joven, como Eduardo Dallal, así como los numerosos visitantes que brillaban en la cultura protestante y hacían una escala inspiradora en el púlpito ganteano, figuras de la talla de Claudio Gutiérrez Marín, Cecilio Arrastía, Alberto Rembao, Valdo Galland, Mauricio López, Emilio Castro, Sante Uberto Barbiéri, y tantos otros.

Convivir con estos personajes fue, para Ulises y para mí, un estímulo considerable hacia una adolescencia y una juventud formativas. Por ejemplo, de las orientaciones del Dr. Ernesto Frenk, charlas en Gante acerca de la adolescencia y el psicoanálisis, surgieron mis primeras lecturas psicoanalíticas en Freud, Adler, Jung, Fromm y otros, que me llevaron a la definición vocacional. De la apertura ecuménica y social de estas experiencias, surgieron y se canalizaron las capacidades literarias y organizativas que han servido a Ulises, a mí y a muchos otros, que me llevaron a la definición vocacional. De la apertura ecuménica y social de estas experiencias, surgieron y se canalizaron las capacidades literarias y organizativas que han servido a Ulises, a mí y a muchos otros, a desarrollarnos personal y profesionalmente  en la comunidad, a mantener la apertura dialogadora con todo lo que ocurre a nuestro alrededor, y a ejercer una función critica constructiva, sin perder de vista el respeto por los valores y las ideas de cada persona y de cada grupo.

Ambos decidimos estudiar Medicina, y nos graduamos en una Universidad Nacional que, entonces, representaba la excelencia y la posibilidad del dialogo ideológico cotidianamente. Ulises sintió luego el llamado a ser pastor; yo a mi vez llevaba ya el rumbo de la psiquiatría y el psicoanálisis, pero no dejamos de estar activos en el escenario metodista, siempre con el fuego interno que generaba energía para la continuidad de la vida; siempre también con la capacidad para comunicarlo sin pretender las especulaciones multitudes de las cruzadas de evangelización, sino después, cuando dice uno ¿y qué sigue?.

Así fue como Wesley y sus pequeños grupos en Aldersgate; así era con la juventud ganteana y ecuménica de aquellos años.

Ulises Hernández, médico y pastor, se fue a los Estados Unidos y se preparó en el ministerio específico del Consejo Pastoral. Eso quiere decir: acercarse a los feligreses, acompañarlos en las diversas crisis que la vida les presenta, y ayudarlos a entender lo que su fe les ofrece para enfrentar, esclarecer, sufrir y superar las vicisitudes de cada no, de la mano de lo que creen y como instrumento de experiencia para crecer. La preparación adecuada para estas labores demanda un conocimiento profundo del desarrollo del ser humano, un reconocimiento suficiente de la patología psiquiátrica para no tapar las enfermedades mentales, sino para orientar a su curación por los especialistas; requiere asimismo familiarizarse con las teorías y técnicas de las psicoterapias para procurar la comunicación adecuada del individuo con sus vivencias.

Al mismo tiempo, se deben tener los conocimientos y conceptos teóricos que encontramos en la Teología Sistemática y en la Teología Pastoral, o sea, en las bases teóricas del ejercicio del pasturado, que se tienen qué complementar con los conocimientos y las capacidades pare entender los parámetros o medidas psicológicas, socioculturales y éticas, tanto de la congregación a la que se sirve como de los individuos a los que se aconseja.

Con este armamento didáctico, el pastor está obligado a adquirir experiencia de la práctica clínica del “counselling”, o Consejo Pastoral,  bajo supervisión, de manera que su campo de acción se vaya definiendo; no se trata de limitarlo, ya que como trabajador en el campo de la salud mental puede, y debe, estar en comunicación con todos los demás recursos en la comunidad que propicien y ayuden a recuperar la salud, entendida actualmente como “el equilibrio dinámico que permite al individuo transitar por su proceso de desarrollo biológico, psicológico y social”. Trabajando en el contexto del pastorado, se trata de que la fe del individuo le sirva como cimiento para construir, o como fuerza y apoyo para resolver, pero no como escondedero permanente o como pretexto para huir de su propia vida.

Por mi parte, emigré temporalmente a Montreal, Canadá y a Chicago, buscando la formación profesional en Psiquiatría y en Psiquiatría infantil en instituciones por demás prestigiadas. A mi regreso, busqué y fui obteniendo la preparación como psicoanalista, psicoanalista de niños y adolescentes, culminando con la preparación y reconocimiento de psicoanalista didáctico. Es decir, que seguí el ciclo vocacional elegido y tuve el privilegio de completarlo, siempre buscando la excelencia en contacto con los “monstruos” o figuras líderes de cada especialidad, siempre en la apertura ecuménica de los enlaces con las diversas escuelas teóricas y clínicas, siempre en dialogo personal y grupal con la comunidad. Así, en mis días de residente en Psiquiatría, además de los maestros famosos, leí y escuché a Karl Stern acerca de la relación de la teología católica con el psicoanálisis; como estudiante de Psiquiatría Infantil, seguí un seminario conjunto de psiquiatras, psicólogos y pasantes dirigido por Paul Tillich. Todo esto, amén de haber trabajado proyectos con James Anthony y Margaret Mead, y escuchado conferencias personales de Ana Freud, René Spitz y Erik Erikson, resonancia existencial de lo que viví en una tarde maravillosa de 1956 en Suiza, con Karl Barth y un grupo de estudiantes de cinco continentes.

Con todo esto, la presunción o el orgullo por haber tenido tales experiencias toman un lugar secundario. Solo quiero dar idea de la importancia de esta privilegiada herencia intelectual, del estímulo para aprender y de la continuidad que mi vida profesional ha tenido, con el dialogo y el estudio del lugar que tiene, para mí, la religiosidad real – no la institucional – de mis pacientes, de los grupos, de las instituciones y de las comunidades con las que he tenido contacto.

De esta descripción de mi camino profesional, como psiquiatra y psicoanalista de niños y adolescentes, es fácil entender que mi productividad didáctica, científica y hasta literaria resulte expresada en los términos de la psicología del desarrollo. Así fue la inquietud y el “hambre de entender” de mis años adolescentes; así fue el camino del conocimientos que yo dibujaba en mis ensayos y reflexiones, y así fueron los alimentos intelectuales y clínicos que me han nutrido.

El aparato mental – emocional se entiende como la conjugación de funciones, que, en cada momento de la vida, se integran en un todo y tienen un estilo operativo que se puede llamar “personalidad”. Esta manera de funcionar no está compuesta de las mismas características desde el principio hasta el final de la vida, sino que, desde la vida intrauterina, comienza con los elementos que tiene, modificados a cada momento de la interacción entre vicisitudes internas y externas, primero consigo mismo, luego con otras personas, y con todas las situaciones y eventos en los que es protagonista el ser humano en el escenario o la circunstancia en que vive. (Dallal, 1997).

De acuerdo con este planteamiento básico, “el desarrollo sucede como una progresión de reorganizaciones cualitativas dentro, y entre, los sistemas biológico, social, emocional, cognoscitivo, representacional y lingüístico, procediendo a través de diferenciaciones hacia integraciones y organizaciones jerárquicas subsecuentes” (Cicchetti and Cohen, 1995).

De acuerdo con Werner (1984), el principio ontogénico especifica que el individuo en desarrollo se mueve a partir de un estado de organización relativamente difuso e indiferenciado hacia estados de mayor articulación y complejidad, o sea, abarcando cada vez mayor cantidad de estructuras y funciones de los sistemas mencionados, y con mayor complejidad y finura específica en cada una. Esto se continúa en pasos hacia la integración jerárquica dentro de cada sistema, y entre los diversos sistemas. Si lo pensamos en le lactante, podemos entender que sus sistemas están relativamente indiferenciados al principio, pero a través del desarrollo los sistemas se hacen crecientemente distinguibles o diferenciados, y las integraciones jerárquicas, repetidas en secuencia entre estos sistemas, llevan a niveles de organización cada vez más complejos.

En nuestra época actual, la investigación acerca del desarrollo se ha visto involucrada con la metodología científica positivista que ha tenido tanto auge en todas las ciencias. De tal manera se han incorporado al dialogo con el método psicoanalítico tradicional de la observación clínica y la teorización, que se busca el conocimiento por ambas vías. Los pensadores iniciales en el campo del psicoanálisis de niños como Herminia von Hug – Hellmuth, Lelanie Klein, Anna Freud, Erik Erikson, René Spitz, Heinz Hartmann, Ernst y Marianne Kris, Donald Winnicott y Jonh Bowlby no están incluidos dentro del modelo empírico tradicional; sin embargo, contribuyeron a la comprensión del desarrollo normal y anormal a través de sus observaciones detalladas de niños en sus escenarios naturales, que ahora se enriquecen con los recursos tecnológicos actuales, para darnos una visión más intima y precisa de la evolución de las estructuras, de los intercambios individuo – personas – ambiente, y de la creación de funciones cada vez más complejas.

Son las nuestras profesiones difíciles. Desde el principio, el prejuicio social y cultural de cada comunidad es el que hace de la psiquiatría un fantasma cercano a la locura que aborda, que exige de la psiquiatría infantil una solución maravillosa, fantaseada por los padres, para que hagamos a sus hijos lo perfecto que desean, que eleva al psicoanalista hasta hacerlo como mago, alguien con poderes ocultos que adivina lo inconciente, conoce los secretos sexuales y se salta las normas establecidas.

Pero ¿qué es en realidad la psiquiatría? Desde luego, es una especialidad médica que estudia a profundidad las enfermedades mentales. Se apoya en el conocimiento creciente que logran las neurociencias acerca de los procesos cerebrales, bioquímicos, genéticos y farmacológicos, pero también es una disciplina clínica que sistematiza su intervención en las alteraciones intrapersonales, interpersonales y suprapersonales que aquejan al ser humano. A esto se refiere lo “bio – psico – social” de su universo de estudio y trabajo.

Las psicoterapias son hijas del psicoanálisis y participan con éste en lo que se llamó desde hace más de cien años, “la cura hablada”, o “la cura por la palabra”. Con este método, se busca la comprensión de los mecanismos mentales en su funcionamiento dinámico y evolutivo.

Se considera que la enfermedad es una alteración del desarrollo del individuo o del grupo, susceptible de ser entendida en sus niveles concientes e inconcientes, de manera que, mediante la palabra en una relación con características especiales, se pueden descubrir y descargar sentimientos, modificar conductas, resolver conflictos y buscar maneras alternativas de relación entre personas, familias y grupos. Cuando la exploración individual analiza, sobre todo, los contenidos inconcientes a través de la asociación libre de ideas y vivencias, se llama psicoanálisis y tiene características técnicas todavía más precisas.

Hace 25 años, Martín Orne (1975) describió cómo la psicoterapia, y más claramente el psicoanálisis por su grado de profundización fueron aceptados en los Estados Unidos como intentos de tratamiento definitivo y curativo. Tal visión parece asentarse en la ética protestante (Max Weber. 1984) en una época en que la religión fundamentalista y rígida dejó de ser una fuerza activa en muchas vidas. Se trata ahora de un sistema de valores que sostiene que el cambio es básicamente bueno, que el hombre es casi infinitamente capaz de adaptarse y de crecer, que al tener todos, la capacidad de crecer y prosperar debemos hacerlo porque, si no realizamos nuestro potencial, estamos pecando.

Estos principios ofrecen un clima sociocultural que concibe y entiende los problemas emocionales y de conducta como fallas en el desarrollo, y promete usar recursos que permiten rectificarlos de una vez por todas.

Ya no resulta accidental que el psicoanálisis y las psicoterapias psicodinámicas hayan sido aceptadas en las áreas en las que la ética protestante se establecían firmemente, mientras que se le ignoró en áreas en las que privaba una visión del mundo más católica. Después de todo, si se ve al hombre como imposible de cambiar, si su tarea es encontrar su lugar en un universo fijo para hacer paz con Dios, si la pobreza y la enfermedad son ineludibles, para ser sufridas con valor y humildad, y si el carácter se determina mayormente al nacer. ¿Cómo puede esperarse que la psicoterapia sea efectiva?

Estas consideraciones permiten entender una postura sociocultural definida, pues la respuesta protestante a la salvación por la gracia da una visión diferente del ser humano, quien, se espera, buscará su desarrollo, será flexible en sus respuestas frente a la vida y la podrá encarar con confianza y optimismo.

Sin embargo, debemos tomar en cuenta la dinámica de la Historia: tanto en los Estados Unidos como en México, la rigidez de los rituales católicos se ha ido cambiando para hacerse semejante a los cultos evangélicos; los grupos, sectas y facciones, católicos y evangélicos, que se basan en experiencias de avivamiento han crecido en todos lados; la protestantización  culminó recientemente con el reconocimiento católico de las principales tesis de Lutero.

Si lo enfrentamos a México, podemos encontrar la influencia de factores socioculturales en la respuesta a estas instrumentaciones clínicas: si hay cierta asimilación de aspiraciones evolutivas, educación más abierta y movilidad social, hay más respuesta a nuestra oferta de servicios que cuando privan las actitudes tradicionalistas, rituales y conservadoras, que determinan principalmente las expectativas mágicas de una intervención externa, o cierta alegría a la reflexión que complemente la sacudida emocional.

Nuestros afanes profesionales tienen en común que la persona del especialista es lo que funciona como instrumento de trabajo, ya que, en un escenario particular, se establece una relación con el pastor, psiquiatra, psicoterapeuta o psicoanalista. En este escenario, se va generando una confianza creciente que conduce a la apertura de temas, contenidos mentales, recuerdos, sueños y fantasías que son, a la vez, secretos y conflictivos

La resonancia de estos contenidos en el especialista debe ser percibida y conocida, antes de que intervenga activamente para interpretar, confrontar, resolver y guiar a quien consulta.

En este panorama profesional, el psicoanálisis, como proceso terapéutico, sirve como un paradigma que se aplica a las diversas profesiones que se ocupan de “la cura por la palabra”, ya que es el psicoanálisis el que ha estudiado con detalle y alcanza la mayor profundidad en el proceso terapéutico. Las psicoterapias que se llaman de “orientación psicoanalítica” constituyen aplicaciones del proceso analítico, generalmente a situaciones más concretas, concientes e inmediatas en las vidas de los pacientes, mientras que otros conceptos teóricos más limitados generan técnicos psicoterapéuticas parciales, breves o con metas más restringidas. Otras más, proponen alternativas teóricas que se oponen a las del psicoanálisis, pero de todas formas lo toman como punto de partida.

Por todo esto, el trabajo del psiquiatra, psicoterapeuta o psicoanalista, así como el aconsejamiento pastoral coloca, al que lo ejerce, en una delicada situación de poder, ya que se le confían secretos personales o familiares, situaciones explosivas y demandas de solución que son, al mismo tiempo, la tentación narcisista de ejercer autoridad y llamados a la cautela, al respecto y a la discreción. Es por ello que la preparación profesional de todos debe incluir el conocimiento de la propia persona y la asimilación de normas de ética profesional, claras y estrictas.

Cuando se hace ciencia, o se aplica en las acciones clínicas, existen reglas y métodos de estudio que nos permiten establecer secuencias de pensamiento. A este orden se le llama epistemología de la ciencia, y trata de llegar a la explicación de los fenómenos o eventos que se observan en la naturaleza y en los seres humanos. De estas explicaciones, se pueden formular experimentos o estudios que nos pueden llevar un poco más allá en el conocimiento que buscamos, conocer más detalles, o bien, regresar y corregir nuestros conceptos cuando están equivocados o incompletos.

Así se trabaja en las Ciencias Naturales, y se aproxima uno a las ciencias humanas, tales como la Medicina, la Psicología, la Pedagogía, la Antropología, la Sociología, la Economía o la Ciencia Política. En todas ellas, la Religión puede estudiarse como fenómeno colectivo, y aplicarse la epistemología de las ciencias para entenderlo; también puede entenderse como experiencia individual y sus conceptos resultan aplicados a la comprensión de su trayecto evolutivo como persona humana.

Todo este trabajo se separa de la aprobación o desaprobación, de la verdad o falsedad de la religión y de la religiosidad. Es un trabajo del conocimiento que no cuestiona ni califica los contenidos religiosos como tales, porque se mueve con reglas diferentes a metas distintas, intencionalmente aparte de la religiosidad o afiliación ideológica del investigador.

Por el otro lado la psiquiatría, las psicoterapias y el psicoanálisis forman parte de esta búsqueda del conocimiento acerca del ser humano, y no puedan compararse con la fe religiosa ni juzgarse mediante valores religiosos; cuando así sucede, los motivos reales son el temor, la ignorancia, la evitación de responsabilidades o la lucha por un poder real o imaginario, tal como ha sucedido en las comunidades humanas a lo largo de la geografía y a lo ancho de la historia.

Un ejemplo histórico se dio cuando Sigmund Freud escribió acerca de la religión desde el punto de vista del psicoanálisis. Lo hizo en varias obras, como en el Yo y el Ello, la Mujer Muerta y el Médico, Una Experiencia Religiosa, El Malestar en la Cultura, Moisés y el Monoteísmo y el Porvenir de una Ilusión. Como parte de la búsqueda de explicaciones y conocimiento acerca del ser humano. S. Freud considera que el ser humano evoluciona en etapas; la secuencia va de la renunciación instintiva a la experiencia de frustración, a la prohibición del incesto, del canibalismo y del deseo de matar; se trata de etapas en la evolución del Hombre que permiten la convivencia y la cultura, así como la experiencia colectiva de luchar juntos para vencer la soledad y el desamparo.

Freud trató de demostrar que las ideas religiosas surgieron de la misma necesidad a la que responden todas las realizaciones de la cultura: la necesidad de defenderse de la estrujante fuerza superior de la naturaleza. Más adelante, surge también la necesidad de rectificar los defectos más gravosos de la cultura; el individuo que crece descubre que será siempre como un niño, que nunca podrá hacer nada sin una protección contara las fuerzas extrañas superiores; por lo tanto, transfiere, de su experiencia de niño, los rasgos de la figura de su padre hacia ésas fuerzas, las idealiza en forma antropomórfica y así se constituye una imagen de la Divinidad.

Las ideas religiosas se transmiten como enseñanzas y afirmaciones sobre hechos y condiciones de la realidad interna o externa que le dicen al hombre algo que no había descubierto para sí mismo y en lo que debe tener fe. Como estas enseñanzas se refieren a cosas trascendentes e importantes, gozan de un valor muy especial. Son creídos porque nuestros ancestros los creyeron, en primer lugar, en segundo lugar, han sido transmitidos desde entonces; en tercer lugar, el hecho de la Fe excluye indagar acerca de su autenticidad.

Los deseos humanos, por estas vías, derivan hacia ilusiones, y Freud las consideró ilusiones psicológicas; es decir, cargadas de la Fe como emoción especifica, y ubicadas en un lugar especial en la mente.

Tal parece que la disciplina psicoanalítica hace un ejercicio hermenéutico para lograr una formulación antropológica.

Es hermenéutico porque se refiere a la interpretación de la conducta colectiva humana a lo largo de la Historia de los significados de la cultura, de cómo influyen en los procesos mentales individuales y de cómo todo ello nos permite conocer lo inconciente. Es una formulación antropológica, referida a la antropología social, porque camina en el hacer ciencia humana, explicando los fenómenos observables del ser humano y estudiándolos para saber si son comunes a todos los seres humanos.

Si nos asomamos a la tarea cotidiana del clínico en psiquiatría, de quien hace psicoterapia o del analista en su profundización hacia el inconciente, podemos ver cómo este conocimiento de la experiencia religiosa subjetiva, expresada por el paciente en sus propias palabras y describiendo sus vivencias, nos lleva a comprensiones y condiciones diversas. Algunos ejemplos son sencillos, y otros más complejos.

  1. El psiquiatra puede escuchar para hacer un diagnostico fenomenológico de los procesos de pensamiento de un paciente, viendo si sus vivencias religiosas son secuenciales, consientes, coherentes con el efecto o las emociones que acompañan a lo verbal.
  2. Se puede explorar la historia de la familia para medir su capacidad y estilo de ayudar a un miembro con problemas emocionales severos, o bien para anticipar, en el paciente individual, si su religiosidad puede construir un recurso para afrontar conflictos y resolverlos. Algunas veces, de esta exploración surge la reanudación de una búsqueda sincera de la fe y sus enseñanzas.
  3. La exploración de los valores morales del paciente necesariamente involucra su historia religiosa. Otra vez, hay que aclarar siempre la diferencia entre la afiliación o el escenario y lo que constituye la experiencia subjetiva del individuo, sus sentimientos y las conclusiones y reflexiones acerca de lo que cree. Aquí suceden cuestionamientos que muchas personas toman como críticas o descalificaciones, pero claramente no lo son.
  4. Se puede trabajar, a través de las experiencias religiosas, hacia las experiencias tempranas de la relación con los padres. Esto es especialmente útil cuando trabajamos con pacientes que han sufrido la pérdida temprana del padre, compaginando la evolución de los recuerdos reales con las idealizaciones y las imágenes del padre que se conservan en la mente.
  5. Es obvio que hay ocasiones en que el psiquiatra o el psicoterapeuta podrán referir al paciente o a su familia al consejo pastoral; estas referencias nacen de la indicación que hay para buscar orientación, reforzar normas o limites a la conducta destructiva, o acogerse al escenario religioso para enfrentar enfermedades catastróficas, pérdidas irreparables o procesos de duelo, en personas, parejas o familias permeables a la comunicación que mejora en el contexto religioso.

Así como hay muchas conceptualizaciones acerca de los contenidos religiosos de la experiencia humana, también hay distintas maneras de entender cualquier contenido temático de lo que nuestros pacientes y feligreses nos traen para orientación y reflexión. El ser humano dista mucho de ser simple, aun en situaciones concretas y claras, y la conducta siempre tiene que entenderse como determinada por factores múltiples y diversos.

Estos hechos nos llevan de la mano a lo que contiene la historia del psicoanálisis, y por lo tanto, de las psicoterapias, de la psiquiatría dinámica, y del aconsejamientos como técnica general. El desarrollo de cualquier disciplina o ciencia es un proceso dinámico, y el Psicoanálisis no ha dejado de irse desarrollando en los más de cien años que tiene desde la “Interpretación de los Sueños” como trabajo clásico de S. Freud. En el dialogo con otras ciencias, el Psicoanálisis ha tenido que dar cuenta de sus avances teóricos y clínicos, logrados mediante la sistematización de sus experiencias y la búsqueda de comprobaciones mediante la investigación.

De los relatos detallados de los caos, se pasó a las formulaciones teóricas y sus aplicaciones en técnicas diversas. Al surgir el Psicoanálisis de Niños y Adolescentes, las formulaciones iniciales de las teorías del desarrollo se vieron enriquecidas, primero, con las comprobaciones en el transcurso de los tratamientos; después surgieron las primeras observaciones del desarrollo normal con sus formulaciones nuevas, como lo hicieron Ana Freud y Melanie Klein y muchos otros autores de entonces a la fecha.

En el diálogo con el desarrollo enorme de las neurociencias, el psicoanálisis se define actualmente como una mezcla de Hermenéutica o ciencia de la interpretación, y ciencia empírica que se apoya en la observación de fenómenos generales, producto de investigaciones sistemáticas, como sucede en México, desde hace años, en proyectos institucionales diversos.

Durante los años que han transcurrido desde que mi esposa y yo regresamos a México, Ulises Hernández y yo tuvimos muchas oportunidades de conversar y comparar las experiencias que nuestras respectivas labores profesionales nos ofrecían. Pronto hubo un acuerdo de que, si él tenía necesidad de referir a alguien a atención psiquiátrica o psicoterapéutica, yo podría hacer una entrevista inicial y ofrecer mi ayuda o derivar a la persona o familia hacia una mejor satisfacción de lo que necesitara. A la inversa, si yo tenía algún paciente que necesitara el apoyo de su iglesia, congregación o pastor, lo consultaría con él para orientar hacia una solución. Así lo hicimos, Ulises desde sus pastoreados o cargos conferenciales, y yo desde el consultorio y los cargos institucionales.

Por mi parte, debo agregar las experiencias de participación en otros escenarios de la vida de la Iglesia, como integrante del Consejo de Administración de la Comunidad Teológica, por ejemplo. Esto me permitió participar en las deliberaciones y debates acerca de temas teológicos en una época en la que se intensificó grandemente la polinización cruzada entre seminarios. También fue una oportunidad para hacer algún trabajo de psicoanálisis aplicado a instituciones.

Otro aspecto de la aplicación de nuestros conocimientos e instrumentos profesionales ha sido la selección y diagnostico de alumnos en los distintos seminarios. Este trabajo lo realicé principalmente en equipo con el Dr. Alfonso Fernández, psicólogo presbiteriano con quien convivimos en muchos proyectos institucionales. Estos aspectos del estudio psicológico de los seminaristas permiten enriquecerlos y orientarlos, desde luego a ellos, pero también a los maestros y autoridades de los seminarios en cuanto a necesidades especificas de enseñanza y supervisión, formativas de los nuevos pastores.

Hace algunos años, nos invitaron a Puebla durante un año de actualización que organizó el Dr. Javier Hernández, psiquiatra y pastor, para los pastores de aquella conferencia anual. La participación del querido amigo ya fallecido, Dr. Alfonso Fernández y mía, consistió en realizar periódicas jornadas de toda una mañana, escuchando la descripción de casos de consejo pastoral traídos por los ministros. En la discusión de lo planteado al pastor por sus feligreses, dilucidábamos cuidadosamente la naturaleza del problema, sus causas, las expectativas de las personas, las necesidades y modalidades de intervención profesional y las maneras de plantearlas para que se realizaran, junto con el seguimiento lógico para propiciar la continuidad de la vida de estas personas en la congregación. Cuando surgían huecos de conocimiento, curiosidad por temas relacionados o actualización de los conceptos, buscábamos juntos las fuentes y las estudiábamos, para alimentarnos mutuamente de las experiencias de todos.

El campo de la psiquiatría de niños y adolescentes es, por definición, multidisciplinario, y como aspiración idealizadora, enfocado a la prevención a través de la educación para la salud. De vez en cuando, los amigos de algunas congregaciones nos invitan a reunirnos, principalmente con parejas de padres, para examinar algún tema relacionado con el desarrollo de los niños y adolescentes. Para mí siempre es un placer participar, porque utilizo la oportunidad para enriquecer mi experiencia con las descripciones y planteamientos de los propios papás y mamás, a la par que para desafinarlos a que ejerzan, bien informados, sus funciones parentales con claridad y amor.

Esta experiencia se ha prolongado a participaciones breves y esporádicas en las reuniones conferenciales o ecuménicas, en las que alguna vez he tenido la oportunidad de exponer temas como “La Estructura y Función de la Familia”, y abrirlos a una discusión útil para todos.

Todas estas instancias, de una manera o de otra, han estado ligadas a quien era Ulises Hernández, y lo que él representó dignamente como persona, como pastor y como maestro. Nuestra convivencia se complementó, en lo personal, a través del contacto casi cotidiano, durante años en el hospital “20 de noviembre”, con Aníbal y Aída, hermanos de Ulises y colegas médicos, así como en la confianza y la estimación con Francis, liguera regiomontana que compartió experiencias formativas de nuestra identidad adolescente con sus primeras inquietudes y liderazgos.

En 1956, cuando estábamos a la mitad de la carrera en Medicina, escribí al final de un ensayo (Dallal, 1977):

“He aquí una verdadera cruzada para nuestros tiempos: el meternos a científicos y a intelectuales a la luz del Evangelio de Cristo es buscar una de las rimas más difíciles en la armonía del existir, máxime cuando cada uno lo tiene que hacer dentro de sí, con la alquimia personal e íntima de lo subjetivo. La expresión paulina de que todos somos miembros del cuerpo de Cristo no puede tener más actualidad. El cristianismo no es cosa del día domingo, sino factor dominante, razón de ser que se manifiesta a cada momento y en cada aspecto distinto de nuestra vida.

Al introducirlo nuevamente a nuestra vida intelectual, estamos adquiriendo el compromiso de buscar la excelencia”.

A lo largo de sus años como pastor, consejero, obispo, funcionario internacional e interdenominacional. Ulises Hernández respondió a su vocación con integridad, excelencia y dedicación. Poner a su nombre a esta biblioteca significa tomar nota de su ejemplo, y llamar a muchos a continuar por este camino.

 
 
 
 

 

  

CIEMAL

Consejo de Iglesias Evangélicas Metodistas en América Latina

La estructura de CIEMAL está formada por:

Una Comisión Directiva integrada por representantes de cada Iglesia miembro, en ella se expresa la variedad de identidades, mujeres, jóvenes, indígenas, laicos, ministros, hombres y mujeres.Un Concilio de Obispos compuesto por: Obispas, Obispos y Presidentes de las Iglesias.Un Comité Ejecutivo compuesto por el Presidente, Vicepresidente, Secretaria General, Presidente del Colegio de Obispos, Secretaria de Actas y Tesorera nombrados por su Asamblea General, que ocurre quinquenalmente, y que ejecuta sus decisiones, asimismo las decisiones de la Comisión Directiva y facilita la relación entre sus miembros para mutuo acompañamiento pastoral, hermandad fraternal y capacitación.

La Consulta de Todas las Iglesias y Organizaciones Hermanas:

Re-visualizar Juntos la Misión en el Futuro -Junio 2010La Consulta fue organizada como parte de la celebración de la Iglesia Metodista en la Gran Bretaña (IMGB) del centenario de la conferencia misionera de Edimburgo del 1910, y también en reconocimiento de que todos los Distritos en el exterior de la IMGB ahora son Iglesia autónomas. 200 hombres y mujeres de 60 países representando a 44 conferencias de tradición Wesleyana y Metodista incluyendo a las Iglesias unidas y en vías de unificación y las organizaciones ecuménicas, fueron invitados a la Consulta con Todos las Iglesias y Organizaciones hermanas en Londres, Junio 2010, por la Iglesia Metodista en la Gran Bretaña. Celebramos el camino transcurrido desde Edimburgo 1910, el periodo cuya expectativa era de reunir a los pueblos y a las Iglesias en amistad. La reunión de cuatro días trabajó y alabó al Señor conjuntamente a través de la oración, el estudio Bíblico, presentaciones, discusiones grupales, la conversación y la comunión.Los participantes buscaron discernir la voluntad de Dios en cuanto a la teoría y la práctica de la misión de Dios a través del instrumento que es la Iglesia. Se compartieron perspicacias sobre cómo, en un contexto mundial que incluye a la riqueza, la pobreza, desigualdades de todos tipos y también el daño ecológico, la Iglesia podría ayudar a transformar el mundo en un lugar justo donde se pudiera discernir la voluntad de Dios.

Para alcanzar esta visión todos debemos ser involucrados, la congregación local, la Iglesia regional, Conexional y global. Todos testificando y actuando en espíritu de unidad, marcado por la fraternidad, la interdependencia y el compañerismo.

En la segunda parte de la Consulta los representantes examinaron las formas prácticas a través de las cuales se podría realizar esta visión de la misión de Dios, trabajando juntos, sobre todo en cuanto a nuestro uso de recursos. Reconocimos que gracias a nuestra interdependencia, escogemos intencionadamente ser reactivos en las relaciones entre Iglesias a través el compartir de personas, perspicacias y el dinero. También se reconoció que cada Iglesia debe aprender que el auto sostenimiento es señal de salud espiritual. Aunque la invitación de la Iglesia Metodista en la Gran Bretaña a sus compañeros era “vengan a ayudarnos”, es evidente que los participantes reunidos en la Consulta creen que “nosotros” , sin duda, estamos re-visualizando juntos nuestra misión futura.

Creemos que el Espíritu de Dios nos está llamando a responder a esta misión de las maneras siguientes: 

A. Enriquecer las relaciones entre Iglesias

1. Juntar las diferentes perspicacias y métodos teológicos para demostrar la unidad de la iglesia que se expresa en su diversidad, y particularmente para volver a descubrir al énfasis del Metodismo, en el contexto de hoy, como un don para todos.

2. Valorizar los dones, la experiencia, las perspectivas teológicas, los programas, los recursos y las personas de cada Iglesia, y en donde se pueda, compartirlos de formas practicas.

3. Colaborar en la formulación de respuestas informadas relacionadas con asuntos globales como la justicia y la paz, la inmigración, la economía y el cambio climático.

4. Compartir las alegrías y las penas, los logros y las derrotas, a través del establecimiento de una red de comunicación eclesiástica Metodista y de Iglesias en vía de unificación. 

5. Resaltar en la agenda relevante de nuestras Iglesias nacionales, nuestros agrupamientos regionales de Iglesias y del Consejo Metodista Mundial, la necesidad de desarrollar una familia mundial de Iglesias Metodistas y de Iglesias en vía de unificación eficaz para implicarse en la acción eficaz y conjunta. 

B. Participar en el intercambio de personas: 

1. Reconocer la imperativa misionera de encarnación de las personas que traviesan las fronteras territoriales y aprender a vivir lado a lado con los demás.

2. Basando el intercambio de personas en el profundo respeto, y estableciendo buenos protocolos y en un espíritu de compañerismo mutuo.

3. Permitir y facilitar la variedad de encuentros que enriquecen a nuestras Iglesias y a nuestra fe, y comprometiéndonos al intercambio de personas a corto, mediano y largo plazo.

4. Comprometernos a la capacitación y la preparación para todos los intercambios de personas, en colaboración para asegurar una responsabilidad mutua.5. Promover iniciativas que promuevan la capacitación, como las becas y la capacitación práctica, especialmente entre los países del sur. 

C. Utilizar los recursos financieros de las siguientes maneras:

1. Usar nuestros recursos de manera responsable y reactiva que incluye la toma de decisiones conjunta y objetivos claramente definidos, y que podría también incluir una variedad de métodos; por ejemplo la inversión, préstamos a largo plazo y servicios de uniones de crédito.

2. Mejorar la edificación global de la Iglesia a través de la educación, el desarrollo de liderazgo, el intercambio de personas y la utilización de recursos locales para el auto – sostenimiento.

3. Fomentar la utilización de tecnología más eficaz con el fin de mejorar la comunicación entre Iglesias, el seguimiento y el relato de cuentos.

4. Fomentar y posiblemente desarrollar un consorcio de mercadeo para promover el comercio equitativo entre Iglesias y organizaciones hermanas con el fin de ayudar a las congregaciones y las comunidades para que se beneficien de los recursos compartidos de todos.

5. Desarrollar un código de buena práctica para el uso de dinero en el Metodismo y el ecumenismo, el cual encarna la rendida de cuentas y la transparencia, incluyendo a los compromisos escritos mutuos.

x/1 La Conferencia recibe el reporte.

x/2 La Conferencia responsabiliza a la Secretaria para Relaciones Exteriores de establecer un grupo de trabajo para lo siguiente:

i. Explorar como desarrollar y basarse en las conversaciones comenzadas en la Consulta  (a nivel local, nacional e internacional de la Iglesia) de mejor forma.

ii. Hacer recomendaciones específicas en cuanto al futuro de la Sociedad Misionera Metodista en vista de esas conversacionesiii. Considerar cómo la Iglesia Metodista en la Gran Bretaña puede explorar con sus compañeros la mejor estructura a través de la cual podrían ser desarrolladas nuestras relaciones actuales y futuras.El grupo de trabajo reportará a la Conferencia a no más tardar del 2012.

x/3 La Conferencia responsabiliza a sus representantes en el Consejo Metodista Mundial (CMM) de informar al CMM de la Consulta, e invitar a la CMM de implicarse en los asuntos destacados por la Consulta en Durbán en el 2011

Cuestionario

Conoce tu Biblia

POR HNO. GAMALIEL HERNANDEZ LOERA          

01.- La Biblia que usamos comúnmente en México es traducción del hno.

Casiodoro de Reina, y fue publicada por primera vez, en ___________

02.- La Biblia tiene ______ libros, ________ capítulos, _________ versículos

03.- Lo que nosotros llamamos Pentateuco, los hebreos le llaman ________

04.- Robert Steven dividió la Biblia en versículos, en el año ________________

05.- Dios creó las plantas en el día tercero, y  los animales en el día ________

06.- Cuando Dios habló con Caín, éste se fue a tierra de  _________________

07.- El nombre de la primera ciudad que se menciona en la Biblia es _______

08.- El primer bígamo  que menciona la Biblia se llamó __________________

09.- El primer varón que halló gracia delante de Dios se llamó _____________

10.- El profeta Elías  hizo bajar fuego del cielo  ________ veces

11.- David escribió ____ salmos, Salomón, ___ salmos; entre padre e hijo ____

12.- El versículo que es el centro físico de la Biblia es ____________________

13.- El versículo más largo que encontramos en la Biblia es _______________

14.- El Nuevo Testamento tiene 260 capítulos, y Pablo escribió _____ de ellos

15.- El capítulo del amor, del Nuevo Testamento, es _____________________

16.- El capítulo de la fe, en el Nuevo Testamento es ______________________

17.- El Evangelio de Mateo fue escrito para los _________________________

18.- El Evangelio de Lucas fue escrito para los ________________________

19.- Dios usó, más o menos, unos ______ hombres para escribir toda la Biblia

SI NO ENCUENTRAS ALGUNA RESPUESTA, PIDELA AL HNO. GAMALIEL, AL CORREO: doulos638@aol.com

No importa el tiempo que has estado en  una iglesia, lo importante es que conozcas a Jesús como salvador y conocer tu Biblia. Ya que conociendo tu Biblia puedes hacer frente a las religiones falsas que día a día aparecen por el mundo.

En esta sección encontraras, a partir del próximo número, una lección del libro Personajes importantes de la Biblia. Leela con cuidado y contesta las preguntas de la página 3 y asi podrás retener más conocimientos en tu mente y en tu corazón, exhortándote con esto a estudiar una lección por semana.

Libro de Filipenses

Por Gabriel Morales Pérez (*)

Gracias a Dios por contar en la IMMAR con el Área Nacional de Desarrollo Cristiano, la cual ha sugerido para el pueblo metodista el estudio de la carta del Apóstol Pablo a la iglesia de Filipos, encontrando en su estudio el aliciente para la vida de los creyentes en  las valiosas enseñanzas de: Vivir en Cristo, el ministerio de Pablo y el gozo y gratitud a la iglesia en Filipos, por sus donativos, atenciones y oraciones hacia el apóstol.

CONTEXTO HISTORICO DE LA CIUDAD DE FILIPOS:

La ciudad de Filipos se menciona por primera vez en el Nuevo Testamento en el libro de los Hechos capitulo 16, verso 12 y se trataba de una provincia Macedonia (griega) y en ese momento histórico de una colonia romana. Su nombre primitivo había sido “Krénides” que significa “lugar de las fuentes; pero cuando el rey de Grecia Filipo II de Macedonia hacia el año 360 a.C. la conquistó, padre de Alejandro Magno, le cambio el nombre y le puso el suyo propio.

La ubicación de la cuidad de Filipos era estratégica para el comercio a unos 12 Kilómetros de la costa Norte del mar Egeo y con grandes yacimientos de oro lo que la hizo la principal ciudad de Macedonia, alejada de Roma a unos 1300 Kilómetros; pero llena de soldados que la convirtieron en una avanzada militar Romana hacia el Medio Oriente desde el año 167 a.C. sometida al imperio Romano y en el año 31 a.C. por mandato del emperador Augusto César convertida en colonia Romana.

Los ciudadanos de Filipos disfrutaban de privilegios especiales: derecho a votar, gobernados por el Senado Romano y sus magistrados; más que por el gobernador de la provincia de Macedonia, Grecia. Tenían como idioma oficial el latín aunque usaban comúnmente el griego, era una ciudad con mezcla de griegos, romanos y asiáticos, produciendo una diversidad cultural con fases filosóficas, mitológicas y religiosas.

Fue apropiado el anhelo del apóstol Pablo para que el Evangelio comenzara por una ciudad estratégica y cosmopolita en su progresión hacia Europa; por lo que en su segundo viaje misionero llega a la cuidad de Filipos y encuentra una pequeña colonia judía carente de Sinagoga para reunirse a razonar la ley de Moisés y las profecías según la tradición, sabedor de que los judíos se reúnen junto al rio para hacer la oración como se cita en Hch. 16:13, aprovecha esa pequeña congregación para presentar el Evangelio, convirtiéndose al cristianismo Lidia una comerciante de púrpura y una joven esclava  lo que significó perdida de ganancias para sus amos y cusa del encarcelamiento en esa ciudad de Pablo y su compañero Silas.

DATOS DE LA IGLESIA DE FILIPOS Y SU FUNDADOR

En el segundo viaje misionero el apóstol Pablo y sus amigos llegan a la ciudad de Filipos y en la reunión para la oración, el Apóstol les presenta el evangelio de Jesucristo, convirtiéndose Lidia y su familia y una joven esclava que fue motivo para encarcelar a Pablo y a Silas, en la cárcel a la media noche se produce un terremoto y el carcelero creyendo que los presos habían escapado intentó quitarse la vida, Pablo le asegura que nadie ha escapado (Hch. 16:27) y le presenta el mensaje de Cristo el Salvador del mundo, convirtiéndose en ese momento de la noche el carcelero y su familia.

Pensemos en los estratos sociales con los que inicia esa primera iglesia: Lidia, vendedora de púrpura (tela fina que ocupaban los magistrados para su vestido), comerciante acaudalada; de una clase social pobre, la joven esclava; y el carcelero de Filipos de clase media por ser un empleado del gobierno romano.

Con esa diversidad social se inicia esta iglesia hacia el año 52 d.C. donde tuvo progresión el evangelio con el crecimiento de la congregación y el compartimiento del mismo a otros pueblos; pero también dificultades, envidias, contiendas y versiones distorsionadas del Evangelio. La organización de esta iglesia estuvo a cargo del evangelista Lucas autor del evangelio del mismo nombre y del libro de los Hechos de los apóstoles; además de la organización de otras iglesias en la provincia Macedonia (Hch. 16:12-13).

Pablo (gr. Paulos, latín=”pequeño”) llamado también Saulo (Heb.=”pedido”          Saúl) nativo de Tarso ciudad capital de Cilicia, de padres judíos; es probable que llevara ambos nombres y a su conversión empezó a usar el nombre grecorromano de Pablo.

Fue producto de la civilización griega y de la cultura romana de su ciudad además del judaísmo de sus padres. Tarso era una ciudad romana con influencia griega, por lo que su procedencia de una ciudad grande y culta fue motivo de orgullo para el apóstol; así como su ciudadanía.

Según la costumbre judía debió de ingresar en “La casa de interpretación” a los 15 años de edad en Jerusalén para que le instruyeran los escribas. Su maestro fue Gamaliel con quien estudió a fondo el antiguo testamento, el griego, el hebreo y los métodos exegéticos rabínicos. Antes de su conversión a Cristo los judíos en Jerusalén, respetaban a Pablo como incansable defensor de su fe y enemigo del cristianismo y según la costumbre judía aprendió un oficio, la fabricación de tiendas, oficio que ejerció para su sostenimiento.

(*) Laico de la CASE, Templo El Buen Pastor, Col. B. Domínguez, Puebla.

 

La Libertad de Cristo es un llamado

Presbítera Local Erinna Flores V.

(Ensayo presentado en el evento III Jornadas de Historia, organizado por la Sociedad de Estudios Históricos del Metodismo en México, celebrado en el templo El Mesías de Balderas 47, D. F., el sábado 18 de septiembre de 2010)

Cita bíblica. Gálatas. 5:1, 13 “Estad pues firmes con la libertad con que Cristo os hizo libres y no estéis otra vez sujetos a yugo de esclavitud. Porque vosotros hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.”

Introducción.

Nada más adecuado en estos días de celebración del Bicentenario de la Independencia y del Centenario de la Revolución Mexicana, que considerar la Carta a los Gálatas de San Pablo, la Carta de la Libertad Cristiana.

1.- Estad firmes, nos dice San Pablo, tal vez la firmeza es una cualidad no muy común; somos fluctuantes por ignorancia, por conveniencia, por miedo, por irreflexión. Pero afortunadamente, no se nos pide estar firmes en nuestras fuerzas sino porque de todo eso que nos hace veleidosos, Cristo nos ha liberado, “Libertad con que Cristo nos hizo libres”.

2.- Dios no ama lo opresión, sino la Libertad. Nos creó y nos dio albedrio para decidir, para decir sí o no, para hacer o no. La Libertad es un bien difícil de manejar como lo vemos desde el principio con Adán y Eva, pero a pesar de que no usemos adecuadamente esa Libertad con que Dios nos creó, el Señor la desea para nosotros. J. J. Rousseau concebía la naturaleza del hombre como libertad; al perderla, decía él, el hombre pierde su humanidad.

La opresión ofende a Dios, aunque a veces permite circunstancias difíciles a través de las cuales llegamos a cumplir o llenar propósitos definidos. A Egipto arribó una tribu de 70 personas y salió un pueblo de dos millones y medio de gentes. Era necesario que el pueblo creciera en número y fuerza para poder defenderse. Pero como dice Éxodo 1: 8 “Entre tantos, se levanto sobre Egipto un nuevo Rey que no conocía a José…” Este faraón temía que el pueblo de Israel, grande en número y fuerte, se volviera contra él en una guerra y decide oprimirlos para que no se multiplicaran.

En nuestro contexto americano los españoles que venían  descubriendo y colonizando, debían tener como fin enriquecer a esos pueblos con su cultura, su lengua y su evangelio, pero lo que hacen es oprimir y explotar.

A Dios no le agrada la opresión, Éxodo 3:7,8  “Dijo luego Jehová: bien he  visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto y he oído su clamor a causa de sus exactores pues he conocido sus angustias y he descendido para librarlos de manos de los egipcios y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha que fluye leche y miel….”

Dios se molesta con la opresión que hace clamar a su pueblo y baja a liberarlos. Desgraciadamente las instancias que deben de ser portadoras del conocimiento de esa libertad en el Señor, en nuestro caso la Iglesia Católica, que viene con los conquistadores, es en cambio vehículo de opresión de los cuerpos y las conciencias.

3.- Y dice la Escritura “Porque hermanos, a Libertad fuisteis llamados”. El Conocimiento del evangelio es libertad, y así lo entendieron nuestros héroes  Hidalgo, Allende, Morelos, Jiménez, Aldama, Matamoros, los Bravo, Galeana, Guerrero y muchos más. ¡A libertad fuisteis llamados! Y ellos respondieron al llamado, casi todos a costa de sus vidas.

“Solamente que no uséis la libertad para ocasión para la carne……” Los conquistadores usaron la libertad para la carne porque se sirvieron a sí mismos enriqueciéndose, explotando pueblos y tierra.  En lugar de traer bendición, trajeron esclavitud, miseria y hambre.

Aplicación.

Aquí y ahora San Pablo nos sigue hablando, estad firmes con la libertad con que Cristo os hizo libres. ¿Respondemos estando libres? de miedo a la violencia, de angustia de temor a la escases, de insatisfacción. Hagamos nuestra esa libertad y llevemos nuestra vida seguros, confiando en el Señor y usando esa libertad, que él nos da, para servirnos en amor unos a otros, ayudándonos, acompañándonos, sosteniéndonos en el dolor, haciendo buenas acciones unos por otros.

Respondamos ¡Sí!  a esa libertad a la que nos llama Cristo.

Monterrey, Nuevo León, septiembre 20,  2010

 Intolerancia religiosa

La mayoría de las secciones de este periódico se identifican por el sólo nombre de las mismas. Para esta nueva sección denominada Intolerancia Religiosa queremos definir su objetivo, parafraseando a Carlos Martínez García, cuando dice que “la defensa de los derechos de los protestantes/evangélicos y otras asociaciones religiosas, es tanto una actitud ética como un compromiso vital que se explica por la identificación con las minorías perseguidas”,

 “Que todos sean uno, como tú, Padre, conmigo”; Juan 17.21.

Damos comienzo a esta sección con una noticia publicada en Milamex, sobre los resultados de un informe presentado en México, y un artículo, que agradecemos, enviado por Raúl Méndez Yañez, presentado en el Coloquio Intolerancia y persecución contra los evangélicos en México, celebrado en la Comunidad Teológica de la ciudad de México, los días 1 y 2 de octubre, 2010.

Libertad  Religiosa en pocos paises, revela informe publicado en Mexico.-  Noticiero Milamex.- Ago 31, 2010

discriminación

Un informe sobre la libertad religiosa en el mundo, publicado en el Diario de Yucatán, México, el 19 de agosto, afirma que en 14 países del mundo existen “graves limitaciones legales a la libertad religiosa:  Bután, China, Cuba, Irán, Corea del Norte, Laos, Maldivas, Myanmar, Nigeria, Pakistán, Arabia Saudí, Sudán, Turkmenistán y Yemen”. En otras palabras, lugares en todo el globo.

(Por otro lado, en muchos otros países existe fuerte persecución aunque no sea precisamente legal, como Egipto, India, Pakistán, Sri Lanka y Afganistán. En México es preocupante en ciertos estados.)

“El problema más grave se encuentra con los musulmanes convertidos a la fe cristiana. . . La apostasía se condena con la muerte, solicitada por los mismos parientes del cristianizado”, dice la nota. Cita la revista Sunday Express: “Unos 200 millones de cristianos de 60 países del universo viven en grave riesgo de acoso. . . en Sudán, miles de cristianos han sido masacrados y el gobierno no les ha protegido”. Y señala que “durante el último año, en Pakistán fueron asesinados al menos 70 cristianos”.

Para reflexionar alternativas contra la persecución evangélica.

Notas sobre la obra periodística de Pedro Gringoire.

 

Raúl Méndez Yáñez

Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa

Seminario Teológico Presbiteriano de México

 

Introducción[1].

En su ensayo de 1991 sobre tolerancia y persecución religiosa, reproducido posteriormente por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Carlos Monsiváis termina señalando que respecto de la tolerancia, “hay una sociedad civil que la exige”[2] En efecto, como menciona Alain Touraine, la sociedad civil o programada, como él la denomina, se encamina “hacia la lucha por los derechos humanos, en todas las latitudes” y añade, “la conciencia moral que está en el corazón de los nuevos movimientos sociales se identifica especialmente con la defensa de la identidad de aquellos seres humanos que luchan contra una opresión extrema o contra la miseria”[3]. Aunado a este sentir generalizado de tolerancia, en México durante los últimos veinte años se ha desbordado la movilidad religiosa principalmente en la región Sureste y Golfo del País[4].

Esta movilidad conforma nuevas poblaciones de creyentes que de manera programada buscan la defensa de su identidad religiosa ya sea mediante el posicionamiento de su nueva creencia en el hogar y el grupo doméstico, con expresiones públicas de fe como el culto o el proselitismo, e incluso marchas y hasta gestiones políticas como el Centro de Derechos Humanos Esteban, o las organizaciones El Buen Samaritano y Visión de Águila quienes operan en los Altos de Chiapas para “la asistencia social de cristianos en desventaja económica”.[5] Sin duda, esta actual diversificación política de los grupos evangélicos se debe a lo que Carlos Martínez llama la “poligénesis del cristianismo evangélico”.[6] En efecto, los diversos orígenes de los espacios confesionales a nivel local y municipal permiten el día de hoy observar una gran cantidad de variantes respecto a la forma en la cual los evangélicos se relacionan con la sociedad mayoritaria, específicamente los grupos católicos, y para el caso de Chiapas, de la tradición.

Dada esta plasticidad regional, las alternativas sociorreligiosas y teológicas para la denuncia y prevención de la persecución hacia evangélicos debe partir de estudios situados, etnográficos, que permitan, mediante el conocimiento del contexto en el que se da, crear rutas de vinculación ciudadana y convivencia pacífica, así como restitución del daño cuando fuese necesario. Dichas empresas ya se están realizando, y para el caso del sureste, la abundante bibliografía periodística que Carlos Martínez se ha dedicado a producir tanto en La Jornada como en la revista española Protestante Digital, sobre la actual situación de los grupos evangélicos vulnerados en sus derechos humanos y garantías individuales por facciones católicas, es de suma importancia pues de otro modo los sucesos pasarían prácticamente inadvertidos por los media nacionales e internacionales.

A continuación algunas propuestas a tenor general sobre la generación de alternativas para contrarrestar la persecución religiosa a evangélicos. Dichas propuestas tienen dos ejes: denuncia y prevención, y parten de la obra periodística de Pedro Gringoire, seudónimo con el que don Gonzalo Báez-Camargo utilizaba en el periódico Excélsior. Se considera que en esta obra periodística se encuentran propuestas muy importantes de carácter social y teológico para un desarrollo de las relaciones ecuménicas; en efecto, la agenda del ecumenismo, si es que este desea incidir concretamente en la práctica de la fe, no puede hacer un lado el tema de la persecución religiosa. Se trata entonces pensar a la persecución también como parte de la tarea de la teología y la práctica pastoral, como se verá, tal es la principal lección de Gringoire al respecto.   

  1. Vida y obra de Gonzálo Báez-Camargo. Un esbozo[7].

Pedro Gringoire, Gonzalo Báez-Camargo, nació en Oaxaca en 1899, durante la Revolución participó en la Brigada Zaragoza segunda división de Oriente del ejército Constitucionalista al mando del gene­ral Venustiano Carranza. Perteneciente a la tradición metodista, Se inicia en el movimiento ecuménico, hacia 1929, como Presidente del Congreso Evangélico reunido en la Habana y ese mismo año se le nombra Secretario Ejecutivo del Concilio Nacional Evangélico; entre sus muchos cargos en agencias misioneras internacionales destaca el ser miembro del Comité Provisional del Consejo Mundial de Iglesias. De igual modo en calidad de representante laico del Concilio de Obispos Metodistas fue observador en la reunión de Medellín de 1968, de la CELAM.  También destaca su labor como docente en Seminarios teológicos como el Seminario Evangélico Unido y, desde luego, la Comunidad Teológica de México. También fue biblista, parte del comité que produjo la Versión Ecuménica del Nuevo Testamento, la versión Dios habla hoy, entre muchas otras y produjo dos textos que hasta la fecha son hitos en las ciencias bíblicas latinoamericanas: Breve historia del texto bíblico[8], y Breve historia del canon bíblico[9]. También realizó investigaciones históricas, siendo Protestantes enjuiciados por la inquisición en Iberoamérica[10], una de las primeras investigaciones que buscan rescatar la historia del protestantismo en la Colonia.

En cuanto a su labor periodística, de 1928 a 1929 fue editorialista del periódico La Opinión de Pue­bla; y en 1929 inició sus colabora­ciones en el periódico Excélsior utilizando el seudónimo de Pierre Gringoire (per­sonaje de la novela de Víctor Hugo Nues­tra señora de Pa­rís). En este diario de circulación nacio­nal Báez-Camar­go publicó varias columnas, la más cono­cida fue “El pulso de los tiem­pos”. Muere en la Ciudad de México en 1983.

La presente reseña se basa en una recopilación de sus artículos en el Excélsior, que se publica bajo el nombre de Para que el mundo crea. Reflexiones sobre la Unidad Cristiana, publicada en 1971 por la editorial B. Costa-Amic Editor, en la Ciudad de México. Se trata de una serie de artículos que van de 1958 a 1970, pocos años antes, y pocos después de la celebración del Concilio Vaticano II. Y precisamente a raíz de este Concilio, Gringoire –como le llamare durante la revisión editorial– ensaya reflexiones sobre la necesidad del ecumenismo, el diálogo y la tolerancia de católicos a evangélicos y viceversa, sin olvidar al sector ortodoxo del cristianismo, al mundo judío y al Islam, así como al resto de la población que tiene otros credos, o dice no creer.

  1. Desde el Excélsior[11].

Leer la obra periodística de Pedro Gringoire es aprender que ya desde hace más de medio siglo se luchaba por el desarme nuclear, que ya existían, desde entonces y aun antes, desprestigiados concejos para la paz, que la persecución en contra de  evangélicos era ya un hecho latinoamericano constatado. Pero leer a Pedro Gringoire también es llenarse de esperanza respecto a que el cristianismo, como confesión unida por la obra de Jesucristo, junto con el judaísmo y el Islam hermanados todos a partir de Abraham, e incluso personas de otras religiones y hasta ateos vinculados fraternalmente por el sencillo hecho de ser humanos, dan sendas muestras de respeto, diálogo y tolerancia.

En la dedicatoria de la compilación de sus artículos que van de 1958 hasta 1970, Pedro Gringoire resume su pasión por la unidad cristiana. En primer lugar una cita de Jesucristo, Juan 17.21, “Que todos sean uno, como tú, Padre, conmigo”; posteriormente dos dedicatorias sorprendentes “a la santa memoria de” S.S. Juan XXIII, principal representante del catolicismo occidental y junto a él al Dr. John R. Mott, metodista y Premio Nobel de la Paz y finalmente a tres prelados aún con vida en ese entonces, un católico, Pablo de Ballester,  un ortodoxo, Ignacio Díaz de León y un pastor, Rolf Lahusen (7). Este cóctel interconfesional, flexible, incluso posmoderno, es muestra del ánimo concordatario de este insigne periodista mexicano.

Las primeras entradas, que corresponden al año de 1958, versan sobre el movimiento bíblico dentro del catolicismo impulsado bajo la égida del ambiguo papa Pío XII[12]. Esto es significativo, pues se echa de ver que es la Biblia el elemento simbólico articulador de las relaciones entre diversas ramas del cristianismo. La labor de biblista de Báez-Camargo no era meramente académica era la expresión máxima de su compromiso con el diálogo inter-cristiano, si algo nos une a los cristianos de todas las derivaciones es la Sagrada Escritura.

En diversas entradas a partir de 1960, Pedro Gringoire empieza a esbozar su concepto de unidad cristiana que será ratificado aún durante la realización del Concilio Vaticano II. A razón de la visita a Roma del arzobispo de Cantorbery, Geoffrey Fisher para entrevistarse con el papa Juan XXIII, Gringoire vierte en el artículo “La entrevista de Roma”, del 7 de diciembre de 1960, sus esperanzas de que “de esa entrevista puedan resultar:

[B]risas recíprocas de cordialidad que, sin sacrificio de preciadas convicciones y fueros sagrados de conciencia, establezcan un clima de convivencia pacífica entre los creyentes de las varias confesiones cristianas. (17).

Es decir que se defienda el principio, primero reformado luego liberal, de la libertad de conciencia. Esto Gringoire lo afirmará en repetidas ocasiones reiterando aquella sentencia de “los fueros sagrados de conciencia” como expresión máxima de libertad de diálogo. Y una de las manifestaciones de la libertad de conciencia es la libertad religiosa. Gringoire le llama “libertad de conciencia en asuntos religiosos” (63)[13]. Como es sabido en Latinoamérica dicha libertad ha recibido distintos nombres, no siempre significando lo mismo, “tolerancia de cultos”, en los debates liberales en México, “libertad de cultos” en la Constitución de 1859, “libertad de conciencia y de creencia” en la Constitución de Perú de 1933 o “inviolabilidad de conciencia y de creencia” como se lee en el actual Artículo 5º de la Constitución de Brasil[14]. Dentro del debate sobre laicidad y secularización analistas como Marco Antonio Huaco consideran que no se debiera hablar tanto de “libertad religiosa”, sino homologando la retórica de Gringoire, libertad “en asuntos religiosos”.[15] Sin duda el campo semántico y político de cada uno de estos términos es distinto y responde a distintos contextos e ideales, sin embargo, todos ellos son de corte liberal originados en el deseo por una América Latina donde la laicidad tenga representación constitucional. Pero Gringoire no se queda en las gestiones jurídicas, sabe que a nivel cotidiano en la práctica cultural el panorama no es del todo esperanzador y advierte la presencia de “los fanáticos que exhiben una cerrazón mental, moral y espiritual”, de que hay quienes todavía desean

[S]eguir viviendo en el anacronismo odioso del “¡Crees o te mato!”, y del cuchillo, y del veneno, la horca, la hoguera, la tea incendiaria o por lo menos el garrotazo, la pedrada, el insulto, para los disidentes (pág. 18)

Pero las severas críticas a estos “fanáticos” no le impiden dirigirse a ellos y explicar con toda calma que sus temores hacia el ecumenismo son infundados pues este no se trata de una mezcolanza irresponsable, sino del

[S]entimiento fraterno y la solidaridad de espíritu que pueden existir conservando diferencias que obedecen a motivos de conciencia (pág. 19)[16].

Aún más, por si esto no quedara claro y se siguiera pensando que unidad cristiana significa una especie de monismo teológico e institucional, en repetidas ocasiones Gringoire señala que dicha unidad

[N]o requiere ni supone una unión orgánica y administrativa en una sola institución visible, es decir una fusión o amalgama que dé por resultado un organismo monolítico bajo una sola autoridad jerárquica.

Su concepto –abunda– es más bien de tipo federal, con fines de cooperación y solidaridad, pero dejando a salvo la autonomía administrativa y la libertad dogmática de cada confesión (30, cf. 42)[17].

Por eso, con mucho gusto Gringoire puede observar que los esfuerzos por la unidad cristiana, aún desde católicos, también cooperan un tanto en este aspecto. Básicamente Gringoire descubre que aunque a nivel teológico la eclesiología romana se mantiene firme, los discursos visuales y diplomáticos demuestran que, al menos durante la égida de Juan XXIII, Roma misma parece dejar de ser un monolito inexpugnable, pues al Concilio Vaticano II son invitados diversos observadores ortodoxos y protestantes, ¡incluso presbiterianos!, además de que dentro del cuerpo privado de consultores del papa, para el concilio se invitó al teólogo protestante Oscar Cullman. Esto, para Gringoire, fue una muestra clara del espíritu “tan evangélico y diáfano de reconciliación” (78)[18] de Juan XXIII.

Lo que más lamentará Gringoire es que estos esfuerzos ecuménicos de Roma no son conocidos, respetados y mucho menos acatados por el catolicismo latinoamericano. Constantemente señala que las trascendentales declaraciones tanto de Juan XXIII como de Paulo VI a propósito de los hermanos separados, del respeto a otras creencias y de la reconciliación cristiana, debieran ser acatadas por los mismos católicos; sin embargo esto no ocurría. De este modo la intolerancia y persecución hacia los evangélicos es un atentado teológico al Magisterio de la Iglesia. Desde luego, ahora se sabe que estos ataques no provienen tanto del catolicismo oficial, sino del popular el cual suele desconocer y hasta contradecir –para bien o para mal– las doctrinas y políticas del catolicismo oficial.

La insistencia de Gringoire al respecto de la unidad cristiana entre catolicismo y protestantismo será marcar claramente el hecho de que dicha unidad no provoca un relativismo cómodo, al contrario, una y otra vez señala que la “cordialidad, simpatía y sentimientos fraternos por ambas partes […] no exige en sí traición alguna a las convicciones” (21)[19].

Ahora bien, Gringoire es capaz de posicionarse en ambas partes y hacia las dos dirige tanto sus aplausos, cuando realizan acciones concordatarias, como sus críticas, cuando dan al traste con la fraternidad que debe caracterizar al cristianismo, así lo que más desea es que “vayan siendo menos, por un lado, los comefrailes empedernidos, y por el otro los que asesinan “herejes” a golpes de crucifijo” (20)[20]. De este modo, Gringoire va arañando el otro lado de la cara de la luna, pues si bien históricamente han sido los católicos quienes han ejercido violencia y persecución a los grupos evangélicos, estos últimos no han sido actores pasivos que sólo se dediquen a orar y huir; como menciona en una entrada del 13 de diciembre de 1961 respecto a las declaraciones preliminares de Juan XXIII antes del Concilio Vaticano II,

[L]as minorías protestantes que hasta hoy, sintiéndose hostilizadas y aun perseguidas, han debido desarrollar una mentalidad defensiva, que en algunos casos incide en agresividad verbal, enconada y persistente (29)[21].

Un último punto que puede señalarse respecto al pensamiento de Gringoire respecto a la libertad religiosa es el de la defensa por la verdad. Pastores y párrocos alegan que sus embates sociales e ideológicos en contra el otro confesional se basan en la defensa de la verdad, en tanto que los esfuerzos ecuménicos son señalados como relativistas. Ante esto, Gringoire, en un artículo navideño de 1963, aclara magistralmente que la tolerancia no significa indiferencia hacia la verdad, sino que al contrario,

Significa entender que si deberes de conciencia obligan a repudiar ciertas nociones ideológicas o ciertas creencias, las cuales pueden en todo caso dirimirse  en el campo de las ideas, el hermano hombre, y sobre todo, el hermano en Cristo que las profesa, debe ser siempre objeto de respeto, consideración, buena voluntad y, en una palabra, amor (82)[22].

Si bien como reclamaba un prelado católico, “el error no tiene derecho a existir”, queda claro para Gringoire que el ser humano en error (o supuesto error) sí tiene derecho a la existencia.

“¡Claro que verdad y error no son lo mismo!” declara Gringoire en un artículo del 21 de septiembre de 1965 titulado “Verdad, error y libertad religiosa” que comenta un “Esquema” presentado en el Concilio Vaticano II respecto de la libertad religiosa. Si bien verdad y error no son lo mismo, debe entenderse que

Lo que el derecho a la libertad religiosa exige […] es que ni la verdad se defiende ni el error se combate por la coerción de las conciencias. Todo lo contrario, la libertad de conciencia es condición precisa para persuadirse del error y para venir al conocimiento de la verdad (126).

Baste este panorama mínimo de la obra periodística de Pedro Gringoire para ensayar algunas reflexiones sobre la intolerancia y la persecución religiosa hacia los evangélicos en México.

Conclusión. Denuncia política, prevención cultural.

Si Gringoire apuesta por el diálogo fraterno, desde muchos púlpitos evangélicos se desconoce que los católicos también son cristianos y se les trata de paganos, idólatras, desconocedores de Jesucristo y de la Biblia. El punto más evidente de conflicto es respecto a las imágenes de santos, cristos y vírgenes o bien de “esos monigotes”, que durante la fiesta patronal “no vienen, los traen”. Citas de profetas veterotestamentarios como Jeremías o el famoso Salmo 115, “tienen manos y no palpan”, son moneda corriente en la retórica homilética dominical de las iglesias evangélicas. Esta retórica iconoclasta no sólo provoca molestia en los católicos sino que en las poblaciones protestantes mexicanas, va construyendo otro católico monstruificado cuya representación causa repulsión.

Esta retórica iconoclasta suele ir acompañada por críticas sobre la moralidad de las prácticas culturales populares desbordando críticas principalmente hacia el consumo de alcohol y el sufrimiento físico como puede verse en fiestas patronales, misas, las representaciones de la Pasión. Como menciona el antropólogo Carlos Garma, dado este choque cultural, para los evangélicos el católico es “alcohólico y violento, idolatra y fiestero”,”[23].  A su vez, para los católicos, los evangélicos son traidores a las costumbres, apóstatas, sectarios. Es claro que dadas estas representaciones de católicos y evangélicos el diálogo ecuménico es imposible y la violencia difamatoria o persecutoria inevitable.

Es en este contexto donde vienen a colación las reflexiones de Pedro Gringoire, pues tanto católicos como evangélicos deben respetar “los fueros sagrados de la libertad de conciencia” del otro, y entenderse como hermanos en Cristo si bien con prácticas y creencias particulares. En este sentido, el púlpito evangélico puede convertirse en un importante locus de tolerancia y buenas relaciones entre evangélicos y católicos pues si se deja de lado cierta pedagogía del odio hacia el otro católico cambiándola por una retórica ecuménica –ecumenismo no administrativo, ni orgánico, ni institucional, sino de ánimo y espíritu, entonces se pueden mejorar las relaciones entre ambos bandos.

Una hermana de la Congregación que pastoreo se sintió aliviada cuando le comenté que su esposo católico no era un filisteo incircunciso, ni mucho menos un hijo del diablo, sino que era también cristiano. Al principio no daba crédito de mis palabras pero después se alegró de no tener que estar compartiendo el lecho con semejante monstruo[24]. Esto provocó un acercamiento  del esposo católico a la Congregación y, sin abandonar su fe católica, cooperaba entusiastamente en las actividades e incluso algunos cultos de la iglesia.

Es precisamente la esfera doméstica donde se generan los connatos de intolerancia más peligrosos. Por lo tanto, las iglesias evangélicas locales generarían un clima de prevención del odio y la persecución si ellas buscan des-mounstrificar a los parientes y amistades católicas si, sin abandonar la preocupación por su mejoramiento espiritual, reconocen que tratan con parte del cuerpo de Cristo. Y es que como vuelve a mencionar Garma:

[…] realmente no hay otra alternativa. Las conductas intolerantes y discriminadoras hacia las diferencias religiosas son costosas en términos del sufrimiento humano. Esto es sumamente lamentable viniendo de instituciones que proclaman que su intención básica es precisamente el bienestar de la humanidad, por lo cual enfatizamos la difusión de una tolerancia ecuménica como una necesidad social que tienen las diversas iglesias[25].

De este modo, la denuncia política y social de la persecución debe ir acompañada de esfuerzos culturales de prevención de la persecución, y los evangélicos debemos tomar nuestra responsabilidad para evitar que el católico sea mounstrificado, que emitamos apresurados juicios de valor respecto a sus creencias y prácticas y mostremos el rostro fraternal del evangélico,

[…] para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras (1 Pedro 2.12)

Es decir, que los miembros del mundo evangélico sepan, como dice Gringoire,

[R]espetar en otros los derechos que reclaman para sí mismos, y reconocer y salvaguardar para otros las libertades que para sí mismos demandan (127)[26].

Finalmente, sintetizo la ecuación sobre persecución hacia evangélicos: denuncia política + prevención cultural/teológica. Esto podría generar prácticas ecuménicas no institucionales, sino locales, de respeto y tolerancia. Así, los católicos saborearán quesadillas de las kermeses evangélicas, y los evangélicos darán vueltas en el tío vivo de la feria patronal. Cada uno respetaría el fuero individual del otro, pero cooperarían como hijos de Dios para el bienestar humano.

Sólo resta mandar una nota de unión al profundo anhelo por el que Pedro Gringoire, Gonzálo Báez-Camargo, luchó durante su vida profesional:

Quiera el Señor que surja pronto la aurora de ese día bendecido de reconciliación universal (29)[27]


[1] Agradezco a Carlos Martínez y Carlos Mondragón, así como a los asistentes al Coloquio Intolerancia y persecución contras los Evangélicos en México, por sus oportunos comentarios.

[2] “Tolerancia y persecución religiosa” en Carlos Monsivais y  Carlos Martìnez, Protestantismo, diversidad y tolerancia, Comisión Nacional de los Derechos Humanos, México, 2002. pág. 28.

[3] Citado en Ramón Baringa Osindale, Notas sobre “Crítica a la modernidad” de Alain Touraine en http://www.zerbitzuan.net/…/Critica%20de%20la%20modernidad%20de%20Alain%20Tourane

[4] Véase, Carolina Rivera, “Pluralidad confesional en el sureste mexicano” así como Carolina Rivera y Felipe Vázquez, “La fe que se expande por la costa del golfo, que cruza montañas y pantanos” en Alberto Hernández y Carolina Rivera ,  Regiones y religiones. Estudios de la transformación  sociorreligiosa, El Colegio de la Frontera Norte, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, El Colegio de Michoacán, México, 2009.

[5] Carolina Rivera, “Acción política de Organizaciones evangélicas en los Altos de Chiapas”, en Iztapalapa. Revista de Ciencias Sociales y Humanidades, año 28, núms. 62-63, enero-diciembre de 2007, Universidad Autónoma Metropolitana Iztapalapa, México, pág. 22.

[6] Carlos Martínez García, Poligénesis del cristianismo evangélico en Chiapas, Centro de Estudios del Protestantismo Mexicano, Publicaciones el Faro, México, pp. 106

[7] El presente esbozo se basa principalmente en la biografía reseñada por Jean Pierre-Bastian en Una vida en la vida del protestantismo mexicano. Diálogos con Gonzalo Báez-Camargo, El Faro, Comunidad Teológica de México, Ediciones La Reforma, Centro de Estudios del Protestantismo Mexicano, México, 1999, pp. 7-18, así como los datos biográficos constatados en el libro aquí reseñado, ver infra pág. 4.

[8] Centro de Comunicación Cultural CUPSA, México, 1992.

[9] Centro de Comunicación Cultural CUPSA, México, 1992

[10] Reeditado recientemente por editorial Cajica, México, 2008.

[11] Las citas se señalarán entre paréntesis indicando sólo el número de página.

[12] “Pio XII, el papa de los estudios bíblicos”, octubre 15, 1958, pp. 9-12; “El movimiento bíblico en el catolicismo”, diciembre 18, 1958, pp. 13-16.

[13] “El Concilio ecuménico y la libertad religiosa”, noviembre 28, 1962.

[14] Roberto A. Lorea, “Violaciones de las libertades laicas en el Brasil del siglo XXI”, en Roberto J. Blancarte, Los retos de la laicidad y la secularización en el mundo contemporáneo, El Colegio de México, México, 2008.   211

[15] Marco Antonio Huaco, “Relaciones Iglesia-Estado en Perú: Entre el Estado pluriconfesional y el Estado laico”, Blancarte, op. cit., 156.

[16] “La entrevista de Roma”.

[17] “Trascendentales declaraciones de su santidad el papa”, diciembre 13, 1961, y “Tragedia y perspectivas de la unidad cristiana”, junio 12, 1962.

[18] “El papa de la reconciliación”, junio 5, 1963.

[19] “La entrevista de Roma”.

[20] Ídem.

[21] “Trascendentales declaraciones…”

[22] “El ministerio de la reconciliación”, diciembre 24, 1963.

[23] Carlos  Garma, “Percepciones de católicos y evangélicos”, en Elio Masferrer (comp.), Sectas o iglesias. Viejos o nuevos movimientos religiosos, Plaza y Valdez, México, pp. 221-226, véase también de Garma, “Los pentecostales ante las instituciones externas: las otras iglesias”, en Buscando el Espíritu. Pentecostalismo en Iztapalapa y la Ciudad de México, Universidad Autónoma Metropolitana Iztapalapa, Plaza y Valdez, México, 2004, pp. 246-254.

[24] Esta palabra no es arbitraria, Esteban Krotz ha demostrado cómo los grupos humanos, en su caso los colonizadores españoles y los indígenas del Nuevo Mundo, crean entre sí una representación mounstrificada del Otro, exagerando deficiencias morales, rasgos físicos, lengua, etc.,  La otredad cultural entre utopía y ciencia. Un estudio sobre el origen, el desarrollo y la reorientación de la antropología, México, Fondo de Cultura Económica/Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa, 2002. En el caso de evangélicos y católicos esta “otredad mounstrificada” se encuentra en las representaciones de católicos y evangélicos señaladas por Garma (ver supra).    

[25] “Percepciones…” pág. 229.

[26] “Verdad, error y libertad religiosa”.

[27] “Trascendentales declaraciones…”

Intolerancia Religiosa.

Noticias internacionales

Santiago de Chile, 13 de octubre de 2010 (Por Álvaro Cuadra).-

Ante situaciones extremas resulta muy difícil sustraerse a la retahíla de lugares comunes que, no obstante, dan cuenta de una emoción genuina. Es el caso del rescate de los treinta y tres mineros en las cercanías de Copiapó que ha hecho florecer el desierto, en este desolado rincón del planeta se ha escenificado algo que quedará en los anales de la historia por años. Para alegría de todo un país y de muchos en el mundo, estos trabajadores han sido rescatados.

Europa.- , 04/10/2010 (Agencias / ProtestanteDigital.com)   

 

The Bible Online, juego de rol basado en la Biblia, ya ofrece su primer capítulo gratuito.- La compañía alemana FIAA ha lanzado finalmente de The Bible Online, el juego masivo online para navegadores web basado en la Biblia, tras unas semanas de pruebas. El juego está disponible desde la pasada semana, aunque por ahora solo incluye un primer capítulo, titulado «The Heroes», basado en el primer libro del Antiguo Testamento, el Génesis.

En el primer capítulo del juego deberemos llevar a la tribu de Abraham desde Ur de los Caldeos, ciudad de origen del patriarca, hasta la tierra prometida de Canaán. El juego sigue la historia de la Biblia, por lo que cuando Abraham muera, Isaac se convertirá en el líder de la tribu, y a éste le sucederá Jacob. De momento se encuentra disponible en dos idiomas, inglés y alemán.

México: más del 10 por ciento de los lugares de culto en Tabasco están bajo agua.-    

Tabasco

TABASCO, 11/10/2010 (D. Tabasco/ ProtestanteDigital.com)

Las intensas lluvias registradas en Tabasco y que han provocado el desbordamiento de ríos, arroyos y lagunas, han inundado a 594 de los 5 mil templos e iglesias, principalmente católicos y evangélicos, que representan el 10 por ciento, reportó el coordinador de asuntos religiosos del gobierno del Estado, Máximo Moscoso Pintado.

Cerca del 10 por ciento de los inmuebles religiosos se han visto afectados por las inundaciones, de los cuales 432 son iglesias y ermitas católicas, y 162 son templos evangélicos.

En rueda de prensa, el funcionario estatal Máximo Moscoso Pintado expuso que pese a esta situación, las asociaciones religiosas, católicas y cristianas dan ayuda a la población, acondicionando sus inmuebles como albergues, como resultado “del buen entendimiento que tiene el estado con las iglesias”.

Brasil: el voto cristiano será decisivo en las elecciones presidenciales

SAO PAULO, 09/10/2010 (EFE, Mundo Cristiano/ ProtestanteDigital.com

Las iglesias cristianas brasileñas (católicas y evangélicas) han impuesto como prioritario el tema de la legislación del aborto en la campaña para las elecciones presidenciales, poniendo en dificultades la prevista victoria de la candidata del presidente Luiz Inacio Lula da Silva, Dilma Rousseff en la pasada primera vuelta, y también en la segunda que se va a realizar.

Brasil es el país con mayor número de católicos del mundo, con más de 125 millones de fieles, pero cuenta ya con 40 millones de evangélicos. El protestantismo experimenta un avance imparable y de gran influencia en la agenda política de la nación. En los últimos años han ganado terreno al catolicismo en Brasil. Según un estudio de la consultora Datafolha realizado en el pasado mes de julio, los católicos habían caído hasta el 62% y los evangélicos representan ya el 25% de la población.

Congo: Primera Dama proclama ayuno y oración por el país

CONGO,, 11/10/2010 (CBN News/Mundo Cristiano/ProtestanteDigital.com)

Durante tres días, congoleses de todo el país se reunieron en sus iglesias, siguiendo el ejemplo de la Primera Dama, quien llamó al pueblo de la sufrida república africana a ayunar y orar unos por otros. A pesar de ser tímida, reservada y la mayoría de veces alejada del foco público, Marie Olive Kabila apareció ante los medios de comunicación alzando sus manos y clamando a Dios.

En las calles de la República Democrática del Congo, Marie Olive Kabila, es una celebridad. Cuando sale en público, lo cual es poco usual, las multitudes la aclaman.

La señora Kabila es la Primera Dama de la República Democrática del Congo, esposa del presidente Joseph Kabila, uno de los líderes africanos más jóvenes. Ella rara vez da entrevistas o habla públicamente, de modo que su participación en un reciente evento cristiano atrajo la atención nacional y sorprendió a muchos ciudadanos.

Miles de evangélicos en las calles de Jerusalén

por la Fiesta de los Tabernáculos JERUSALEM, 10/10/2010 (EFE / D. Acosta Gª, ProtestanteDigital.com)  

Más de siete mil cristianos evangélicos, llegados de más de cuarenta países, expresaron públicamente su solidaridad con el Estado de Israel y con su pueblo. Los evangélicos marcharon por distintos lugares de la ciudad para mostrar su apoyo al regreso de los judíos a su tierra y su derecho a existir como pueblo.

Durante la tradicional fiesta de Sucot, los evangélicos iniciaron su marcha en el Parque Sacker, en las inmediaciones del Kneset, sede del Parlamento de Israel y tras recorrer distintos lugares de la ciudad, llegaron hasta las murallas de la Ciudad vieja.

En la Fiesta en la que se recuerda el tiempo que el pueblo judío permaneció en el desierto, tras la cautividad en Egipto, los evangélicos, con sus banderas y sus cánticos, testimoniaron su deseo que la paz se logre para Jerusalén, para que la ciudad pueda ser la capital de todas las naciones de la tierra y abierta a todos.

Publicada nueva revisión de la Biblia en chino,

la próxima Biblia más leída del mundo. HONG KONG, 01/10/2010 (melvinrivera.com / ProtestanteDigital.com)

Después de 27 años de trabajo de investigadores, traductores y biblistas, se ha presentado una nueva versión revisada de la Chinese Union Version (Versión de la Biblia China Unida). La Biblia CUV ha sido aclamada como la Biblia que más leen los chinos desde su publicación en 1919.

Los cristianos chinos están de fiesta y no es para menos. Después de 90 años usando la versión de la Biblia «Chinese Union Version», el pasado lunes 27 de septiembre, en una emotiva ceremonia, presentaron la primera revisión de esta obra.

Esta primera traducción se realizó en 1919 con los auspicios de la Sociedad Bíblica de Escocia. Esta revisión fue auspiciada por la Sociedad Bíblica Americana, la Sociedad Bíblica de Escocia y la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera.

La versión Chinese Union Version – CUV (versión China Unida) que se encuentra actualmente a disposición de los 70 millones de cristianos chinos en todo el mundo, está llena de símbolos de escritura china que ya no son de uso común. Se cree que un 90% de esta población china en el mundo usa esta versión. La traducción puede ser confusa para los lectores modernos de China, que se congregan en más de 300.000 iglesias chinas en todo el mundo

Vargas Llosa, la democracia y los derechos humanos.-

Lima, jueves, 14 de octubre de 2010 ALC.- Víctor Liza Jaramillo

Para muchos militantes de izquierda en América Latina, debe haber asombrado la unanimidad con que se ha celebrado en el Perú la premiación a Mario Vargas Llosa como Nobel de Literatura 2010. Sectores de derecha y de izquierda han manifestado su alegría y han coincidido en que el laureado escritor peruano se merecía desde hace tiempo esta distinción. 

 Fe y Constitución cumple 100 años.-

 Suiza.- Ginebra, viernes, 15 de octubre de 2010 (ALC) –  por John Gibaut

El martes 19 de octubre de 2010 marca el centenario del movimiento de Fe y Constitución. “Fe y Constitución” busca la unidad cristiana a través del diálogo entre los representantes de distintas iglesias.

Los inicios de Fe y Constitución están estrechamente vinculados a la Conferencia Misionera Mundial que se celebró en junio de 1910 en Edimburgo, Escocia. El tema central de la Conferencia de Edimburgo fue la cooperación en la misión cristiana mundial. En esa ocasión, durante los debates públicos las cuestiones que dividían a las iglesias y los puntos de doctrina controvertidos, si bien presentes en los pensamientos de muchos de los participantes, se evitaron intencionalmente.

Uno de los participantes en la conferencia fue Charles Brent, obispo misionario nacido en Canadá que entonces servía a la Iglesia Episcopal de los Estados Unidos en Filipinas.

Fue él quien tuvo la idea de una conferencia de Fe y Constitución, al establecer el vínculo entre la Conferencia de Edimburgo con su llamamiento a la unidad cristiana y la necesidad de resolver las cuestiones de fe y constitución en las iglesias divididas.

El obispo Brent reconocía que la “resolución abnegada” de no debatir cuestiones que suscitaban la controversia se justificaba en el contexto de la estrategia misionaria, pero creía que las cuestiones de fe y constitución necesitaban tener un foro propio adecuado, y que en ese foro se podían debatir y resolver a través del diálogo.

Al final de la Conferencia de Edimburgo, Brent dijo: Durante estos últimos días se nos ha revelado una nueva visión. Pero cuando Dios ofrece una visión también asigna alguna nueva responsabilidad, y ustedes y yo, cuando dejemos esta asamblea, nos iremos con algunas nuevas tareas por cumplir.

El obispo Brent regresó a los Estados Unidos en 1910 para la Convención General de la Iglesia Episcopal, que tuvo lugar en octubre de ese año. Brent preparó una resolución para la Convención General que tendría consecuencias muy importantes para el incipiente movimiento ecuménico. El 19 de octubre de 1910, la Convención General aprobó por unanimidad una resolución que instaba a la convocación de una conferencia de los representantes de todas las iglesias “para la consideración de cuestiones relativas a la fe y la constitución de la Iglesia de Cristo”.

Este acto por parte de una iglesia –y no por parte de una facultad teológica o de una sociedad misionera- garantizaba un compromiso eclesial para superar problemas del pasado mediante el diálogo teológico y preparar el camino para la unidad de la Iglesia en la fe, la constitución, la vida, el trabajo, el culto y la misión de modo que el mundo creyera en Cristo.

ARGENTINA

Conmoción por la muerte del ex presidente Kirchner. Condolencias desde el mundo religioso, al cual se une El Evangelista Mexicano en este duelo mundial, dando gracias a Dios por la vida de un gran mandatario.

Duelo en la Casa Rosada

Buenos Aires, jueves, 28 de octubre de 2010 (ALC) – El ex presidente, titular del Partido Justicialista, diputado provincial y presidente de la UNASUR, Néstor Kichner, murió ayer a los 60 años de un paro cardíaco mientras se encontraba en su residencia de El Calafate, junto a su esposa, la actual mandataria Cristina Fernández, y está siendo velado desde las 10 en la Casa Rosada. Manifestaciones de dolor desde el mundo religioso. Numeroso público se ha dado cita desde ayer en la histórica Plaza de Mayo, para demostrar a la Presidenta su afecto y apoyo y decir ¡Gracias! a quien fuera mandatario desde el 2003 al 2007.

La Federación Argentina de Iglesias Evangélicas (FAIE), envió una carta a la mandataria donde expresa su adhesión a las muestras de dolor, más allá de las convicciones personales o banderas políticas.

La FAIE resalta el carácter democrático de Kirchner “que ha gobernado nuestro país en un periodo difícil de nuestra historia, y lo ha hecho sin recurrir al estado de sitio, sin represión ni muertes, garantizando la libertad de expresión y procurando mejores condiciones de vida para los más humildes. Más allá de aciertos y errores, propios de toda acción humana, y de los desacuerdos que se generan en toda gestión política, valoramos desde nuestra convicción evangélica la plena vigencia en materia de derechos humanos que se estableció durante su gobierno, la libertad que gozamos en expresar nuestras convicciones, aún cuando fueran en disidencia, y el aporte significativo a la pacificación y vigencia democrática en el plano continental que buscó como Secretario de la UNASUR”.

Horas antes, la Iglesia Evangélica Metodista Argentina emitió una carta donde también se solidariza y conduele con la familia presidencial, resaltando los valores sociales y democráticos del fallecido.

Vertientes de comunicación

Buscando la mayor eficiencia en la comunicación, estamos invitando a la Iglesia Metodista de México, en todos sus estratos, a participar en la responsabilidad compartida que el Señor de la Iglesia nos ha dado a fin de que la información, orientación y convocatoria tenga los mejores resultados.

Nuestra Iglesia Metodista cuenta, desde hace 80 años, con un órgano oficial: El Evangelista Mexicano, dirigido actualmente por José Donato Rodríguez, que a partir del 14 de octubre está apareciendo quincenalmente, en forma electrónica; les invitamos accesar el sitio: www.evangelistamexicano.wordpress.com

En breve se reabrirá actualizada la página web, administrada por el Hno. Absalón Vidrio, y coordinada por el Hno. Rafael Murillo Álvarez. En este medio electrónico contaremos con espacios para las Conferencias Anuales, Comisiones Nacionales y Organizaciones Oficiales, dando mayor fortaleza a nuestra naturaleza conexional, abriéndonos en la red cibernética a propios y extraños interesados en lo que en la gracia de Dios los metodistas en México estamos realizando a fin de lograr la misión que hemos recibido y apasionadamente amamos.

Nos facilita la estructura funcional de nuestra iglesia dos vertientes más:

1. La pastoral y 2. La administrativa.

1. En la pastoral el flujo es: Gabinete General, Obispos, Superintendentes de Distrito, Pastores y congregaciones.

2. En la administrativa el flujo es: Gabinete General, Programa Nacional, Programa Conferencial, Programa Distrital, Juntas de Administradores y congregaciones.

Esperamos que con gozo vivamos responsablemente los privilegios de servicio donde Dios, en su sabiduría y misericordia, nos ha colocado como parte del Cuerpo de Cristo.

Compartamos en el flujo y reflujo de la comunicación lo que el Espíritu Santo nos vaya inspirando en la ecuación del cuadrienio: “Más conocimiento, más amor” y a la mayor honra y gloria a nuestro Dios logremos nuestro lema: “En Cristo reformando a la nación”.

Dios les bendiga con su presencia, proteja y prospere en todo.

Pbro. Rafael Murillo Paniagua

Presidente Nacional de Programa.                                                                

Octubre de 2010

 

 

Área de Desarrollo Cristiano

Análisis situacional del Área de Desarrollo Cristiano de la IMMAR

(Este análisis ya fue publicado en la edición especial del EEM, pero dada su importancia volvemos a reproducirlo)

Deficiencias / Obstáculos

• Deficiente cultura de trabajo en equipo

• Liderazgo no identificado y/o desaprovechado

• Metas imprecisas y/o falta de directrices claras en todos los niveles

• No se cuenta con un esquema formal de trabajo o cuando se cuenta con el no se

sigue en todos los niveles

• Falta de compromiso al trabajo y al cumplimiento de programas, de un

importante porcentaje de miembros de nuestra iglesia (tanto laicos como

pastores)

• No hay un sentido de interdependencia entre las áreas de nuestro quehacer

(desarrollo, testimonio, finanzas y administración) y las organizaciones

oficiales

• Deficiente conexionalidad en los diversos ámbitos (nacional, conferencial,

distrital, local)

• Se carece de difusión y seguimiento al programa esbozado en el cuadernillo de

Iniciativas de la Conferencia General para el programa de la IMMAR 2006-

2023

• Se desperdician recursos al no dar continuidad inmediata a las tareas asignadas

• Un nivel académico pobre en un buen porcentaje de ministros (pastores)

• Problemas en la distribución de materiales de apoyo

• Deficiencia en la continuidad de la formación espiritual y devocional de un buen

porcentaje de pastores

• En algunas congregaciones se le da poca importancia al programa de desarrollo

cristiano

• Carencia de preparación o capacitación a personas que desean participar en la

Enseñanza.

Logros / Fortalezas

• Contamos con materiales de enseñanza (aunque por conferencias)

• Tenemos entre nuestros congregantes (miembros) algunas personas dispuestas

al trabajo para el Señor.

• Tenemos personas con potencial para aportar ideas y conocimiento en las áreas

de la pedagogía, de la teología, del diseño gráfico, de la música, la

psicología, etc.

• Contamos con presupuesto para aplicar en el área de Desarrollo Cristiano

• Contamos con un Sitio WEB como canal de información y difusión.

Propuestas

1. Que se complete el plan Nacional de Desarrollo Cristiano 2006- 2023 según la

línea que marca la comisión (Art. 390)

• Durante el próximo año conferencial

• Que se presente a las Conferencias Anuales del 2011

• Que en enero del 2012 arranque el plan nacional

2. Que se suspenda la elaboración de materiales entre tanto no se defina un plan

concreto, y se promueva el uso de los existentes.

3. Que se revisen y recomienden otros materiales que pueden usarse.

4. Que se promueva la Escuela Dominical.

• Se abran donde no hay

• Con sus departamentos

• Que se enriquezcan las técnicas de enseñanza

• Que se de capacitación a los maestros

• Que se presenten estadísticas de avance

Ideas

• Elaborar un pronunciamiento retando a la iglesia a despertar nuestra

conciencia cristiana metodista

• Formalizar el proceso de educación de un metodista (completar un perfil

de formación cristiana (hacer verdaderos discípulos). Que tenga una

meta (graduación) y esté certificado oficialmente (diploma).

• Generar estrategias para motivar a la iglesia

• Elaborar un plan sistémico

• Uso de los materiales recomendados por la comisión Nal. De Desarrollo

cristiano elaborados por las diferentes conferencias.

• Elaborar materiales que afirmen la doctrina distintiva del metodismo y que

suplan las necesidades actuales de la iglesia produciendo material

impreso y electrónico (audiovisual).

• Capacitación a personas involucradas en el ministerio de enseñanza

(en todas sus manifestaciones y para todos los grupos de personas)

• Capacitación a las personas involucradas en el liderazgo Art. 102

• Uso de los medios electrónicos para una difusión menos costosa de los

materiales elaborados y se cree un banco de recursos a los cuales

las iglesias locales tengan acceso.

• Adoptar el uso de nuevas tecnologías para la capacitación continua y

dinámica (blog interactivo)

• Promover la escuela dominical

• Dignificar el ministerio cristiano (que cada creyente lo vea como un deber

pero también como un privilegio)

• Seleccionar a la persona con el perfil adecuado (los dones y habilidades

necesarias) para el desempeño de las responsabilidades del área de

Desarrollo Cristiano.

• Colocar una recomendación de materiales que se puedan utilizar

• Que los seminarios ofrezcan diplomados para capacitación en zonas

estratégicas para una enseñanza integral.

ÁREA DE TESTIMONIO CRISTIANO

Propuestas Presentadas a la XXI Conferencia General,

celebrada en la iglesia El Mesías en Saltillo, Coahuila

(estas propuestas ya fueron publicadas en la edición especial del EEM, pero por su interés las reproducimos nuevamente).

Evangelización y Discipulado:

Cada iglesia local incorpore miembros en acciones semanales de Evangelización y discipulado (crear una cultura de evangelización).

Se revisen los requisitos para que una persona sea ordenada presbítero; será necesario también pedir como requisito criterios de resultados, como el crecimiento de la Iglesia, el crecimiento de nuevos convertidos, o incluso la creación de nuevas misiones.

De continuo la vida del pastor se esté revisando en sus resultados del trabajo

Apego a lo norma en la disciplina en cada nivel estructural

Vigilar la confirmación del llamado al ministerio

Capacitación a pastores y laicos para desarrollo de grupos de trabajo.

Revisar con qué materiales se cuenta para el trabajo evangelista, y promoverlos

en todos los niveles.

En las clases de probandos, enfatizar la capacitación en el rubro de evangelización y discipulado

Acción Social:

Toda iglesia metodista abra sus instalaciones para crear un centro de atención y difusión de obra social; con ello lograr un mayor aprovechamiento de las instalaciones de la Iglesia para el Testimonio Cristiano.

Que cada Iglesia Local inserte un Plan de trabajo continuo de promoción de los valores y principios en la familia (Credo Social), para impactar en la comunidad.

Enfatizar el evangelio en nuestras actividades sociales (presentar el plan de salvación)

Difundir todos los proyectos de Acción Social de la IMMAR a todos los niveles de la estructura.

Discipular y capacitar a nuevos creyentes para el desarrollo del trabajo en áreas geográficas donde no hay presencia de la IMMAR y fomentar la capacitación de líderes. Programa de “Todos en Ministerio”

Misiones:

Iniciar obra misionera en los estados donde no tiene presencia la IMMAR; es proyecto cuadrienal, con reporte de avance anual

La CANO, la CAO y la CANCEN, en el estado de Sinaloa. Responsable de la coordinación: la CANO

La CAM, la CASE y la CAS, en el estado de Michoacán. Responsable de la coordinación: la CAS.

La IMMAR tiene un compromiso nacional, y los dos seminarios deberán asumir el reto para formación de misioneros. Se deberá buscar en los laicos la vocación misionera.

Despertar el interés misionero con el apoyo de la Agencia “Heme Aquí”

Que este grupo reconozca el trabajo misionero transcultural como otro ministerio y que informen o rinden cuentas a su respectiva Conferencia Anual; que sean normadas sus actividades a través de las comisiones establecidas (Continuidad y Capacitación en Ministerios y la de Relaciones)

Incentivar que los puntos de predicación pasen al siguiente nivel de Iglesias en formación y las de formación en Iglesias establecidas; que cada Conferencia Anual establezca sus metas

Que los misioneros nuestros, en plena comunión con la IMMAR, que han promovido la agencia “Heme Aquí”, continúen con los apoyos y respaldos de la IMMAR

Organismo Multidisciplinario:

Que las instituciones realmente se enfoquen o estén en áreas rurales o actividad económica de bajos recursos

Que se vea la iglesia como un todo, incluidas las instituciones; se deberá crear un modelo para su administración.

Las instituciones deberán estar bien orientadas en el aspecto de  la enseñanza de valores cristianos, procurando la propagación del evangelio y direccionando el fruto a las Iglesias Locales, sin contravenir los criterios establecidos por las autoridades civiles.

Las Instituciones cuenten con proyectos de expansión y/o mejor distribución de los remanentes orientados a obra social y que se tengan acciones más estratégicas en el testimonio, llevando a personas a un encuentro con Cristo, direccionando los resultados a Iglesias Locales.

Las instituciones busquen las opciones educativas para el desarrollo de líderes de la Iglesia, que se puedan integrar a sus propias filas y que influyan en la sociedad.

Las instituciones se identifiquen como parte de la IMMAR

Los cargos pastorales deberán conocer los proyectos de las instituciones y obra social cercanos a su área geográfica.

Que se cumplan los acuerdos de la Conferencia General extraordinaria de 1992 en San Juan Acozac.

Voluntarios en Misión:

Que sea formado el grupo “Metodistas Mexicanos en Misión”, con el objetivo de apoyar la obra de: construcción, brigadas medico sociales y apoyo en situaciones de emergencia y desastre.

Que cada conferencia anual nombre un coordinador de “Metodistas Mexicanos en Misión”, y que sus integrantes estén debidamente acreditados a nivel personal.

Comisión Nacional Asuntos Migratorios:

Un pronunciamiento del Gabinete General ante la Ley Arizona y ante el

Gobierno Mexicano por el trato que se da a los migrantes, especialmente a los de la frontera sur

Comunicados del Gabinete General ante los distintos eventos que afectan la vida nacional, que estos tengan una difusión expedita.

Fortalecer con jóvenes profesionistas el trabajo de Comunicación, y consulta de expertos en cada materia.

Solicitar los materiales existentes para definir una liturgia específica para una promoción y celebración mayor del Día del Migrante

Dar atención al problema de comunicación y difusión de los asuntos migratorios en todo el país, por parte de CONAM y Acción Social

Organizaciones:

Promover que los funcionarios del área de evangelización de las organizaciones se inserten en el trabajo conjunto y/o conexional con el plan de acciones semanales de evangelización.

Conocer y difundir  materiales que las organizaciones podrán usar, consultar y trabajar.

Que las organizaciones puedan funcionar bajo el sistema de grupos pequeños, sin descuidar los propósitos y lineamientos de cada una de ellas: que esos grupos sean base para el establecimiento de puntos de predicación o formación de iglesias

Las organizaciones no son grupos independientes en el trabajo, son sujetos a la organización de la Iglesia en los diferentes niveles de su trabajo integral.

Vida y obra de Wesley

La Salvación por la fe

Notas introductorias

El señor Juan Wesley predicó este sermón ante la Universidad de Oxford el 11 de junio de 1738, diez y ocho días después de haber te­nido la conciencia de una nueva vida. Consiste de tres partes: la defini­ción de la fe, definición de la salvación y contestaciones a las objecio­nes.

Durante muchos años había estado el señor Wesley tratando de ob­tener la salvación por medio de las obras de la ley; mas no pudiendo, a pesar de sus esfuerzos para conseguir su santidad por la oración, el ayuno y la práctica de buenas obras, encontrar la perla de gran precio, por último lo convenció Pedro Boehler, el moravo, de que la salvación viene por la fe y cuando el alma pone toda su confianza en Cristo el Sal­vador. Como este sermón fue el resultado de su conversión, nos ha parecido conveniente dar su experiencia en sus propias palabras:

“Al día siguiente, pues, vinieron Pedro Boehler y otras tres perso­nas, todos los que testificaron con su propia experiencia: que la fe viva en Cristo y la conciencia de estar perdonado de todos los pecados pasa­dos, y libre de transgresiones en la actualidad, son dos cosas insepara­bles. Añadieron unánimes que esta fe es el don, el don libre de Dios, quien indudablemente la concede a todas las almas que con fervor y per­severancia la buscan. Estando plenamente convencido, me resolví a buscar este don, con la ayuda de Dios, hasta encontrarlo, por los siguientes me­dios: (1) Negándome enteramente a confiar en mis propias obras, en las que, sin saberlo y desde mi juventud, había yo basado la esperanza de mi salvación. (2) Proponiéndome añadir constantemente a los medios usuales de gracia, la oración continua para conseguir esta gracia que jus­tifica; plena confianza en la sangre de Cristo derramada por mí; esperanza en El; como que es mi Salvador, mi única justificación, santificación y redención.

“Continué, pues, buscando este don, si bien con indiferencia, pereza y frialdad y cayendo frecuentemente y más que de ordinario en el pe­cado, hasta el viernes 24 de mayo. Como a las cinco de la mañana de ese día, abrí mi Testamento y encontré estas palabras: ‘Nos son dadas pre­ciosas y grandísimas promesas, para que por ellas fueseis hechos parti­cipantes de la naturaleza divina’ (II Pedro 1:4). Antes de salir abrí otra vez mi Testamento y leí, ‘No estás lejos del reino de Dios.’ En la tarde me invitaron a ir a la catedral de San Pablo y oí la antífona: ‘De lo profundo, oh Jehová, a ti clamo. Señor, oye mi voz; estén atentos tus oídos a la voz de mi súplica. Jehová, si mirares a los pecados, ¿quién oh Señor podrá mantenerse Empero hay perdón cerca de ti, para que seas temido. Esperé yo a Jehová, esperó mi alma; en su palabra he esperado. Mi alma espera a Jehová más que los centinelas a la mañana; más que los vigi­lantes a la mañana. Espere Israel a Jehová; porque en Jehová hay misericordia, y abundante redención con él. Y él redimirá a Israel de to­dos sus pecados.’

“Con poca voluntad asistí en la noche a la reunión de una sociedad en la calle de Aldersgate, donde una persona estaba leyendo el prefacio de Lutero sobre la Epístola a los Romanos. Como a un cuarto para las nueve, al estar dicho individuo describiendo el cambio que Dios obra en el corazón por medio de la fe en Cristo, sentí en mi corazón un calor extraño. Experimenté confianza en Cristo y en Cristo solamente, para mi salvación; recibí la seguridad de que El había borrado mis pecados, mis propios pecados, salvándome de la ley del pecado y de la muerte.”

Así fue guiado el señor Wesley, paso a paso, hasta que obtuvo la gran bendición de sentirse perdonado y, habiendo el Espíritu Santo sellado esta verdad en su corazón, se entregó, bajo la divina influencia y por completo, al Señor por medio de su confianza en el Salvador de los hom­bres. Entonces pudo decir: “Su sangre fue por mí derramada; es Sal­vador.” A la par que define esta fe en el sermón siguiente describe tam­bién su efecto, que es la salvación. Ilustra esta conciencia de la salva­ción del pecado con su propia experiencia.

“A mi regreso a casa, se me presentaron muchas tentaciones que cuando oré, huyeron, mas para volver repetidas veces. Con la misma fre­cuencia elevaba yo mi alma al Señor, quien ‘me envió ayuda desde su santuario.’ Y en esto encontré la diferencia entre mi anterior condición y la actual: antes me esmeraba y luchaba con todas mis fuerzas, tanto bajo la ley como bajo la gracia y algunas veces, aunque no seguido, per­día; ahora salgo siempre victorioso.”

Cinco días después escribía: “Gozo de paz constante y ni un solo pensamiento intranquilo me asedia; me siento libre del pecado y no ten­go ni un deseo impuro.” Dos días después añade: “Y sin embargo, el miércoles contristé al Espíritu de Dios, no sólo no velando en la ora­ción, sino al hablar con dureza, en lugar de amorosamente, de uno que no está firme en la fe. Inmediatamente Dios escondió su- rostro de mi vista y me sentí atribulado, continuando en esta aflicción hasta la ma­ñana del día siguiente, 1 de junio, cuando al Señor plugo, al estar yo ex­hortando a otro hermano, consolarme.”

ANALISIS DEL SERMON I

La gracia es la fuente de todas las bendiciones que el hombre recibe y en su condición caída, el manantial especial de su salvación, cuya única condición es la fe.

I.  ¿Por qué fe nos salvamos

1. No es la fe que los paganos tienen en Dios como un Gobernador moral.

2. No es la fe intelectual del diablo.

3. No es solamente la fe que los apóstoles tenían antes de la re­surrección.

4. Sino la fe del corazón en Cristo y en su sacrificio.

5. De aquí que la fe cristiana sea no sólo un asentimiento a todo el Evangelio de Cristo, sino también una perfecta confianza en su san­gre; en los méritos de su vida, muerte y resurrección; en El mismo co­mo la satisfacción ofrecida por nuestra vida, entregado por nosotros y viviendo en nosotros. Es una confianza segura que el hombre tiene en Dios de que por los méritos de Cristo, sus pecados han sido perdonados y él se ha reconciliado con Dios, de lo que resulta una unión íntima y un apego hacia El como su “sabiduría, justificación, santificación y re­dención;” en una palabra: nuestra salvación.

II. ¿Qué cosa es esta salvación por la fe

1. Una salvación actual.

2. Del pecado.

3. De la culpa.

4. Del temor.

5. Del dominio del pecado. El que es nacido de Dios, no peca por hábito, ni de voluntad, ni de deseo, ni por debilidad.

III. Contestación a las objeciones.

1. No se opone la salvación por la fe a las buenas obras, porque:

2. No limita la ley de Dios a la debilidad humana, sino que señala su verdadero cumplimiento espiritual.

3. No induce a la soberbia, puesto que excluye la vanagloria.

4. No anima al pecado, puesto que la bondad de Dios inspira el arre­pentimiento a todos los corazones sinceros.

5. Causa la desesperación de nuestras propias fuerzas solamente, a fin de que en Cristo encontremos nuestra salvación.

6. Es la doctrina más consoladora.

7. Es la doctrina fundamental de las Sagradas Escrituras.

8. Es el mejor antídoto del romanismo.

9. Y el verdadero secreto del poder del protestantismo.

SERMON I

LA SALVACION POR LA FE[*]

Por gracia sois salvos por la fe (Efesios 2:8).

1.     Impulsos únicamente de gracia, bondad y favor, son todas las bendiciones que Dios ha conferido al hombre; favor gratuito, inmerecido; gracia enteramente inmerecida, pues que el hombre no tiene ningún derecho a la menor de sus miseri­cordias. Movido por un amor espontáneo, “formó al hombre del polvo de la tierra y alentó en él…soplo de vida,” alma en que imprimió la imagen de Dios; “y puso todo bajo sus pies.” La misma gracia gratuita existe aún para nosotros. La vida, el aliento y cuanto hay, pues que en nosotros nada se encuentra ni podemos hacer cosa alguna que merezca el menor premio de la mano de Dios. “Jehová, tú nos depararás paz; porque también obraste en nosotros todas nuestras obras.” Son estas otras tantas pruebas más de su gratuita misericordia, puesto que cualquiera cosa buena que haya en el hombre, es igual­mente un don de Dios.

2.     ¿Con qué, pues, podrá el pecador expiar el menor de sus pecados ¿Con sus propias obras Ciertamente que no; por muchas y santas que éstas fuesen, no son suyas, sino de Dios. A la verdad las obras todas del hombre son inicuas y pe­caminosas, y así es que todos necesitamos de una nueva expia­ción. El árbol podrido no puede dar sino fruto podrido; el co­razón del hombre está enteramente corrompido y es cosa abo­minable; se halla “destituido de la gloria de Dios;” de esa su­blime pureza que al principio se imprimiera en su alma, como imagen de su gran Creador. No teniendo pues nada, ni santidad ni obras qué alegar, enmudece confundido ante Dios.

3.     Ahora pues, si los pecadores hallan favor con Dios, es “gracia sobre gracia.” Aún se digna Dios derramar nuevas bendiciones sobre nosotros y la mayor de ellas es la salvación. ¿Y qué podremos decir de todo esto, sino “gracias sean dadas a Dios por su don inefable” Y así es: en esto “Dios encarece su caridad para con nosotros, porque siendo aun pecadores, Cristo murió,” para salvarnos; “porque por gracia sois salvos por la fe.” La gracia es la fuente, y la fe la condición de la sal­vación.

Precisa por lo tanto, a fin de alcanzar la gracia de Dios, que investiguemos cuidadosamente:

I. Por medio de qué fe nos salvamos.

II. Qué cosa es la salvación que resulta de esta fe.

III. De qué manera se puede contestar a ciertas obje­ciones.

I.      ¿Por medio de qué fe nos salvamos

1.     En primer lugar, no es solamente la fe de los paganos. Exige el Creador de todos los paganos que crean: “que le hay, y que es galardonador de los que le buscan;” que se le debe buscar para glorificarlo como a Dios; dándole gracias por todas las cosas y practicando con esmero las virtudes de la justicia, misericordia y verdad para con los demás hombres. El griego y el romano, el escita y el indio no tenían disculpa alguna si no creían en la existencia y los atributos de Dios, un premio o un castigo futuro y lo obligatoria que por naturaleza es la virtud moral; porque esta es apenas la fe de un pagano.

2.     Ni es, en segundo lugar, la fe del diablo; si bien ésta es más amplia que la del pagano; pues no sólo cree en un Dios sabio y poderoso, bondadoso en el premio y justo en el castigo; sino que Jesús es el Hijo de Dios, el Cristo, el Salvador del mundo; lo confiesa claramente al decir: “yo te conozco quién eres, el santo de Dios” (Lucas 4:34). Ni podemos dudar que ese desgraciado espíritu crea todas las palabras que salieron de la boca del Santo de Dios; más aún, todo lo que los hom­bres inspirados de la antigüedad escribieron, pues que dio su testimonio respecto de dos de ellos al decir: “Estos hombres son siervos del Dios alto, los cuales os anuncian el camino de salud.” Todo esto cree el gran enemigo de Dios y de los hom­bres y tiembla al creer que Dios fue hecho manifiesto en la carne; que “pondrá a sus enemigos debajo de sus pies;” y que “toda Escritura es inspirada divinamente.” Hasta allí llega la fe del diablo.

3.     Tercero. La fe por medio de la cual somos salvos, en el sentido de la palabra que más adelante se explicará, no es solamente la que los apóstoles tuvieron mientras Cristo estuvo en la tierra; si bien creyeron en El de tal manera, que “dejaron todo y le siguieron;” aunque tenían poder de obrar mila­gros, “de sanar toda clase de dolencia y enfermedad;” más aún “poder y autoridad sobre todos los demonios;” y más que todo esto, fueron enviados por su Maestro “a predicar el reino de Dios.”

4.     ¿Por medio de qué fe, pues, somos salvos En general y primeramente se puede contestar: que es la fe en Cristo, cu­yos dos únicos objetos son: Cristo, y Dios por medio de Cristo. Y en esto se distingue suficiente y absolutamente de la fe de los paganos antiguos o modernos. De la fe del diablo se dife­rencia por completo, en que no es una cosa meramente espe­culativa o racional; un asentimiento inerte y frío; una suce­sión de ideas en la mente; sino una disposición del corazón. Porque así dice la Escritura: “Con el corazón se cree para jus­ticia.” “Si confesares con tu boca al Señor Jesús, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.”

5.     En esto se distingue de la fe que los apóstoles tenían mientras nuestro Señor Jesucristo estuvo sobre la tierra: en que reconoce la necesidad y los méritos de su muerte y el po­der de su resurrección. Reconoce su muerte como el único medio suficiente para salvar al hombre de la muerte eterna, y su resurrección como la restauración de todos nosotros a la vida y a la inmortalidad, puesto que “fue entregado por nues­tros delitos, y resucitado para nuestra justificación.” La fe cristiana, por lo tanto, no es sólo el asentimiento a todo el Evangelio de Cristo, sino también una perfecta confianza en la sangre de Jesús; la esperanza firme en los méritos de su vida, muerte y resurrección; reposo en El como nuestra ex­piación y nuestra vida, como dado para nosotros y viviendo en nosotros; cuyo efecto es la unión y perfecta adhesión a El como nuestra “sabiduría, justificación, santificación y reden­ción;” en una palabra, nuestra salvación.

II.    La salvación que se obtiene por medio de esta fe, es el segundo punto que pasamos a considerar.

1.     Y, en primer lugar, además de cualquiera cualidad que tenga, es una salvación actual; es algo que se puede ob­tener y que de hecho adquieren en la tierra los que partici­pan de esta fe; pues no dijo el apóstol a los creyentes en Efeso, y en ellos a los fieles de todas las épocas, seréis salvos, (lo que habría sido cierto), sino: “Sois salvos por la fe.”

2.     Sois salvos (para comprender todo en una palabra) del pecado. Tal es la salvación por medio de la fe—la gran salvación predicha por el ángel antes que Dios mandase a su Unigénito al mundo: “llamarás su nombre JESUS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados;” y ni en esta ni en nin­guna otra parte de las Escrituras se encuentra límite o res­tricción alguna. El salvará de todos sus pecados: del pecado original y actual, de los pasados y presentes; “de la carne y del espíritu,” a todo su pueblo o, como está escrito en otro lugar, “a todos los que creen en él.” Por medio de la fe en El están salvos de la culpa y el poder del pecado.

3.     Primeramente, de la culpa de los pecados pasados; puesto que siendo todo el mundo culpable delante de Dios, por cuanto si Jehová mirase a los pecados, “¿Quién, oh Señor, podrá mantenerse” y “por la ley existe” solamente “el cono­cimiento del pecado,” mas no el libramiento de él; y por el cumplimiento, de “las obras de la ley, ninguna carne se justi­ficará delante de él,” mas “la justicia de Dios por la fe de Je­sucristo, para todos los que creen en él,” y están “justificados gratuitamente por su gracia, por la redención que es en Cris­to Jesús; al cual Dios ha propuesto en propiciación por la fe en su sangre, para manifestación de su justicia, atento a ha­ber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados.” Cristo ha destruido “la maldición de la ley, hecho por noso­tros maldición,” “rayendo la cédula…que nos era contraria…quitándola de en medio y enclavándola en su cruz.” “Ahora pues, ninguna condenación hay para los que” creen “en Cris­to Jesús.”

4.     Y estando salvos de la culpa, están libres del temor; no del temor filial de ofender, sino del miedo servil; de ese mie­do que atormenta, del miedo del castigo, de la ira de Dios a quien ya no consideran como un señor duro, sino como un padre indulgente; porque no han recibido “el espíritu de ser­vidumbre…mas habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos, Abba, Padre, porque el mismo Espíritu da testimonio a nuestro espíritu que somos hijos de Dios.” Están asimismo libres del temor, si bien no de la posibilidad de caer de la gracia de Dios y perder sus grandes e inestima­bles promesas; de manera que tienen “paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo,” se glorían en la esperan­za de la gloria de Dios y “el amor de Dios está derramado en sus corazones por el Espíritu de Dios que les es dado.” Están persuadidos, por tanto, (si bien no constantemente ni con la misma plenitud) que: “ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo bajo, ni ninguna criatura los podrá apartar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro.”

5.     Más aún: por medio de esta fe están salvos no sólo de la culpa, sino del poder del pecado. Así lo declara el após­tol cuando dice: “Sabéis que él apareció para quitar nues­tros pecados y no hay pecado en él; cualquiera que permane­ce en él, no peca” (1 Juan 4:5, etc.). “Hijitos, no os engañe ninguno: el que hace justicia, es justo, como él también es justo. El que hace pecado, es del diablo. Cualquiera que es nacido de Dios, no hace pecado, porque su simiente está en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.” Y en otro lu­gar: “Sabemos que cualquiera que es nacido de Dios, no pe­ca; mas el que es engendrado de Dios, se guarda a sí mismo, y el maligno no le toca” (1 Juan 5:18).

6.     El que por medio de la fe es nacido de Dios, no peca: (1) con pecados habituales; porque todo hábito pecamino­so es pecado que reina, pero el pecado no puede reinar en los que creen; (2) ni voluntariamente; porque mientras perma­nece en la fe, su voluntad se opone por completo a toda cla­se de pecado y lo aborrece como veneno mortal; (3) ni por deseos pecaminosos, pues que constantemente desea hacer la santa voluntad de Dios y con el auxilio de la gracia divina, ahoga en su nacimiento cualquier pensamiento impuro; ni (4) peca por debilidades, de obra, palabra o pensamiento; puesto que sus debilidades no tienen el asentimiento de su voluntad, sin la cual no pueden en justicia reputarse como pecados. Así es que: “el que es nacido de Dios no hace pe­cado” y aunque no puede decir que no ha pecado, sin embar­go, ahora ya “no peca.”

7.     Esta es pues la salvación que por medio de la fe se adquiere aun en este mundo; salvación del pecado y sus con­secuencias, según lo expresa a menudo la palabra justifica­ción que tomada en su sentido más lato significa libramien­to de la culpa y del castigo, por medio de la expiación de Cristo que el alma del pecador se aplica a sí misma en el mo­mento de creer, así como del poder del pecado por medio de Cristo, formado en su corazón. De manera que todo aquel que de este modo está justificado o salvo por la fe, cierta­mente ha nacido otra vez. Ha nacido otra vez del Espíritu a vida nueva “que está escondida con Cristo en Dios,” y co­mo un niño recién nacido, recibe gustoso “la leche espiritual, sin engaño, para que por ella” crezca, siguiendo con la ayu­da de Dios, de fe en fe, de gracia en gracia, hasta que por último llegue a ser un “varón perfecto, a la medida de la edad de la plenitud de Cristo.”

III. La primera objeción que por lo general se presen­ta a lo anterior, es ésta:

1.      Que la predicación de la salvación o la justificación por la fe solamente, es predicar en contra de la santidad y las buenas obras; a lo que se puede prestamente contestar:

“Eso sería cierto si predicásemos, como algunos lo hacen, una fe aislada de las buenas obras; pero la fe que enseñamos es productiva de buenas obras y santidad.”

2.      Conviene, sin embargo, considerarla más detenida­mente y con especialidad ya que no es una objeción nue­va, sino tan antigua como los tiempos de Pablo, puesto que desde entonces se preguntaba: “¿luego deshacemos la ley por la fe” A lo que luego contestamos: que todos los que no predican la fe, necesariamente la invalidan, ya sea directa y abiertamente por medio de limitaciones y comentarios que destruyen todo el espíritu del texto, o de un modo indirecto al no señalar los únicos medios de ponerla en práctica; mien­tras que nosotros, en segundo lugar, “establecemos la ley” no sólo al demostrar toda su amplitud y sentido espiritual, sino también invitando a todos a esta fuente de vida, para que “la justicia de la ley se cumpla en ellos.” Los que confían en la sangre de Cristo únicamente, usan de todos los medios por El establecidos para hacer aquellas “buenas obras, las cua­les Dios preparó para que anduviésemos en ellas;” tienen y ha­cen palpable su genio puro y santo, semejante a la mente de Cristo Jesús.

3.      Mas la predicación de esta fe, ¿no desarrollará el or­gullo en los hombres A lo que contestamos, que muy bien puede darse el caso y, por lo tanto, se debe amonestar muy fervientemente a todos los creyentes con las palabras del gran apóstol: “por su incredulidad” las primeras ramas “fueron quebradas, mas tú por la fe estás en pie. No te ensoberbez­cas, antes teme; que si Dios no perdonó a las ramas naturales, a ti tampoco te perdonará. Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios. La severidad ciertamente en los que cayeron; mas la bondad para contigo, si permanecieres en la bondad; pues de otra manera tú también serás cortado.” Y mientras que permanezcan en la fe, se acordarán de aquellas palabras de San Pablo anticipando y contestando esta misma objeción. “¿Dónde, pues, está la jactancia Es excluida. ¿Por cuál ley ¿De las obras No, mas por la ley de la fe” (Romanos 3:27). Si el hombre se justificara por sus obras tendría de qué glo­riarse; mas no hay gloria para el que “no obra, pero cree en aquel que justifica al impío” (Romanos 4:5). El mismo sen­tido tienen las palabras que anteceden y las que siguen al texto. “Empero Dios, que es rico en misericordia, por su mu­cho amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo; por gracia sois salvos; y juntamente nos resucitó, y asimismo nos hi­zo sentar en los cielos con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros, las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Porque por gracia sois salvos por la fe; y esto no de vosotros” (Efesios 2:4-8). Ni la fe ni la salvación vienen de vosotros: “es don de Dios,” don gratuito, inmerecido; la fe por medio de la cual sois sal­vos, lo mismo que la salvación que os ha dado, son por su gra­cia y misericordia. Que creéis, es una manifestación de su gracia, y que al creer seáis salvos, es otra. “No por obras para que nadie se gloríe,” puesto que todas nuestras obras, nues­tra justicia que teníamos antes de creer, no merecían de Dios otra cosa sino la condenación; tan lejos estábamos de merecer, por nuestras propias obras, la fe que nunca se recibe como premio de buenas obras. Ni es la salvación el resultado de las buenas obras que hacemos después de creer, porque enton­ces es Dios quien obra en nosotros, y que nos dé un premio por las obras que El hace, sólo manifiesta lo infinito de su mi­sericordia, pero no nos deja nada de qué gloriamos.

4.      A pesar de todo esto, ¿no se corre el peligro, al ha­blar de esta manera de la misericordia de Dios que salva y santifica sólo por la fe, de inducir a los hombres a pecar Ciertamente que lo hay y muchos continúan en el pecado “para que la gracia abunde,” mas su sangre sea sobre sus ca­bezas. La bondad de Dios debería impulsar al arrepentimien­to y esta es la influencia que ejerce en los corazones sinceros. Sabiendo que El perdona, le piden fervientemente que borre sus pecados por medio de la fe en Jesús; y si ruegan con ins­tancia y no desmayan, si lo buscan por todos los medios que El ha establecido, si se rehúsan a “ser consolados” hasta que El venga, El vendrá y no se tardará. El puede llevar a ca­bo mucho en poco tiempo. Multiplicados ejemplos tenemos en el libro de los Hechos de los Apóstoles, de esta fe que Dios infunde en los corazones de los hombres súbitamente, semejante al rayo que rasga los cielos. Así, en la misma hora en que Pablo y Silas empezaron a predicar, se arrepintió el carcelero, creyó y fue bautizado, como también lo fueron tres mil personas por Pedro el día de Pentecostés; todos los que se arrepintieron y creyeron al escuchar su primera predica­ción. Bendito sea el Señor que hoy día existen muchas almas, pruebas vivientes de que es “grande para salvar.”

5.     Considerada esta misma verdad bajo otro punto de vista, ofrece una objeción muy diferente de la anterior. “Si no pueden los hombres salvarse a pesar de sus buenas obras, muchos se darán a la desesperación.” Sí, por cierto: perde­rán la esperanza de salvarse por sus propias obras, sus pro­pios méritos, su justicia. Y así debe ser, porque ninguno pue­de confiar en los méritos de Cristo, hasta no haber completa­mente renunciado a los suyos propios; y los que tratan de “es­tablecer su propia justicia” no obtienen la justicia de Dios, puesto que mientras confían en la justicia que pertenece a la ley, no se les puede dar aquella que pertenece a la fe.

6.     Pero se dice que esta es una doctrina poco consola­dora. El diablo habló como quien es, el padre de la mentira y el embuste, cuando sugirió a los hombres semejante idea. Es la doctrina consoladora por excelencia, “llena de consuelo,” para todos los pecadores que se han destruido y condenado a sí mismos. “Todo aquel que en él creyere no será avergon­zado…porque el mismo que es Señor de todos, rico es para con todos los que le invocan.” Aquí hay consuelo tan alto como los cielos, más fuerte que la misma muerte. ¿Qué ¿Mi­sericordia para todos ¿Para Zaqueo, el ladrón del público ¿Para María Magdalena, una miserable pecadora Parece que escucho a alguno que dice: “Entonces también para mí, aun para mí hay misericordia.” Y así es, pobre alma, a quien na­die ha consolado. Dios no despreciará tu oración; tal vez muy presto te dirá: “confía hijo, tus pecados te son perdona­dos;” de tal manera perdonados, que ya no te dominarán más, sino que el Espíritu Santo dará testimonio con tu es­píritu de que eres hijo de Dios. ¡Oh las buenas nuevas, nue­vas de gran gozo para todo el pueblo! “A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, com­prad, y comed.” Cualesquiera que sean vuestros pecados, aun­que fueren como la grana, rojos como el carmesí y más que los cabellos de vuestra cabeza, volveos a Jehová, el cual tendrá misericordia; al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.

7.     Cuando ya no hay más objeciones que presentar, se nos dice que no se debería predicar la salvación por la fe como la doctrina principal o mejor dicho, que no se debe ense­ñar. Pero ¿qué dice el Espíritu Santo “Nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo;” de manera que el tenor de nuestra predicación es y deberá ser: “cualquiera que crea en él será salvo.” “Ahora bien, pero no a todos.” ¿A quién entonces debemos predicar ¿A quié­nes exceptuamos ¿A los pobres De ninguna manera, su­puesto que tienen derecho especial a que se les predique el Evangelio. ¿A los ignorantes Tampoco. Dios ha revelado es­tas cosas a los humildes y a los ignorantes desde el principio. ¿A los jóvenes Mucho menos. “Dejad a los niños venir a mí y no los impidáis,” dijo Cristo. ¿A los pecadores Menos que menos. “No he venido a llamar justos, sino pecadores a arre­pentimiento.” Si hemos de exceptuar a algunos, será a los ricos; a los sabios; a los de buena reputación; a los hombres morales quienes ciertamente se substraen siempre que pueden de la predicación. Sin embargo, debemos brindar la palabra del Señor puesto que el solemne mandato dice: “Id…predi­cad el Evangelio a toda criatura.” Si algún alma se opone, en todo o en parte, a esta predicación, causando su propia rui­na, cúlpese a sí misma, por lo que toca a nosotros, “Vive Je­hová, que todo lo que Jehová nos revele, eso anunciaremos.”

8.     Muy especialmente debemos predicaros en la actua­lidad, que “por gracia sois salvos por la fe,” porque nunca ha sido tan necesaria esta doctrina como en nuestros días, y sólo ella puede impedir el desarrollo entre nosotros del ro­manismo, cuyos errores es imposible atacar uno a uno. La doctrina de la salvación por la fe los ataca de raíz y todos caen cuando ésta queda establecida. Llama nuestra Iglesia a esta doctrina la roca eterna y la base de la religión cristiana, que primeramente hizo huir al papado de estos reinos; y sólo ella puede evitar que vuelva. Sólo esta enseñanza puede de­tener ese desarrollo de la inmoralidad que se va extendiendo por toda la nación. ¿Podéis vaciar gota a gota el océano Pues mucho menos podréis por medio de persuasiones, destruir los vicios que nos afligen; pero procurad “la justicia que es de Dios por la fe,” y veréis cómo todo se puede. Sólo esto puede hacer enmudecer a aquellos que se glorían en su ver­güenza y abiertamente “niegan al Señor que los rescató.” Aquellos que hablan tan elevadamente de la ley como si la tuviesen grabada por Dios en sus corazones; quienes, cual­quiera, al escucharlos, diría que no están lejos del reino de Dios; pero sacadlos de la ley y traedlos al nivel del Evangelio; empezad por explicarles la justicia de la fe, presentadles a Cristo como “el fin de la ley para todo el que cree,” y veréis que aunque parecían casi cristianos, quedan confundidos y confiesan ser “hijos de perdición,” tan lejos de la salvación (Dios tenga misericordia de ellos) como lo más profundo del infierno está de lo más alto del cielo.

9.     Es por esto que el demonio ruge siempre que se pre­dica al mundo “la salvación por la fe;” y por esto movió el infierno y la tierra para destruir a aquellos que primeramen­te la predicaron. Por esta misma razón, sabiendo que la fe sola puede desmenuzar los fundamentos de su reino, llamó a todas sus fuerzas y empleó todos sus artificios, mentiras y calumnias para asustar a Martín Lutero que la revivió. Y no es de asombrarse, porque como dice aquel santo varón de Dios: “¡cómo no se enfurecería un hombre fuerte y soberbio, bien armado, a quien marcase el alto y venciese un niño, tan sólo con una pequeña varita en su mano!” especialmente si sabía que ese niño lo vencería y hollaría bajo sus plantas. Así es, Señor Jesús. Siempre tu fuerza “en la flaqueza se perfec­ciona.” Ve pues, criatura que crees en El y “¡su mano derecha te mostrará cosas terribles!” Aunque seas débil como un re­cién nacido, el enemigo fuerte no podrá estar delante de ti; tú prevalecerás sobre él, lo derribarás y hollarás bajo tus pies. Marcharás adelante bajo el gran Capitán de la salvación, “conquistando y a conquistar,” hasta que todos tus enemigos sean destruidos y la muerte sorbida en la victoria.

“A Dios gracias, que nos da la victoria por el Señor nues­tro Jesucristo.” A quien, con el Padre y el Espíritu Santo sean dados toda honra, majestad, poder, dominio y gloria, por siem­pre jamás. Amén.

PREGUNTAS SOBRE EL SERMON I

1 (§ 1). ¿De qué manera concede Dios sus bendiciones 2. (§ 1) ¿Tiene el hombre derecho al favor divino 3. (§ 2). ¿Puede el hombre ofrecer alguna satisfacción por sus pecados 4. (§ 2). ¿Qué se dice del árbol corrompido 5. (§ 3). ¿Cómo puede el hombre obtener el favor de Dios 6. (I. 1). ¿Qué exige Dios de los paganos 7. (I. 1). ¿En qué consiste la fe de los paganos 8. (I. 2). ¿En qué consiste la fe del demo­nio 9. (I. 3). ¿Qué clase de fe tenían los apóstoles antes de la crucifi­xión 10. (1. 4). ¿Por medio de qué fe nos salvamos 11. (I. 4). ¿En qué se diferencia de la fe de los paganos o del diablo 12. (I. 5). ¿En qué se distingue esta fe de la que tenían los apóstoles mientras nuestro Señor se hallaba en la tierra 13. (I. 5). ¿Cuál es la definición de la fe cristiana 14. (II. 1). ¿Qué clase de salvación se obtiene por medio de esta fe 15. (II. 2). ¿Qué clase de salvación profetizó el ángel 16. (II. 3). ¿Cómo se manifiesta primeramente esta salvación 17. (II. 4). ¿Qué se sigue de la salvación del pecado 18. (II. 5). ¿Quedamos salvos del poder del pecado también 19. (II. 6). ¿Cómo se define esta salvación ¿Qué se dice del pecado habitual, del pecado de voluntad, de los deseos pecaminosos y de las debilidades 20. (II. 7). ¿Qué otro nombre se da a esta salvación 21. (III. 1). ¿Cuál es la primera objeción a esta doctrina 22. (III. 2). ¿Se opone esta salvación a la santidad 23. (III. 3). ¿Tiende a engendrar la soberbia ¿Deberá producirla 24. (III. 4). ¿Induce a los hombres al pe­cado 25. (III. 5). ¿Los arroja a la desesperación 26. (III. 6). ¿Es una doctrina desconsoladora 27. (III. 7). ¿Qué se dice cuando ya no hay ob­jeciones que ofrecer 28. (III. 8). ¿Qué se dice del error romanista ¿De qué manera se ha verificado la opinión del señor Wesley. Respuesta. Por el principio y desarrollo de la controversia por medio de tratados en Ox­ford, que resultó en que muchas personas se pasaran a la iglesia de Roma hace unos ciento treinta años. 29. (III. 9). ¿De qué manera se opone el adversario a la predicación de esta doctrina.

Voz Episcopal 

Mensaje de CAS

“Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para

servir y dar su vida en rescate por muchos”. Marcos 10:45 

Saludos a todos los hermanos metodistas que conforman las diversas iglesias de norte a sur y de este a oeste de nuestro amado México. Los hermanos de la Conferencia Septentrional les saludan en el amor del Señor Jesucristo y oran por todos y cada uno, a fin de que el Señor les siga bendiciendo.

Después de los tradicionales nombramientos, mudanzas y entregas-recepción, motivados por la necesidad que el Espíritu de Dios ha encargado a cada siervo suyo, para “ir y predicar el evangelio a toda criatura”. Todas las conferencias e iglesias, nos disponemos a continuar extendiendo el Reino de Dios en los diversos lugares donde el Señor nos ha puesto.

Sin embargo, algunos de nosotros y no pocos, al llegar a nuestros nuevos cargos pastorales u oficinas, nos preguntarnos ¿cómo será esta conferencia o iglesia, serán mejor, o serán mejores que las anteriores? Y no cabe duda que los hermanos que esperan a su obispo, superintendente o pastor o pastora, de igual manera se preguntarán ¿cómo será nuestro obispo, superintendente o pastor o pastora? ¿será igual de autoritario o de buena gente?

Se dice que alguien andaba buscando una iglesia, llegó a una población y preguntó. ¿Usted conoce una iglesia perfecta?, entonces le dijeron, no aquí no hay ninguna iglesia perfecta. Se siguió al próximo pueblo y preguntó lo mismo, ¿usted conoce una iglesia perfecta? Le dijeron, no aquí no hay ninguna iglesia perfecta. Continuó al siguiente pueblo e hizo la misma pregunta ¿usted conoce una iglesia perfecta?, allí le dijeron sí, mire aquí hay una a la que asisten todos los que se dicen perfectos, nosotros no porque somos pecadores. Entonces el hermano, se encaminó para conocer esa iglesia perfecta. Entró y todo mundo lo saludó, lo abrazó y lo alabó. Todos estaban orgullosos de ser “cristianos”, todos dijeron, nosotros no somos como aquellos que se mezclan con los pecadores. Y el hermano, se quedó con ellos, para ser como uno de ellos. Creídos y orgullosos.

¿Qué buscamos? Recordemos que no hay iglesias perfectas, tampoco obispos, superintendentes ni pastores perfectos. Sólo hombres y mujeres que entregan sus vidas para ser instrumentos en las manos divinas y poderosas de Jesús. El Señor nos ha llamado al ministerio a hombres ordinarios, imperfectos y con limitaciones, pero con dones y talentos y sobre todo, con un corazón sensible que hemos puesto en las manos del Señor para tener compasión, amar, acompañar y llorar con los que lloran y reír con los que ríen.

Durante el presente año conferencial, el lema del “servicio”, nos da la pauta para poner todo el corazón, toda el alma, toda la mente y todas nuestras fuerzas, en las manos del Señor a fin de seguir extendiendo su Reino en nuestras ciudades, pueblos, aldeas y en nuestro país. Y al mismo tiempo, recordar que nuestro llamamiento depende del Señor y su llamado es para servirle.

Por lo tanto, no hemos llegado a ninguna oficina, iglesia, distrito o conferencia para sentarnos y comenzar a mandar, cierto hay que delegar actividades y proyectos. Sin embargo, no debemos perder de vista que no llegamos a que nos sirvan, no, hemos llegado para servir y con amor. teniendo como base las palabras de nuestro Señor Jesucristo “no para ser servido, sino para servir”. Marcos 10:45. Y después de haber servido, como dijo Jesús, digamos “siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos” Lucas 17:10.

Su consiervo en y por el amor del Señor.

 

Pbro. Juan Pluma Morales. Obispo

Conferencia Septentrional

 

Saludo de CANCEN

En el nombre de Jesucristo, desde estas tierras norteñas, donde cabalgaba el centauro del norte con sus famosos dorados, les mando un gran saludo y un fuerte y caluroso abrazo en el amor de aquel que nos redimió con su sangre.

Aprovecho este espacio, para presentarme ante ustedes, la Iglesia Metodista de México, extendida por casi todo el territorio mexicano.

En la pasada conferencia anual, celebrada en el templo “Shalom” los días 15 al 17 de julio del año en curso, fui electo por la gracia, y solo por la gracia de Dios como obispo de la Conferencia Norcentral (Cancen), que comprende todo el estado de Chihuahua, parte de Coahuila, Durango y parte de Zacatecas.

Este es un gran reto para mí y a la vez una muy grande responsabilidad por que se quien me ha llamado a servir ahora en esta nueva tarea, como lo es el obispado, tarea grande y difícil, pero sé que no estoy solo en esto, cuento con muchos pares de rodillas, entre ellas las de mis padres, que juntos, me estarán sosteniendo los brazos.

Amada iglesia tenemos una gran tarea por delante, seguir extendiendo el reino de Dios sobre la tierra, tarea que debe de convertirse en nuestra primera responsabilidad como Iglesia, en la cual debemos invertir casi todo nuestro tiempo, casi todas nuestras finanzas, casi todas nuestras actividades y habilidades, para cumplir así, con la tarea más importante que tenemos como iglesia de Jesucristo. El nos ha llamado a conquistar este mundo para su reino.

¿Que tenemos otras tareas? ¿Otras actividades?  Si, es cierto, pero ninguna es más importante que la anterior.

Como Iglesia Metodista nacional estaremos colaborando en la transformación de nuestro país, que ha sido asaltado y saqueado. Solo en Jesucristo lo lograremos… predicando la palabra de Dios con valor y determinación, como lo dice la escritura (hechos 4:31) y sobre todo viviendo la palabra día con día a través de una vida enteramente santa y consagrada.

Amada iglesia: es tiempo de echar la red, los peces, El… ¡Jesucristo los pondrá! ¡Que Dios les bendiga, y quedo a su servicio.

Obispo David Ibarra A.

El siervo

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s